jueves, 21 de noviembre de 2019 03:13 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
La conexión

Brindis al sol catalán

Andan todas las instituciones públicas de Castilla y León, incluidas las Cortes, aprobando manifiestos a favor de la unidad de España y en contra de la "desconexión" o proceso independentista catalán. Como no podía ser de otra manera, el respaldo a este tipo de iniciativas roza la unanimidad. Como no podía ser de otra manera en territorios como Castilla y León, que han sido y son el germen de la moderna España. Al final, por pura obviedad, este tipo de manifiestos no dejan de ser meros brindis al sol. Muy mal tendrían que estar las cosas en España para que Castilla o León se declarasen a favor de la independencia catalana.

Martínez Carrión
13/11/2015 - 02:20

A los catalanes independentistas les dará igual que los castellanos y leoneses estén a favor o en contra de su proceso, no van a cambiar de idea por eso. Quizás a los catalanes no independentistas les pueda servir este tipo de iniciativas para comprobar que no están solos y que en el resto de España se les apoya. Pero estos manifiestos no van dirigidos a los catalanes españolistas sino al Gobierno central, en un intento de insuflar apoyo solidario en estos difíciles momentos. Y poco más.
Vivimos horas trascendentales en el debate catalán porque el proceso ha derivado hacia límites traumáticos por la dejadez de unos y de otros, sobre todo por parte del Gobierno central. Ahora han saltado todas las alarmas y hasta en Cataluña hay instituciones sagradas que se están dando cuenta del tremendo error cometido por la Generalitat. Ahí está el caso del periódico La Vanguardia, desde siempre portavoz de la burguesía moderada catalana y que en los últimos meses ha abrazado con entusiasmo -económico- la causa independentista. Hasta ayer mismo, que han publicado un duro editorial exigiendo al presidente catalán que rectifique su estrategia y se siente a negociar con el Estado español a ver de qué forma se puede y debe encajar de nuevo la realidad catalana dentro de España.
A lo que de verdad le tiene miedo La Vanguardia y la burguesía catalana no es tanto al incierto final del proceso independentista sino a que sus intereses muy concretos -incluida la sacrosanta comisión del 3%- estén en peligro por la necesidad de pactar con un partido político antisistema y anticapitalista, cuyos votos son absolutamente necesarios para sacar adelante al gobierno de Mas y terminar con éxito el proceso de independencia. A lo que de verdad tienen miedo es al fin de sus privilegios burgueses y neoliberales y no a un proceso independentista, que les ha servido hasta ahora de cortina de humo para ocultar sus privilegios, manejos y corruptelas.
Desde el caso de Banca Catalana hasta ayer mismo, es decir desde hace cerca de treinta años, a todos los gobiernos centrales les ha interesado mirar para otra parte y no denunciar el sistema estable de corrupción del 3% porque el apoyo de los nacionalistas catalanes era imprescindible para la estabilidad de los gobiernos del PP o del PSOE de turno. Y La Vanguardia bendecía editorialmente este status quo a la vez que recibía sustanciosas inyecciones de dinero en publicidad institucional, subvenciones y otras prebendas poco confesables. Hasta ahora, hasta que los anticapitalistas de la CUP están a punto de hacer saltar por los aires todo el sistema, comenzando por exigir ya a la Generalitat que, por ejemplo, rescate de las manos privadas el consorcio de aguas. Al final, los anticapitalistas y antisistemas pueden hacer más por la unidad de España que la memoria de Pelayo en las montañas de Covadonga. Jo.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres