martes, 16 de julio de 2024 09:08 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
La conexión

Otra de corrupción y PP

No le pueden ir peor las cosas al PP. En los preliminares para la negociación decisiva de cara a formar un gobierno estable a nivel nacional, el Partido Popular se ve envuelto en un nuevo escándalo de corrupción. Y de nuevo es en Valencia, antaño feudo electoral popular y hoy convertido en un semillero de votantes de Podemos y de extrema izquierda.

Archivado en: Francisco J. Martínez Carrión, PP, corrupción, Rajoy, Albert Rivera, Diputación de Valencia

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Martínez Carrión
29/1/2016 - 01:11

Más de veinte altos cargos, entre ellos el expresidente de la Diputación de Valencia, han sido detenidos y están siendo investigados por prevaricación, administración desleal y varios delitos más. Se espera que algunos ingresen directamente en prisión y otros salgan a la calle previo pago de altas fianzas.
Esta nueva redada va a afectar a las negociaciones para confirmar un gobierno nacional. Ciudadanos, el partido clave en ese encaje de bolillos ha calificado de línea roja la batalla contra la corrupción. Y así debe ser. Rivera y Rajoy habían acercado posturas en los últimos días y hasta el líder de Ciudadanos se había ofrecido como intermediario para buscar un acercamiento con el PSOE y lograr, algo muy improbable, la abstención socialista en la investidura de Rajoy. Ahora esa probabilidad se viene abajo. Entre otros motivos porque ya hay serias dudas de si los casos continuos de corrupción en el PP de Valencia es algo coyuntural; es decir si son casos aislados y fuera del control del partido o si el funcionamiento del partido es el que alentaba la corrupción. Todo hace indicar que son connaturales con la esencia del PP valenciano.
El Partido Popular deberá refundarse desde los cimientos si quiere seguir siendo un partido político con alguna posibilidad a medio y largo plazo de gobierno en Valencia. Ya nadie sabe hasta dónde llega el nivel de contaminación, de corrupción, en el interior del PP, así que, ya no vale arrancar sólo la mala hierba; hay que arar todo el solar y con un rejo bien profundo que remueva hasta los cimientos.
¿Cómo va a afectar el nuevo escándalo de corrupción del PP en Valencia al resto de los pactos que Ciudadanos mantiene con los populares? Posiblemente de ninguna manera, para desgracia de la necesaria ejemplaridad que España necesita a todos los niveles y en todos los lugares.
Ciudadanos facilita el gobierno del PP en Castilla y León y ha apoyado, por ejemplo, la aprobación de los presupuestos municipales en el Ayuntamiento de León. Es cierto, que en ambos casos, los populares han tenido que hacer concesiones impensables tan sólo hace un año, cuando el PP gobernaba con la prepotencia que otorgaba la mayoría absoluta. Pero no es suficiente. No hay propósito de la enmienda.
Rajoy ha sido incapaz en los últimos cuatro años, en la época de la arrogancia absolutista, de poner en marcha planes eficaces para erradicar la corrupción en numerosos lugares de España. En la propia Castilla y León se han conformado, por primera vez en años, comisiones parlamentarias de investigación ante sospechas consistentes de corrupción en la administración regional. Ahora, esa falta de decisión y hasta complacencia política ha provocado que la corrupción se haya convertido en una hidra de mil cabezas que, como Saturno, devora a sus propios hijos, es decir a los líderes del PP.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres