sábado, 16 de enero de 2021 04:30 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
JUICIO POR EL CRIMEN DE ISABEL CARRASCO / Más declaraciones de testigos

La policía nunca miente y Hacienda somos todos

El juicio por el crimen de Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación y del Partido Popular de León, en mayo de 2012, entra en su tercera semana. Y lo hace con mucha menos expectación que en las dos semanas anteriores, lo que se traduce en una sala medio vacía de público y con numerosas deserciones en el banco destinado a la prensa. Hay menos morbo.

Martínez Carrión
01/2/2016 - 18:13

En la sesión de esta mañana ha habido cuatro momentos especiales: 1) la declaración del intendente jefe de la policía nacional de León, quien, haciendo gala del corporativismo policial que ya se viene advirtiendo en las semanas anteriores, dijo textualmente que "no conozco a ningún policía que mienta". Como si los policías no fueran humanos y estuvieran hechos de una pasta especial que les provocase una sinceridad innata ¿A qué viene esa afirmación tajante y gratuita? Simplemente por mero corporativismo. Y para no contradecir ni deslucir lo ya testimoniado por sus compañeros en sesiones anteriores.
2) Hacienda somos todos. Aquí en León no sucede como en Palma de Mallorca y en concreto en los preliminares del Caso Noos, cuando la fiscal dijo, en relación con la investigación a la infanta Cristina, que eso de que "Hacienda somos todos" era sólo publicidad, un eslogan publicitario. Aquí en León, no. Todos los funcionarios de Hacienda y de la Agencia Tributaria han declarado que no hubo una especial inquina contra Triana, ni nadie recibió orden expresa de revisar sus facturas de IVA o retenciones del IRPF durante varios años consecutivos. Todos aseguraron que Hacienda actúa de forma independiente y profesional, en base al resultado del cruce de datos de unos ordenadores y que si salta una alarma se investiga de oficio, tal como sucedió en el caso de Triana. En cualquier caso, todos asintieron por unanimidad que las campañas de inspección y la selección de investigados siempre se planifica desde la dirección de Valladolid y que nunca se actúa de una manera predeterminada. El lema de "Hacienda somos todos" se ejerce con responsabilidad, independencia, equidad y profesionalidad. Será verdad cuando todos coinciden en sus declaraciones juradas.
3) Raquel era una buena policía local. El jefe de la Policía Local de León ha dejado claro en su testimonio que nunca tuvo quejas sobre la profesionalidad y actuación de Raquel en sus años como agente local y que nunca tuvo conocimiento de que se hubiera quedado bloqueada en algún momento. Esta última afirmación pone en evidencia a los policías locales que han declarado que Raquel se bloqueaba, especialmente en momentos apurados como cuando, por ejemplo, un senegalés de dos metros que ejercía el top manta salió corriendo en su dirección y ella no supo reaccionar, poniendo en peligro a su propio compañero. A más de un policía local le va a caer una amonestación, eso seguro, una vez que se sustancie este juicio.
Y 4) sólo los interinos tenían miedo a Isabel Carrasco. Triana se emocionó ayer - fue el único momento de debilidad- al escuchar el testimonio de su jefa en la Diputación cuando ella ocupó el cargo interino de ingeniera de telecomunicaciones. Su jefa testimonió que notó el cambio de actitud de Triana cuando perdió la confianza de Isabel Carrasco, que tras abandonar la Diputación adelgazó y entró en depresión y que ella era consciente de que Raquel no había estudiado para aprobar la oposición. Pero lo más sorprendente es su confesión -ya era hora de que alguien relacionado con la Diputación dijese la verdad de una vez por todas- fue cuando aseguró que era normal que los empleados interinos tuviesen miedo a Isabel Carrasco, pero que ella ya no lo tenía porque era veterana y funcionaria fija por oposiciones.
En resumen, cada testigo ha cumplido con lo que se esperaba. El jefe de la policía judicial de León ha amparado y respaldado la declaración de sus compañeros de Burgos, aun sabiendo que mintieron. Porque entre otras contradicciones, se vieron obligados rectificar so pena de ser encausados También dijo que no creía posible que se hubiese ofrecido algún tipo de pacto para lograr la confesión de Monserrat, que tampoco hubo chivatazo desde la comisaría a Raquel para que confesase que tenía el arma media hora antes de ser interrogada y que el coche de Raquel se movió hasta la comisaria sin haber actuado la policía científica porque era lo habitual. Puro corporativismo policial.
Lo mismo que los técnicos y funcionarios de Hacienda y la Agencia Tributaria. Todos actuaron de forma escrupulosa, siguiendo órdenes o actuando según el ordenador iba detectando alarmas al cruzar datos en las declaraciones del IVA y del IRPF. Que una persona sea investigada durante varios años por motivos distintos seguidos es normal.
Por último, las coartadas de Triana han quedado en entredicho toda vez que su mejor amiga dentro de la Diputación, su jefa directa, aseguró que no estudió para aprobar el examen y que nunca le dijo nada del ya famoso acoso sexual por parte de Isabel Carrasco. Una declaración que no la beneficia en nada. Eso sí, esta funcionaria, ya jubilada, ha tenido redaños suficientes para reconocer lo que todo el mundo sabía en Diputación en tiempos de Isabel Carrasco; es decir, que era una presidenta y una política temida. Y que ese temor condicionó durante mucho tiempo la vida política y administrativa en la primera institución provincial. Al final, alguien reconoce una obviedad de la que todo el mundo tenía conciencia en León.

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres