viernes, 25 de septiembre de 2020 04:29 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
conferencia en Nueva Economía Fórum

Silván pide al Gobierno, la UE y las empresas un pacto de Estado para impulsar un plan "agresivo" contra la despoblación

El alcalde de León, Antonio Silván, ha reclamado este martes "ayuda" al Gobierno, a la Unión Europea y al sector privado para hacer frente a un "desafío" como es la despoblación a través de un plan que "corrija el amplio desequilibrio entre el interior y la periferia peninsular". Así lo ha manifestado el alcalde leonés en un desayuno conferencia celebrado en Madrid que ha contado con la presencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

Archivado en: Antonio Silván, Forum Europa, despoblación, conferencia

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es / Europa Press
20/2/2018 - 10:08

Antonio Silván ha asegurado que León tiene "importantes desafíos de futuro" como son el envejecimiento y la despoblación y ha precisado que la crisis demográfica "conlleva problemas inducidos por la pérdida de pulso económico, la pérdida de capital humano o un incremento de los costes de los servicios públicos".

Así, ha recordado que la provincia ha perdido 34.000 habitantes desde el comienzo del actual siglo, y son principalmente personas con edades entre los 20 y los 40 años. Pero se ha mostrado esperanzado aunque sabe que la solución "no es fácil ni inmediata".

"Pero necesitamos ayuda y la pedimos de manera humilde", ha subrayado Silvan, quien ha pedido esa ayuda al Gobierno de España "de manera directa" para así conseguir "la atención y preocupación de las autoridades europeas" y también a otras administraciones.

Igualmente, el alcalde de León ha pedido ayuda al sector privado a quienes ha invitado a "explorar" esta tierra y vean "una oportunidad para invertir y consolidar proyectos empresariales".

Pero Silván ha rechazado "parches que atenúen la tendencia", ya que no sólo León sino todo el interior peninsular "necesita un plan integral y agresivo" con la participación del Gobierno y de la Unión Europea y que contenga iniciativas relativas a fiscalidad de las empresas, impulso de las infraestructuras y sectores estratégicos, incentivo a la natalidad o al retorno de emigrados.

Son "problemas importantes, problemas de país que tienen un denominador común y que afectan a todas la generaciones de españoles, incluso a quienes no han nacido", ha enfatizado Silván, quien cree que para hacer frente a estos problemas es necesario el consenso mayoritario ya que es responsabilidad "de todos".

Por ello ha pedido que se deje a un lado "propuestas oportunistas, el populismo y el electoralismo" para, como nación, "buscar soluciones realistas y efectivas" para después ponerlas en común y alcanzar grandes pactos Estado ".

"No hay objetivo que no podamos alcanzar si sumamos esfuerzos", ha manifestado el alcalde leonés quien ha hecho un alegato basado en la unidad de acción y espíritu de unión "que existe en León para que todos los responsables políticos" tengan altura de miras para dejar a un lado el interés de partido y el cortoplacismo para lograr pactos de Estado en materias que afectan a todos".

LAS "FORTALEZAS" DE LEÓN

Por otro lado, durante su intervención, Silván ha desgranado las fortalezas de León como su gran historia, "que contribuyó a construir algo más grande y universal como es la nación España", un sector tecnológico "que es uno de los motores e la economía leonesa", una Universidad que aporta conocimiento científico, un parque tecnológico en "permanente crecimiento" y una industria farmacéutica que constituye "uno de los claros núcleos de especialización de la industria leonesa".

Pero además ha señalado a León como "cruce de caminos" que hoy es referente logístico por su ubicación geográfica con una "creciente" industria agroalimentaria "que avanza día a día hacia la excelencia".

Igualmente, el alcalde leonés se ha referido al sector turístico ya que León "tiene unos activos inherentes que se están configurando como un referente turístico de interior de gran categoría", a lo que ha contribuido el AVE "que ha marcado un antes y un después".

Pero a pesar de estos activos, el alcalde de León sabe que no son "garantía para lograr ese objetivo de consolidar a león como destino turístico e calidad y de referente nacional e internacional", sino que hay que seguir trabajando para aportar valor añadido "de calidad, innovación y de excelencia".

Discuso completo de Antonio Silván

Vicepresidenta del Gobierno de España, presidente de la Junta de Castilla y León, ministros de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y de Justicia;presidente de Nueva Economía Fórum, autoridades nacionales, autonómicas, provinciales y locales,

Señoras y señores,

Quiero comenzar dando las gracias al presidente de Nueva Economía Fórum por darme la oportunidad de participar en este foro. Un honor que comparto con todos ustedes al subir, por segunda vez, como alcalde de León en los dos últimos años a esta... la tribuna de debate más reconocida de España.

Gracias a mis compañeros alcaldes, portavoces, concejales y presidentes de diputación de nuestra comunidad autónoma.

Gracias querido presidente Juan Vicente Herrera, hace dos años tuve el honor de que me presentases en este foro y hoy el de que me acompañes nuevamente.

Gracias, igualmente, a todos mis paisanos leoneses, que en gran número habéis querido acompañarme en este acto que nos permite, una vez más, proyectar y difundir la realidad de León y, muy especialmente, nuestro compromiso colectivo con el futuro de nuestra tierra.

Gracias también a los patrocinadores que hacen posible este encuentro y me permiten exponer y trasladar la realidad de León en la capital de España ante todos ustedes, representantes políticos, judiciales, empresariales, sindicales, militares, académicos, sociales, religiosos, profesionales liberales y medios de comunicación de todo el país.

Y, cómo no, gracias a nuestra Vicepresidenta, que desde el primer momento aceptó, no solo venir, sino también participar, máxime cuando todos somos conocedores de los innumerables e importantes asuntos que afrontas cada día y ... presentarme de una manera especialmente cercana, amable, cariñosa y, si me permites, un poco excesiva.

En este sentido y antes de avanzar, sirvan dos palabras para transmitirte mi agradecimiento y el de los leoneses por tus desvelos y los de todo el Gobierno, con nuestro Presidente Mariano Rajoy a la cabeza, por tu actuación efectiva en defensa de la unidad de España y de los españoles, posibilitando que el estado de derecho triunfe ante los delirios de un nacionalismo irracional e irresponsable. Gracias Soraya.

Hablar de León en la capital de España es un honor, un orgullo y una responsabilidad e, igualmente, una oportunidad. Es por ello que, ante un auditorio tan concurrido y distinguido, es mi intención exponer la realidad de León, con los desafíos que tiene por delante pero sobre todo con sus fortalezas, que son muchas.

Para ello quiero comenzar trasladando un sentimiento muy personal y del que quiero haceros partícipes...: yo me creo León.

Un sentimiento que, por la experiencia vivida recientemente, es compartido por la inmensa mayoría de los leoneses.

Y ello fundamentado en numerosas razones que hoy expondré detalladamente, y cuyo mejor argumento es esa sociedad leonesa que se cree León.

Cuando crees realmente en algo, lo transmites más fácilmente, por eso, hoy..., tras mis palabras, espero que todos los presentes, muchos ya sé que lo hacéis, compartáis mí mismo sentimiento.

Hace dos años, en esta misma tribuna, señalaba que los leoneses tenemos un proyecto para León, `el León del siglo XXI´. Un León moderno, abierto y de vanguardia. Un León vivo, dinámico y con iniciativa.

El León del siglo XXI en el que estamos plenamente inmersos y en el que día a día vamos avanzando gracias a esas fortalezas a las que antes me refería, sorteando y superando esos desafíos a los que social y económicamente nos enfrentamos de manera inevitable en ese proceso de constante adaptación a la realidad que supone el mundo globalizado.

La clave está en no detenerse para no quedarse atrás, en explotar al máximo nuestras capacidades y habilidades y, con ello, ocupar un lugar y jugar un papel destacado, por derecho propio.

Ya anuncié que ese proyecto no iba a ser individualista, ni del equipo de gobierno, ni de su alcalde, sino un proyecto de ciudad, donde tienen cabida todos los actores públicos y privados: partidos políticos, sindicatos, empresarios, asociaciones vecinales, culturales, deportivas, nuestra Universidad, los diferentes medios de comunicación.... En definitiva, todos los leoneses, vivan o no en nuestra ciudad, y todos aquellos, vengan de donde vengan, que quieran sumar y formar parte de ese León con futuro.

Porque se trata de un proyecto participativo destinado a integrar, a sumar, a unir. Por ello, desde aquí, lo primero que quiero hacer es una invitación a todos a participar e igualmente, tanto a los que nos conocéis como a los que no, os animo a venir, a visitarnos y a pensar que esa idea, que ese proyecto, que esa iniciativa que tenéis la podéis plantear, ejecutar o impulsar en León.

¿Cuál es nuestro objetivo? Ser una ciudad más competitiva en un mundo global, una ciudad más atractiva en todos los aspectos, atractiva para turistas, más incluso de lo que ya somos, y atractiva fundamentalmente para proyectos empresariales e industriales que contribuyan a generar actividad económica y empleo, nuestros objetivos... prioritarios, compartidos e irrenunciables.

Tenemos los mimbres para ello. Unos mimbres que nacen de una historia de más de 2.000 años y que son el resultado del paso de muchas de las más importantes civilizaciones del mundo.

El paso de celtas, romanos, musulmanes, judíos o cristianos, hace de la Historia de León un continuo suceder de acontecimientos que ha hecho de los leoneses una sociedad con arrojo suficiente como para afrontar los grandes retos que se nos pongan por delante.

Y es que, León es protagonista principal de la Historia de España y... de Europa. Nuestro legado romano, siendo casa de emperadores como Trajano y Galba, la promulgación del Fuero de 1017, pioneros en la articulación de algunos derechos hoy fundamentales, las Cortes y los Decreta de 1188 y el reconocimiento como Cuna del Parlamentarismo por la UNESCO.

La gran Historia de una tierra que contribuyó de manera decisiva e incluyente, no excluyente, a construir algo más grande y universal como es nuestra nación España. Ya lo dice nuestro himno, "Sin León no hubiera España..."

León es Historia, sí, pero también, y por encima de todo, es presente y es futuro. Y es, precisamente el presente y el futuro lo que los leoneses queremos conjugar.

En este aspecto, tenemos claro el camino.

Dos son las premisas sobre las que pivota la actuación del Ayuntamiento de León para hacer de León una ciudad atractiva a la inversión: la relación constante con el tejido empresarial leonés y la mejora del ecosistema empresarial de la ciudad.

En lo referente al primer punto, siempre he tenido clara la máxima de que son las empresas quienes generan empleo, riqueza y dinamismo económico. Por ello, durante estos casi tres años como alcalde he mantenido una cercanía total tanto con el tejido empresarial leonés como con potenciales inversores.

Esta actitud no es un fin en sí mismo, sino el medio para lograr una mayor comunicación y conocimiento mutuo. El medio para, en definitiva, generar una relación de confianza mutua en un marco de trabajo permanente.

En cuanto a la mejora del ecosistema empresarial, León prioriza sobre todo la estabilidad política y social. León es una tierra que puede presumir como pocas de estas dos cualidades. León siempre ha gozado de unos estándares elevados de estabilidad, situándose hoy en día, quizás, en su punto más elevado, en contraste con el de otras zonas de España, siendo, destacadamente, uno de los hechos diferenciales de León. Y ello nace de una actitud responsable de diálogo y colaboración de todos los agentes, sociales, económicos y políticos.

Y si tenemos claro el camino, también tenemos claro el objetivo: un modelo productivo capaz de generar riqueza y empleo de calidad de manera sostenible.

Como decía antes, tenemos los mimbres para ello. Tenemos infraestructuras, buenas comunicaciones, espacios empresariales, espacios tecnológicos, nuestra universidad, y tenemos también unidad de acción, como quedó demostrado recientemente con León, Capital Española de la Gastronomía.

Unos mimbres a los que sumamos nuestras ganas, ilusión y voluntad de seguir haciendo de León una ciudad con futuro.

Por todo ello..., yo me creo León.

Y ahí están nuestros sectores productivos.

El sector tecnológico. Un sector con presente y más aún con futuro que se ha convertido en uno de los motores de la economía leonesa. Tenemos empresas locales, nacionales y multinacionales, pequeñas y medianas empresas y gigantes tecnológicos como Hewlett Packard, que se han fijado en León y que apuestan, se comprometen e invierten en León.

¿Por qué? Porque tenemos potencial, porque tenemos un ecosistema tecnológico que lo propicia, porque tenemos el Instituto Nacional de Ciberseguridad, el INCIBE, buque insignia de la ciberseguridad nacional y un centro de excelencia de referencia mundial con quien mantenemos una estrecha, satisfactoria y realmente fructífera relación.

Un centro con un componente tecnológico transversal pero que, igualmente tiene, y esto es muy importante, un componente tecnológico industrial innovador que está propiciando que empresas del sector se estén colocando y desarrollando sus proyectos en torno a esta importante infraestructura.

Dentro de este terreno, tenemos nuestra Universidad de León, que aporta el conocimiento científico, una formación de calidad y un capital humano preparado profesionalmente, y donde estoy absolutamente convencido que León dará que hablar en el ámbito de la aeronáutica, y muy especialmente en el sector de los vehículos aéreos no tripulados, los conocidos popularmente como drones, donde también el Gobierno de España, a través del Ministerio de Defensa, está apostando por León de una manera clara y directa.

Tenemos un parque tecnológico en permanente crecimiento. Tal es así que en unión con la Junta de CyL estamos ya trabajando en su necesaria ampliación. Parque tecnológico que hoy cuenta con 1.000 empleos y que refleja dos datos muy esperanzadores, de presente pero, sobre todo, de futuro: el 75% de los empleos que alberga son de formación superior y la media de edad de los empleados es de 35 años. Datos que significan futuro, el que este sector tiene en León.

Pero no solo contamos con la ciberseguridad y la tecnología. El sector Biotecnológico también es una realidad esperanzadora. Un sector tradicionalmente vinculado a León y que también está viendo en nuestra ciudad un lugar propicio para la inversión y el desarrollo de proyectos empresariales, generando con ello un creciente clúster de este sector,

Empresas nacionales e internacionales están invirtiendo en León con carteras de proyectos a cinco, seis, siete años que significan desarrollo y son una apuesta firme y consolidada por nuestra tierra y sus gentes.

La industria farmacéutica constituye uno de los claros núcleos de especialización de la industria leonesa. León es el tercer polo industrial más importante del país en biofarmacia, sólo por detrás de Madrid y Barcelona.

Desde luego, podemos afirmar claramente que la sanidad humana y animal tienen en León centros de referencia internacional en investigación, en innovación y en desarrollo biotecnológico y biofarmacéutico.

Todo esto ofrece León, conocimiento, infraestructuras y tejido empresarial TIC, en resumen, potencial en innovación al servicio del crecimiento, capacidad innovadora para avanzar en competitividad.

Y hay más: León, cruce de caminos. En la Historia y también en el presente. Y con ello me refiero a nuestra gran proyección, ya real pero sobre todo potencial, como polo logístico.

León posee de manera inherente una situación geográfica estratégica en el noroeste español que ha supuesto que grandes multinacionales hayan apostado y continúen haciéndolo por León.

Ejemplos como el de Mercadona e Inditex lo demuestran. Este último, hace una semana nos ha dado otra buena noticia al situar en León para antes del verano la gestión logístico de Zara Hombre. Una decisión que va a permitir que 60 nuevos contratos indefinidos se sumen a la plantilla actual de más de 300.

Las buenas noticias en este sector, además, no se ciñen en exclusiva a las empresas ya asentadas, sino que abarcan también a otras nuevas que ya han anunciado su pretensión de situar en León alguno de sus centros logísticos.

El mejor ejemplo es el de Decathlon. Este importante grupo empresarial francés ya ha anunciado la instalación en León de su centro logístico para el noroeste peninsular.

Como decía, León ha sido cruce de caminos y hoy es un referente logístico por su situación geográfica. Este sector, además, da valor a una realidad cada vez más creciente en León, la industria agroalimentaria.

Una industria que cada vez obtiene productos más variados y de mejor calidad, generando con ello más riqueza en la provincia.

Un sector que día a día avanza más hacia la excelencia y que día a día incrementa su capacidad de exportación.

Todos estos son sectores, como decía, con gran capacidad de generar valor añadido, con gran capacidad de generación de empleo de calidad y, además, con un importante contenido en I+D+i.

Pero no solo de industria está compuesto el modelo productivo que queremos para León. El sector servicios también tiene un papel protagonista y, dentro de él, el sector turístico, donde estamos realizando especial hincapié.

Un sector fundamental en la economía española y que ha supuesto en datos de 2017 más de 82 millones de visitantes extranjeros, convirtiendo a España en el segundo destino turístico más importante del mundo.

Un rápido análisis de esta realidad nos hace concluir que León también tiene una gran oportunidad de crecimiento en este sector. La cifra de más de un millón cien mil visitantes y pernoctaciones el pasado año dan muestra de ello.

Y es que León tiene unos activos inherentes que están configurándonos como un referente turístico de interior de gran categoría. Una vez más, nuestra Historia, nuestros monumentos, nuestra cultura, nuestra gastronomía, a la que por supuesto me referiré, pero también nuestras buenas comunicaciones.

Ahí está el motor, el AVE, que ha marcado un antes y un después, ahí está nuestro aeropuerto internacional, ahí están nuestras autovías y autopistas, y ahí está, en nuestra tierra hermana de Asturias, el puerto del Musel, a solo hora y media de León. Todas estas infraestructuras nos dotan de un gran potencial logístico y turístico.

Ahí están nuestros activos, al que pronto sumaremos el nuevo Palacio de Exposiciones, un formidable centro que reúne vanguardismo, versatilidad, funcionalidad y centralidad y que está destinado a convertirse en un referente cultural y congresual del noroeste de España.

Dicho esto, debemos tener en cuenta que todos estos activos no son por si solos garantía para lograr ese objetivo de consolidar a León como destino turístico de calidad y de referencia nacional e internacional.

A estos activos, y ahí está nuestra tarea, debemos aportar un valor añadido de calidad, de innovación, de excelencia. Por ello es tan importante la unión de todos: administración y profesionales, y la complementariedad de la capital y la provincia.

Buen ejemplo de todo ello lo tenemos en León, Capital Española de la Gastronomía.

Un reconocimiento obtenido por los leoneses y que desde el primer instante fue diseñado desde el espíritu de la unión y la colaboración.

Fue realmente gratificante observar cómo todos, hosteleros, hoteleros, comerciantes, agencias de viaje, productores, administraciones, medios de comunicación, instituciones y personas anónimas de León y de fuera de León, personas de toda condición, se sumaron activa y decididamente para lograr nuestro éxito, y lo logramos.

Un éxito y un reconocimiento que se convierte en responsabilidad. Somos el escaparate de la mejor gastronomía del mundo, la española, y durante este año lo vamos a demostrar. Esa unión, esa colaboración es la que va a hacer de León, sin duda, la mejor Capital Española de la Gastronomía.

Pero no nos podemos confundir, esto es tan solo la primera etapa. Posteriormente vendrán el 19, el 20,... y este año tendrá que servirnos de trampolín para dar un salto cualitativo, un impulso definitivo, a nuestro sector turístico que nos permita seguir creciendo en los años sucesivos. Tenemos que ser, y lo vamos a ser, los mejores en el 2018, pero también en los venideros.

Hoy, la gastronomía, y nosotros podemos presumir de ello, es un atractivo turístico de primer orden y, sumado a ello, el hecho de ser parte de la segunda potencia turística mundial, son dos grandes oportunidades que se abren a León y debemos sacarles el máximo rendimiento.

Queridos amigos, todos estos son los mimbres, los activos, los argumentos a los que antes hacía alusión cuando afirmaba mi creencia en León y los leoneses.

Sin embargo, de lo dicho hasta aquí no se debe concluir ningún tipo de conformismo ni complacencia con lo logrado. Todo lo contrario. Cada paso es un estímulo para seguir trabajando.

Porque León, y hoy lo digo aquí claramente, de forma paralela a estos importantes activos, tiene también algunos importantes desafíos que afrontar el futuro.

Problemas que no son exclusivos, sino compartidos por una parte importante del interior peninsular. Me refiero a la despoblación y el envejecimiento.

Esta crisis demográfica conlleva problemas inducidos como la pérdida de pulso económico, la pérdida de capital humano o un incremento de los costes medios por persona de los servicios públicos.

Ese problema tiene cifras, siempre frías pero que reflejan una realidad en personas, en proyectos de vida, ... Desde principio de siglo la provincia ha perdido 34.000 personas, el 7% de la población, y un dato muy importante y de trascendencia, la pérdida de población se ha producido especialmente en los segmentos de edad entre los 20 y 40 años.

Cada persona que deja León es un paso más hacia un punto donde los esfuerzos requeridos para revertir esta situación se incrementarán exponencialmente.

Debemos mirar al futuro con esperanza. Aún estamos a tiempo. La solución no es fácil ni inmediata. Pasa por el diagnóstico: la fotografía de la realidad... y por la terapia: actuaciones que reviertan la tendencia demográfica.

Necesitamos ayuda. La necesitamos y la pedimos de manera humilde y leal pero siendo conscientes de que es una petición justa y necesaria.

Por supuesto, desvinculada de comparativas perniciosas con otros territorios hermanos de España y alejada de cualquier privilegio, basado en hechos históricos, que no tienen ningún sentido como base de reclamaciones en una sociedad del siglo XXI en la que las necesidades de las personas y no otra cosa ha de ser la clave de la decisión a tomar,

Necesitamos ayuda. Necesitamos la ayuda del Gobierno de España de manera directa y también para conseguir la atención y preocupación de las autoridades europeas sobre esta cuestión. Geográficamente, España no forma parte del cuerpo central de Europa, somos una península, y ello implica una serie de consecuencias poblacionales que no sufren otros territorios,

Necesitamos ayuda del Gobierno de España, pero igualmente del resto las administraciones del Estado, muchas de ellas aquí presentes. ... Querido Presidente de la Junta de Castilla y León esta música de la despoblación nos suena más de lo que a todos nos gustaría...

Y también, claro que sí, necesitamos la ayuda del sector privado, de los empresarios, a quienes invito a explorar nuestra tierra como una oportunidad para invertir y para consolidar proyectos empresariales ligados a nuestra realidad productiva.

No requerimos de una serie de parches que atenúen la tendencia. León, y muchas zonas del interior peninsular, necesitamos un plan integral y agresivo, que cuente con la participación del Estado y, por supuesto, de la Unión Europea, y que contenga iniciativas... entre otras, relativas a la fiscalidad de las empresas, al impulso de infraestructuras y sectores estratégicos, al incentivo de la natalidad o al retorno de nuestros emigrados.

Un plan que ayude a corregir el amplio desequilibro existente entre el interior y la periferia peninsular. Un plan cuyas consecuencias positivas no se limitarán en exclusiva a los territorios objetivo y al problema tratado, sino que serán parte de la solución para otros grandes problemas que ha de afrontar la nación: la sostenibilidad de los servicios públicos fundamentales, la reducción del coste medio de los servicios públicos y la consecuente mejora en las necesidades de financiación de las autonomías y entes locales, o, por citar uno más, el cuidado y mantenimiento de nuestro sistema de pensiones.

Problemas importantes, problemas de país, que tienen como denominador común el hecho de que afectan a todas las generaciones de españoles, incluso a quienes aún no han nacido.

Problemas que, con ese denominador común, no pueden tener una solución diferente a la que nazca del consenso mayoritario.

Y este consenso, su búsqueda, es responsabilidad de todos. De todos, no solo del Gobierno de España o de uno o dos partidos políticos. Más aun en la actual situación de fragmentación del espectro político.

Para ello es requisito indispensable dejar a un lado las propuestas oportunistas, el populismo y el electoralismo para centrarnos, como sociedad, como nación, en la búsqueda, primero, de soluciones realistas y efectivas y, posteriormente, en la puesta en común y armonización de las mismas para alcanzar los grandes pactos de estado que estas materias requieren.

Soy consciente de las dificultades. Dificultades provenientes, por ejemplo, de la situación, relativamente nueva en nuestra democracia, que supone la mayor fragmentación política en nuestro país y la inestabilidad que ello provoca por la mirada que algunos tienen puesta constantemente en los procesos electorales, últimamente abundantes en demasía en nuestro país, y que les impide alcanzar acuerdos en ningún terreno.


Dificultades que se suman a otras, como las derivadas de los nacionalismos y sus numerosos desafíos y chantajes, tantas veces vistos en nuestra Historia común, y que tantos problemas nos han acarreado.

Los comportamientos y decisiones de los independentistas catalanes en los últimos tiempos han sido un ataque frontal a nuestro Estado de Derecho, a nuestra convivencia, a la unidad de la soberanía nacional y a la igualdad entre españoles.

Un ataque fundamentado en el incumplimiento sistemático de la ley, esa misma ley que es la que da respaldo y legitima la propia existencia de las instituciones y responsabilidades desde las que han orquestado el desafío.

En este sentido, las consecuencias positivas que han tenido las decisiones tomadas, especialmente por el Gobierno de España, proporcionadas pero contundentes y eficaces, hacia la resolución de la embestida independentista no hacen sino evidenciar que la aplicación decidida de la ley, solo de la ley pero de toda la ley, es el camino más solvente, y democrático, para la defensa de nuestra convivencia y nuestra democracia.

Sin cumplimiento de la ley no hay democracia y sin democracia la libertad desaparece para que el totalitarismo y la arbitrariedad sean las protagonistas.

Dificultades, estas y otras, que, en definitiva, separan el foco de atención de las materias realmente importantes para los españoles y de las que las anteriormente citadas son solo un ejemplo.

Termino ya, y lo hago en la misma línea en la que empecé, pero esta vez en forma de llamamiento. Un llamamiento que es también la expresión de un deseo de que la unidad de acción y el espíritu de unión de los leoneses se convierta en la actitud predominante en el futuro.

Dijo Henry Ford que "juntarse es el comienzo, permanecer juntos es el progreso y trabajar juntos es el éxito".

Hemos demostrado, nos hemos demostrado que juntos podemos, que juntos llegamos más lejos y que juntos lo conseguimos.

No hay objetivo que no podamos alcanzar si sumamos nuestros esfuerzos.

Por ello, hoy, desde este importante foro, ante la presencia de la Vicepresidenta del Gobierno y de representantes del sector público y privado de León, Castilla y León y España, quiero como último mensaje hacer un alegato basado en esa unidad de acción y espíritu de unión existente en León, para que todos los responsables políticos tengamos la suficiente altura de miras y dejar a un lado el interés de partido y el cortoplacismo para, en su lugar, lograr pactos de estado en materias que nos afectan a todos y que son trascendentales para el futuro de España.

Levantemos la mirada. El futuro de todos nos va realmente en ello.

Muchas gracias

 

 

 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres