lunes, 1 de marzo de 2021 14:27 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
ECONOMÍA

El bitcoin, Más valor refugio e instrumento de inversión que vehí­culo de pago

Allá por 2014, los titulares de muchos periódicos se hacían eco del ambicioso proyecto Calle Bitcoin, que pretendía crear una suerte de Milla de Oro criptográfica.

Archivado en: economía

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Pixabay

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

13/4/2020 - 12:56

Un grupo de pioneros de la tecnología blockchain se lanzaba a la conquista del comercio de lujo madrileño. Su plan consistía en seducir a las tiendas más exclusivas del barrio de Salamanca para que aceptasen pagos con bitcoin, la reina de las criptomonedas que ya daba mucho que hablar por aquel entonces. ¿Pero ha triunfado esta iniciativa? ¿Qué queda de ella seis años después? ¿Por qué derroteros ha ido evolucionando el bitcoin en nuestro país? A estas preguntas trataremos de dar respuesta hoy en este artículo.

 

El bitcoin triunfa más como inversión que como instrumento para realizar transacciones monetarias

Hay varias narrativas en torno al bitcoin. Algunos entusiastas defienden que su principal atractivo radica en su descentralización y en su modelo de expansión monetaria tendente a la deflación. No hay bancos centrales que puedan poner a funcionar una máquina para aumentar artificialmente la masa monetaria. Según el criterio de estas personas, el uso primordial del bitcoin es actuar como una suerte de oro digital, un valor refugio con el que evitar los riesgos inherentes a las monedas fiduciarias como el euro y el dólar.

La segunda narrativa consiste en utilizar el bitcoin como vehículo de inversión. La proliferación de plataformas en las que se pueden abrir operaciones con criptomonedas respalda esta tesis. En apenas un par de clics y desde cualquier dispositivo conectado a internet, cualquier entusiasta puede comprar y vender bitcoin, así como decenas de otras criptomonedas populares, sin necesidad de ocuparse de su custodia (muchas veces engorrosa para el usuario).

Por último, está la narrativa del bitcoin como herramienta de pago. Esta es, de las tres, la que hace más aguas: el uso de la reina de las criptomonedas en las transacciones comerciales del día a día sigue siendo marginal. El principal motivo es la barrera de entrada tecnológica que hoy en día sigue desafiando a los usuarios y que no se ha logrado eliminar, al menos de manera suficiente. Hay que descargar un monedero digital y sincronizar la cadena de bloques para poder validar una transacción. Y esta operación a veces puede tomar varios minutos, lo que complica en ocasiones la rapidez necesaria y deseable para efectuar un pago. No olvidemos que en el caso de las tarjetas de crédito de toda la vida la operación se completa en apenas unos segundos.

El proyecto Calle Bitcoin, una iniciativa pionera que no terminó de despegar

Las respuestas de la veintena de establecimientos que se sumaron en su día al proyecto Calle Bitcoin no dejan lugar para la duda: el uso del bitcoin como método de pago ha sido meramente testimonial. Los motivos del fracaso de la iniciativa son múltiples. Por una parte, los usuarios se quejaban de tener que correr con las comisiones en caso de desear pagar con bitcoin. La solución propuesta por los comercios adheridos a la iniciativa Calle Bitcoin era de carácter híbrido. Es decir, el cliente no pagaba directamente con bitcoin a bitcoin (de cartera a cartera), sino que mediante un TPV especial abonaba el bitcoin equivalente a los euros demandados en el momento de la transacción. La moneda fiduciaria seguía todavía presente de manera muy palpable en esta iniciativa.

En definitiva, parece que el bitcoin y el resto de criptomonedas todavía no han encontrado su hueco como vehículos de pago en nuestra economía. El despegue de Calle Bitcoin y de otras iniciativas similares se ve limitado por una masa crítica de usuarios insuficiente. A pesar de las ilusiones y los grandes sueños de los entusiastas de las criptomonedas, lo cierto es que los clientes prefieren seguir pagando con euros. No es difícil entender su postura, porque otras narrativas están imponiéndose en la mente de la gente. La mayoría considera que el bitcoin es ideal como valor refugio o como instrumento de inversión. Terminamos con una pregunta sobre esta cuestión: ¿conoces a mucha gente que utilice monedas o lingotes de oro para realizar pagos en las tiendas? En la respuesta se encierra la explicación última de por qué no terminó de despegar un proyecto tan innovador como Calle Bitcoin.

 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres