jueves, 25 de febrero de 2021 09:50 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
NUTRICIÓN

El azúcar, caramelo para niños y dolor de muelas entre los adultos

El público infantil está más expuesto a los productos azucarados en el desayuno que sus mayores. La educación alimentaria, arma efectiva.

Archivado en: nutrición, alimentación infantil, publicidad, salud

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Arturo García
19/2/2021 - 00:41

Muchos son los que aseguran que el desayuno es la comida más importante del día. Y en el caso de que esto sea cierto parece fundamental que resulte equilibrada, más si cabe en el caso de los niños. Sin embargo, una cosa es la teoría y otra la práctica. Esa es al menos la conclusión que se saca cuando uno observa la cantidad de azúcar a la que están sometidos los más pequeños, víctimas de la publicidad y de los hábitos de consumo de sus padres.

Así lo refleja un estudio elaborado por Mireia Montaña, profesora e investigadora de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (OBC), según el cual los alimentos de desayuno publicitados para el consumidor infantil triplican en cantidad de azúcar a los que van dirigidos a los adultos.

Este ha analizado 355 campañas de 117 productos entre 2015 y 2019 para llegar a la conclusión de que el porcentaje medio que se encuentra en la oferta destinada a los mayores es de un 10,25%, cifra que contraste con el 36,20% del resto de casos. De hecho, hasta un 85% de cuantos van destinados a las personas de menor edad son bien de galletas (60%) o de chocolate (25%).

"La adherencia a la dieta mediterránea, aunque se mantiene entre la población adulta, se va perdiendo entre los niños y jóvenes. Estos cada vez prefieren desayunar más productos industriales preparados con alto contenido de azúcar", indica Montaña.

LOS NIÑOS TIRAN
A la hora de analizar las consecuencias que todo esto tiene en los distintos hogares llama la atención el efecto ‘paster power', el cual se define como la influencia del público infantil en los hábitos de compra de los adultos.

"Los niños acostumbran a pedir las cosas muchas veces insistentemente por lo que, al final, sus padres acceden y acaban haciendo entrar en casa alimentos muy anunciados o que tienen algún componente extrínseco que atrae a los niños, pero que son de muy baja calidad nutricional", explica.

En lo que se refiere a los soportes comerciales otro estudio elaborado por la propia Mireia Montaña en compañía de Mònika Jiménez, profesora de Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Pompeu Fabra (UPF), señala que donde más presencia tienen estos productos es en la televisión (39%), seguida de la radio (28%), internet (18%), la prensa (6%) las revistas (5%), la publicidad exterior (2%) y el cine (0,56%).

----------

Una amarga batalla:

Dadas las circunstancias, Montaña y Jiménez opinan que existen estrategias para poner freno a este fenómeno a fin de evitar que la obesidad infantil se dispare en el futuro. Algunas de ellas son las restricciones a la publicidad de alimentos poco saludables, mejorar la educación nutricional en padres e hijos o subir la tasa de impuestos de determinados productos en la línea de lo que recientemente se ha llevado a cabo con los refrescos.

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres