miércoles, 5 de octubre de 2022 02:02 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
MARIEKE VERVOORT, ATLETA

Batir el dolor

Marieke Vervoort es fuerte. Competitiva. Dura. Tiene que serlo para no plegarse a los dolores que sufre desde que tenía catorce años. Para lograr títulos deportivos, a pesar de ellos. "A los catorce años empiezo a tener muchos problemas de dolor y no me detectan lo que es", cuenta. "Mientras los demás quedaban para beber, yo estaba con las piernas en alto a ver si averiguaban lo que me pasaba", dice, sonriendo.

Archivado en: Marieke Vervoort, atletismo, disminuidos, ayudas

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

gentedigital.es/Patricia Reguero
18/9/2010 - 08:13

Dejó de hacer deportes, aunque desde niña había practicado todo tipo de ellos. A los veinte años, aterrizó en una silla de ruedas. "Mi capacidad de caminar ya había disminuido y me movía con muletas; me empeñaba en usarlas porque la silla de ruedas me parecía un drama".

No lo fue. Sobre las ruedas de su silla "podía hacer de todo". Y, durante la rehabilitación, se enteró de que "los deportes que existen para válidos, también los hay en versión adaptada". Empezó a jugar al baloncesto. Era la única mujer en un equipo masculino e iba a por todas. Luego, "el baloncesto dejó de satisfacerme y busqué otros retos". Hizo submarinismo, actividad que tuvo que dejar porque el instrumento que lleva bajo la piel para librarle de los espasmos no soporta la presión. "Entonces conocí a un triatleta, Dirk Van Gossum, un belga de muy alto nivel que me empujó a meterme en triatlón".

TREINTA HORAS POR SEMANA

Cuando pasó al triatlón (1.500 metros de natación, 40 kilómetros de bicicleta y 10 de carrera), empezó a entrenar treinta horas semanales. "Al principio me pareció demasiado duro", recuerda. Pero lo consiguió y logró proclamarse dos veces campeona del mundo de triatlón adaptado, primero en Suiza en 2006 y luego en Hamburgo en 2007, donde además pudo clasificarse para la prueba de pruebas del atletismo: el 'Ironman' (3.800 metros de natación, 180 de bicicleta y maratón).

Entre los peores momentos de su vida, sólo nombra los deportivos. Y uno de ellos se lo debe al 'Ironman' de 2008 en Hawai: "Llegué diez días antes, pero mi material llegó sólo cuatro días antes de la competición. No tuve tiempo de entrenar. Cualquier otro atleta al que no le llega el material puede nadar, correr. Si no tiene zapatillas se las compra, si no tiene bicicleta puede alquilarla, pero es imposible encontrar una handbike [bicicleta que se mueve con los brazos] de alquiler".Después del 'Ironman' de Hawai -un sueño convertido en pesadilla- que no pudo acabar por no llegar dentro del tiempo establecido, renunció a todo el triatlón. Buscó otras vías y encontró el blokart (un deporte que se practica en un velero terrestre, sobre la arena). Y escribió un libro, 'El deporte para la vida', en el que cuenta su pelea contra la enfermedad.

NO SÓLO UN JUEGO

Hoy, los dolores son demasiados intensos y le han hecho renunciar a parte de las pruebas del triatlón. Pero le queda la natación y la competición por relevos. A eso ha venido. A enfrentarse a sus dolores. A competir. Lo hace en el primer Astromad de Robledo de Chavela, en Madrid, una prueba en la que han participado casi doscientos deportistas (seis de ellos en modalidades adaptadas). El reto es grande. Para ella y para los impulsores de este evento que organiza Tayara Sport junto a la Federación Madrileña de Triatlón. A su lado están la Fundación Ataxias en Movimiento y Tri WWW, con el objetivo común de incorporar a personas con discapacidad al deporte. Para los afectados por enfermedades degenerativas, no es sólo un juego.

"El deporte produce una mejora física e intelectual", explica la presidenta de la Fundación Ataxias en Movimiento, Isabel González. "En las enfermedades degenerativas, como la de Marieke, es muy importante trabajar la musculatura", explica. Mientras la Fundación trabaja en fomentar investigaciones médicas que encuentren una cura definitiva a la Ataxia de Friedrich, el deporte contribuye a mantener a raya el avance de la ataxia, un síntoma que afecta al movimiento y que provocan varias enfermedades degenerativas.

Como la de Marieke. A su enfermedad, al final, le encontraron nombre: 'distrofia reflejosimpática', 'algoneurodistrofia', 'vaso espasmo postraumático', 'síndrome de causalgia'. Aunque "conocer el nombre no me sirvió de mucho", dice. Su enfermedad no tiene tratamiento, pero esta atleta le echa un pulso cada día. En la prueba del sábado en Madrid, quedó segunda por equipos. Porque Marieke Vervoort es competitiva. Y casi siempre gana.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres