lunes, 26 de octubre de 2020 19:58 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Día contra la trata y la explotación sexual

Vendedores de almas

María llegó de Rumanía soñando ser modelo. Sobre sus tacones y bajo su maquillaje, María ahora sólo sueña con no haber soñado. María no existe, como no existen para la sociedad las miles de mujeres que cada año llegan a España para ser esclavas del sexo. No hay grilletes en sus pies ni en sus manos, pero muchas de ellas viven encerradas en cuatro paredes.

Archivado en: trata de blancas, explotacion sexual, prostitucion

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

gentedigital.es/Ana Vallina Bayón
18/9/2010 - 08:21

Alguien les prometió un futuro en su país de origen y su pacto selló su cadena perpetua de servicios sexuales con decenas de clientes cada día, en una habitación sin puerta de salida, en un país donde no conocen el idioma ni las leyes, en unas calles donde, bajo la atenta vigilancia de sus captores, la mirada vacía e indiferente de los transeúntes las hace invisibles. Sin pasaporte, sin papeles, sin dinero, pero con amenazas, con miedo, con absoluto control, con el mayor de todos los aislamientos.

ESCLAVAS DEL SIGLO XXI

La ONU alerta de la proliferación de las mafias que trafican con seres humanos para fines sexuales y lo califica como "la gran esclavitud del siglo XXI". El Gobierno, a través del Ministerio de Igualdad, ha impulsado un plan integral contra la explotación sexual 2008-2011. "Luchar contra ello es una prioridad para el Gobierno puesto que supone la mayor vulneración de los derechos humanos", asegura a GENTE Isabel Martínez, Secretaria General de Políticas de Igualdad, quien apunta la importancia de que los consumidores de prostitución y sobre todo los más jóvenes se cuestionen que "detrás de una mujer que ejerce la prostitución, en demasiadas ocasiones, hay pobreza, falta de recursos y explotación".

Los expertos calculan que las redes traen cada año a Europa 70.000 mujeres engañadas, secuestradas, obligadas a pagar una deuda que nunca termina de saldarse. "Lo primero que hacen estos delincuentes es despojarles de su identidad", explica Rocío Mora, coordinadora de APRAMP, Asociación para la Reinserción de Mujeres Prostitutas. "Les obligan a pagar unos 45.000 euros por un billete de 700, les cobran el 'alojamiento y la manutención' y amenazan a su familia y a su entorno", prosigue Mora, para quien una de las principales dificultadas para luchar contra este tipo de mafias es la clandestinidad y el extremado control y organización de estas redes.

"El 'modus operandi' varía según las nacionalidades de las mafias, que mayoritariamente ahora son de Brasil, Paraguay, Rumanía y Nigeria, y ha evolucionado. Las cambian de pisos en apenas semanas. Las mujeres van rotando por pensiones y clubes sin saber ni siquiera la dirección donde están". La supervivencia juega, además, a favor de estas redes ya que establecen en ocasiones sistemas de promoción en los que las propias víctimas se convierten en 'guardianes' del resto de mujeres.

REHENES DEL MIEDO

El miedo frena la denuncia de las víctimas en demasiadas ocasiones. El miedo a las represalias sobre ellas y sus familias y el temor a ser deportadas impide que se enfrenten a sus carceleros. Las redes se aprovechan de la juventud de las vícimas que suelen ser menores de 30 años. Y sin la denuncia de las mujeres la policía encuentra dificultades para procesar a los explotadores.

Según uno de los estudios institucionales elaborados en España, "el 80% de las prostitutas están reguladas administrativamente por las mafias", Por ello, Martínez destaca la importancia de ofrecer garantías sociales, protección y asistencia a las víctimas, cuyos sueños un día se convirtieron en pesadillas.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres