martes, 21 de mayo de 2024 17:20 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
entrevista

Julián Alonso: "Tenemos que asumir que la tecnología del coche del futuro es la eléctrica"

La cabeza visible del Grupo Invicta Motor habla con GENTE sobre el estado del mercado, la evolución del coche eléctrico y los problemas con la regulación.

Archivado en: entrevistas, movilidad, economía, consumo, Julián Alonso

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
Julián Alonso, durante su visita a la redacción de GENTE · FOTO: CARLA FLECHA

Julián Alonso, durante su visita a la redacción de GENTE · FOTO: CARLA FLECHA

"El que prueba un coche eléctrico no vuelve al de combustión"

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Jaime Domínguez / Francisco Quirós
12/4/2024 - 00:27

Hace cuatro años, justo antes de la pandemia, Julián Alonso presentó el Grupo Invicta Motor. A pesar de las dificultades, ha logrado hacerse un hueco en el sector de la distribución, uno de los más perjudicados en los últimos años.

Para quien no lo conozca aún, ¿cómo definiría al Grupo Invicta Motor?
Somos un grupo importador de distribución de automóviles. Tenemos varias líneas de negocio. La primera es la movilidad eléctrica, donde tenemos nuestra propia marca, Invicta Electric, que está presente en España y Portugal. Luego importamos marcas tradicionales, como DSFK o Seres, y ahora hemos firmado un contrato con BAIC. Todas ellas son marcas de origen chino.

¿Qué balance hace de estos cuatro años?
En realidad el proyecto empezó en 2017, pero hicimos la presentación en febrero de 2020. Con la covid no pudimos salir hasta noviembre de ese año, pero ya llevábamos cuatro años trabajando. El balance es positivo, a pesar del marco regulatorio. Nosotros apostamos muy fuerte por la movilidad eléctrica porque en enero de 2023 iban a entrar en vigor las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE). Luego nos hemos encontrado con que esas normas son muy laxas y, como no es algo muy popular entre los ciudadanos, los partidos políticos lo han aprovechado para no ponerlas en marcha. Eso ha perjudicado a nuestra marca eléctrica, pero otras como DSFK o ahora BAIC han salido fortalecidas.

¿Cómo está el mercado del automóvil en España?
El problema es que la industria va en una dirección y el Gobierno en otra. Al consumidor le llega un mensaje confuso que provocó que 2022 fuera un peor año en ventas que un 2020 con pandemia. En 2023 ha subido un poco pero no estamos en el mercado natural. El parque automovilístico sigue envejeciendo, vamos ya por 15 años, solo superados por Grecia. Eso significa que no estamos haciendo bien las cosas. Deberíamos vender entre 1,3 y 1,4 millones de coches al año y llevamos cuatro años en los que no hemos pasado del millón.

¿Qué se puede hacer para arreglarlo?
Nosotros como fabricantes le hemos propuesto una serie de medidas al Gobierno. España es un país con un déficit de recarga de vehículos eléctricos, pero sin embargo la legislación europea y mundial va a obligar a que en 2035 solo se puedan vender vehículos electrificados. Los fabricantes han dejado de invertir en nuevas tecnologías de combustión y el diésel va a desaparecer. Tenemos que asumir que la nueva tecnología es la electrificada. Pedimos al Gobierno que permita a los jóvenes de 16 años acceder al carné B1 para que puedan acceder a un vehículo y hacerlo más atractivo. Y también está el escándalo de que las ayudas a la compra del coche eléctrico no pueden tardar dos o tres años en cobrarse. En Portugal no se cobra el IVA. Si se hiciera aquí, se equipararía el precio de un coche eléctrico y de uno de combustión. Eso es lo que pedimos.

¿Esa implantación de las ZBE puede ser un espaldarazo al mercado eléctrico?
Sería definitivo. En China el 30% de las ventas son eléctricos puros y más del 60% son vehículos electrificados. Está demostrado que si tú prohíbes la circulación a los de combustión y das ayudas a la compra de eléctricos el ciudadano está encantado. Son vehículos más modernos, más seguros y con más prestaciones. El que compra un eléctrico no vuelve al de combustión.

Una de las mayores preocupaciones para el cliente es la cuestión de la autonomía de los eléctricos, ¿cómo ve el futuro en este aspecto?
España no es un país al uso. Tenemos tres gobiernos: ayuntamiento, autonomía y estado. Tener tres regulaciones distintas en un problema enorme. Los fabricantes pedimos una regulación única para toda España, no puede ser que las ayudas las gestionen las comunidades y cada una vaya a su ritmo. La red de electrificación tiene que crecer. No existe ningún problema para que el 100% del parque automovilístico sea eléctrico y todos carguen a la vez, según Red Eléctrica hay capacidad suficiente. Faltan las subestaciones, que es una cuestión regulatoria. Y no puede ser que los puntos estén dos años instalados hasta que dejan ponerlo en marcha porque falta una firma. Hay que confiar en las empresas.

Hablaba en una entrevista de su deseo de "democratizar la movilidad eléctrica", ¿cómo quiere hacerlo?
Racionalizarla. No podemos comprar un SUV de cinco metros y el 90% de las veces ir solo en el coche. Hay que racionalizar el espacio de las ciudades. Donde aparca un coche así caben tres microcoches que pueden hacer perfectamente ese mismo desplazamiento y que consumen tres veces menos. Aquí nos preocupa mucho la imagen, pero en Asia hay ciudades con 25 millones de habitantes con menos contaminación que Burgos, que tiene 180.000. Igual los que lo están haciendo bien son ellos.

La semana pasada firmaron un acuerdo con Zunder, ¿en qué consiste?
Nuestro clientes tienen acceso prioritario a reservar los puntos de recargas de Zunder y una rebaja económica en las recargas.

¿Cómo está el mercado de la motocicleta eléctrica?
El gran fracaso de la movilidad eléctrica no ha sido el automóvil, ha sido la motocicleta. Hace cinco años surgieron un montón de fabricantes europeos y el 70% han cerrado. Tienen autonomías de 100 kilómetros, que para la mayoría de desplazamientos urbanos es suficiente, y tienen baterías extraíbles que te las puedes llevar al trabajo o a tu casa para recargarlas. Todo indicaba que serían un éxito, pero han sido un fracaso por la diferencia de precio y porque a la moto de combustión no se le miden las emisiones. En Asia hay un ciclomotor que no supera los 25 km/h y que se puede conducir sin carné, pero aquí está regulado y es algo que pedimos aquí en España.

----------

Un coche que se adapte a lo que necesitamos:

Invicta, la marca propia del Grupo Invicta Motor, se dedica de manera íntegra a vehículos eléctricos: coches, ciclomotores, bicicletas, patinetes e incluso vehículos comerciales para los usos más diversos. Pero Julián Alonso insiste en que “lo importante es comprar el coche que se adapte a lo que necesitamos. Si tienes plaza de garaje propia y te mueves en un radio de 200 kilómetros, tu coche es un eléctrico. Si no, tendrás que optar por otra alternativa”. Para esos casos, cuentan con marcas como DSFK o BAIC con vehículos híbridos o de combustión.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres