lunes, 24 de febrero de 2020 20:10 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
REPORTAJE: EL MADRID DEL FUTURO (I)

Una 'malla de células urbanas' para priorizar al ciudadano sobre el coche

El plan, promovido por el Ayuntamiento y dirigido por José María Ezquiaga, apuesta por la reorganización del tráfico como estrategia prioritaria. Vehículos privados y autobuses circularían por una serie de vías principales. Las interiores de cada célula serían para residentes y bicicletas.

Archivado en: Madrid, Proyecto Madrid Centro, José María Ezquiaga, tráfico, ciudadano, automóvil, Marcos Blanco

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Calles como Gran Vía serían de acceso libre para los automóviles. OLMO GONZÁLEZ

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Marcos Blanco Hermida
10/2/2011 - 21:12

El 'Proyecto Madrid Centro' está recién salido del horno, preparado para recibir todo tipo de valoraciones y críticas, pero su contenido propone interesantes ideas con una nueva manera de entender el urbanismo. Desaparecería el crecimiento y la demolición para dar paso a la transformación, al reciclaje de la ciudad en su almendra central. Y la nueva filosofía asegura no basar su argumento en la crisis, sino en la necesidad de afrontar nuevos retos de tipo mediambiental, relacionados con la cohesión social y, sobre todo, destinados a una mejor calidad de vida.

Así lo ha entendido el equipo dirigido por el arquitecto José María Ezquiaga a la hora de preparar este minucioso documento, cuya base fundamental se centra en la creación de una malla de células urbanas para reorganizar los espacios públicos actuales. Según las valoraciones del proyecto, el automóvil se hace con un 70% del espacio público, cifras similares a las de otras ciudades, y a la movilidad del ciudadano (a pie o en bicicleta) le queda un 30%. Sin embargo, el proyecto incide en que el coche privado sólo resuelve el 30% de los viajes en el centro de Madrid. Por lo tanto, toca equilibrar este desfase.

SIMPLE, GRADUAL Y BARATA

Los creadores del plan creen que una forma simple, gradual y barata sería crear una 'malla de células urbanas' que significaría la especialización de las calles en dos niveles. Habría vías, las más representativas, dedicadas al paso de vehículos y que también darían cabida al transporte público. En otras, las interiores de la célula, se restringuiría la entrada y el aparcamiento para los residentes. Así, habría perímetros de circulación rodada libre e interior para quienes viven en esas zonas determinadas. Para Ezquiaga, un ejemplo sería el entorno de las colonias históricas de hotelitos como Fuente del Berro, que no se pueden atravesar debido a los sentidos del tráfico. Con esta regulación, se pondría el punto de partida hacia la malla. Las bicicletas irían por el interior de las calles destinadas a los residentes, las consideradas 'calles tranquilas' según los ciclistas, y deberían 'civilizarse' comprendiendo la prioridad del cuidadano de a pie. El plan descarta el pago de un peaje para entrar en la almendra central porque significaría una discriminación social, grandes dificultades administrativas y gastos económicos.

La regulación del tráfico supone una parte importante en la creación de las células urbanas y la gente constituye la otra cuestión esencial en su desarrollo. El 'Proyecto Madrid Centro' entiende que la combinación de la 'idea celular' con la detección de las áreas socialmente homogéneas posibilitaría la organización óptima para distribuir los servicios. Así, estos se adecuarían mucho mejor a las necesidades de la gente. Y para ello, se plantearían peatonalizaciones puntuales, relacionadas con lugares de mayor intensidad turística y de ocio. Eso sí, teniendo en cuenta el impacto sobre los habitantes en su día a día.

JOSE MARÍA EZQUIAGA: "LO IMPORTANTE ES QUE HAYA UN DEBATE SOBRE EL FUTURO DE LA CIUDAD"

¿Teme que el estudio se utilice como un arma política?

Hemos trabajado con mucha libertad, sin censura previa del Ayuntamiento, porque entendían que era mejor que un equipo plantease sus ideas y luego discutiésemos a limitar el pensamiento. Ahora, los grupos políticos pueden acudir a este documento y hacer suyo todo lo que quieran. También puede haber críticas y no gustarle a la gente, pero lo importante es que haya un debate por primera vez en Madrid sobre el futuro de la ciudad. Lo que me parecería terrible es que se limitase el debate a elementos ideológicos o de partidos políticos.

Si hubiese consenso, ¿cuándo se podrían ver los resultados?

Algunas medidas están pensadas a medio y largo plazo. Por ejemplo, poner las 'células urbanas' en el conjunto de la ciudad supone una acción a medio plazo, pero ensayar la idea de limitación del tráfico a residentes y ver como funciona podría llevarse a cabo ahora mismo. Lo bueno del documento es que no todo son ideas costosas y faraónicas. Se puede probar y cuantas más acciones se lleven a cabo, al estar ligadas, será mucho mejor.

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres