domingo, 20 de septiembre de 2020 06:45 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Alcorcón

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

El difícil camino del colectivo LGTB creyente

Aurelio Gil, cristiano y gay, es una de las muchas víctimas de la homofobia dentro de la Iglesia.

Archivado en: lgtb, religion, derechos humanos, igualdad, nueva magdala, CRISMHOM, asociacion colibri

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Aurelio Gil·Fotografía: Manuel Vadillo

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/P.C.
11/2/2011 - 12:23

Su primera experiencia en la fe la vivió en el ámbito protestante, en iglesias evangélicas y bautistas. Pero a lo largo de su ardua búsqueda espiritual, en la que tenía que dejar a un lado su orientación sexual, un teólogo de origen belga residente en España "llegó a decirme que la homosexualidad se da únicamente en las cárceles, donde no hay mujeres, o en animales que no tienen la presencias de hembras", explica Aurelio.

Afortunadamente, pronto contactaría con grupos más abiertos a las personas LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales), basados en una teología más abierta, inclusiva y revisionista. "Recibes un mensaje negativo, intentas orar para cambiar y ser heterosexual, y cumplir con lo que te dicen. Como no suele funcionar, empiezas a buscar otras vías".

El tiempo ha pasado y hace sólo un mes, Aurelio presentó junto a otro grupo de amigos la Asociación Colibrí, "una comunidad cristiana que acepta a la mujer, a los gays, a los transexuales, a los heterosexuales... todos tenemos los mismos derechos", reivindica Gil.

RELIGIONES MÁS ABIERTAS
"La iglesia episcopal es una de las más abiertas hacia las personas LGTB. La luterana incluso les ordena, y en España está la IEE (Iglesia Evangélica Española). Otro ejemplo, desde hace unas semanas estoy en contacto con una persona transexual que pertenece a grupos revisionistas judíos, que también piden la aceptación de las parejas", afirma Aurelio. "Las más cerradas son las pentecostales, algunas bautistas y las literalistas", concluye.

Al margen de su actividad al frente de Colibrí, Aurelio lucha por la igualdad de oportunidades desde la comunidad cristiana de la IERE (Iglesia Española Reformada Episcopal) en Alcorcón, dentro de la Iglesia de La Esperanza. "Llevo tres años en esta comunidad, y más de un año como miembro activo. Ahora me preparo para ser algo así como el ayudante del presbítero, Juan Larios.

Atendemos a personas que llegan con auténticos traumas, muchas de ellas procedentes de iglesias muy conservadoras. Sienten una gran culpabilidad, y aquí se les explica que su orientación sexual no es ningún pecado", comenta.

CRISMHOM
Gracias a su esfuerzo y al de otras comunidades como Crismhom, la normalización de la realidad LGTB dentro del mundo cristiano se acerca cada vez más a la realidad. "El mensaje oficial de la Iglesia Católica es de sobra conocido, pero la realidad es que la Iglesia (y no sólo la católica) es muy diversa y hay muchos sectores que nos acompañan y luchan con nosotros", aclara Óscar, miembro de Crismhom.

Otro de los colectivos inclusivos que nos encontramos en Madrid se llama Nueva Magdala, "mujeres lesbianas, bisexuales y transexuales cristianas que queremos compartir nuestras inquietudes y nuestra fe desde la inclusión y la crítica", tal y como se describen. "En España también hay asociaciones musulmanas de personas LGTB que luchan por sus derechos, pero con más miedo a la visibilidad", revela Aurelio. Un miedo que, de una vez por todas, unos y otros deberían dejar a un lado.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres