jueves, 12 de diciembre de 2019 02:03 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Badajoz

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

Detienen e investigan 20 personas en una operación sobre subproductos de origen animal en Cáceres y Salamanca

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de Cáceres, han detenido e investigado a 20 personas, además de haber resultado imputadas penalmente cuatro empresas, todos ellos implicados en delitos continuados de estafa, falsedad en documentos oficiales, públicos y mercantiles y contra los recursos naturales y el medio ambiente.

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

03/12/2019 - 11:04


MÉRIDA, 3 (EUROPA PRESS)

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de Cáceres, han detenido e investigado a 20 personas, además de haber resultado imputadas penalmente cuatro empresas, todos ellos implicados en delitos continuados de estafa, falsedad en documentos oficiales, públicos y mercantiles y contra los recursos naturales y el medio ambiente.

Las actuaciones se enmarcan dentro de una operación desarrollada por la Guardia Civil contra la gestión fraudulenta de subproductos de origen animal, no destinado al consumo humano (SANDACH).

En concreto, la Guardia Civil ha realizado cinco entradas y registros en instalaciones y establecimientos asociados a la gestión de SANDACH, ubicados en las provincias de Cáceres y Salamanca, e inspeccionado dos empresas vinculadas con el transporte de animales vivos.

Las investigaciones que dieron origen a la denominada Operación "Dispendium", llevadas a cabo por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), de la Comandancia de Cáceres, se iniciaron en el mes de agosto del 2017, tras detectarse, en una inspección rutinaria, el tráfico y uso indebido de documentación, de carácter oficial, supuestamente falsificada, y que amparaba el transporte de animales vivos (ganado de lidia), con destino a la celebración de festejos taurinos populares, en distintos municipios de la provincia cacereña.

Los investigadores detectaron que, para dar apariencia de validez y legalidad a esta actividad, estampaban en la documentación sellos de empresas inactivas, que habían cesado en su actividad empresarial, y que, por tanto, "no tenían participación real en los movimientos del ganado ni en la posterior desinfección de los vehículos empleados para el transporte", señala en nota de prensa la Guardia Civil.

Esta inspección inicial conllevó la apertura de una línea de investigación concreta, impulsada por la Fiscalía de Medio Ambiente de Cáceres, centrada, a partir de entonces, en el control de los documentos oficiales que amparan el transporte de subproductos de origen animal, procedentes de acciones cinegéticas de caza mayor (monterías en su mayor parte), celebradas en territorio autonómico durante las temporadas 2017-2018 y 2018-2019, librados por el responsable actual de una empresa del sector, con sede social en la ciudad de Cáceres.

SANDACH

El tratamiento de subproductos animales no destinados al consumo humano (SANDACH), está sometido a un estricto control de trazabilidad por parte de la Administración, desde el momento que se generan en las acciones de caza, así como su posterior recogida y transporte en vehículos autorizados y desinfectados, hasta su entrega en plantas para su destrucción, valorización o transformación, dependiendo de la categoría del subproducto.

Entre los subproductos "SANDACH", se incluye una extensa variedad de material de origen animal que no deben ser objeto de consumo por personas ni animales en su estado original, clasificándose en tres categorías, y debiendo ser destruidas aquellas pertenecientes a la categoría 1, o transformadas las de categoría 2 y 3, revalorizándose con otros fines.

De esta forma, la normativa prohíbe expresamente el aporte o depósito en muladares, de subproductos (cadáveres, piezas y restos de ejemplares de caza mayor) de categoría 1, debiendo ser eliminadas a través de plantas o instalaciones autorizadas, documentándose todo el proceso en los formatos oficiales que garantizan la observancia de las normas de protección de la salud pública y la sanidad animal.

MODUS OPERANDI

El avance de las investigaciones permitió recabar indicios y elementos de prueba suficientes, para deducir la implicación directa de la empresa cacereña, a la hora de documentar el transporte y la entrega de los residuos SANDACH de la categoría 1 (destinados expresamente a destrucción), con destino a otras plantas de empresas ubicadas en las provincias de Cáceres y Salamanca, sin estar autorizadas como plantas intermedias, omitiéndose, además, la desinfección de los vehículos que transportaban los restos SANDACH y la expedición del preceptivo documento oficial de desinfección.

Similar práctica irregular venía realizándose en otra empresa ubicada en la provincia, autorizada para la recogida, transporte y destrucción, mediante incineración, de subproductos de categoría 1, si bien la capacidad crematoria de sus instalaciones no se correspondía ni concordaba con el volumen desmesurado de residuos que habían recogido, deduciéndose, en todos los casos, que "no procedían a la destrucción total de los subproductos, sino que se vertían de manera incontrolada en distintos muladares situados en la provincia de Cáceres".

Las investigaciones han concluido identificando conductas relacionadas con la expedición y despacho de documentos oficiales, supuestamente falsificados, y la desviación y gestión fraudulenta de un volumen aproximado en torno a los 500.000 kilogramos de subproductos, que no fueron entregados en las plantas de tratamiento o destrucción conforme establece la normativa reguladora.

Procedieron, en su lugar, a depositarlos en muladares a disposición de la fauna silvestre, sin obviar otros perjuicios graves para el medio ambiente, en particular teniendo presente que estos hechos se han ejecutado en enclaves declarados como Espacios Naturales Protegidos, incluidos en la Red Natura 2000.

El pasado mes de octubre de 2019, culminó la operación con la detención de 10 personas físicas y la investigación de otras 10, además de la imputación de responsabilidad penal de cuatro entidades jurídicas, todos ellos implicados en delitos continuados de estafa, falsedad en documentos oficiales, públicos y mercantiles y contra los recursos naturales y el medio ambiente.

Se han practicado cinco entradas y registros en instalaciones y establecimientos asociados a la gestión de SANDACH, ubicados en distintos municipios de las provincias de Cáceres y Salamanca, y a la inspección administrativa de dos empresas vinculadas con el transporte de animales vivos, interviniéndose cerca de 10.000 documentos en soporte físico, archivos electrónicos y dispositivos de almacenamiento de datos, tres sellos pertenecientes a dos empresas, una de ellas cesada en su actividad, y talonarios de desinfección de vehículos falseados.

Las diligencias instruidas por el Seprona han sido remitidas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Cáceres quien, para garantizar la eficacia de la investigación decretó, inicialmente, el secreto del sumario.
añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres