martes, 13 de noviembre de 2018 20:36 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de África se mueve

África se mueve

¿Ha llegado el momento de África?

Archivado en: África, AECID, IPS-News

Así se titula el seminario que la AECID, junto a IPS News, organiza la próxima semana en Madrid y en el que se hablará del presente de África. Un presente que se circunscribe en un lento, pero constante, cambio internacional en el que los países emergentes siguen apretando y los del Mundo Desarrollado nos convertimos ahora en los que tienen que ser rescatados del abismo. 

 

Será el 25 de noviembre y entre los ponentes estará el arzobispo de Ciudad del Cabo,  Njongonkulu Ndungane, un hombre con un largo historial de lucha a favor de los medicamentos asequibles contra el SIDA y que, en 2006, lanzó Africa Monitor, una organización panafricanista que promueve la implementación ‘efectiva’ de las promesas hechas por la Comunidad Internacional al continente

 

 

Habrá también periodistas, como Cheriff Sy, director del periódico digital Bendre, un semanario de información y reflexión de Burkina Faso, y Paula Fray, editora de IPS para África.

 

Por la tarde, un panel sobre cambio climático, agricultura y soberanía alimentaria traerá a la directora de Comunicación de Greenpeace África, Fiona Musana, que comenzó como periodista en diversas publicaciones ugandesas, y a Olivier Longué, Director General de Acción contra el Hambre en España, entre otros.

Por si fuera poco, estarán además Federico Mayor Zaragoza, que siempre habla claro, y Javier Bauluz, a quien no le hace falta hablar porque con sus imágens lo dice todo.

 

 

Habrá que ver si se cumplen las palabras de Thabo Mbeki cuando Sudáfrica fue elegida sede del Mundial.

 

 

Publicado el 19 de noviembre de 2010 a las 00:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El vaivén de los refugiados en África

Archivado en: áfrica, refugiados, migraciones, Naciones Unidas

 

Miren el mapa. A priori, un montón de flechas sin orden ni concierto, dificil de enteneder.

 

Empezando por el punto caliente, el cuerno de África, vemos cómo desde Somalia invaden Kenya, representados por la flecha más grande que cabe imaginar, pero parten también hacia Etiopía, -y de allí de nuevo a Kenya-, a Djibouti, a Eritrea y hasta Egipto. A su vez, desde Eritrea salen muchos hacia Sudán. Y desde Sudán, miles marchan hacia Chad, expulsados por el conflicto de Darfour.

 

Desde la República Democrática del Congo van a a Uganda, a Tanzania, a Zambia y hasta Sudáfrica. Pero a su vez, la RDC recibe a los exiliados de Angola. Y acoge también a miles de ruandeses.

 

Más al norte, desde la República Centroafricana se disparan los refugiados hacia Chad y Camerún. Precisamente Chad, uno de los países más pobres, recibiendo la llegada de miles de centroafricanos y sudaneses.

 

En el África occidental, la zona que consideramos más estable, todavía se siguen notando las consecuencias de las guerras de los 90 en Liberia, Costa de Marfil, Sierra Leona. De estos países van a Senegal, Guinea Conakry, Ghana y  Nigeria. Mientras tanto,  quienes huyen de Nigeria lo hacen hacia Camerún, y a la inversa.


En total, y las cifras oficiales nunca recogen la totalidad,  en el año 2009 existían dos millones de refugiados en África subsahariana. Y eso sin contar a los desplazados internos, que en ese mismo año sumaron 6, 5 millones de personas.  Y sin contar los 'migrantes económicos', que huyen de su país no porque sean perseguidos sino porque no tienen qué comer. Supongo que por eso no hay flecha de Zimbabwe a Sudáfrica, por ejemplo.

 

Diez millones de seres humanos, hombres, mujeres, niños y abuelos viviedo fuera de sus hogares, en campos de refugiados o casas improvisadas, lo que supone trabajos perdidos, cosechas que no se recogieron, estudios frustrados y vidas partidas. Un continuo movimiento de personas que no se rige por leyes claras. Van a donde pueden y/o les dejan . Al lugar que tenga una frontera más sencilla de pasar. A cualquier sitio, sin saber si quiera si el destino será peor aún que el origen.

 

Fuente: UNHCR, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados.

Publicado el 21 de julio de 2010 a las 01:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Mugabe, uno de los que sobran en la Final

Archivado en: Mundial, Sudáfrica, Johannesburgo, fútbol, Robert Mugabe

Robert Mugabe, el presidente de Zimbabwe, también estará en la final. Será uno de los 14 presidentes africanos allí presentes.

Con la falta de vergüenza que le caracteriza desde hace años, se ha plantado en Johannesburgo, en el hotel Michelangelo, -uno de los más lujosos de la ciudad-, para no perderse el evento. Así lo cuenta David Gistau en El Mundo de hoy "Hace dos días dejó aparacado en la puerta un impresionante Rolls-Royce, con tan sólo un número 1 en la matrícula con el escudo de Zimbabue, que basta para sintetizar los  excesos de su satrapía lunática". Tal y como hizo celebrando su 85 cumplemaños y tal y como seguirá haciendo probablemente hasta que le dejen.

La vergüenza también estará en las zonas nobles de Soccer City.

Publicado el 10 de julio de 2010 a las 22:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Diez cosas que hacer en Durban

Archivado en: Mundial, Sudáfrica, Durban, fútbol

Mañana, España debutará en el Mundial y le ha tocado Durban para hacerlo. Una gran ciudad, aunque no sé si el tiempo acompañará a los afortunados que vayan por allí. Una lástima que sea invierno. Pero a falta de tirarse el día disfrutando de la playa, ahí van 10 recomendaciones con cosas interesantes para hacer en la ciudad.

Durban es una ciudad situada en el este de Sudáfrica de la que bien se podría decir que es el 'benidorm' del sur de África. (...) Aunque también se la conoce con el sobrenombre de el Caribe sudafricano, mucho más glamuroso.

Lo mejor de la ciudad es que tiene mucha vida, gracias  sobre todo a la gran colonia hindú que vive allí y que le da color a  todo con sus mercadillos, restaurantes hindúes, festivales y música por  las calles.

Pero Durban es también la capital de Kwa-Zulu Natal, una de las 9 provincias en las que se divide Sudáfrica y que, como su nombre indica, ocupa la zona de preminencia zulú. Tanto que en su página promocional saludan con un "Bienvenido al reino zulú", algo que también se nota gracias a la presencia de decenas de grupos que bailan danzas tradicionales por el paseo marítimo. 


1.- La primera es obligada. Disfrutar del mar aunque haga frío. Hacer surf, snorkel, buceo o lo que cada uno quiera y pueda permitirse.


 [Foto: Jackie, robada del facebook]


2.- Siguiendo con el agua, visitar el Parque 'uShaka Marine World', un enorme acuario y parque de recreo en el que ver de cerca a delfines y tiburones.




[Fotos: Jackie, también robadas]




3.- Ir al Victoria St. Market, un lugar donde puedes sentirte como en La India por la mezcla de olores y sabores del viejo mercado.

 [Foto: Aurora]

4.- Aprender un poco de historia gracias a su callejero. En esta ciudad, una calle recuerda a Mahatma Gandhi, el líder pacifista y precursos de la independencia india, que pasó sus años de juventud en Durban. Allí se dio de bruces contra el racismo. Era a finales del siglo XIX y en Sudáfrica había miles de hindúes que habían sido llevados  allí por los británicos como mano de obra barata. Por aquel entonces Gandi era un joven y desconocido abogado  dispuesto a ayudar a sus compatriotas en un país donde no eran bien tratados. Tardó poco en comprobar cuán dificil sería  su empresa: en su primer viaje en tren  compró un billete de primera clase pero el revisor le obligó a cambiar a tercera, puesto que la otra estaba reservada para los blancos.

 


 5.- Tomarse un zumo de caña de azúcar. Extremadamente dulce pero refrescante. Y más reciente imposible. 

 


 [Foto: Aurora]

6.- Pasear por el Muelle al atardecer





7.- Aprender a bailar alguna danza zulú.




[Foto: Jackie]


8.- Hacer uno de sus famosos tours en helicóptero y ver la ciudad desde el cielo.





9.-Ir de compras al mercadillo. 




10.- Dormir en el Happy Hippo, el backpacker donde nos quedamos nosotros. Por menos de 15 euros: habitaciones de 2 a 6 personas, una gran terraza, bar y hasta columpios... Y seguro que allí no roban, como a los periodistas que van con las selecciones. 

 

Publicado el 16 de junio de 2010 a las 00:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El Mundo habla de Sudáfrica

Archivado en: Mundial, Sudáfrica, Johannesburgo, fútbol

"El Mundial será recordado como un momento en el que África se puso en pie yn resueltamente, dio la vuelta a una historia de siglos de pobreza y conflicto.” Thabo Mbeki.

Faltan menos de dos días para que los focos se enciendan en Sudáfrica. 48 horas para que comience el acontecimiento que, esperan y esperamos, servirá para dar "una nueva imagen de África", algo que ya está celebrando todo el continente.

Pero la realidad es que hay tan pocas posibilidades de que la nación anfitriona obtenga un beneficio económico y social como de que su selección gane el Mundial.  

 

De hecho, la celebración del torneo tendrá muchas consecuencias negativas, empezando por el dinero destinado a infraestructuras que no siempre benefican a quienes más lo necesitan, el posible aumento de la prostitución y las redes de tráfico de mujeres y el hecho de que se releguen a un segundo plano los problemas reales del país

¿Entonces, realmente merece la pena el esfuerzo?

Probablemente nunca se sepa, pero seguro que es una buena oportunidad.O al menos, una forma de sacudirse complejos de encima, de demostrar que África también puede hacer cosas, y puede hacerlas bien.

Así lo explicaba hace unos días Mark Gevisser (autor del libro ‘A Legacy of Liberation: Thabo Mbeki and the future of the South African Dream’) en el New York Times,en un artículo titulado South Africa’s World Cup Moment

(Como siempre, la traducción es más o menos libre) 

“Ciertamente, el Mundial ha servido de apoyo contra la recesión global y ha provocado un crecimiento temporal. Ha permitido la mejora de las infraestructuras de transporte y ha demostrado que Sudáfrica tiene una formidable capacidad técnica. Pero la pregunta es cuáles serán los beneficios a largo plazo". En este aspecto, Mark Gevisser lo tiene claro: se trata de imagen, orgullo y apertura internacional.

“¿Por qué Sudáfrica ha apostado tan fuerte, y ha gastado tanto, para acoger este torneo?”  “El gobierno sudafricano cree que el beneficio es intangible y no medible: es un aguijón en el ojo del Afropesimismo, es un inapreciable cobertura mundial, la consolidación del orgullo nacional y de la identidad”.

El mundo habla de Sudáfrica, y los sudafricanos están utilizando el Mundial para imaginar el país de sus sueños. ¿Se puede poner precio a eso?” (...)

Según Gevisser, todo esto se debe a que quizás Sudáfrica añora aquel tiempo en el que la lucha de liberación se convirtió en “la causa del final del siglo XX mientras Nelson Mandela se alzaba como el icono global para el perdón y la reconciliación”. Quizás Sudáfrica quiere volver a ser el centro del mundo por unos días.

O quizás tiene que ver con una “psicología maniaco-depresiva: si no somos la ‘nación arcoiris’, el más bonito cuento de hadas del mundo, entonces seremos otro caso perdido africano”. Y Sudáfrica no quiere eso. 

Quizás sea que su pasado, el más reciente, ése en el que se vivió una de las grandes infamias del siglo XX pero también uno de los momentos más esperanzadores para el ser humano, les oprime a la vez vez que les impulsa a hacer algo bueno con su país. 

Sea como sea, ya no hay marcha atrás, así que esperemos que sepan aprovecharlo. 

Publicado el 9 de junio de 2010 a las 23:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Revista 'Mundo Negro': Cincuenta años informando sobre África

Archivado en: Mundo Negro, África, periodismo, revistas, Gerardo González,

Cuando estaba en la Facultad, una profesora -Rosa Cal, los que hayan pasado por la Complu probablemente la recuerden- organizó una charla -de asistencia obligatoria- para hablar sobre África. El conferenciante era Gerardo González Calvo. Fue la primera vez que alguien me hablo de África en primera persona, probablemente el primero que yo conocía que hubiera vivido allí y, con seguridad, el primero que nos habló sobre el coltán (por cierto, en el examen cayó una pregunta sobre este mineral, que no valía sólo con ir a la conferencia, había que estar atento y tomar nota). 

Dos años después compré en la feria del Libro de Madrid un libro que se llamaba 'Africa, ¿por qué?' y que resultó ser de Gerardo González. Más tarde, supe que era el director de la revista Mundo Negro (actualmente está retirado). Justamente hace unos días colgué un artículo que escribí para ellos el año pasado y ahora me entero de que la publicación cumple nada más y nada menos  que 50 añitos. Se merecen una gran felicitación. Media década dedicada a África, los mismo años que hace que buena parte del continente es independiente. Cincuenta años informando sobre un continente que hasta hace muy poco no figuraba en la agenda de ningún medio. Cincuenta años hablando de un lugar que hace una década estaba completamente olvidado y que sólo ahora parece comenzar a existir más allá de las guerras y el hambre.

 

 

 

 [Imagen tomada del reportaje emitido por La 2 Noticias. 

El vídeo se puede ver aquí, en la Mediateca de TVE.]

 

Mucha gente no la conocerá y por eso me gustaría recomendarla. Editada por los Misioneros Combonianos, es uno de los medios que más de cerca sigue la realidad del Contienente, primero en su versión de papel y ahora también en su web y que durante años ha contado con unos 'corresponsales' de excepción: los misioneros que viven y trabajan en África y conocen mejor que nadie el día a día de sus gentes, pero sin desdeñar nunca los trabajos que les puedan ofrecer los periodistas, aunque viajen allí por primera vez. Y yo creo que éste es precisamente su mérito: la mezcla de perspectivas. Aunque por supuesto, también ayudan la buena maquetación y las excelentes fotografías que acompañan a todoslos reportajes.

 

Y lo mejor es que en Mundo Negro puedes encontrar desde noticias de actualidad a historia, pasando por análisis político, cultura, entrevistas y hasta fútbol, como éste reportaje publicado con motivo de la celebracion de la Copa África: 'El otro fútbol de África':

 

"Éste es el caso de la Ciudad de la Esperanza, un colegio situado a las afueras de Lusaka, la capital de Zambia, donde varios cientos de niños y jóvenes procedentes de ambientes marginales reciben una educación de calidad.

El centro, dirigido por las Hermanas Salesianas desde su apertura en 1994, acoge también a varias docenas de niñas abandonadas que han vivido en la calle, un problema creciente en la capital zambiana. Después de trabajar dos años construyendo pistas deportivas y organizando torneos para estos jóvenes, el cooperante Vicente Iraizoz, también de Red Deporte y Cooperación, confiesa estar impresionado por haber visto “cómo el deporte les ayuda psicológicamente. Es una gran terapia para muchas de estas personas que han tenido un pasado muy duro y tienden a aislarse. A través del lenguaje universal del juego se integran en un grupo y se socializan”.

 

Es una revista sin duda interesante y, para todo el que le guste África, un magnífico lugar de documentación. Además tienen un Museo Africano en Madrid y, con motivo del 50 aniversario, han puesto en marcha una exposición con sus mejores portadas que irá pasando por diversas ciudades españolas. No dejéis de ir a verla, los que podáis, porque me da que a Tenerife no llega.

Publicado el 5 de mayo de 2010 a las 21:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Entrevista a Alice Knon: "Los problemas comenzaron desde que fui a dar de alta la asociación"

Archivado en: homosexualidad, Camerún, África

“Africana, abogada, madre de dos niños, abuela de ocho y defensora de gays y lesbianas”. Así se presenta Alice Nkon, presidenta de la Asociación para la Defensa de los Presos Homosexuales (ADEFHO, según sus siglas en inglés) en Camerún. A sus 65 años, y después de haber sido una de las primeras juristas licenciadas en su país, poco le importa el qué dirán. Sí le preocupa, en cambio, ver cómo muchos padres repudian a sus hijos por su orientación sexual, que el miedo a las represalias impida a sus conciudadanos unirse a su causa y que la homosexualidad siga siendo un tema tabú. Por eso, la semana pasada estuvo en La Laguna, Tenerife, para participar en la I Conferencia sobre Derechos Humanos de las personas LGBT en África y hacer oír su voz.

Alice Knon, preidenta de la Asociacion para la Defensa de los Homosexuales en Camerún

- ¿Cuál es la situación de los homosexuales en Camerún? 

La homosexualidad está penada con condenas que van desde los seis meses hasta los seis años de cárcel. Pero esta ley se contradice con nuestra Constitución, en la que se contempla la Declaración de Derechos Humanos, según la cual debemos “proteger a las minorías sin excepción” y eso nos deja algunos resquicios legales para ir trabajando.

 

- ¿Cuándo comenzó a trabajar con este colectivo?

La verdad es que fue hace relativamente poco. Yo he estado ejerciendo como abogada durante 42 años, y no fue hasta 2003 cuando empecé a tratar temas de jóvenes detenidos o encarcelados sólo por el hecho de ser homosexuales. Sólo desde entonces, que yo tenga constancia, ha habido más de 30 detenidos.

 

-¿Ha habido represalias contra usted o su asociación por su trabajo?

Las represalias comenzaron ya en el mismo momento en el que fui a registrar la asociación. Me aconsejaron, por decirlo de alguna manera, que retirar la palabra ‘homosexualidad’ del nombre. Pero no lo hice y ya llevamos siete años funcionando. Además, en Internet y en la prensa de mi país ha habido comentarios agresivos contra nosotros e incluso incitaciones al crimen. Pero lo que más me preocupa es que esto impide a mucha gente unirse a nuestra asociación.

 

- ¿Se nota ese miedo?

- Sí, y mucho. A veces me siento muy sola en esta lucha. De hecho, no somos demasiados miembros, pero estamos decididos a hacer ruido. Hay cuatro chicos jóvenes trabajando conmigo, estudiantes con mucho coraje que trabajan como voluntarios y de los que me siento orgullosa. Yo me estoy haciendo mayor y me gustaría que ellos continúen trabajando con la asociación, pero es muy difícil, no tenemos financiación y, de hecho, yo tengo otro trabajo, que es el que me permite sobrevivir.


- ¿No hay más mujeres en la asociación?

- Sí, otra más, pero fue dificilísimo ayudarle a salir del armario. Ahora, poco a poco, está volviendo a tener confianza en ella misma y se ocupa del trabajo con las chicas lesbianas.


- Aparte de la situación legal, ¿cuál es la percepción de la sociedad sobre la homosexualidad?

- Muy mala, la verdad, pero es debido a la ignorancia. Creen que queremos promover la homosexualidad o algo así y además la homofobia está muy extendida, por culpa de la tradición y la religión. Por ejemplo, no podemos trabajar con jóvenes o hacer talleres con ellos porque creen que les estamos ‘reclutando’.


- ¿Entonces, cuál es su trabajo principalmente?

- Lo que hacemos es ayudar a los chicos que son denunciados o van a la cárcel por ser homosexuales. Yo les ayudo legalmente, porque muchas veces los policías y los jueces se sobrepasan en su aplicación de la ley. Pero por otro lado, y esto también es muy importante, nuestra asociación es la única que se publicita abiertamente como de ayuda a los homosexuales y lo hacemos con el objetivo de crear un debate en torno a este tema. Eso es lo primero, que se hable del asunto, que se conozca y se vayan borrando mitos. Ahora la gente está empezando a hablar y, para bien o para mal, todo el mundo tiene algo que decir.


- ¿Tiene esperanzas en el futuro?

- Por supuesto que sí. Y precisamente es el ejemplo de países como España, que han cambiado tanto en tan poco tiempo en lo referido a los derechos de los homosexuales, lo que me da esperanzas para seguir adelante.

Publicado el 18 de abril de 2010 a las 02:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Los políticos, y no el asesinato de Terreblanche, son los que desatan las tensiones raciales en Sudáfrica

Archivado en: Sudáfrica, Eugene Terreblanche, Julius Malema

Este domingo fue asesinado en Sudáfrica Eugene Terreblanche, un granjero blanco, a manos de dos de sus empleados, a los que supuestamente no había pagado el dinero que les adeudaba por unos trabajos. El asunto no habría sido más que un asesinato más de los muchos que a diario se cometen en el país -estos días se habla y mucho de los más de 3.000 granjeros asesinados desde que acabó el Apartheid- de no ser porque Terreblanche era, nada más y nada menos, que el líder del  Movimiento de Resistencia Afrikaner (Afrikaner Weerstandsbeweging), un partido de ideología nazi que defiende la supremaciá blanca. Su biografía es todo un ejemplo de que todavía quedan nostálgicos del Apartheid en Sudáfrica y entre sus hazañas figura la de haber pasado cinco años en la cárcel por estar a punto de matar a unos de sus empleados negros a golpes.

Este hecho ha llevado a varios periódicos a hablar de un resurgimiento de la tensión racial en el país y ha obligado al propio Zuma a pedir "calma" a la población. Se teme que los sectores más racistas utilicen la muerte de Terreblanche como excusa para tomarse la venganza por su mano y que, a su vez, esto pueda provocar una contrareacción de la población negra.

El caso tiene además ramificaciones políticas, ya que no han sido pocos los que han acusado al líder de las Juventudes del Congreso Nacional Africano, Julius Malema, de incitar al odio a los blancos debido a sus declaraciones y a su costumbre de cantar en público una canción  de los años de lucha contra el Apartheid en la que se animaba a "matar a los bóers, matar a los granjeros". El Tribunal Supremo le ha impedido utilizarla en los mítines, pero él, con el apoyo de buena parte del CNA, hace caso omiso de los jueces.

En el año que estuve en Sudáfrica no encontré a nadie hablar bien de este personaje de 28 años que no tiene estudios pero que ha conseguido medrar en el partido y convertirse en el portavoz extraoficial, el que dice lo que le viene en gana cuando le apetece, y al que su partido arropa escudándose en su juventud y en que es la voz de la calle. Una afirmación esta última que nadie corrobora ya que los blancos lo ven como el hombre que va a llevar al país al desastre y los negros como un aprovechado que vive del cuento.

No creo que se deba culpar a Malema del asesinato de Torreblanche, pues no sería más que otra forma de seguir incitando al odio racial, pero sí que alguien debería pararle los pies a este tipo, al que ya han condenado por sus afirmaciones machistas en más de una ocasión.

Por otro lado, tampoco sería justo presentar a los blancos como las víctimas en esta situación, ya que hoy en día la población más desfavorecida sigue siendo claramente la mayoría negra que todavía no ha alcanzando un nivel de vida ni remotamente parecido al de los blancos, a pesar de que esté de moda hablar de la pobreza entre los blancos.

 

Lo que sí deberían hacer los políticos sudafricanos, de uno y otro lado, es mostrar más altura de miras y dedicarse a arreglar todos los problemas a los que se enfrente el país en vez de estarse echando muertos encima. Pero claro, esto es mucho más fácil que trabajar por un futuro que, quieran o no, tendrá que ser construido en común.

 

Publicado el 5 de abril de 2010 a las 23:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

I Conferencia sobre Derechos Humanos de las personas LGBT en África

Archivado en: homosexualidad, áfrica, gays, sida, tenerife

imagen

Esto va tomando forma. El jueves y viernes próximos (8 y 9 de abril) tendrá lugar en Tenerife la I Conferencia sobre Derechos Humanos de las personas LGBT en África. Se hablará de temas como la marginación e invisibilidad que sufren los homosexuales en la mayoría  de los países africanos y de las penas de prisión a las que se enfrentan pero también de las agrupaciones y asociaciones que trabajan activamente para mejorar esta situación y de las grandes excepciones, como Cabo Verde, donde no sólo la homosexualidad es legal sino que existe un Instituto para la Igualdad.

Conferencia DD HH LGBT África

 

Será un foro abierto, en el que varios activistas contarán su día a día en sus países de origen -Kenya, Camerún, Senegal y Uganda- para exponer los problemas y buscar soluciones. Porque lo importante de las soluciones es que sean endógenas, no impuestas desde fuera.

También participarán expertos nacionales y se hablará, por supuesto, de Sida y maltrato, de la influencia colonial en el rechazo a la homosexualidad, y de la cooperación internacional que se está llevando a cabo -muy poca, hasta el momento- en el continente. El programa, con todos los conferenciantes y los horarios, se puede ver aquí.

Personalmente, creo que estos dos temas pueden ser los más interesantes. El primero, porque creo que es un asunto poco estudiado y del que no sabemos casi nada. ¿Realmente la cultura europea influenció el rechazo a la homosexualidad o ésta existía ya desde antes? Ni la más remota idea.

La segunda, porque puede resultar polémica, aunque sea necesario. ¿Es necesario que la cooperación al desarrollo cubra asuntos como éste existiendo problemas estructurales de subdesarrollo? En mi opinión sí. En primer lugar, porque se trata de Derechos Humanos. En segundo, porque en muchos países africanos no falta comida, lo que falta es futuro, porvenir, trabajo, libertad...  Y tercero, porque el trabajo con homosexuales, bisexuales o transexuales permitirá seguro la prevención de multitud de enfermedades, entre ellas el SIDA.

Publicado el 30 de marzo de 2010 a las 22:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

África se va de compras

Archivado en: África, Botswana, comercio, desarrolo, economía, Ikea,

Revolviendo entre las fotos me he encontrado con esta que es, cuanto menos, curiosa.

 Ikea Botswana

¿Ikea abre centro comercial en Botswana para que los africanos renueven sus casas? No exactamente, pero podría ser.

 

La realidad es ésta.

Ikea Botswana

 

Al principio pensé que se trataba de un taller de fabricación de maderas -aprovechando la famosa deslocalización- y después que podría ser un pequeño distribuidor para la emergente clase media en Sudáfrica y Botswana, pero busqué en Internet y, como era de esperar, Gaborone no aparece en el listado de tiendas de Ikea. 

Pero sea lo que sea, no es más que una excusa para hablar de la importancia que está tomando el comercio en África y, ojo, del efecto positivo o negativo que puede generar para el propio desarrollo africano.

Hoy en día, la economía y el comercio africanos se mueven a pasos agigantados, cosa que es normal teniendo en cuenta que partían casi desde cero. Su potencial es tal que hace unas semanas el tema de apertura de El Exportador Digital, la publicación del Instituto de Comercio Exterior Español se titulaba ‘África nos espera’. Es el mercado en el que todos quieren entrar y esto puede ser muy bueno, o muy malo, para los africanos.  

Ejemplos buenos:

  1. Por 11 euros se puede comprar un móvil, y el número de aparatos en el continente ha pasado de 35 millones en 2003 a 245 en 2008.
  2. La inversión de países como India, China,Brasil y Rusia está permitiendo la creación de nuevas infraestructuras y puestos de trabajo.

A cambio, los problemas son también muchos. Por poner tan sólo dos ejemplos:

  1. Los productos'low cost' -ya sea por subvenciones europeas o por la baratísima producción china- inundan los mercados africanos y arruinan a comerciantes locales. (Precisamente, en Internet sí hay una Ikea Botswana Pty que se anuncia como fabricante de muebles y cuyos datos se puede encontrar, curiosamente, en la web made-in-china.com).
  2. No existe un Estado capaz de distribuir la riqueza -de hecho, casi no se pagan impuestos- y no hay una legislación fuerte que protega a los trabajadores, lo que puede hacer que los benerficios de estas inversiones lleguen sólo a unos pocos.

Frente a estos problemas, creo que la solución sería que los estados africanos aplicasen un cierto grado de proteccionismo en sus mercados. En teoría, eso va contra todas las ideas económicas de estos años y sólo mencionar 'proteccionismo' equivale a ahuyentar a los inversores, pero creo que precisamente esta época de crisis mundial y de caída del consumo y del comercio mundial puede suponer una ventaja para África.

Son casi 1.000 millones de personas que necesitan de todo y que ahora, 50 años después de las independencias y tras dos décadas ‘perdidas’ (se llamó así a la de los 90, pero yo creo que la de los 80 también lo fue)- parece incorporarse a la economía mundial.  Puede que hoy tengan niveles bajos de renta pero nadie sabe cómo estarán en 20 años -miren a China, sin ir más lejos- y los inversores no están para perder oportunidades. Aprovechando esta necesidad, África podría, por una vez, empezar también a poner condiciones.

Publicado el 26 de marzo de 2010 a las 00:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

África se mueve

África se mueve

África se mueve. Un mundo de tonalidades frente a las tinieblas del pasado

Razones para este blog: Poque hoy en día, con un simple mensaje de móvil, una campesina de Malawi puede conseguir un microcrédito para la cosecha del año que viene; porque un país africano celebra el Mundial; porque Facebook ya tiene versión en swahili; porque si a China le importa África, es que es importante; porque buena parte de nuestros recursos vienen de allí, y cada vez los necesitamos más. Pero también porque países como Zimbabwe están hoy peor que hace 20 años; porque el Sida se sigue cebando con África; porque no podemos olvidar el Genocidio de Ruanda y porque la miseria sigue presente en muchos sitios. Y, sobre todo, porque cada día nos cruzamos con africanos en el metro, en la frutería y hasta en la cola del Inem y no sabemos nada de ellos. En definitiva, porque razones hay más que de sobra. Pero hace falta entenderlas

Autora: Aurora Moreno Alcojor. Soy periodista, el año pasado estuve viviendo en Sudáfrica y aproveché para viajar un poco por el continente. Me gusta hablar de un África distinta a la que nos cuentan los tópicos -aunque muchas veces yo misma caigo en ellos-, y me interesan los nuevos medios de comunicación y el papel que, creo, pueden jugar en el futuro de África.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD