martes, 13 de abril de 2021 03:23 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

Nairolau: arrancamos sin movernos

Archivado en: Nairolau, Zigor Aldama

Este jueves 12 de noviembre, estrenamos la programación cultural de Nairolau, el proyecto sobre ruedas que continúa la huella de las primeras tres Nairobitarras (Nairobat, Nairobi, Nairohiru... Nairolau). Y con un invitado de talla internacional: el periodista Zigor Aldama.

Hace unos meses, cuatro amigos pusimos dinero para comprar un autobús de dos pisos y convertirlo en casa de cultura rodante. Otra veintena de amigos dedicó muchas horas de trabajo voluntario para transformar el bus.

En lugar de viajar por el mundo como hicieron las tres legendarias Nairobitarras, esta vez la idea consistía en acondicionar un bus de dos pisos como vehículo, comedor, alojamiento y sala de proyecciones para 25 personas, y emprender pequeños viajes temáticos por los alrededores. También queríamos utilizarlo como sede para charlas, proyecciones, tertulias, exposiciones...

Y todo esto, con un principio básico: kultura denon eskura geure kontura! (más o menos: "cultura al alcance de todos y por nuestra cuenta", pero rimado). Aspiramos a que esta iniciativa salga adelante con nuestro dinero, nuestro tiempo y nuestra ilusión. No pedimos subvenciones. Creemos que hay suficientes personas dispuestas a participar en este proyecto cultural sin afán de lucro, autogestionado y esperamos que no autodestructivo.

Aquí tenéis información más detallada: Qué es Nairolau / Zer da Nairolau.

¿Qué ha pasado en todos estos meses, desde que dimos las primeras pistas del proyecto? Pues que hemos tenido algunas complicaciones técnicas con el bus. Siguiendo con los pareados: Nairolau, quieto parau. Pero no queremos que la idea se nos vaya secando, así que, mientras solucionamos los problemas, vamos a regarla un poco. Si el barco de Chanquete estaba anclado en una huerta, y mira qué fama consiguió, nosotros daremos vida al bus aunque todavía no lo saquemos a la carretera. Eso sí, esperamos variar la letra y acabar cantando "El bus Nairolau / sí se moverá...".

Empezamos una programación cultural de categoría galáctica con cuatro pelas: Zigor Aldama, nuestro hombre en China, dará la primera charla-proyeccion en el autobús. Este periodista afincado en Shanghái, que ha dedicado los últimos años a recorrer Asia y a escribir mil reportajes, nos hablará sobre China, sobre la vida de un reportero instalado en la otra punta del mundo y sobre lo que queramos preguntarle. Después picotearemos una cena sencilla y seguiremos la tertulia en el bus.

Para el estreno hemos abierto un aforo de 18 personas. Estaremos en familia. Todavía quedan algunas plazas libres: quien desee apuntarse, que me lance un mail.

A los asistentes les pedimos 10 euros para pagar ciertos gastos: 1) el desplazamiento de Zigor, que viene desde Bilbao (y que, ¡todo por la causa!, ha renunciado a su caché y se conforma con cenar algo y llevar invitado a algún amigo: detallazo de Zigor); 2) el picoteo que prepararemos a modo de cena sencilla; y, si sobra algo, 3) lo destinaremos a ir aliviando los gastos de Nairolau. En el precio también se incluye alojamiento nocturno: si alguien quiere alargar la tertulia y quedarse a dormir, el bus tiene unas camas estupendas y basta con que lleve el saco.

CUÁNDO: Jueves, 12 de noviembre, a las 20.00.

DÓNDE: Tolosa. El bus estará aparcado en la explanada que hay frente al parque de bomberos, cerca del polideportivo.

Publicado el 11 de noviembre de 2009 a las 22:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Marc txapeldun!

Archivado en: Marc Roig, atletismo

[ACTUALIZACIÓN: Sergio ha publicado esta foto de Marc llegando a meta. Hay que verla en grande].

*

Ayer, en un paseo por Donosti, Marc Roig me hablaba de sus ganas de conseguir una txapela, ahora que conocía el origen de tan curioso trofeo. Acababa de escribir esto en su blog:

"Ahora que ya sé lo que significan las txapelas, me dará más rabia no ganar en la Behobia-San Sebastián. Pero espero pelear duro y quedar cerca del podio, lo más cerca mejor, y año a año acercarme al título de txapeldun".

Pues bien: este mediodía Marc ha quedado tercero en la Behobia-San Sebastián, en medio del vendaval y el diluvio, sólo detrás de un campeón de España de maratón (Rafa Iglesias) y de un campeón de Europa de 10.000 metros (Chema Martínez), y delante de otros 15.000 atletas. A la altura de Lezo, Marc iba tan sobrado como para arrimarse a chocar la mano, y luego le he visto por la tele entrando en meta con una sonrisa que no cabía en pantalla.

Marc txapeldun!

(La foto, de cuando Marc nos contó este descubrimiento en Kenia).

Publicado el 8 de noviembre de 2009 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Un dedito contra el hambre

Archivado en: Batido de coco, Facebook

Seamos críticos, seamos despiertos, denunciemos a las grandes instituciones que tengan responsabilidades en las grandes injusticias de este mundo. Claro que sí. Ojalá hubiera muchos más críticos rigurosos, con argumentos, entusiasmo y poder suficiente para poner el dedo en tantas llagas. No dejemos a ninguna persona ni a ninguna organización fuera de nuestro juicio crítico. ¡A por ellos!

Pero no seamos hipócritas. No gritemos tanto si no somos capaces de exigirnos nada a nosotros mismos.

El creador de una página de Facebook llamada "Cambio los tesoros del Vaticano por comida para África" se alegra de dos datos: han superado el millón de personas apuntadas a la página y han recaudado 3.000 euros para Médicos Sin Fronteras (es decir: hacen falta diez  de esas personas para juntar tres céntimos de euro).

No dudo de las buenas intenciones de ese millón de personas, seguramente tienen un gran corazón. Me alegro de verdad por esos 3.000 euros, que mejorarán la vida de alguien, y agradezco su esfuerzo al impulsor de la colecta.

Pero no nos engañemos: apuntarse contra el Vaticano no cuesta nada y esta iniciativa ofrece un retrato perfecto de nuestra solidaridad de chiripalo. ¿Quién se apunta a acusar a otros de las injusticias de este mundo? Cientos de miles de voluntarios alzan la mano. ¿Quién está dispuesto a levantarse del sillón y hacer algo real contra esas injusticias? Las manos en los bolsillos y a silbar. Entre ese millón de personas tan concienciadas, ¿cuántas contribuyen contra la pobreza con alguna iniciativa que de verdad les exija algo, les suponga algún tipo de esfuerzo, algún sacrificio? Hablo de muchas más cosas que una limosna, por supuesto, pero el dato de la recaudación no es precisamente muy alentador.

Todas esas personas olvidan un detalle muy importante: cualquiera de ellos es millonario en comparación con los hambrientos de África de quienes dicen compadecerse. Está muy bien que el Vaticano venda sus tesoros pero ¿cuántas personas entre ese millón de exigentes están dispuestas a cambiar sus tesoros (el coche, el frigorífico, la lavadora) por comida para África?

Somos unos maestros del hablar y no hacer nada. Buscamos a algún culpable lo suficientemente grande y malvado como para que nuestras responsabilidades, tan pequeñas, no parezcan dignas de ser juzgadas. Y así nos sentimos con la conciencia tranquila aunque nunca movamos un dedo. O sólo uno: el de hacer click en Facebook.

*
Con la rabia que me da escribir sermones...

Publicado el 6 de noviembre de 2009 a las 11:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Antxon Arza: es que le sale así

Archivado en: Viajeros, Antxon Arza

El pamplonés Antxon Arza es una de esas personas a las que escuchas durante cinco minutos y te cargan a tope las ganas de vivir. Con su buen humor y su chispa de siempre, dará una charla muy recomendable en Tolosa (jueves 5 de noviembre, a las 20.00; en la Casa de Cultura, plaza del Triángulo; en castellano). Allí andaremos.

Hace nueve años, en el río venezolano Yuruaní, Antxon dio un salto de 15 metros con su piragua, el viento le descolocó, perdió el ángulo adecuado y cayó plano contra el agua. El golpe le rompió dos vértebras y le dejó parapléjico. Pero ni siquiera esta lesión tan grave le frenó y ha seguido recorriendo mundo con una pasión voraz.

De joven, Antxon se dedicó a vender quesos por las ventas de Navarra, a escalar montañas y a esquiar. En una expedición al Himalaya en 1984, enfermó de tifus. Después de una convalecencia muy larga, empezó a remar en piragua, y le cogió tanto gustillo que acabó descendiendo grandes ríos en los cinco continentes como miembro del programa "Al filo de lo imposible" de TVE.

Después del accidente y la paraplejia, siguió dirigiendo su empresa vendedora de canoas y kayaks y no ha parado de moverse: practica el esquí adaptado, bucea en el mar, viaja por ríos, lagos y mares con su piragua, navegó a vela por las islas del Jónico con el himalayista Juanjo San Sebastián, recorrió Islandia con el viajero Josu Iztueta. Y con el quad, un invento sensacional para él, ha recorrido el Sáhara marroquí y los desiertos chinos de Gobi y Taklamakan.

Lo que más me gusta de Antxon es que no ejerce de aventurero ni de minusválido épico: "Esquío, buceo y voy en quad con los amigos porque es la forma de vida que he llevado siempre. No me lo planteo como afán de superación ni nada de eso. Lo hago porque me apetece y nada más", explicó una vez en El Diario Vasco. "Lo que sí es verdad es que he sido una persona de recursos. Por ejemplo, cuando hacía mal tiempo en el monte y estábamos tres días en un refugio, nunca he tenido ningún problema para dormir dieciséis o veinte horas diarias".

Un viajero de semejante calibre que destaque entre sus hazañas la capacidad de dormir veinte horas tiene que ser por narices un buen tipo.

Si estáis dentro de un radio inferior a 50 kilómetros de Tolosa, os recomiendo que vengáis mañana a confirmarlo.

*Galería de viajeros: Marc Roig / Agustín Egurrola / Josu Iztueta / Unai Aranzadi

 

Publicado el 4 de noviembre de 2009 a las 09:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Vuelven las calaveras

Archivado en: Cuidadores de mundos, Luis García Vidal

Tras la tumba prehistórica de ayer, y en la semana posterior a Todos los Santos, me han pedido unas fotos para un reportaje televisivo sobre Luis García Vidal. Luis era el escultor que construyó en Estella el espectacular Parque de los Desvelados, cuyas calaveras gigantes están siendo poco a poco digeridas por las zarzas y por la misma tierra de las que brotaron.

Luis y sus obras protagonizan el último capítulo del libro Cuidadores de mundos. Y las calaveras y su deterioro han aparecido varias veces en este blog:

-Todos somos calaveras.

-A las calaveras les crece melena.

Ahora he recordado este vídeo que grabaron unas alumnas de la Universidad del País Vasco, en el que aparezco como calavera invitada.

Publicado el 3 de noviembre de 2009 a las 09:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

¿Qué os sugiere?

Archivado en: Escapadas, Arrizabalaga, Álava

Publicado el 2 de noviembre de 2009 a las 10:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El maritate

Archivado en: Viajes, Australia, Islandia, Bolivia, Potosí, Llallagua, Minería

A la vuelta del viaje empezamos a montar una narración, un relato principal al que le vamos quitando unas piezas y añadiendo otras, y que al final se consolida en forma de reportajes, libros o charlas. Con el tiempo, esa narración se ensambla del todo y apenas recordamos ninguna otra cosa: creemos que el viaje fue lo mismo que el relato.

Por eso resulta fascinante -y un poco inquietante- volver a los cuadernos de notas unos años después. Porque se descubre algo tan obvio y tan rápido de olvidar como que el relato es un mecano. Y también encontramos algunas piezas bastante curiosas que se quedaron fuera.

Entre las esquirlas de esa materia prima abandonada, encuentro el diálogo que tuvimos en Australia con un viticultor transilvano, exiliado del régimen comunista, cuyos viñedos fueron gaseados por un grupo de racistas australianos, y que nos echó una larga bronca y nos preguntó por qué los vascos poníamos bombas, en vez de estar agradecidos al rey Juan Carlos, que derrotó al franquismo.

O el detalle de la curiosa disposición de hombres y mujeres en la pequeña iglesia rural de Vidimyrarkirkja, en Skagafjordur (Islandia). La iglesia está construida con troncos varados en las playas, algo común en un país sin árboles: dedicaron cuatro años a recoger esa madera de acarreo y otros tres años a secarlos. En la iglesia, orientada de este a oeste, las mujeres  de antaño se sentaban en los bancos del lado norte (a la izquierda, mirando al altar) y los hombres en los del sur. Según el cura, esa disposición tenía que ver con la posición de los botones del pecho en el traje tradicional de las mujeres: se cerraban de derecha a izquierda, así que en el interior de la iglesia colocaban a los hombres a la derecha para que no pudieran mirar el pecho de las mujeres a través de las rendijas entre botón y botón.

Estos días ando pasando los apuntes de los cuadernos bolivianos al ordenador, reescribiendo, recordando, reposando. Y descubro que en sólo unas semanas ya he olvidado algunos detalles muy interesantes: se habían quedado fuera del relato que en este tiempo íbamos construyendo en los primeros reportajes, en las entrevistas por la radio, en las tundas a los amigos.

Hemos hablado de los niños mineros de Bolivia, de los que pican piedra en el interior de las galerías y también de los que trabajan fuera, en los ingenios (moliendo mineral, acarreando sacos de cincuenta kilos, cribando la gravilla en bandejas de agua mezclada con ácidos y xantato...). Una vez concentrado el estaño, los ingenios arrojan las aguas sobrantes, saturadas de ácidos, a una quebrada apestosa, alfombrada de basuras y cadáveres de animales putrefactos. Si caminamos orilla abajo, pronto encontraremos a otros niños que meten sus manos desnudas en el arroyito tóxico. Trabajan con los maritates, unos cedazos móviles que accionan a mano para filtrar las aguas inmundas y sedimentar alguna partícula de estaño, como hace esta niña de la foto en Llallagua. Los trabajadores de los maritates suelen padecer problemas respiratorios, dolores de cabeza y enfermedades de la piel.

Es una historia demasiado terrible como para olvidarla. Pero al repasar y transcribir los cuadernos, en este maritate sin riesgos que es el ordenador, he rescatado una partícula que ya corría aguas abajo y que merece la pena retener.

Las responsables de Cepromin, la oenegé boliviana que ayuda a sobrevivir a las familias mineras más necesitadas, organizaron una excursión para las madres que viven en las bocaminas. Estas mujeres, casi siempre viudas, viven en casetas de adobe en la misma boca de las minas de Potosí, en un pedregal a 4.300 metros de altitud, con media docena de hijos hacinados en veinte metros cuadrados, con el suelo embarrado por las goteras, pasando frío y hambre, expuestas a robos y violaciones, sin electricidad ni agua corriente, comiendo apenas maíz hervido, utilizando las aguas tóxicas que manan de las bocaminas para el aseo y la limpieza.

Además de ayudarles a sobrevivir y de impartirles cursos para que aprendan algún oficio, las responsables de Cepromin quisieron organizar una excursión para que estas mujeres tuvieran al menos un día de descanso y distracción: planearon una visita a unas aguas termales cercanas a Potosí.

-Las madres tenían muchísimo interés, estaban muy contentas -nos dijo Iblin, trabajadora social de Cepromin-. Creíamos que era por la excursión, por el día de fiesta, por la idea de bañarse en el balneario. Pero descubrimos cuál era el motivo: vinieron todas con un montón de sábanas, porque en las fuentes tendrían agua limpia para lavarlas.

*

Algunas cosas que escribí sobre la marcha: Una esclava de 14 años / Un paseo de señoritas

Publicado el 29 de octubre de 2009 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Cuando la escritura no basta

Archivado en: Periodismo, Alfonso Armada, Cees Nooteboom

El periodista Alfonso Armada en el infierno de Ruanda, entre cadáveres y agonizantes (Cuadernos africanos, Quinteto, 2002):

"Aquí te enfrentas cada día a tu propio destino y a tu extraña condición de ser humano. Yo, como otros, me escudo en mi papel de periodista y pienso que ya hago suficiente internándome cada día en los campos, acercándome a los muertos, preguntándole a los vivos, enfrentándome a sus miradas y escribiendo sin cesar lo que escucho y lo que veo. Pero es una ficción, un subterfugio. No es bastante, no basta, no corrige la exactitud y la potencia del mal, no lo rebaja, ni mucho menos lo derrota, no oscurece la obscenidad de la muerte, el escándalo de los cadáveres amontonándose por centenares, por millares, en los arcenes de las carreteras que yo he venido a grabar en mi retina. ¿Para qué? ¿Para que la conciencia del mundo se conmueva y haga lo que yo no puedo, no sé, no quiero hacer?".

(...)

"Es preciso volver a pensarlo todo. Y, por supuesto, el sentido de la escritura y de la propia existencia. No basta el periodismo, ni el decirse que con el testimonio es suficiente para pasar página y visitar otras tragedias que certifiquen nuestro fracaso o nuestros errores como seres humanos".

(...)

"Más de una vez, después de Sarajevo, después de Ruanda, he sentido la inutilidad de todas las palabras con las que cuidadosamente trato de describir lo que veo y lo que siento. La sensación de que tanto el sufrimiento como su relato son inútiles (inútiles para alterar el estado de las cosas) me traba como un perro los tobillos. Pero no por ello dejo de insistir, de mirar dentro del horror, de volver al corazón de las tinieblas. Acaso ése sea un perverso sentido: el propio viaje con el que llenar la vida sin dejar de visitar, de vez en cuando, los lugares más atroces del mundo. Porque yo no soy un héroe ni tengo los instintos religiosos como los religiosos españoles que me han conmovido aquí".

*

Cees Nooteboom en Bolivia (Hotel Nómada, Siruela, 2002): "Me pregunto si no es mejor cavar una alcantarilla, una sola, que escribir diez artículos".

Publicado el 27 de octubre de 2009 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Por qué sigo con este blog

Archivado en: Joxe Mari Yurrebaso

Cuando me entren tentaciones de aparcar este blog (sí, me suelen entrar de vez en cuando), recordaré que gracias a él me llegan ecos tan magníficos como este mensaje de Josune, simpática lectora de Urretxu: "Joxe Mari Yurrebaso me espanta todos los días a las gallinas cuando pasa a toda ixpi en su Vespa a alimentar a sus bitxos".

(En la foto, Joxe Mari Yurrebaso. Argazkia eta elkarrizketa, hemen).

Publicado el 26 de octubre de 2009 a las 08:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Aquello sí que eran masacres

Archivado en: Afganistán, Fogonazos

Bombardeamos Afganistán y después cenamos en casa. Otro "fogonazo" sobre los pilotos que dirigen desde Nevada los aviones no tripulados que lanzan misiles en Afganistán.

Lo retorcido de este asunto es que acabará creando una nostalgia por las masacres artesanales. Estos días ando escribiendo el relato de algunos testigos que presenciaron cierta matanza de mineros bolivianos, en la que los mandos militares emborracharon a los soldados para que ametrallaran sin escrúpulos hasta a las viejecitas que estaban de cuclillas en las letrinas. Me imagino a alguno de esos ancianitos generales bolivianos, suspirando al leer lo de las telematanzas, añorando aquellas viejas y buenas masacres de los años 60 y 70 (que, por cierto, también sirvieron como mérito para un premio Nobel de la paz, aunque no de La Paz).

Publicado el 23 de octubre de 2009 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD