viernes, 1 de julio de 2022 12:06 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

Abrazos envenenados

Archivado en: Ciclismo, Tour de Francia, Lance Armstrong, Alberto Contador, Bernard Hinault, Greg Lemond

Me gusta, me gusta este jaleo que se está montando entre Contador y Armstrong, compañeros de equipo pero rivales a cara de perro. A pesar de lo que dicen algunos comentaristas indignados, no le veo ninguna pega táctica a las decisiones que tomó ayer el equipo Astaná, en favor de Armstrong y en detrimento de Contador.

A falta de 30 kilómetros, los nueve corredores del Columbia tomaron la cabeza del grupo y, como la víspera, lanzaron su locomotora de dieciocho piernas, dieciocho pistones que subían y bajaban acompasados a un ritmo brutal. Con el tirón de los nueve tremendos rodadores amarillos -Cavendish, Kirchen, Hincapie, Grabsch, Eisel, Renshaw, Martin, Monfort y Rogers-, bastaron unas ráfagas de viento para partir el pelotón. A la rueda de los Columbia sólo se mantuvieron otros veinte corredores; entre ellos, Lance Armstrong. Alberto Contador, como los demás favoritos, se quedó en el grupo trasero.

¿Por qué iba a renunciar el equipo Astaná a que Armstrong consiguiera ventaja? Con él no iba ningún otro aspirante serio al triunfo final (como mucho, Kirchen, que no parece un candidato al podio), de manera que ningún enemigo iba a robarle tiempo a Contador... salvo el propio Armstrong, claro. Y los dos son de mismo equipo. Así que el director de ambos, Johan Bruyneel, no tenía por qué renunciar a que uno de ellos consiguiera ventaja sobre todos los rivales. Y no renunció: en el grupo delantero, Zubeldia y Popovych ayudaron en los relevos a los Columbia para así ampliar la ventaja de su jefe Armstrong. Esta jugada escandalizó a algunos comentaristas y a muchos aficionados -daos una vuelta por los foros de los diarios deportivos y veréis-, pero el Astaná tiene cuatro bazas tan poderosas como Contador, Armstrong, Leipheimer y Kloden, y puede conseguir situaciones tácticas muy beneficiosas si los va moviendo de distintas maneras, como hizo ayer.

Otra cosa es el cabreo lógico de Contador, que en lugar de tener a ocho corredores a su entera disposición, como sería natural, se encuentra con aspirantes al podio en su propio equipo. Pero este es otro tema, un conflicto que viene desde el invierno. Ahora, ya inmersos en el Tour, Armstrong estuvo más atento y logró una pequeña ventaja sin ayudar a ningún rival de Contador o del Astaná. Nada que alegar.

Estoy convencido de que Armstrong no podrá seguir a Contador en las montañas. Pero, mientras tanto, vamos a tener una salsa muy rica con estos jaleos.

Puede que revivamos un Tour como el de 1986, aquel en el que Hinault se había comprometido a ayudar a su compañero Lemond a ganar su primer Tour, pero en el que acabó atacándole a muerte por ganar él mismo su sexto.

Todo empezó el año anterior, cuando Hinault dominaba su quinto Tour con mucha claridad pero se rompió la nariz y necesitó la ayuda de Lemond para no perder la prueba.

"Subiendo el Aubisque, Lemond saltó tras la rueda de Chozas y Roche -con la excusa de que el irlandés era tercero en la general-, se fue con ellos, abrió tierra de por medio y se convirtió en líder virtual de la carrera. Por detrás, Hinault sufría a rueda de sus gregarios Bauer y Ruttimann. El director deportivo de La Vie Claire, el equipo diseñado y patroneado en la práctica por Hinault, aceleró su coche hasta la cabeza de carrera y ordenó a Lemond a gritos que frenara. El americano obedeció, pero mientras esperaba a Hinault no paró de dar puñetazos de rabia al manillar. Esa noche, Lemond no quiso bajar a cenar hasta que Hinault no hubiese abandonado el comedor".

Lemond se aguantó, renunció a ganar su primer Tour en 1985 y recibió la promesa de que al año siguiente Hinault le ayudaría. Cuando llegó la primera etapa de montaña de 1986, Hinault se fugó con Delgado y le metió más de cuatro minutos a Lemond. El resto del Tour fue una batalla a muerte entre los dos compañeros de equipo -Lemond llegó a guardar la bici en su habitación del hotel, temeroso de algún sabotaje-, que se resolvió con uno de los episodios más memorables de la historia del Tour: después de atacarse mutuamente durante la etapa reina de los Alpes, Hinault y Lemond se quedaron solos en cabeza y emprendieron juntos la ascensión final al Alpe d'Huez.

De esa historia habla El abrazo envenenado, un capítulo del libro Plomo en los bolsillos.

Fantaseo con ver a Contador y Armstrong subiendo solos el Mont Ventoux, en la penúltima etapa de este Tour. Como no creo que ocurra, aquí va esta joya para nostálgicos:

Publicado el 7 de julio de 2009 a las 08:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 10

1 | El jukebox - 07/7/2009 - 10:16

¿Y qué decir de lo que cuenta Fignon en su libro? Leí ayer algo en 'El País' y, la verdad, me quedé un poco de piedra. Ya sabemos que en el ciclismo hay lo que hay, pero lo que relataba el hombre, más que el tour, parecía una gira de los Rolling.

2 | Ander - 07/7/2009 - 10:24

Escéptico, coincido en que Bruyneel está del lado de Armstrong. Pero no comparto lo que dices: si ayer, en el corte de 30 ciclistas, hubiera estado Contador en vez de Armstrong, y sin más rivales alrededor, Zubeldia y Popovych se hubieran puesto a tirar desde el primer momento. Lo contrario sería incomprensible.

Jukebox, no he leído lo de Fignon, sólo las declaraciones de hace unas semanas. Lo buscaré, lo leeré y ya no sabré qué hacer para seguir creyendo en los Reyes. Pero en fin, seguiremos discutiendo si las carrozas de la cabalgata siguieron una buena táctica.

3 | desaparecido - 07/7/2009 - 14:45

Lo de ayer era ciertamente previsible. No creo que Armstrong esté tan fuerte como para lucharle un tú a tú a Contador, pero tampoco hay que desperdiciar la oportunidad de tener a los líderes en un mismo equipo. Puede ser bonito por todo lo que les ha rodeado durante los últimos meses.

Esperemos la hora de la verdad, luego analizaremos.

*La música de karaoke ochentero es genial.

4 | uno_mas - 07/7/2009 - 15:23

Totalmente de acuerdo con el análisis de la etapa de ayer... Ya pensaba que era el único que no veía conspiraciones en la decisión del equipo Astaná. Quizá es que estoy aprendiendo algo de mis rutas en bici y las lecturas de Cyclingnews y de Plomo (una vez al año, antes del Tour...)

5 | Aitor - 07/7/2009 - 17:23

Ikusten dut atzoko DonostiCupeko 'parrandaren' ostean goiz hasi zarela idazten! Goizeko zortziak eta laurdenetan? Hori idazteko grina hori! Segi horrela.


PD: Atzo DonostiCupen nire burua aurkeztu nuen vespazalea nauzu. Ikusten dut gauean ere Vespak ez dizula hutsik egin eta salbu heldu zinela etxera. ;-)

Agur bero bat

6 | Ander - 07/7/2009 - 17:36

Aitor, ez egin kasu gehiegirik hor agertzen den ordu horri: testuen agerpena programatu egin daiteke. Donosti Cup-etik etxera itzuli (vespaz, bai) eta gauerdian idatzi nuen testua, oheratu aurretik, je. Gai naiz gauez idazteko... baina ez goizean goiz.

7 | David (Web) - 07/7/2009 - 19:41

Sería impresionante que pasara eso en el Mont Ventoux. Voy a fantasear también hasta entonces.

8 | unai - 07/7/2009 - 20:09

Gertatatukakoa eta gero hola bukatu bazuten...zer gertatu ote da Theo Bos eta Daryl Impey artean horrelako besarkada, barkatu, besokada izateko?

9 | unai - 07/7/2009 - 20:12

gailuaren teklatu hau benetan txikia da gero...gertatutakoa!

bide batez, mila esker.

10 | Eric (Web) - 08/7/2009 - 04:32

¡Qué pena que no se llevara el maillot! De acuerdo contigo, Ander, los comentaristas españoles son unos fanáticos. En cuanto al libro de Fignon, como estoy un poco enfermo ya me lo zampé. Es un libro escrito para que creas en los Reyes hasta que llegó la EPO. Antes, dice, se dopaban de vez en cuando, de forma más o menos artesanal, tomando anfetas y cosas del estilo por su cuenta. Y una vez, en la vuelta a Colombia, probó la cocaína. Reconoce que todo aquello no estaba bien pero dice que era "el oficio" y no tenía un papel determinante. Es interesante cómo cuenta la transformación a principios de los noventa, cuando recibió presiones para meterse EPO y no aceptó.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD