sábado, 21 de octubre de 2017 21:23 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

Una esclava de 14 años

Archivado en: Viajes, Bolivia, Potosí, minería

A las ocho de la noche los mineros terminan su jornada. Entonces empieza el turno de Abigaíl Canaviri Canaviri, de 14 años. La chica se calza el casco, la lámpara, las botas de goma, se mete por una bocamina angosta y medio inundada, y camina mil quinientos metros por las entrañas del Cerro Rico de Potosí, hasta alcanzar el fondo de la galería.

Allí, en ese pozo asfixiante, le esperan las rocas arrancadas por los mineros durante el día. Abigaíl, casi siempre sola, a veces con su madre viuda, amontona las rocas en una vagoneta que luego debe empujar por los raíles hasta el exterior, con una carga cercana a los cuatrocientos kilos (sólo la vagoneta pesa cien).

Abigaíl necesita dos horas para entrar hasta el fondo de la galería y sacar una vagoneta cargada. Repite la operación hasta siete u ocho veces durante la noche. Comienza a las ocho de la noche y no suele terminar la tarea hasta las diez o las once de la mañana.

Por ese trabajo de catorce horas le pagaban 20 pesos diarios (2 euros). Pero desde hace un año, Abigaíl trabaja gratis. No le pagan una sola moneda: sus minúsculas ganancias se las restan a la monstruosa y absurda deuda de 21.000 dólares que le cargaron a su madre viuda.

El padre de Abigaíl murió cuando ella tenía 8 años, ahogado por la silicosis como tantos y tantos mineros. Y como tantas viudas de mineros, doña Margarita, la madre de Abigaíl, se instaló con sus cuatro hijos en una miserable caseta de adobe perforada por docenas de goteras y rendijas, situada en la misma bocamina, a 4.300 metros de altitud, en una ladera azotada por vientos helados, y allí empezó a trabajar de guarda: custodiaba las herramientas y la maquinaria de los mineros a cambio de 300 pesos mensuales. También completaba el sueldo martilleando las rocas para extraer unos gramitos de mineral.

Las guardas deben cumplir una condición terrible: se hacen absolutamente responsables del material guardado en su propia casa, apenas cerrada por unas planchas de hierro que no encajan en el quicio.

Y un domingo de diciembre del 2008, cuando doña Margarita y Abigaíl regresaron a casa tras caminar una hora en busca de agua potable, vieron que alguien había arrancado la puerta. Y que les habían robado tres máquinas de la cooperativa minera valoradas en 7.000 dólares cada una.

Desde entonces, doña Margarita y Abigaíl trabajan gratis para la cooperativa, porque deben satisfacer esa deuda de 21.000 dólares. La organización Cepromin les ayudó a pagar una de las máquinas y ahora la familia debe 14.000 dólares. Podéis hacer las cuentas: Abigaíl gana unos 45 dólares mensuales por su trabajo nocturno en la mina, su madre recibe unos 20 dólares mensuales por su labor de guarda, y cada dos o tres meses entre ambas reúnen una vagoneta cargada de minerales escarbados entre los desmontes, por los que reciben unos 35 dólares. No reciben ni una sola moneda: esas minúsculas cantidades se van restando de la deuda, que les esclavizará durante décadas si nadie hace nada.

Para sobrevivir, Abigaíl escamotea algunos pedazos de mineral sin que se enteren los mineros y los vende en la ciudad de Potosí a cambio de unos pesitos. Y come en el centro para niños de la organización Cepromin, donde le dan desayunos, almuerzos y apoyo escolar.

Porque Abigaíl aun saca tiempo para ir al colegio y hasta para participar en las asambleas de adolescentes trabajadores que se organizan por su cuenta para reclamar sus derechos.

Cuando sale de la mina a las diez de la mañana, tras catorce horas de trabajo subterráneo, Abigaíl no vuelve a su casa sino que camina hasta una escuelita cercana. A menudo se duerme en clase, pero se empeña en no faltar porque quiere completar los cuatro años que le quedan del bachilerato. Los estudios, dice Abigaíl, son la única manera para conseguir otro oficio y sacar de la mina a su madrecita viuda (tiene muchos dolores de espalda) y a sus hermanitos. Después le gustaría estudiar Medicina, para curar a los niños pobres y darles medicamentos sin cobrarles.

Abigaíl sigue entrando todas las noches a la galería, ella solita, con temor a la silicosis, a los dolores de espalda y a los derrumbes de estos túneles tan precarios y sin ningún mantenimiento. El Cerro Rico de Potosí, excavado durante quinientos años, sufre derrumbes cada vez más grandes y más frecuentes. La famosa montaña de la plata se está viniendo abajo. Abigaíl teme a los derrumbes y también a los ladrones y a los mineros borrachos que entran a las casetas a violar a las guardas y a sus hijas: dos amigas suyas, de 13 y 14 años, acaban de dar a luz tras ser violadas. Pero el mayor miedo de Abigaíl es el hambre: hace unos días murió un bebé por desnutrición en otra caseta de adobe del Cerro Rico, y ella está dispuesta a seguir trabajando y estudiando para que no le ocurra lo mismo a su hermanito.

Publicado el 10 de septiembre de 2009 a las 14:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 35

1 | qwarto (Web) - 10/9/2009 - 17:14

Los niños trabajando en Bolivia es algo normal. Lleva haciéndose siglos, desde que llegamos los españolitos. Os aconsejo ver un minuto la película de El Minero del Diablo. Una de las películas mas conmovedoras que he visto. http://www.youtube.com/watch?v=qdkj1C57wKM

2 | pau - 10/9/2009 - 18:03

imposible comentar nada.

3 | leitzaran (Web) - 10/9/2009 - 19:53

Escalofriante.

qwarto, en otros países del tercer mundo, a los cuales no fueron los españoles, sino los ingleses, franceses, belgas, portugueses, etc. también sigue siendo habitual que trabajen los niños en condiciones pésimas. Es un problema de lo que hacemos con el tercer mundo todos los occidentales (para poder vivir de puta madre), y no sólo los españoles.

4 | June - 10/9/2009 - 20:39

Qué barbaridad, Ander.

Nos tienes que contar más sobre esas asociaciones de adolescentes trabajadores. Me parece un tema apasionante.

Oye, cárgate de toda la belleza que puedas y haz cosas bonitas. Cuídate todo lo que puedas para compensar el mazazo que supone acercarse a esas realidades. Ya lo hablamos hace poco: sin ilusión y alegría no se pueden cambiar las cosas. Es mi humilde opinión.

5 | Ander - 11/9/2009 - 05:03

AVISO: durante varias horas, al texto le ha faltado el primer parrafo. Ahora a mi me faltan las tildes. Saludos a todos desde Uyuni.

6 | esnabide - 11/9/2009 - 09:04

He buscado CEPROMIN en la web por ver una forma de poder ayudarles económicamente.
Si puedes enterarte mejor ..........

7 | Chuso - 11/9/2009 - 09:07

Espeluznante, Ander. De acuerdo con Leitzarán, hay una tendencia universal a equiparar el esclavismo con España o con la Corona de Castilla, cuando creo que diversos Imperios nos han llevado siempre la ventaja, y nos la siguen llevando, no tenéis más que leer la etiqueta de las zapatillas que lleváis puestas.

8 | Jonathan (Web) - 11/9/2009 - 11:03

Que yo sepa, y sé un poquito de Historia, antes de la llegada de los europeos (españoles incluidos) ya había esclavitud, adulta e infantil. Por cierto que antes de descubrirse América, la reina Isabel dió a los indios los mismo derechos que al resto de castellanos. (Otra cosa es que le hicieran caso o no)

Cuando de pequeño leía alguna de las novelas de Vazquez-Figueroa sobre el tema, pensaba que aquello era cosa del pasado, es una lástima comprobar como todavía perdura.

9 | qwarto (Web) - 11/9/2009 - 14:37

El punto de mi comentario no era sobre los españoles (lo cual soy), aunque si es verdad que la plata del Cerro Rico se empezó con la llegada de los primeros compatriotas. Pero si es verdad, ya los Incas eran bastante "hijos de puta" (lo digo literalmente como me lo dijo un tipo en Bolivia) con los Aymaras de la zona.

10 | Ruben - 11/9/2009 - 14:39

igual igual que el nuevo fenomeno de los denominados "ninis"....

11 | Calma - 11/9/2009 - 15:53

¿de quién son las minas? de españoles o bolivianos ¿quien esta esclavizando a estas personas? SUS COMPATRIOTAS, que yo sepa allí no queda ningun español esclavista.
Conozco un poco el tema Boliviano y nunca en mi vida he visto personas tan racista y xenofobas.
Los estados ricos Santa Cruz..etc no quieren mezclarse con los de Cochabamba o la Paz y Evo mejor haria dejar de ser cocalero y mirar por sus compatriotas indigenas. Por eso lo votaron.

12 | Silvia (Web) - 11/9/2009 - 16:27

La historia de Abigail es la historia de millones de niños y niñas en todo el mundo, y no es algo que nos quede lejos.

Puede que los dueños de las empresas responsables sean del mismo país; puede que se trate de empresas multinacionales; o subcontratas y empresas deslocalizadas. También es posible que el gobierno local haga la vista gorda y apueste por invertir más en temas militares o en agronegocio que en políticas de educación y salud; o que simplemente no invierta en políticas públicas porque tiene que pagar deuda externa (y en muchos casos ilegítima). Pero también está nuestra responsabilidad como consumidores y nuestro potencial, por el hecho de ser consumidores, para exigir a las empresas.

Gracias, Ander.

13 | Willy - 11/9/2009 - 17:11

Será que podemos hacer algo por esta niña, en vez de comentar solamente. Hay mas datos de la niña para poder enviarle ayuda, o ver si alguien puede hacer algo por ella?. Esto es una injusticia y deberia incluso ser de conocimiento de las autoridades locales.

14 | mani - 11/9/2009 - 18:34

si ya muchos saben es que los bolivianos pecan de hablar de derechos , pero podrían haber hecho algo ya. Es fácil hablar de las cosas Y PASAR DE LARGO... El que escribió esto ya habría podido hacer algo...con fotos o testimonio..... que fácil culpar a los demás. Además el país lo permite.... no digan que no lo saben....

15 | Roberto - 11/9/2009 - 18:58

No es una cuestión de nacionalidades, lo que pasa es una cosa llamada capitalismo, y esta es una de sus expresiones más crueles.A los que se les olvide o no conozcan la historia, les recomiendo la película El corazón de la tierra, sobre las condiciones de trabajo en las minas de Rio Tinto (Huelva) en el siglo XIX cuyos dueños eran ingleses. Lo que cuentan de esta niña no es más que la misma historia en otro país y en otra época, ya que aquí se luchó para evitar que siguiera ocurriendo, y costó mucha sangre. En Bolivia se que se lucha (¡Viva la COB!) por terminar con la situación, asi que lo que podemos hacer desde España es apoyar a las organizaciones obreras de alla y denunciar a los gobiernos corruptos (sea Evo o sea quien sea) que permiten estas injusticias.

16 | bettyboop - 11/9/2009 - 20:00

Estoy de acuerdo con leitzaran y con Roberto.
ghi... me callo
mani, creo que el ha escrito esto ha hecho mucho yendo hasta allí para conocer el país, vivir las cosas de cerca y contarnos lo que realmente está pasando y no hablar de oídas. Además tú no sabes quién pasa o deja de pasar de largo.
En España no nos enteramos ni de la mitad de las cosas que pasan en otros sitios. Los telediarios son vergonzosos. Ayer dedicaron bastante rato al escándalo que había provocado pamela anderson con una campaña contra los abrigos de pieles...de llorar.
bettyboop

17 | Alejandro - 11/9/2009 - 21:37

Laura hace unos días nos comento que estabas haciendo un reportage sobre Abigail y hoy en su correo desde Uyuni me dice que lo has publicado en A TOPA TOLONDRO.
Ander muy fuerte, pero tampoco me extraña mucho mientras Sudamerica siga siendo el patio trasero de los EE.UU. tengan el tema de la deuda esterna y esta no se condone y además haya o habido tanto Dictador corrupto salen estas historias tan sangrantes.
Ander sigue publicando este tipo de historias haber si al resto de los mortales no remuerde nuestras conciencias y hacemos algo para terminar con la esclavitud en pleno siglo XXI.

18 | Caravinagre (Web) - 12/9/2009 - 00:23

Ni empresas, ni colonialialismos, ni imperios, ni patios traseros, ni delanteros, ni indios, ni josdeputa, ni pasotas, ni solidarios...

Yo estuve con Abigail, "la habichuela" que le llaman, y la escuché, entré a su casa, conocí a doña Margarita y entré a la mina con ella. La realidad, déjense de zarandajas, conjeturas o aventuras históricas, es que esta niña y otros muchísisimos niños y niñas (algunos mucho más pequeñitos) entran a las minas y son esclavos del siglo XXI o si no lo son (es decir si cobran esos 2 euros) se juegan su vida en unas condiciones que son también denunciables para los adultos (no hay seguridad, ni salud, ni nada. Lean el paseo minero con Modesto Péres en Llallagua)y bien duras. Detrás del trabajo infantil se esconden otras razones o empujones mucho menos grandiosos (de imperios o macroeconomías) como horfandad, abusos sexuales, desestructuras familiares, alcoholismo, violencia, etc.

Pueden sacar ustedes razones históricas o grandilocuentes, pero la verdad más verdadera a la que ni Ander ni yo llegaremos a encontrar se esconde en los muros de adobe la casa de la niña, en las profundidades cavernosas de la mina o en el mismo Cerro Rico. Y además de mineritos hay limpiabotas, vendedores de salteñas o dulces en la calle o niños que se atan en esclavitud a sus padres o padrastros a vender souvenires en la calle. Sin duda, las minas y la entereza con la que Abigail es consciente de su realidad son muy impresionantes. Y deberían dar vergüenza debates de otro tipo que no fuesen reflexionar sobre esto y confirmar lo que ya sabemos: el trabajo infantil existe, es real.

Abigail es el icono, la heroína, o el simple ejemplo de una clase trabajadora oculta de América Latina y otros muchos lugares. Los niños. Y, ¿saben qué? Ayer quise quedar con Abigail y por supuesto había vuelto a entrar a la mina. Fue al colegio después de dormir tres horitas. ¿Y hoy?

Esta noche al caer la tarde, Abigail volverá a entrar en a la mina.

P.D.: Algo podremos el marcha y todos los que quieran ayudar no sólo a la Abigail sino a otros niños mineros, podremos hacerlo. Esperemos. Jamás había afrontado cara a cara no sólo miseria, sino una situación tan desesperada y peligrosa. Ninguno de los que firmamos aquí en el blog sobreviviríamos ni a una jornada en las minas.

19 | Ander - 12/9/2009 - 00:25

Cuando volvamos a casa, escribiremos la historia completa de Abigail y otros chicos y chicas como ella que hemos conocido en las minas, y organizaremos una manera de echar un cable a la gente de Cepromin y a los niños que viven en una situacion tan terrible. Se que entre los lectores de este blog nos juntaremos unos cuantos para ayudar en lo que podamos. Gracias a todos.

20 | Caravinagre (Web) - 12/9/2009 - 00:28

Sin más, me da mucha vergüenza leer estos debates que se generan de otro tipo, muy estériles, inútiles y de barra de bar.

21 | Ander - 12/9/2009 - 01:01

Por si algun comentarista o lector no entiende bien el trabajo que estamos haciendo, me gustaria explicar que hemos viajado a Bolivia (pagandolo todo de nuestro bolsillo) para entrar a las minas, conocer a los niños que trabajan bajo tierra y sus entornos, aprender de la buena gente boliviana que trabaja con toda su alma para mejorar la vida de esos ninyos y escuchar a los expertos que nos ayudan a entender la realidad boliviana.

Nuestra intencion es escribir sobre lo que hemos visto para que lo conozca la mayor cantidad de gente posible. Ademas, a la vuelta organizaremos alguna manera para que la gente que lo desee pueda ayudar a esos ninyos.

Si alguien como Mani cree que no hemos hecho nada, seguro que nos puede orientar explicandonos las acciones que el desarrolla o que cree que se podrian desarrollar para ayudar mas.

Gracias.

22 | jftamames - 13/9/2009 - 04:47

Morales, ¿qué hace? ¿no es una prioridad? Para los que ven los prejuicios rápido, calma. Me temo que hay un avalancha de situaciones terroríficas y las esperanzas en ideologías se han vuelto inutiles. Espero que triunfe la humanidad, cada nombre con sus apellidos, no la secta partidaria ni la clase social.

23 | Thomas Mblame - 13/9/2009 - 23:16

seriamente me importa un carajo, el mundo es un basurero y lleno de mierda y mientras un imbecil insencible postea en un imageboard o blog un comentario, vajo poncho se cierran los acuerdos mas macabros que marcaran un futuro negro para todos, de que sirve crear entonces notas que te lleguen al corazon cuando la verdadera salida de los problemas es matar y solo eso.
En mi provincia todos los medios periodisticos se levantan para hablar acerca de trabajo infantil cuando en los puentes que cortan la ciudad y en las calles centricas se llena de mocosos changueros y limosneros, estoy harto del mundo y no quisiera ser como el resto que se casa tiene hijos y el resto del mundo le importa poco y nada.
Cuando la verdadera solucion esta en la muerte y el genocidio

24 | Antonio M. (Web) - 14/9/2009 - 11:41

No sé qué me impacta más, si este último comentario o el post. Por cierto, Ander, publica más que el lunes se hace demasiado largo.

25 | esnabide - 14/9/2009 - 12:26

ánimo, seguir trabajando como lo estais haciendo hasta ahora (Ander, Caravinagre, ETC...). Leemos con interés vuestras noticias y seguro que cuando volvais no lo hareis con las manos vacías.

26 | Unai Aranzadi (Web) - 15/9/2009 - 13:16

Lo del Thomas Mblame es muy heavy!

27 | Iñaki Mk (Web) - 17/9/2009 - 10:41

Qué recuerdos me trae esta historia, Ander, cuando recorrí las minas de Potosí me encontré con un gran número de niños como de los que tú hablas, muchos de ellos aprovechaban para trabajar de noche y así evitar que les pegaran el resto de mineros. Un temazo. Ya nos contarás!

28 | Jonathan - 18/9/2009 - 11:54

Los genocidios, como la caridad, hay que empezar por uno mismo...

29 | Ander - 19/9/2009 - 01:32

Muy bueno, Jonathan.

30 | carlos - 23/9/2009 - 16:09

CARLOS DE VENEZUELA no vean esto desde el punto de vista malo hay socidades que aun no entran en la civilizacion que algunos conocemos pero segun este relato nos muestra ls capacidad de los seres humanos para salir de ese esclavismo ella estudia, tiene una pequeña luz de esperanza.Talvez en el futuro le espere algo mejor solo dios lo seve

31 | JCR - 28/9/2009 - 22:11

No hay peor gestión que la que no se hace, así que pongámonos las pilas. De momento solucionemos el problema de Abigail, y luego cuando vuelva Ander con mas noticias, nos organizamos mejor y ampliamos la ayuda con seriedad y tratando de ser eficaces.
¡Libertad para Abigail!, comprometo 100 €.

32 | Amalia (Web) - 30/9/2009 - 00:41

Tiene razón Pau, se queda uno sin palabras. Si organizas algo, avisa. gracias. Muchas gracias.
Buenas noches

33 | JAVIER M. FAYA - 07/10/2009 - 02:18

ERES UN CRACK, TIO. CUANDO TE HAGO UNA ENTREVISTA?

34 | Amalia (Web) - 06/1/2010 - 13:16

Estamos montando una asociación para ayudar a los niños discapacitados del orfanato de Bal Mandir en Nepal, como primer paso. En serio, si haces algo o si puedo ayudar, avisa. Estoy ahora muy volcada con nuestro proyecto pero a lo mejor hay puntos de conexión. Tienes mi mail en el comentario.

35 | Emilio (Web) - 20/7/2013 - 16:19

los peores españoles llegaron a descubrir lo que es ahora nuevo mundo y nosotros pues nos quedamos con sus malos habitos

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD