lunes, 29 de mayo de 2017 05:54 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

Quitar espacio a las víctimas

Archivado en: Periodismo, Gervasio Sánchez, Samanta Villar

Un periodista de la televisión relataba en pantalla lo mal que dormían los enviados a Haití, apretados en tiendas de campaña, y detallaba los días que llevaban sin ducharse.

La inefable Samanta Villar, del programa 21 días (Cuatro), utilizó la miseria de los mineros bolivianos como telón de fondo para convertirse en protagonista de su propio relato-show. En el infierno subterráneo que ella conoció durante unas pocas horas, miles de mineros bolivianos entierran su existencia día tras día, sin remedio, sin escapatoria, pero ella centró el relato en su propia congoja: "Nunca he pasado tanto miedo", decía, ocupando la pantalla. Acompañó a una mujer minera, a la que le soltó que ella preferiría ser prostituta antes que trabajar bajo tierra en condiciones tan angustiosas. Villar dice que no cuenta las historias, sino que las vive: esa es la gran mentira del programa, desmontada por ella misma en ese arranque de sinceridad. Si de verdad las viviera, si en ese momento ella hubiera sido minera de verdad, sin remedio, sin escapatoria, y no una actriz jugando a minera un ratito, habría hecho lo que se le escapó del alma: hacerse puta. Pero no lo hizo, claro. Porque ella no era minera, claro. Pero necesita creerse minera (menudo paso, entre creerse y ser) para convertirse en protagonista de sus programas y ocupar la pantalla todo el rato.

En una entrevista publicada en Nuestro Tiempo, el fotógrafo Gervasio Sánchez, que lleva veinte años sumergiéndose en las guerras más horribles del planeta, dice lo siguiente:

"Cada día los periodistas hablan más de sí mismos. Pero es necesario hablar de las víctimas. Todo el espacio que yo use para hablar de mí se lo estoy quitando a los protagonistas de las historias".

Publicado el 21 de enero de 2010 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 52

1 | escéptico (Web) - 21/1/2010 - 12:50

Era curioso ver ayer en los telediarios cómo los periodistas desde Haití narraban el miedo que habían pasado durante la réplica del terremoto.

Como si le importara a alguien que la cama de la habitación del hotel de la periodista vibrara, cuando puede haber más de 100.000 muertos.

2 | Ander - 21/1/2010 - 13:13

Tienes razón, Escéptico. Pero quiero aclarar que no me parece mal que en algunas ocasiones el periodista narre lo que vive él mismo: puede servir para hacer entender mejor lo que sucede. Por ejemplo, escuché la descripción de Xabier Madariaga (ETB) de cómo vivió la sacudida de la réplica en Haití y me pareció muy bien, muy vívido, interesante, me ayudó a imaginar cómo cruje una ciudad con un terremoto así. Xabier lo midió muy bien: dio esa explicación y de inmediato empezó a relatar las consecuencias para las víctimas.

El uso de la primera persona en una crónica tampoco me parece tabú. A veces es una ayuda narrativa muy eficaz, a veces ocurren escenas o diálogos en las que el periodista participa de manera inevitable. El problema es dónde pone el foco el periodista: en sí mismo o en los verdaderos protagonistas.

En algunos de los reportajes de "Cuidadores de mundos", por ejemplo, yo asomo en algún párrafo. Antes de tomar esa decisión siempre lo pienso un par de veces, y en ocasiones me parece justificado y necesario. Entonces va una amiga académica, analiza esos textos y dice que eso es un narrador homodiegético, ahí, con un par.

3 | escéptico (Web) - 21/1/2010 - 13:31

Estamos de acuerdo, todo lo que sea hacer entender lo que sucede es válido.

Lo que pasa es que ayer escuché comentarios a periodistas del tipo "Hemos pasado mucho miedo". Hablaban de sentimientos, lo que me parece obsceno cuando a tu lado hay personas que lo han perdido todo.

4 | Pepita Grilla (Web) - 21/1/2010 - 15:14

Ander, Escéptico:
¿Y si a través de un relato egocéntrico y narcisista logramos llegar a personas a las que de otro modo no llegaríamos? ¿Y si a través de inefables como Samanta se logra informar de determinadas cuestiones a algunas personas que en general se muestran apáticas o indiferentes frente a las tragedias ajenas? Si todo esto fuera así, ¿acaso no merecería la pena, a pesar de todas las reservas, a pesar de todas las críticas…?

5 | El jukebox - 21/1/2010 - 15:17

Es que la mayoría de las crónicas televisivas enviadas desde Haití están siendo penosas. Desde allí sólo se pueden enviar buenos reportajes, sobre todo, humanos porque lo que es la información llega antes a las redacciones que al aeropuerto de Puerto Príncipe. Y luego está el hecho de que acontecimientos tan gordos desnudan cruelmente a los malos reporteros -que igual son buenos profesionales en otros géneros periodísticos-, que llegan allí a cubrir el terremoto de Haití y en dos días es el terremeto el que les ha cubierto a ellos (parafraseando lo que dijo uno sobre la guerra de Vietnam). En principio, yo también prefiero que el testimonio del periodista no aparezca si no es para aportar algo distinto. Si es para decir "creí morir" o "ha sido horrible", prefiero que aparezca en boca de otro.

6 | Eneko - 21/1/2010 - 15:33

Creo recordar que en algún sitio leí que esta Samanta iba a hacer 21 días como actriz porno. No sé si era el día de los inocentes o lo he soñado...A lo mejor fue sincera cuando dijo que prefiere ser puta antes que minera.

7 | El jukebox - 21/1/2010 - 15:48

Eneko: no hay nada que puedas soñar que no se le haya ocurrido antes a algún productor de televisión:

www.publico.es/televisionygente/287384/samantavillar/21dias/porno/pornografia/cinex

8 | Ander - 21/1/2010 - 16:07

Bien traído, Pepita. Ése es el argumento de quienes defienden la labor de Samanta Villar: que al menos consigue que mucha gente conozca la miseria que pasan los mineros bolivianos. Es innegable que lo consigue.

Lo penoso es pretender que no hay otra posibilidad: o hacemos show con la miseria o no le interesa a nadie (y eso es lo que defiende ella, cuando dice que "no es lo mismo contarlo que vivirlo").

No niego la realidad: si en vez de poner a esta chica haciendo aspavientos en la mina y exhibiendo sus lagrimones, emitimos un reportaje serio tipo Informe Semanal, supongo que lo verá mucha menos gente.

Esa es la realidad. Pero esa realidad me parece una mierda y, en vez de aceptarla, trabajaré para cambiarla lo poquito que puedan mis fuerzas.

45.000 mineros bolivianos trabajan día tras día en ese infierno, porque no tienen más remedio, y de repente aparece esta chica, asoma la nariz un momento y se convierte en protagonista del relato. Hay que tener una cara muy dura y un ego estratosférico para acercarte a un drama que machaca a miles de personas y decidir que va a ser tu carita la que salga en pantalla exhibiendo lagrimones durante un minuto. Es impúdico hacer semejantes poses con el telón de fondo de la miseria ajena. Para mí no hay audiencia que justifique ese desprecio.

9 | Ander - 21/1/2010 - 16:13

Eneko, creí entender que iba a hacer un programa sobre el mundo del porno, no que fuera a hacer de actriz porno.

Dicen en algunos foros que teniendo en cuenta lo que Samanta entró en la mina (unas pocas horas, no 21 días), seguro que el próximo lunes tampoco entra nada :-D

10 | Felip S.Mateos (Web) - 21/1/2010 - 16:49

Traía el enlace del próximo trabajo de Somanta, quiero decir Samanta, pero se me han adelantado. El tema de los mineros bolivianos también me toca de cerca y su trabajo me pareció un atentado a la dignidad profesional, una falta de respeto injustificable. Me quedo con esta frase: "Pero esa realidad me parece una mierda y, en vez de aceptarla, trabajaré para cambiarla lo poquito que puedan mis fuerzas".

Mirad lo que suelta la tipa esta en la entrevista de Público:

¿De todos los reportajes que ha hecho, cuál ha sido el más difícil?

El más complicado fue el de 21 días en la mina por lo peligroso de bajar a la mina; nosotros entendíamos que nos íbamos a encontrar unas pobres condiciones de seguridad, pero no nos esperábamos la situación que encontramos de peligro manifiesto, y por eso este reportaje fue el único en el que no pude bajar los 21 días a la mina; no sólo por mí, sino también por el equipo. Teníamos la conciencia de que nos estábamos jugando la vida, al igual que se estaban jugando la vida los mineros.

Mirad si tiene los morros duros:

"es una manera de trabajar que hemos decidido hacer nosotros y mientras se haga buen periodismo se puede hacer de muchas maneras, ahora que también es verdad que hay mucho mal periodismo por ahí".

Qué se puede esperar de una sujeta así. La entrevista es de tribunal.

11 | Marc Roig Tió (Web) - 21/1/2010 - 18:31

Genial entrada y genial discusión en los comentarios. Aplaudo y tomo nota, que yo también estoy por allí y contando alguna que otra miseria.

12 | rebufo (Web) - 21/1/2010 - 19:59

Pepita Grillo, estoy de acuerdo con la respuesta de Ander. La hipertrofia del personalismo (o hernia de ombligo) tiene, además, otro peligro: se deforma la mirada del lector o del espectador.
(Quiero explicarme un poco más pero me echan del cíber en segundios...).

13 | cabeza inflada (Web) - 21/1/2010 - 20:17

Sin ir más lejos, hoy en la Sexta, periodistas contando que no tenían hotel para dormir mientras miles de personas siguen bajo tierra.

14 | Marta (Web) - 21/1/2010 - 20:19

No creo que dejas ningún resquicio de duda. Muy bien escrito (para variar ¡je!) y ¡qué verdad tan grande la que decía G. Sánchez!

15 | Iker Armentia (Web) - 21/1/2010 - 20:51

En esa estirpe está Nicolás Castellano de la Cadena Ser. Un gran periodista que también anda por Haiti. Por cierto, lo prometido es deuda, Ander. En mi blog www.nosinmimochila.com hay un enlace al reportaje que hice de las minas de Potosí (perdón por el autobombo).

16 | alvarhillo (Web) - 21/1/2010 - 22:26

A algunos ¿periodistas? solo les falta hacer la crónica desde Labadee, donde siguen atracando los cruceros de lujo repletos de "Yankies"

17 | Sergio Caro (Web) - 21/1/2010 - 23:14

No podría estar mas de acuerdo, solo cambiaría la palabra víctima por protagonista en la frase de Gervasio.
Un abrazo Ander.

18 | Antonio M. (Web) - 21/1/2010 - 23:22

A mí me encanta ver como los enviados especiales "estrella" siempre hacen la crónica desde el mismo sitio (con las tiendas de campaña de fondo) y describiendo lo que todos vemos en los vídeos de agencia.

Muyyyyyyyyyyy triste.

19 | Felipe S.Mateos (Web) - 21/1/2010 - 23:48

Ya que no puedo dejar el enlace del post en concreto, os dejo directamente el post. Es una columna de Jorge Nagore y está publicada hace unos días en Diario de Noticias. El blog donde recoge su trabajo es

http://nagorefraucaalacontra.blogspot.com/

La eterna duda

“Menos periodistas, más medicinas”. La frase se extiende por Haití, como tantas otras veces se ha extendido en escenarios de otras tragedias inmediatas –luego están las tragedias lentas-, ante la constatación de que hay más cámaras y bolígrafos que vendas y sueros. ¿Habría vendas y sueros si no hubiese cámaras y bolígrafos? No lo sé, pero quiero creer que habría menos, aunque haya que tragarse que esto corra el riesgo de convertirse –si no se ha convertido ya- en otro espectáculo mediático espiritual de consumo mensual y luego a otra cosa, hasta la siguiente. Así somos por aquí, consumimos emociones a velocidad supersónica, normalmente emociones ajenas –fútbol, política, curas, televisión, catástrofes, herencias reales, solidaridad por sms-. Unos cuantos no, algunas monjas, algunos ateos y unos cuantos más decidieron dar el paso y dejar de preguntarse eternamente si somos buenos, si somos malos, si somos hipócritas –o qué nivel de hipócritas-, si merece la pena enviar 10 euros si 5 se pueden quedar en el camino. Hacen, mientras la inmensa mayoría nos dedicamos a renegar de este mundo, a elaborar teorías, a criticar la dejadez de los gobiernos –como si los gobiernos alguna vez hubiesen ido por delante de los impulsos de sus habitantes- o a ingresar nuestros 20 euros y luego comprarnos esa camiseta que tanta falta nos hace o tomarnos el tercer café de la mañana del quinto día de la semana. “Más medicinas, menos periodistas”. Mi amiga Idoya anda por allá. Volverá del revés, como le pasó con el Katrina, pero seguro que algo de lo que nos cuente a los demás servirá para algo, que no lo dude cuando se sienta culpable. Es el único consuelo posible cuando te asalta la eterna duda: ¿sigo apuntando o me decido a poner vendas? Más periodistas, más medicinas.

20 | Miguel - 22/1/2010 - 00:01

No me extiendo sobre esa pija de tres al cuarto con voz engolada que se cree redentora de las miserias ajenas. Me parece interesante el debate sobre la primera persona en los reportajes, en el periodismo en general. Y, efectivamente, si hay que apelar al "mira cómo sufro yo, occidental riquito, con ducha caliente al día 22, para que entiendas cómo sufren ellos" creo que hemos tocado fondo.

21 | Mikel (Web) - 22/1/2010 - 02:05

Pongamos por un momento que la tal Samanta no es que tenga la cara muy dura, que sólo está equivocada. Pongamos, también, que algunos reporteros que han acabado en Haití han ido más por obligación que por otra cosa, y que también están equivocados. Que la situación les ha superado, que el sueldo no está nada mal, que la hipoteca aprieta o que Marta quiere un anillo para su cumpleaños.

Puede que entre todos ellos haya alguno que no sea tan malo, que ha intentado hacerlo lo mejor posible y que, maldita la desdicha, sí, vale, bien, se ha equivocado.

22 | Nahum (Web) - 22/1/2010 - 09:34

Pertinente, desde el titular, esto de El Mundo, amigos:

Periodistas, ¿o niños de papá? http://bit.ly/7BVjzQ

23 | El jukebox - 22/1/2010 - 10:11

Habría que hacer el reportaje '21 días con Samanta Villar'. ¿Algún voluntario?

24 | Erri-Berri (Web) - 22/1/2010 - 11:37

Pues yo no creo que haya que cargar las tintas contra Samantha Villar, que a fin de cuentas ni siquiera es periodista. Es actriz, ¿lo sabíais? Y creo que bastante buena. Es un programa de entretenimiento, ese es el problema, que la televisión hace mucho tiempo que no informa, sino que sólo entretiene. La actualidad es una excusa. Yo no veo tanta diferencia entre lo que hacen otros presuntamente grandes reporteros y lo que hace esta actriz, a la
Creo que fue Arcadi Espada quien decía que la televisión, como medio de comunicación, es sólo electricidad, no periodismo.

Por otro lado, y estando muy bien la frase de Gervasio Sánchez se puede entender como un brindis al sol: hilando fino, en esa mísma frase habla de sí mismo un par de veces. Su modestia también le quita espacio a las víctimas.

25 | Ander - 22/1/2010 - 12:09

Querido Erri-Berri:

Ella se presenta así en el arranque de sus programas: "Soy Samanta Villar, periodista". A sus programas los llama "reportajes" y los considera "buen periodismo". No nos inventamos nada. Esa es la moto que vende. Y esa es la moto que a mí no me cuela.

Alegas que su programa es de "entretenimiento" (insisto: ella vende otra moto, no la del entretenimiento), pero ni siquiera eso le da carta blanca para utilizar la miseria ajena. Entretiene y da audiencia, por supuesto. Pero a costa de qué y de quién.

¿El problema es que la tele es así? Bueno, quien sale en la tele no puede rechazar su parte de responsabilidad en lo que hace y cómo lo hace, ¿no?

Tu comentario sobre Gervasio Sánchez es injusto, amigo, quizá porque te falta el contexto. ¿Que habla de sí mismo? Claro: es la respuesta que da cuando le preguntan por qué no suele contar anécdotas o batallitas de guerra. ¿De quién va a hablar?

Como digo en el comentario 2, yo no defiendo que un periodista nunca pueda hablar de sí mismo: pero tiene que saber cuándo hacerlo y por qué está justificado hacerlo. Y a Gervasio le estaban haciendo una entrevista sobre su trabajo: cómo no iba a hablar de lo que hace y lo que piensa.

Otra cosa es que le hubieran preguntado por los mineros bolivianos y él hubiera respondido que pasó mucho miedo (modelo Samanta).

Saludos.

26 | Bea - 22/1/2010 - 16:33

No era tan malo, hombre. Ser homodiegético es ser un narrador que vive y cuenta desde dentro las historias y forma parte de ellas. Y ahí está la clave, ¿no?
Si la presencia y la actuación del periodista son necesarias para explicar una realidad que conoce a la perfección, adelante. Si desde fuera cuenta cómo se siente, no me importa nada de nada.
Muy interesante la crónica-cabreo que enlaza Nahum. Pero me da pena, como periodista, ver nuestras miserias aireadas así. Como si hicera falta mucho para perder aún más la confianza de los lectores. Igual mejor esforzarse por hacerlo bien. Las propias historias marcarán la diferencia.

27 | Ander - 22/1/2010 - 17:09

En Haití también se está haciendo buen periodismo, por supuesto. Y en este blog he publicado muchos más elogios y recomendaciones de buenos reportajes que críticas. De hecho, lo que más me importa de esta entrada son las palabras de Gervasio Sánchez: "Es necesario hablar de las víctimas". Tan evidente que duele tener que subrayarlo.

Pero llevaba semanas sin terminar de digerir a Samanta, me sorprendieron algunas escenas de periodistas en Haití... y entonces apareció Gervasio, dando en la diana y convenciéndome de que debía escribir todo esto.

Saludos homodietéticos.

28 | Bea - 22/1/2010 - 17:22

Ander,perdón, me refería a la crónica/columna de El Mundo. Por supuesto, me parece genial que entre nosotros hablemos -y cuanto más mejor- de estas cosas. Y tú mucho más, claro, que para eso eres el dueño del blog, je, je.

29 | Ander - 22/1/2010 - 17:28

Sí, sí, Bea, te he entendido bien. Lo que pasa es que tampoco me gusta demasiado esto de criticar. A veces toca, pero coincido contigo: mejor dedicarse a trabajar lo mejor posible y que cada palo aguante su vela y cada mochuelo a su olivo y aunque de barro no es lo mismo tinaja que jarro.

30 | Lucía (Web) - 23/1/2010 - 03:37

Gracias.

31 | rebufo (Web) - 23/1/2010 - 09:02

Vuelvo... En los comentarios ya se ha respondido de alguna manera lo que quería matizar. Dice Bea que, si no se maneja bien eso del "narrador homodiegético", el periodismo provoca la desconfianza del lector. Olé.
Me parece que lo primero en estos "reportajes" debería ser mostrar la realidad y saber dar un rango de importancia a la realidad que se comunica. Si la primera persona (mostrarme) está al servicio de eso, muy bien. Si no... ¡Uf! Quizá los que hacen esto de los 21 días optan por el "mostrarme", y el "mostrar" es el paisaje de fondo, porque creen que eso da más audiencia. No sé...
Por si fuera poco, "reportajes" como los de Villar, de alguna manera, educan, configuran la mirada de los espectadores. Y este "formateo" de espectadores hacia la hipertrofia del personalismo me parece peligroso.

32 | Ludo - 23/1/2010 - 17:11

Perdonad que frivolice. La Leti se tiene que estar muriendo de envidia . Ella sólo tuvo chapapote y esta tipa baja a la mina , la suben al mundo porno... ¿ que tal 21 días con Felipe y que la Leti la sustituya? , perdona Ander , era por no gritar.

33 | Luis (Web) - 24/1/2010 - 13:03

No se...por mucho que lo miro, creo que la Samantha esta no ha cometido un delito tan grave...no he visto el reportaje pero supongo que viéndolo seguramente uno se de idea de las condiciones durísimas en la que viven algunas personas...seguramente no sea la forma más correcta de mostrarlo pero a mi no me parece tan reprobable si finalmente se logra el objetivo final de sensibilizar a la audiencia ante un problema...Saludos.

34 | Felipe S.Mateos (Web) - 25/1/2010 - 01:26

http://www.elpais.com/articulo/espana/periodista/Samanta/Villar/declarara/testigo/juicio/robo/hierros/elpepuesp/20100124elpepunac_9/Tes

35 | mendi - 26/1/2010 - 12:11

Esta chica repitió ayer la misma hazaña. Esta vez con el mundo porno.
Patético. Espero que los alumnos de periodismo sepan diferenciar lo que hace esta mujer de lo que hace Gervasio.

36 | JMR - 26/1/2010 - 18:25

No conozco a esta periodista de la que habláis y la primera noticia de ella la he tenido al ver días pasados una entrevista donde anunciaba un reportaje digamos que trepidante. Todo lo que leí me olió a simple sensacionalismo barato, periodismo de saldo. Igual me equivoco, pero paso. No me interesa. Ponerla frente a Gervasio Sánchez ofende la inteligencia, es como comparar a José Tomás con el Bombero torero. ¿De verdad se habla de estas cosas en las Escuelas de Comunicación?

37 | Antonio M. - 27/1/2010 - 10:58

18% de share con el porno. El récord del programa.

38 | Erri-Berri (Web) - 27/1/2010 - 11:51

Ander, no me entendiste (no me expliqué bien). Intentaba ser un poco cínico, no quería criticar a Gervasio Sánchez, al que respeto mucho. Me da la sensación de que indignarse tanto con esta chica es demasiado obvio. Como si los vieras desde otro mundo. ¿De verdad ves un programa así para saber qué pasa en el mundo? Es como si te enfadas por comprar un crecepelo (de los de vendedor ambulante de Western) que no funciona. Es el sistema (la sociedad) el que falla, y no ella con su espectáculo para un público que nunca leerá a Gervasio, ni, lamentablemente, a ti.
Y, lamentablemente, aunque te/nos moleste que se llame a sí misma periodista (ya te digo que ella es actriz y ha estudiado interpretación), eso también está dentro de los márgenes del periodismo. Malo, pero periodismo. Hay periodismo malo y periodismo bueno (el que haces tú, sin ir más lejos), igual que hay comida mala y comida buena. Y me da la sensación de que estamos matando a la trabajadora del McDonalds por entregarnos la bandeja con el McMenú que nosotros mismos vamos a comprar. es tan obvio que no vamos a encontrar criterio y rigor en un programa de Prime-Time de una cadena privada, que me sorprende que os llevéis las manos a la cabeza así. En Cuatro sólo han comparado los datos de audiencia de lo que hizo, por ejemplo, nuestro amigo el fenómeno de David Beriáin y lo que hace Samantha. Y eligen más Samantha. Lógico. +Audiencia, +publicidad, +ingresos... ¿De verdad es sorprendente eso? Por supuesto, es criticable, pero también me parece, con perdón, un poco naïf sorprenderse por todo esto.

39 | Ander - 27/1/2010 - 13:03

Gracias por la respuesta razonada y matizada, Erri-Berri. Coincido contigo en todo (salvo un matiz: no comparto la afirmación de que Samanta no tiene la culpa. Tiene su culpa, claro que sí. Que el "sistema" funcione así no exime de responsabilidad a quienes trabajan para que funcione así).

40 | Felipe S.Mateos (Web) - 27/1/2010 - 15:35

@ Erri-Berri

Creo que el debate no es si la tele funciona así o si vemos o dejamos de ver 21 días para ver cómo está el mundo. El tema es que muchos profesionales están robándole espacio a las víctimas de Haití. Samantha sólo es un gancho para hablar de la gravedad del problema, la punta del iceberg o como se le quiera llamar. El resto, pues ya sabemos más o menos cómo funciona ésto de los medios. Y el que Samantha actúe de la manera en que lo hace le convierte en culpable, claro que sí. Y además se empeña en ser la protagonista del cotarro, incluso cuando le entrevistan. Ander da en el clavo: "Que el sistema funcione así no exime de responsabilidad a quines trabajan para que funcione así". Beriáin esta (estuvo) dentro del sistema (la misma cadena) y no creo que trabajase para que todo funcione como funciona. No se quejó del calor, ni del peligro que puede tener reunirse con 20 tíos agarrados a una kalashnikov. Contó lo que había y se piró. Trabajó en el McDonald, pero su trabajo dignifica el McDonald.

41 | Xabi - 27/1/2010 - 17:32

De todos modos se está culpando a quien hace la tele de mala calidad, pero el problema yo creo que es que los espectadores pedimos esa mala calidad, porque el hecho es que eso es lo que más audiencia genera. Estoy seguro de que el share es más alto si Mario Picazo se va a Haití a darnos el tiempo de allí y a contarnos en qué tipo de cabaña vive y con qué penurias que si va Ander a contarnos cómo está pasándolo realmente la gente de allí.

Entonces... ¿el culpable es Mario Picazo? Está claro que nadie le pone una pistola en la cabeza para dar esa información de mala calidad y mal gusto... pero es que tenemos los programas de cotilleo, realitis y demás (Samanta la verdad es que no sé si colocarla en un reality o en este demás) que los telespectadores de este país nos merecemos. Si sólo vamos a comer a los McDonald y cierran todos los demás restaurantes, luego no nos cabreemos si queremos un chuletón y no lo encontramos.

42 | Ander - 27/1/2010 - 17:41

Bien visto, Xabi, tu última frase es para enmarcar.

43 | Miguel (Web) - 27/1/2010 - 17:54

Erri-Berri, comparto contigo casi todo. Yo sí veo necesario quejarse y argumentar todo lo posible por qué repugna ese "mal periodismo" o "no-periodismo" de Samanta Villar y de otros que se ponen delante de la cámaras, quitándole espacio a las víctimas. Aunque a ti te pueda parecer evidente y naif denunciarlo, te sorprendería la cantidad de "Samantas" que hay en las carreras pensando que ella es una heroína. Hay 'samantitis'. Y por eso es bueno leer estas cosas, saber que hay otros que tienen argumentos parecidos. Vamos, que esto es un blog, y viene bien despacharse a gusto con los mercenarios, con las industrias que los fomentan y, por supuesto, con "esa audiencia", que a veces no está tan lejos de nosotros mismos.

44 | Felipe S.Mateos (Web) - 27/1/2010 - 18:13

Ander, metiste del dedo en la llaga y no deja de salir pus. Vamos con más, Samanta es incansable:

http://www.gentedigital.es/blogs/paparazzi/42/blog-post/3810/y-samanta-no-se-atrevio-con-la-escena-x-en-sus-21-dias-mas-porno-ni-con-torbe/

"Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah, qué puto asco, hostia puta, yo flipo, ¡¡que no voy a poder cenar¡¡" Estas cosas dice Samanta mientras observa un vídeo X. Estas cosas, y muchas más burradas.

45 | escéptico (Web) - 27/1/2010 - 18:17

Hay ciertos contenidos que siempre van a ser ara minorías. Un documental serio y riguroso nunca dará un pelotazo de audiencia como puede hacerlo un reality, un partido de fútbol o una serie de ficción. De la misma manera un libro de Ander no puede aspirar a las ventas de una novela histórica.

Hace unos años existía el debate aquel de si fue antes el huevo o la gallina, de si la gente veía basura porque le gustaba o porque era lo único que emitían. Para mí este debate ya está superado, y se ha demostrado que la gente prefiere el entretenimiento sin demasiada
reflexión. Eso no quiere decir que sólo quiera eso, sino que normalmente prefiere ver eso que otras cosas. A mí me gusta Gran Hermano y veo
las galas de los jueves siempre que puedo, lo que no quita para que en otros momentos vea otro tipo de contenidos.

Lo que sí veo en este hilo es un exceso de purismo, me imagino que por la cantidad de periodistas que comentan. ¿A nadie se le ha ocurrido pensar que esos documentales o pseudo-documentales que emite Cuatro pueden ser la puerta de entrada para alguna gente a otro tipo de documentales más rigurosos?
No tengo datos que avalen esto, pero estoy convencido de que para mucha gente joven estas samantadas son una primera incursión en este formato, y algunos pueden tener curiosidad en ir más allá.

Está bien defender el periodismo pata negra, pero quizás sea mejor tener un periodismo mediocre en prime-time que ningún tipo de periodismo.

46 | Ander - 27/1/2010 - 18:41

Muy razonable, Escéptico. Ojalá estos programas sirvieran para que el público se interesara por otros trabajos más valiosos, rigurosos y respetuosos, pero no lo veo nada claro. Más bien al revés: pueden extender la falsa idea de que estamos bien informados con programas así. Y que no necesitamos nada más: ya está, ya sabemos lo que hay que saber sobre los mineros bolivianos (y fíjate, en el programa de Samanta no se explica absolutamente nada sobre los motivos por los que los mineros bolivianos viven y trabajan así: no importa el contexto, las razones, los responsables, las esperanzas; sólo importa el morbo, el drama por el drama, la emoción, la sensación, y nunca la razón).

¿Mejor un periodismo mediocre que ningún periodismo? Sí, por supuesto. Pero hacer pasar por periodismo lo que es un show manipulador me parece bastante peligroso.

En fin, mi conclusión es que los periodistas debemos trabajar lo mejor que podamos, contando historias de una manera atractiva, con respeto y rigor, confiando -por supuesto- en que hay mucha gente que está realmente interesada por el prójimo y que valora esos trabajos, aunque no sean mayoritarios. Allá cada uno con su responsabilidad y su conciencia (y allá otros con el bolsillo lleno, jeje).

47 | escéptico (Web) - 27/1/2010 - 18:58

Bueno, habría que empezar por definir conceptos. ¿Lo que hace Samanta es periodismo? No sé si existe una fórmula para medir esto, algunos de vosotros que estáis en el gremio lo podréis decir.
Una cosa tengo clara, si llegáis a la conclusión de que esto no es periodismo estáis jodidos, porque la audiencia cree que lo es.

Hace poquitos años el documental como género estaba muerto para el gran público y los cines. De repente llegaron Michael Moore (Bowling for Columbine) y Morgan Spurlock (Super Size Me) y atrajeron a la gente a las salas. A mí estos dos tíos me parecen de lo peor (lo último de Spurlock, "Where in the World is Osama Bin Laden?" merece cárcel) pero hay que concederles ese mérito.

Hilo con esto porque Samanta no existiría sin Michael Moore, y pecan de lo mismo en muchísimas ocasiones.

48 | Ander - 27/1/2010 - 19:16

Escéptico, no puedo negarte que estamos bastante jodidos, sí. Lo que he visto en los medios en los últimos meses me ha asustado-entristecido-desanimado bastante. Pero no nos moverán, tralarí-tralará.

Mi paradójica ventaja es que el periodismo no me da para vivir, así que pienso seguir haciendo el periodismo en el que creo y el que me gusta, toma chulería. Al menos, mientras no tenga hipoteca ni coche nuevo.

Oye, ¿tú crees que la audiencia ve el programa de Samanta porque cree que es periodismo? ¿De verdad alguien se para a pensar en eso? Sobre si lo es o no... ¿montamos un congreso?

En cualquier caso, me parece acertado lo que dices sobre Moore y los documentales. Eres listo, mecagüenlamar.

Esto de tener lectores inteligentes que dan argumentos elaborados y que te hacen dudar es un peñazo. ¿Acaso no sabéis insultaros, como en los blogs decentes? Es que vamos a por los 50 comentarios y ni siquiera hemos mencionado a Cristiano Ronaldo.

49 | escéptico (Web) - 27/1/2010 - 20:54

Ander, preguntas si alguien se para a pensar si algo es periodismo o no a la hora de ver un programa. No me parece un tema fácil de despachar. Tengo una teoría y voy a intentar explicarla:

Llamar periodista a Samanta no sólo sirve para dar verosimilitud a lo que cuenta, sino que el telespectador presupone que al verlo se está informando. Ese "me estoy documentando" sirve en muchas ocasiones para justificar (incluso ante uno mismo) la visión de un programa basuriento. Suena mucho mejor decir que estás viendo un reportaje de una periodista, que decir que te gusta ver cómo una actriz hace pucheritos a una cámara que tiembla. Eso en Cuatro lo saben y por ello revisten todo el programa de hiperrealismo, de cámara al hombro y de testimonios lacrimógenos.

Por esta misma lógica mucha gente estaba más cómoda viendo el primer Gran Hermano cuando nos lo vendían como un experimento sociológico, que más tarde cuando ya no había duda de que era puro reality. También por eso todo el mundo en las encuestas dice que ve los documentales de la 2.

En fin, me he ido por el lado psicológico pero creo que algo de eso hay.

Que sepáis que es un placer opinar aquí. Un saludo.

50 | Ander - 27/1/2010 - 20:59

Es precisamente lo que decía en el comentario 46, Escéptico: no es que en esos programas haya periodismo mediocre en lugar de buen periodismo (mal menor), sino que nos colocan una chufa envuelta en el celofán del periodismo y así creemos que ya estamos bien informados. Peligroso.

51 | forastero - 28/2/2010 - 01:58

hola, ante todo, debo decir que no soy periodista y que no conozco grandes teorías sobre el asunto.
os leo y me parece que se hace leña de un árbol equivocado. me refiero al asunto de "21 días".
la "discusión" sobre qué es buen periodismo o malo me parece muy lógica entre gente que le interesa el asunto. pero desde el nivel en el que os creo leer y en el que creo que escribís me choca con el objeto de vuestras "críticas". habláis, en mi opinión, en exceso sobre un programa y una persona cuyos objetivos conocéis perfectamente, pero creo que os ensañáis.
obviamente, es mi opinión, y la planteo porque me sorprende.
vamos, que no me parece comparable la labor que "debe" realizar un telediario de un canal que pagamos los contribuyentes con la actitud que puede tener un canal comercial y un programa como "21 días".
es como si Javier Reverte (por nombrar a alguien que podemos conocer todos y que presupongo es un viajero en mayúsculas) se pusiera a discutir con nadie sobre el valor de callejeros viajeros y su mensaje o sus formas.
creo que el título u objeto del artículo de Ander es un asunto y "21 días", otro. no entiendo cómo se le dedica el 80% del artículo al programa y su presentadora, se pasa de puntillas por Haití y se cita a Gervasio Sánchez para cerrar el artículo. creo que es ensañamiento no justificado y que el debate, planteado así, está cerrado de antemano. exagerando, y por si no me he explicado bien, que tampoco soy periodista, es como si me pongo a hablar de Dios y me enredo con que los párrocos de tales iglesias han abusado de niños.
bueno, os dejo de dar la chapa, pero no garantizo que no vuelva a dárosla en el futuro!
un saludo

52 | Ander - 21/1/2011 - 19:23

Te respondo muy tarde, forastero, no había visto tu mensaje. Era la propia Samanta Villar la que empezaba el programa presentándose como periodista, así que no veo por qué no debemos criticar el valor periodístico de su trabajo. Un saludo.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD