martes, 24 de octubre de 2017 08:11 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

"Si parábamos junto a un pozo, los aviones nos ametrallaban"

Archivado en: Sáhara, Dagousha Lamad

Primeras voces para un reportaje sobre la tragedia silenciada de los saharauis.

Dagousha Lamad, 40 años:

"Yo nací en El Aaiún, en El Aaiún de verdad. Tenía 6 años cuando llegó la Marcha Verde. Los marroquíes impusieron el toque de queda, empezaron a rodear la ciudad con alambradas y muchos saharauis huimos. Yo me escapé con mi madre, mi abuela, mis hermanas y un bebé, que era mi primo pequeño. Los hombres se quedaron a luchar.

Caminamos hacia el interior, hacia el desierto, en plena noche. Hacía bastante frío. Nos juntamos muchas familias, una caravana de mujeres, niños y algunas cabras, huyendo sin saber adónde, sólo huyendo. No llevábamos nada: ni comida, ni ropa de abrigo... Un día aparecieron los aviones marroquíes. Pasaban por encima y nos lanzaban bombas, la tierra saltaba en chorros y el suelo temblaba. Las mujeres guardaban a los hijos pequeños dentro de la melfa [el vestido largo de las saharauis] para protegerlos. Los niños llorábamos, las madres gritaban, teníamos mucho miedo. Cuando acababan los bombardeos, quedaban muchos cadáveres. Nos bombardeaban día y noche. Si parábamos junto a un pozo y nos juntábamos mucha gente para intentar beber, venían los aviones y nos ametrallaban.

Caminamos varios días por el desierto, pasando frío por la noche y calor por el día. Los niños pequeños iban montados en cabras o en burros. A veces se morían de hambre y sed. A mí me sangraban los pies, despellejados de tanto andar.

Gracias a Dios, los argelinos vinieron a buscarnos con coches y camiones. A nosotros nos metieron en un coche y viajamos a oscuras, con las luces apagadas, para que no nos descubrieran los aviones.

Nos dejaron en un lugar en medio del desierto, donde instalaron tiendas de lona y se montó un primer campamento. Recuerdo a los que fueron llegando después de nosotros: venían familias con burros que se morían de cansancio, y otros venían en coches tan abarrotados que había mujeres y niños agarrados por la parte de fuera, colgados de las ventanillas y las puertas. Los coches casi no podían avanzar.

En ese campamento estuvimos un mes. Pero de repente nos dijeron que los marroquíes se acercaban y huimos de nuevo. Esta vez no sufrimos ataques. Nos instalamos en el campamento de Rabuni. Y meses más tarde nos llevaron al de Smara, donde vivimos desde entonces. Hace ya 34 años.

Estuvimos un año y medio sin ver a los hombres, que seguían luchando contra los marroquíes. Luego venían de vez en cuando de visita, en los permisos, pero en esos años de guerra las mujeres tuvimos que encargarnos de construir los campamentos. Donde sólo había tiendas, empezamos a levantar casas de adobe. Yo trabajé en la construcción de dos colegios. Escolarizar a los niños era muy importante. Las mujeres hicieron de maestras. Organizaron el reparto de comida. Siguieron construyendo casas. Si en la familia hay hombres, maridos, hermanos, hijos, ellos pueden hacer las tareas más pesadas. Pero al principio no había hombres. Mi marido sufrió heridas muy graves en la cabeza, por la explosión de una bomba, y durante mucho tiempo no podía ni moverse. A un tío mío le amputaron un brazo. Otros tres murieron.

Los primeros años fueron muy duros, pasábamos hambre, no teníamos ningún recurso salvo la ayuda de los argelinos, Dios los bendiga. A partir de los años 90 empezó a llegar ayuda internacional y desde entonces estamos mejor. Nos mandan arroz, lentejas, harina, azúcar, té. Y vienen médicos. A mí un médico español me extirpó un bulto grande que me había salido entre la oreja y la mandíbula.

¿Si tengo esperanzas de volver a El Aaiún?

Es nuestra tierra. Allí tengo hermanos y tíos a los que no he visto desde hace 34 años. Mi mayor sueño en esta vida sería volver a El Aaiún.

Pero no quiero que haya más guerras. Mi marido es militar y está dispuesto a tomar de nuevo las armas contra Marruecos. Los jóvenes también lo dicen. Pero a tres tíos míos los mataron, conozco a madres que han perdido a todos sus hijos en la guerra. Quiero mucho a mi tierra pero no quiero que los hombres mueran otra vez.

A partir de ahora, mi casa será siempre tu casa. Si vuelves otro año o si vienen amigos tuyos, siempre tendréis aquí vuestra casa. Y cuando volvamos al Sáhara de verdad, allá tendréis también una casa. Y os ofreceremos pescado".

*

Otras voces: Mohammed Lami Ramdan, 68 años, ciego por las bombas de fósforo lanzadas por el ejército marroquí.

Publicado el 10 de marzo de 2010 a las 10:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 12

1 | Susana - 10/3/2010 - 12:35

Gracias,

Las últimas palabras de Dagousha, qué lección de vida.

Cuánta generosidad del que ha perdido tanto.

Qué testimonios tan terribles.

2 | Ander - 10/3/2010 - 12:48

Los echaron de su país costero y llevan 34 años varados en el desierto. Por eso le gustaría a Dagousha poder invitarnos a pescado.

El detalle no es menor: los riquísimos bancos de pesca saharauis están siendo explotados, entre otros, por barcos españoles, que pagan sus cuotas a los ocupantes marroquíes.

La Unión Europea firmó un acuerdo con Marruecos para explotar los caladeros saharauis, violando así las leyes internacionales. Noruega, Suecia y Dinamarca renunciaron a explotar los recursos naturales saharauis mientras no se resuelva el conflicto.

La Unión Europea y España no sólo consienten el atropello, sino que participan en él.

http://olvidados.blogia.com/2008/072402-el-pescado-saharaui-que-te-comes.php

3 | Aitor Azurki - 10/3/2010 - 15:22

Horrelako testigantzak oso gustuko ditut eta oso baliagarriak iruditzen zaizkit: jende xehearen bizipenak, sentimentuak, ikuspegiak... Historia Handia osotzeko balio duen Historia Txikia, xehetasunez betetzen duena; gertakari historiko orok beharko lukeen partea.


Segi horrela, Ander.

4 | esnabide - 10/3/2010 - 17:35

Como para confiar en los políticos....

5 | Miguel - 10/3/2010 - 20:01

Estas primeras voces son el mejor ejemplo de que un reportaje lo hacen esas personas o no se escribe. Me asombró la capacidad descriptiva de Mohamed, y ahora la de Dagousha. Cualquier frase de una persona que sufre de verdad vale más que mil intentos de un periodista.

6 | Susana - 11/3/2010 - 10:26

Cuántas voces!!!
Que todas, absolutamente todas, tengan la oportunidad de hablar, que ninguna calle y que el eco de sus palabras llenas de dolor, nos averguence a todos.

7 | Andrea - 11/3/2010 - 18:38

Cuanto horror han pasado estas personas.... estuve allí en 2006, en un proyecto de mi instituto, tan solo 10 días... en concreto al Campamento del 27 de Febrero. No he visto en mi vida gente tan agradecida, tan humana y tan generosa, no tenían casi nada, pero nos lo ofrecían todo. Visitamos el colegio, la asociación de mujeres saharauis, el hospital de rabuni, el colegio del 12 de junio y el hospital de mutilados, junto al museo de la guerra... en fin, el día a día y la vida de esta gente, indignante. Lo más fuerte....es como pasan los años y no se soluciona NADA!

8 | Joaquina (Web) - 11/3/2010 - 19:27

Hola,

Quizá te gustaría participar en la revista Shukran. Creo que este post o algún artículo tuyo sobre los refugiados saharauis merecería publicarse en la revista. Todos los que participamos en ella lo hacemos de forma voluntaria pero con mucha ilusión. No sé si ya conoces Shukran, sino es así puedes pasarte por aquí:

http://www.saharalibre.es/modules.php?name=Shukran

9 | Ander - 11/3/2010 - 21:45

Joaquina, no conocía la revista pero me parece un trabajo estupendo, necesario, y estaré encantado de colaborar con vosotros (igual de voluntario y con la misma ilusión :-). Para ir concretando, escríbeme por favor a mi correo (anderiza arroba yahoo punto es, te lo escribo así para que no lo pillen los robots).

Miguel: das en el clavo, como siempre. "Cualquier frase de una persona que sufre vale más que mil intentos de un periodista". Tienes toda la razón. Los relatos de esta gente, por ejemplo, son bastante sencillos. Pero sus historias resultan tan tremendas que no hace falta ningua filigrana literaria, basta con ordenarlas y editarlas un poco para componer un relato muy potente. Es una lección para darse cuenta de dónde está el valor de las historias.

Gracias a todos por los comentarios.

10 | Pilar - 21/3/2010 - 13:34

Los que tenemos el privilegio de conocer a los saharauis sabemos el buen corazon que tienen. Si alguien merece el premio Principe de Asturias a la Paz esos son EL PUEBLO SAHARAUI. Sahara LIBRE YA.

11 | Aina Mª Roig (Web) - 09/7/2010 - 23:50

Hola Ander.
Me parecen muy interesantes las primeras voces de tu reportaje y me preguntaba que cuando vas a seguir con mas voces, estoy deseando leerlas.

12 | arturo hernan ecija - 18/8/2010 - 17:36

Estoy desenado jubilarme,para poder ayudar,
fisica y mentalmente,no desespereis,son muchos
años de acupaciòn,que mal lo realizaron los
gobiernos españoles,al dejar un pais a un
invasor,me conmuebe tu testimonio.
Un saludo.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD