sábado, 2 de julio de 2022 07:33 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

Ellis Island, el penúltimo paso

Archivado en: Viajes, Nueva York, Ellis Island

Tras diez o catorce días hacinados en la bodega del transatlántico, los emigrantes salían a cubierta y descubrían la Estatua de la Libertad (en cuya mano algunos creiín ver una espada; eso es ser emigrante segun Georges Perec: ver una espada donde hay una antorcha) y la línea de rascacielos de Manhattan (que algunos confundiín con asombrosas montanyas rectilineas). Pero el barco no tocaba puerto sino que dejaba a los pasajeros en Ellis Island, un islote de la bahía de Nueva York en el que se levantaban los edificios del centro de recepción de emigrantes.

Entre 1892 y 1924, doce millones de personas cruzaron sus pasillos y fueron interrogados y examinados en sus mostradores y ventanillas, antes de entrar en los Estados Unidos. Casi todos huían de la miseria más negra: millones de italianos e irlandeses hambrientos, judíos alemanes,  ucranianos y rusos perseguidos, polacos oprimidos... Como se ve en las fotos del actual museo de Ellis Island, algunos se vestían sus trajes regionales con la mayor solemnidad para pasar el examen de los funcionarios estadounidenses: rusos vestidos de cosacos, argelinos con túnica y turbante, un matrimonio húngaro con seis hijos trajeados... Temían el examen de los ojos (porque un indicio de tracoma significaba la expulsión), los tests de inteligencia y lectura, las letras con tiza que los médicos trazaban en sus hombros para indicar cualquier tara. La inmensa mayoría consiguió dar el último paso desde Ellis Island hasta la tierra firme de Nueva York: solo rechazaron al 2% de los emigrantes. Pero ese pequenyo porcentaje supone 250.000 personas que perdieron en Ellis Island su última esperanza y fueron enviadas de vuelta a través del océano quién sabe a qué infierno, en el viaje más cruel que se pueda imaginar. No conocemos sus historias. Su estela se disolvió en el océano. Y el dato terrible: en esos treinta y pocos anyos, 3.000 emigrantes rechazados se suicidaron en Ellis Island.

Los antiguos edificios acogen ahora un museo estremecedor. En él se conserva la memoria de aquellos doce millones de emigrantes que pasaron por la isla y construyeron Estados Unidos (hoy en día, cien millones de estadounidenses pueden localizar a algún antepasado que pisó este islote arenoso en la desembocadura del río Hudson). El museo ofrece expresiones de desconcierto congeladas en el blanco y negro de las fotos, grabaciones de voces emocionadas, testimonios escalofriantes de desgarros familiares. También muchas alegrías, reencuentros, esperanzas. Estas tremendas historias se pueden recopilar y se pueden contar. Salí de la isla con un montón de apuntes, fotos y media docena de libros. Me gustaría escribir un reportaje con esas historias. Pero entre nosotros -visitantes, espectadores, oyentes del 2008- y la abuela italiana que mira con terror desde una foto de 1910, se abre un abismo tan inmenso que ya no podemos construir ningun puente.

Si un reportaje sobre Ellis Island sirve para algo, porque realmente no sé si sirve para algo, quizá sea para tender un puente entre nosotros y los desgraciados que hoy buscan su última oportunidad en nuestras costas, con la misma esperanza aterrorizada.

Ellis Island exige una larga digestión. Después de conocer un punyado de esas doce millones de historias, de asomarnos al vértigo de esas oleadas de emigrantes de tantos países y tantas épocas, la única idea un poco clara que saco por ahora es la de la increíble chiripa haber nacido en San Sebastián en 1976, un premio improbabilísimo y mil veces más multimillonario que el Gordo de manyana.

Buenas noches desde Harlem, barrio negro totalmente cubierto de blanco: nieva York.

Publicado el 21 de diciembre de 2008 a las 00:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 8

1 | alvarhillo (Web) - 21/12/2008 - 02:48

Todos hemos tenido nuestro Ellis Island. Ellos a finales del XIX y principios del XX. Los españolitos en los cincuenta y sesenta y los asiaticos y africanos a principios del XXI. Como bien dices, es una lotería que gira y gira.

2 | Nahum (Web) - 21/12/2008 - 12:01

Ellis Island es la culpable de muchos de los actuales apellidos norteamericanos. Como los funcionarios no entendían las múltiples lenguas de los que, andrajosos, desembarcaban allá, muchos ponían el nombre que les decían de oído. Tal y como les sonaba.

Hoy es curioso anotar cómo un nombre griego como "Kazantzanakis" se quedó en un simple Kazan, el lituano "Grochovinas" se redujo a Groch y el italiano "Napolitani" se conformaba con Napoli. Y así uno tras otro.

Mil historias. Bueno es saber que andas (hoy habría que decir, esquías) por allí, Ander. No tenía ni idea. No te olvides de visitar el Bronx, please.

3 | Imanol - 21/12/2008 - 22:14

No has añorado la txistorra?. Me he encontardo con Josema y me ha invitado a una palmera de chocolate en Otaegui, cuándo vuelvas a ver si estamos tomando algo.

4 | Ander - 22/12/2008 - 12:09

He leído mil anécdotas con las nombres. Recuerdo una: un judío respondió algo así como shon vergessen (no entiendo) y el funcionario lo bautizó JOhn Fergusson.

Ojo, Imanol, la invitación a palmera del Otaegui tiene connotaciones muy marcadas.

5 | luis (Web) - 23/12/2008 - 22:17

6 | Luis (Web) - 23/12/2008 - 22:18

Ja, ja, ja...se me pasó escribir el comentario...
En realidad sólo era que estoy ansioso por leer algunas de esas historias. Si se pueden tender puentes. Definitivamente, se puede.

7 | Antonio M. - 24/12/2008 - 09:25

Yo también ando ansioso. Me apetece conocer NY desde la óptica de Ander.

8 | ariel - 16/12/2009 - 23:55

NAHUM! lo que son las vueltas de la vida.. estoy buscando una rama familiar, justamente, de ese apellido lituano que mencionas, que fue modificado al ingreso a usa. .. ni mas ni menos. me interesaria saber la fuente de donde sacaste la informacion. es la unica rama familiar q me falta encontrar para completar el arbol genealogico. gracias

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD