sábado, 2 de julio de 2022 06:54 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

Veinte capas de papel

Archivado en: Viajes, Nueva York

En 1988, unos restauradores neoyorquinos examinaron las paredes del bloque 97 de la calle Orchard, en el barrio de Lower East Side. Aquel bloque de cinco pisos había acogido a siete mil inmigrantes de veinte países entre 1863 y 1935, cuando fue abandonado porque no cumplía los mínimos requisitos de habitabilidad. En las paredes de las habitaciones, los restauradores encontraron hasta veinte capas de papel pintado.

Una de ellas la debió de poner Julius Gumpertz, un judío alemán que se instaló en el edificio en 1870. Gumpertz se dedicaba a cortar tacones de cuero para zapatos en un taller de Nueva York. Con el sueldo le alcanzaba para pagar el alquiler del piso (una salita, una pequeña cocina y un dormitorio) en el que vivía con sus cuatro hijos y con su mujer Nathalie, que se deslomaba con las faenas del hogar. Durante la crisis de 1873, Julius se quedó sin empleo, como le ocurrió a uno de cada cuatro trabajadores neoyorquinos. Y unos meses más tarde, desapareció.

Dijo que se iba a buscar trabajo y nunca volvió. Sus amigos le buscaron por el barrio durante días pero no encontraron rastro. Puede que lo asesinaran por alguna deuda, puede que se suicidara por la desesperación o puede que huyera de la ciudad, como hicieron tantos hombres desesperados. Nathalie se hizo cargo de las tres hijas (el cuarto hijo había muerto por una diarrea) y esquivó el golpe mejor que muchas vecinas: no se prostituyó (en aquellos años, una de cada tres mujeres lo hizo para sacar adelante a su familia) ni pidió asilo en ninguna casa para mujeres pobres (porque en ese caso le habrían quitado a sus hijas: aquella sociedad consideraba la pobreza como una culpa y trataba de apartar a los niños del pernicioso ejemplo que les daba el fracaso de sus padres). Nathalie encontró empleo como modista y trabajó en su propia casa. Las tres niñas, al regresar de la escuela, echaban una mano a su madre con los encargos. Unos años más tarde, Nathalie recibió una pequeña herencia de su suegro y se mudó al Upper East Side.

Hasta aquí la capa Gumpertz.

El bloque 97 de la calle Orchard siguió recibiendo nuevos inquilinos rusos, ucranianos, chinos, griegos, italianos, casi todos recién desembarcados en Ellis Island. Los más pobres acampaban en los patios traseros del barrio, incluso levantaban chabolas en la zona del actual Central Park, y vagabundeaban por la superpoblada, pestilente y conflictiva Manhattan en busca de alguna faena con la que ganar unas monedas. Los que tenían algún ahorro o conseguían un empleo se apiñaban en bloques de viviendas precarias, donde las familias apenas estaban separadas por cortinas. Por ejemplo, los Baldizzi sicilianos, emigrantes clandestinos, cuyas pertenencias aún pueden verse en el segundo piso del bloque 97 de Orchard: los muebles, los baúles, los catres plegables de los niños, las herramientas de carpintería del padre, las cajas de queso donadas por la beneficencia...

Porque el bloque 97 es ahora un museo, un recorrido intestinal por las infraviviendas que habitaron cientos de miles de inmigrantes. En las habitaciones recreadas con detalle es fácil imaginar a las familias numerosas apiñadas en torno a la estufa, soportando el invierno en aquellos cubículos oscuros y helados, mientras se escucha el testimonio grabado de la anciana Josephine Baldizzi, que fue niña entre estas paredes. Josephine recuerda aquellas tardes de los años 1930 en las que el padre hacía pequeños trabajos de carpintería en la sala o jugaba a cartas con las niñas, y la madre fregaba ollas con jabón y estropajo de acero (¡le encantaba fregar ollas, le llamaban shine-em-up-Sadie, Sadie la pulidora!) y almidonaba los vestidos y escuchaba radionovelas italianas; su madre, que se embarcó en Palermo a escondidas cuando era una muchacha y nunca más vio a sus padres, escuchaba radionovelas italianas en este piso de Manhattan y lloraba lagrimones durante horas. Eso cuenta Josephine Baldizzi.

Conviene visitar los edificios de inquilinos del Lower East Side. Es la mejor manera para que luego, desde la azotea vertiginosa del Empire State, la vista llegue mucho más abajo, mucho más profundo, hasta los mismos cimientos de Manhattan.

 

Publicado el 24 de diciembre de 2008 a las 15:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 5

1 | juanjo (Web) - 24/12/2008 - 23:27

Ander:
¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!! Que esta Nochebuena, nos veamos junto a la Sagrada Familia en Belén.
Le pediré a Jesús que te guarde, que te haga muy feliz, que te resuelva todos los problemas que tengas,…
Ya que has tenido la paciencia y la amabilidad de visitar mi blog, te digo que formas parte del grupo de personas por las que rezaré esta Noche en Belén.
Gracias.

2 | Ander - 25/12/2008 - 13:52

Gracias, Juanjo. Es una ventaja inesperada de andar pateando la blogosfera. Un saludo.

3 | Minerva (Web) - 26/12/2008 - 14:59

¡Feliz Navidad! Tus artículos son el mejor regalo, estimado Ander. Que la navidad te inspire mejor que a Paul Auster.

4 | Daniel Rivas Pacheco (Web) - 26/12/2008 - 18:47

Feliz Navidad Ander!!

5 | Nahum (Web) - 27/12/2008 - 20:39

Lo mejor del sueño americano --que sí existe y ha hecho grande y generoso a un país de oportunidades como EE.UU-- es que las pesadillas suelen ir al principio de la noche.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD