miércoles, 29 de marzo de 2017 11:20 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

2010, amanecer del guipuzcoano inteligente

Archivado en: Escapadas, Adarra, Mandoegi

A Ignacio Arizmendi siempre lo vemos en el mismo sitio. Es un hombre de casi 80 años que  suele sentarse durante horas y horas en el puente de Fagollaga, sobre el río Urumea, junto a la carretera de Hernani a Goizueta, con las dos muletas que usa para venir desde su casa, muy cercana. Desde hace años lo vemos allí. Ayer, a la vuelta de la caminata por la frontera de los crómlech, también.

Un día, hace tres años, me acerqué a charlar con él. Me contó un montón de historias que luego publiqué en un reportaje, como la de la Real Fábrica de Anclas, que abastecía a media Europa y cuyas ruinas aún se alzan en la orilla del Urumea. También me contó una historia que a mí me gusta mucho: cuando Ignacio tenía diez o doce años, subía con un burro a los montes cercanos para llevarles comidas y herramientas a los curas que andaban excavando allá arriba.

Aquellos curas eran los primeros arqueólogos vascos, que investigaban laderas y collados en busca de monumentos megalíticos. Aquellas losas y aquellos círculos de piedras hincadas constituían un misterio para los arqueólogos pero tenían una explicación bien sencilla para el chaval de diez años del caserío de Fagollaga: eran las tumbas de los gentiles.

Los gentiles son los seres gigantes de la mitología vasca que habitaban estas tierras en tiempos remotos. Eran herreros, carboneros, conocían los secretos de la agricultura y de la industria -secretos que los humanos se afanaban en descubrir con mil tretas-, vivían en las montañas y se entretenían lanzando rocas de una montaña a otra o amontonándolas en misteriosos monumentos (jentilarris, "piedras de gentiles": dólmenes). Un día, al más anciano de los gentiles le comunicaron que había aparecido una estrella muy luminosa en el oriente: "Ha nacido Kixmi", anunció el viejo. "Kixmi": así llamaban a Cristo. "Ha llegado el fin de nuestra era. Lanzadme por el precipicio". Los gentiles arrojaron al viejo y luego ellos mismos se tiraron por una sima. El más joven se quedó en la superficie para tapar la sima con una losa. Según alguna versiones, ese gentil joven era Olentzero, el carbonero que bajó de las montañas para anunciar a los vascos el nacimiento de Cristo: un personaje bisagra entre el viejo mundo pagano y el nuevo mundo cristiano.

Me maravilla esta historia porque los arqueólogos confirmaron lo que aquel chico de diez años del caserío ya sabía, después de escuchárselo a sus padres, a quienes se lo habían contado los abuelos, a quienes se lo habían contado los bisabuelos...: efectivamente, los crómlech eran monumentos funerarios en los que los habitantes de la Edad del Hierro enterraban las cenizas de sus muertos junto con algunos enseres. Esa práctica desapareció hace miles de años pero su historia atravesó siglos y milenios, de boca en boca, de generación en generación, para llegar hasta nuestros días. Los constructores de los crómlech desaparecieron, nadie sabía nada de ellos, pero dejaron una especie de mensaje flotando en el tiempo.

El mensaje también quedó grabado en el idioma. El euskera tiene palabras propias para nombrar los dólmenes: jentilarri, "piedra de los gentiles"; o para los crómlech: mairubaratz, "huerto o cementerio de los mairus", otra denominación de aquellos seres mitológicos.

Los crómlech aparecen en collados, cimas y puntos destacados del paisaje. Sobre los motivos de los constructores sólo se puede especular, pero si alguna vez inventan la máquina del tiempo, reservaré un paseo por la Edad de Hierro para visitar a los tatarabuelos mientras construyen un crómlech. Me encantaría saber qué pensaban, de qué hablaban, en qué creían, qué miedos tenían, qué ilusiones, qué esperanzas.

Sobre todo, me gustaría visitar a los tatarabuelos del cordal montañoso Adarra-Mandoegi, para preguntarles qué pasaba con los vecinos de enfrente, los del cordal Uzturre-Ipuliño. Para saber cómo los veían, si los consideraban extraños, simpáticos o peligrosos. Porque el valle de Leitzaran marca una frontera cultural tajante: en el cordal Adarra-Mandoegi, que cierra el valle por el este, hay montones de crómlech. En Uzturre-Ipuliño, que cierra el valle por el oeste, no hay ni uno solo. Según el arqueólogo Peñalver, hace tres mil años el Leitzaran marcaba un límite entre culturas: al este vivían los vascones, constructores de crómlech, y al oeste, los várdulos, que no los construían. La raya coincide con la división de dialectos del euskera. Y también marca un nuevo criterio de clasificación (y cariñoso insulto) entre robasetas (guipuzcoanos) y meaplayas (navarros): ¡hincapiedras!, podemos decir a nuestros vecinos del sureste.

El sábado pateé con Laura todo el cordal Adarra-Mandoegi encadenando crómlech y dólmenes, en un sube y baja de seis horas por por las cumbres de Adarra (811 m.), Onddo (781), Azketa (834), Leuneta  (883), Abadekurutz (982) y Mandoegi (1.045), con descenso final a Goizueta, donde nos recogió su Gari.

Junto al crómlech y el menhir de Eteneta, Laura revive el momento en que nuestros tatarabuelos guipuzcoanos quedaron fascinados por los monolitos navarros y empezaron a sentir los primeros destellos de inteligencia, las primeras ansias por cocinar un revuelto de hongos.

Publicado el 22 de mayo de 2010 a las 23:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 14

1 | Sergio (Web) - 23/5/2010 - 23:50

... hasta llegar a las actuales piedras del mus.

2 | dburgui (Web) - 24/5/2010 - 10:20

Jorl! ¡El cromlech de Eteneta!

Tengo una cena/comida pendiente con un amigo desde hace un par de años sobre si había cromlechs (que no menhires) más altos que un metro en Navarra/EuskalHeria/Pirineos... Yo decía que sí, conociendo el de Eteneta, porque no es menhir sino uno de los testigos de ese cromlech. Pero al parecer fue la Diputación de Gipuzkoa la que lo restauró y volvió a "hincar" de nuevo. Pero hasta que no vayamos juntos allí no ma la puedo ganar.

Quedan pocos tan grandes. Y por dentro aún tiene un "buen cacho" en la tierra. Ah, ¿así que éramos unos "hincapiedras", eh?

Es que mientras nosotros, los vascones, levantábamos pedruscos, los giputxis-várdulos se dedicaban incinerar a sus muertos y comer caracoletas y kiskillas.

Insultos de la Edad del Hierro: ¡Comecaracoletas! ¡Quemamuertos! ¡Hincapiedras!

3 | Ander - 24/5/2010 - 11:55

Dani, los crómlech vasco-pirenaicos siempre están formados por piedras pequeñas que apenas sobresalen del suelo, nada que ver con los de Bretaña o Inglaterra. Nuestros crómlech nunca llegan a un metro ni de coña. Otra cosa es que una de las piedras alcance hasta 2,5 metros, como ese menhir de Eteneta, y que consideres que eso convierte al crómlech entero como "mayor de un metro". En esa quisquillosa definición tendréis que jugaros la cena: llamad a un arqueólogo, a mí no me liéis.

4 | escéptico (Web) - 24/5/2010 - 16:29

Ander, vaya amigo que estás hecho. Equiparar a Laura con un mono me parece un golpe muy bajo.

5 | bettyboop - 24/5/2010 - 18:02

me gusta esta historia del Olentzero. Aunque me da pena, se quedó sólo,no? Pero bueno, tenía una misión que cumplir.
bettyboop

6 | Ander - 24/5/2010 - 19:22

Bueno, escéptico, pero con un mono guipuzcoano.

Bettyboop, en su proceso de mutación hacia una especie de Papa Noel vasco, el pobre Olentzero fue ganando algunos placeres: se pasa el día comiendo y bebiendo. Ni tan mal. Los gentiles serían muy forzudos pero seguro que no habían inventado la tosta de foie con puré de manzana.

7 | Jonathan (Web) - 24/5/2010 - 20:05

Cromlech de Alchista nº 6, sobresalen 5 testigos el mayor de 1´10 m.

Dburgui, te deben una comida/cena.

8 | Ander - 24/5/2010 - 20:07

Bravo, Jonathan, te esperaba por aquí. Durante la caminata le hablé de ti a Laura. Y pasamos por Altxista, sí, donde vimos un par de crómlech. No sabía que hubiera tantos en los alrededores.

9 | Jonathan - 24/5/2010 - 20:32

Yo cuando fui estaba la maleza alta y solo vi dos o tres, el nº 6 es el que más destaca, junto al camino de la vertiente sur. Tengo pendiente volver a por el resto... ¿Seguía habiendo maleza?

10 | Ander - 24/5/2010 - 20:50

Sí, Jonathan, esa zona estaba fea. Maleza, montones de pinos derribados por el viento...

11 | bettyboop - 24/5/2010 - 21:09

bueno, con esto que me cuentas ya me quedo más tranquila...jajajjaa
bb
pd. meaplayas??

12 | leitzaran (Web) - 30/5/2010 - 17:06

En los crómlech de Etzelako Arritxuriak (también en ese cordal, en la vertiente leizaranesa) alguno de los testigos alcanza el metro veinte.

13 | Buadeku - 24/6/2013 - 21:31

Más o menos donde empieza una subida al Onddi, "hermano pequeño" del Adarra, en una zona de sidrerías de Hernani junto al Urumea hay una casa con una bandera dibujada a mano que parece ser la carlista. ¿Será otra "reliquia" de la zona: seguirá vigente la batalla del cercano Oriamendi en ese rincón? Gero arte

14 | Currasdey - 14/1/2017 - 21:51

Sobre Abadekurutz o Baratzazarreta: https://www.leitzaran.net/varios/abadekurutz.html

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD