lunes, 9 de diciembre de 2019 19:36 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

Esto no es España (salvo Anoeta o San Mamés, que un poco sí)

Archivado en: Paísss, Ciclismo

El año pasado ya te dije que no hace falta que discutamos. This is not Spain, dices. Vale, perfecto, si a mí me da igual que esto sea Spain o no. Pero hazme un favor: dejemos que venga tranquilamente la Vuelta a España, y cuando venga tú dices que la Vuelta visita el extranjero y ya está (igual que otros años pasa por Andorra, Francia, Portugal y hasta Holanda; igual que el Tour organiza etapas en Donostia o en Pamplona). Tú sacas ikurriñas de cinco metros en las cunetas, que se vean bien en la tele, y haces pintadas en la carretera, enormes, abundantes, para que todo el mundo sepa que this is not Spain. Si a mí todo eso me da igual, si yo sólo quiero ver a Contador dando hachazos en Jaizkibel o en Urkiola, igual que tú ves los remates de David Villa o, ejem, Stuani, cuando acudes cada quince días a apoyar y financiar la Liga española con los euros de tu bolsillo.

Publicado el 16 de noviembre de 2009 a las 20:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ciclocrosista habilidoso

Archivado en: Ciclismo, Ciclocrós, Javier Ruiz de Larrínaga

Empieza la temporada de  ciclocrós, un deporte precioso. De crío, a mediados de los 80, todos los años peregrinábamos a Zarautz para ver la carrera del Superprestigio, a la que venían los mejores del mundo, aquellos ciclistas con nombres tan sonoros y que me aprendí letra por letra, con sus dobles aes y sus uves dobles después de las zetas: Groenendaal, Stamsnidjer, Zweifel, Van Bakel, Liboton... (los escribo de memoria: a ver si alguien me pilla algún fallo).

(La foto, de la temporada 1955-56, de aquí).

Recuerdo el ciclocrós de Intxaurrondo, quizá en 1985 o 1986, en aquellas laderas hoy completamente urbanizadas, y cómo alucinamos con un holandés que vestía el maillot blanquiazul del Orbea por primera vez, recién aterrizado en Euskadi, y que saltaba en marcha los enormes tablones del recorrido que obligaban a los demás ciclistas a bajarse de la bici para superarlos. Aquel artista, que ganó con una diferencia insultante, era... Mathieu Hermans, que pronto empezaría a hincharse a ganar etapas al esprint (nueve en la Vuelta, una en el Tour...).

Ya en los 90, recuerdo la emoción de compartir un ratito del calentamiento con Claudio Chiappucci en el ciclocrós de Andoain, cuando las figuras de la carretera todavía se metían en el barro alguna que otra vez, y con un poco de suerte daban una vueltilla al circuito mientras los juveniles calentábamos. Practiqué el ciclocrós tres inviernos, en los que gocé tragando barro y dándome algunos buenos bofetones en las rampas heladas de Ormaiztegi o Telleriarte (ay, qué bajaditas...).

Salvo en Holanda y Bélgica, el ciclocrós es un deporte completamente marginado y quizás en vías de extinción. Menos mal que los medios mayoritarios alguna vez nos sorprenden mostrándonos a algún ciclocrosista ejecutando una hazaña como ésta.

PD: Aupa Yurrebaso!

Publicado el 19 de octubre de 2009 a las 09:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ha muerto Vandenbroucke

Archivado en: Ciclismo, Frank Vandenbroucke

El ciclista Frank Vandenbroucke ha muerto a los 34 años. Le recordamos algunas exhibiciones portentosas, sobre todo aquella de la Vuelta a España de 1999. En muchos años de ciclismo no recuerdo nada parecido a lo que muestran estos dos vídeos, correspondientes a la misma etapa: la escabechina que montó subiendo el puerto de Navalmoral y su demarraje en la subida por las murallas de Ávila. 

Pero no puedo separar esas imágenes de los otros hechos más recordados de la corta vida de Vandenbroucke: los escándalos de dopaje, el libro en el que los confesaba, su vida destruida, las depresiones, los conflictos familiares, los intentos de suicidio.

Y repaso los nombres de los pocos ciclistas que aquel día llegaron cerca de Vandenbroucke. Casi todos se retiraron por dar positivo en un control o por escándalos relacionados con el dopaje: Roberto Heras, Jan Ullrich, Igor González de Galdeano, Manuel Beltrán, Leonardo Piepoli, José María Jiménez (otro cadáver joven de campeón ciclista, como Pantani).

Mucha tristeza.

(La foto estaba aquí).

Publicado el 13 de octubre de 2009 a las 12:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Que desplieguen los bártulos

Archivado en: Ciclismo, Roberto Heras

Roberto Heras ganó cuatro Vueltas a España pero en la cuarta dio positivo por Epo y tuvo que plegar bártulos. Intentó desplegarlos varias veces, tras cumplir los dos años de sanción, pero anunció que se retiraba definitivamente por falta de "ofertas dignas" y porque el ciclismo estaba en una situación muy mala (quién sabe, es posible que sus trampas tampoco hubieran ayudado mucho).

Como aquí creemos en las segundas oportunidades y en la igualdad de derechos de quienes han cumplido sus sanciones, animamos a todos los ciclistas cazados por dopaje a que desempolven sus bicis de trial, sus sancheskis y sus goitiberas, y que sigan el ejemplo de Roberto: acaba de ganar en Oxfordshire el campeonato del mundo de bicicletas plegables.

(La foto estaba aquí).

Publicado el 8 de octubre de 2009 a las 12:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ha muerto Tamargo

Archivado en: Ciclismo, Emilio Tamargo

Ha muerto Emilio Tamargo, una de las voces de la banda sonora de mi infancia y de unos cuantos de vosotros, supongo. Los seguidores del ciclismo televisado de los años 80 lo recordaréis por unas cuantas anécdotas gloriosas ("tamargo la tarde", decíamos en casa, qué malos), como algunas entrevistas que hacía a los escapados, ¡en plena carrera!, desde la moto.

"Llevas nueve minutos de ventaja", le decía a un corredor del Reynolds, cuyo nombre no recuerdo, y le metía el micro en los morros para que el ciclista le respondiera. Sólo se oían jadeos y bufidos. Enseguida volvía con el micro y corregía la información: "Nos dicen que en realidad llevas cuatro minutos". De nuevo, el micro en los morros del ciclista, que no decía nada. Y a la tercera: "Oye, que no, que llevas dos minutos, ¿qué te parece, cómo vas?". Y el ciclista, esta vez sí: "¡Jodido, mecagüenlaputa!". Y Tamargo: "Compañeros, el corredor nos dice que va fatigado".

En este vídeo de la etapa de los Lagos de Covadonga de 1986 podéis escuchar su voz  ("¡empleando un 23!") y la de su compañero de retransmisiones ciclistas, un frustrado poeta ("el tremolar de las banderas recibe al Junco de Bérriz en su galopada por los verdes valles asturianos"...), un frustrado poeta llamado... ¿quién se acuerda?

Publicado el 2 de octubre de 2009 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Los etarras abucheaban a los del Astaná

Archivado en: Periodismo, ciclismo

No me extraña que crezcan conspiranoias con el caso Astarloza. La periodista de El Mundo suelta que los etarras "animaban de cerca a los ciclistas del Euskaltel" y se queda tan pancha.

Habrá tenido acceso al informe que los gendarmes escribieron con detalle en el  Mont Ventoux: "El sospechoso abuchea a Andreas Klöden y le enseña el dedo corazón. Después corre unos metros junto a Egoi Martínez, le jalea, le da unos toquecitos en el hombro y grita una proclama  de dudosa legalidad". O algo así.

*

Dopaje: pasta y cebolla.

Publicado el 22 de agosto de 2009 a las 10:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ojalá

Archivado en: Ciclismo, Mikel Astarloza

Después del alegrón que nos llevamos con el triunfo de Astarloza en el Tour, vino el mazazo con la noticia de que había dado positivo una semana antes de la carrera francesa.

El caso suena un poco raro por ciertas circunstancias que no quiero diseccionar ahora, porque después de tantos engaños a los seguidores del ciclismo nos quedan pocas ganas y muy poquita fe.

Sin embargo, esta tarde me han dado una información que justificaría la inocencia de Astarloza. Y ahora mismo, por medio de Iturri, leo que Xabier Usabiaga, periodista de ETB y experto en ciclismo, hace algo muy arriesgado para alguien que tiene su puesto: dice que, dada la información que posee, pone la mano en el fuego por Mikel y que con ello se juega su credibilidad.

No sé si a Usabiaga le han contado lo mismo que a mí.

Es probable que, como en la gran mayoría de los casos, el primer aviso de dopaje termine confirmándose. Nos quedaremos con un enorme disgusto. Y los espectadores del ciclismo nos pareceremos cada vez más a los espectadores de lucha libre, esos que hacen como que se lo creen.

Pero todavía quiero aferrarme al último clavo. En los próximos días, con toda mi ingenuidad, esperaré que las noticias hablen de ese hecho exculpatorio que me han contado hoy. Probablemente haga el bobo. Es que quiero seguir creyendo en los Reyes.

Publicado el 2 de agosto de 2009 a las 22:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Parecían arrastrar árboles enormes

Archivado en: Ciclismo, Tour de Francia, Albert Londres, Plomo en los bolsillos

Gracias a Josu L., me enteré de que la editorial Melusina acaba de publicar un librito delicioso: Los forzados de la carretera. Tour de Francia 1924.

Es una recopilación de las crónicas que escribió Albert Londres para el diario Le Petit Parisien durante el Tour de 1924. Entre ellas está la legendaria entrevista a los hermanos Pélissier, favoritos para ganar la prueba, que se bajaron de la bici indignados por los abusos del reglamento y por la manera en que los organizadores maltrataban a los ciclistas. En ese encuentro en una cafetería a pie de carretera, Henri Pélissier pronunció aquella famosa frase en la que decía que los organizadores pronto les colocarían plomo en los bolsillos alegando que Dios había hecho al hombre demasiado ligero.

Copio, a voleo, un extracto sobre la travesía de los Alpes:

"Cuando escalaban el Izoard y el Galibier no parecían apoyarse en los pedales sino arrancar árboles enormes. Arrastraban con todas sus fuerzas algo invisible, escondido bajo tierra, pero sin sacarlo nunca.

No les dirigía la palabra, los conocía a todos, pero no me hubieran respondido. Cuando su mirada se cruzaba con la mía, me recordaba a la de un perro que tuve y que antes de morir compartía conmigo su profunda pena por estar obligado a abandonar la tierra. Volvían a bajar la mirada y curvados sobre su manillar continuaban adelante concentrados en la carretera, como comprobando si las gotas de agua que caían eran de sudor o de lágrimas.

(...)

Brunero, el italiano que corre el Tour por primera vez, me pregunta con voz entrecortada:

-¿Es mucho más largo el Galibier?

Diez minutos más tarde le oigo formular la misma pregunta a Thys. Thys responde afirmativamente con un movimiento de cabeza. Sí, todavía es muy largo.

El año anterior, en la pendiente del Izoard, Alavoine se cayó y perdió el conocimiento y la carrera. Lo recuerda:

-¡Tengo miedo! -me grita.

Y baja a tumba abierta, cortando el viento, con la mirada ansiosa.

Me he parado al final de una gran cuesta.

Uno detrás de otro los veo descender en tromba.

-¡Estoy acojonado! -me grita un corredor aficionado con voz trémula.

Y otro:

-¡Tengo miedo!

Parece que espero en ese giro para recoger sus trozos.

Aún aparece otro tan rápido que me arroja el viento al pasar:

-¡Estoy asustado! -dice a gritos.

Otro frena, zigzaguea, va a caer rodando, se la pega contra un talud que le rasguña el muslo, pero que le para.

Voy hacia él; su cadena está rota:

-Hoy tenía un poco de ventaja. ¡Desgracia de las desgracias!

Observa su cadena:

-¿Cómo voy a arreglar esto? Necesitaría un yunque.

Agarra una piedra grande y otra pequeña. La grande es el yunque y la pequeña el martillo.

-¡Si la arreglo, me emborracho en la meta!

Este corredor es Ercolani, nativo de Froges, que espera un hijo:

-Ojalá sea un chico, lo bautizaré con el nombre de Benjamín.

-¿Por qué?

.Porque soy el benjamín del Tour. ¡Tengo veintiún años!

Consigue repararla.

-Soy feliz -dice.

(...)

Nos encontramos con el farolillo rojo.

Es el nombre que recibe el último.

Es Rho, al que siempre llamamos D'Anunzio.

Es difícil afirmar si Rho es más delgado que obstinado. Está cambiando un neumático y parece que reflexiona profundamente.

-¿En qué piensan tan concentrado?

-Pienso en el signor Bazin...

El señor Bazin es el cronometrador.

A las 21h 41' 3" 2/5 pulsa un botoncito que se encuentra sobre la mesa, un reloj de dos mil quinientos francos. Entonces avisa:

-¡Señores, el control está cerrado!

Verá llegar a D'Anunzio con las tripas fuera, a tres metros, y le hará el gran signo de la piedad y de la desesperanza, y no vacilará.

El señor Bazin sabe lo que representa en la vida dos quintas partes de un segundo.

¡El señor Bazin es una especie de cuco que vive dentro de un reloj!

Rho estaba perplejo porque ya sabía todo esto.

Sin el corazón de piedra del signor Bazin, el deporte le hubiera parecido mucho más bello...".

Publicado el 30 de julio de 2009 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Hey, pistolero

Archivado en: Ciclismo, Tour de Francia, Mikel Astarloza, Juanma Garate, Lance Armstrong

ACTUALIZACIÓN (31 de julio, 20.25): La Unión Ciclista Internacional anuncia que Astarloza dio positivo por EPO una semana antes del Tour. Qué enorme decepción.

*

Los ciclistas vuelven a casa.

Mikel Astarloza, ganador en Bourg-Saint-Maurice, que hasta ese día se refería a sí mismo como "un líder patético", porque sus compañeros trabajaban para él y nunca ganaba: "En el equipo suelen decir que siempre voy quedándome del grupo de cabeza y sufriendo. Esa es la historia de mi vida. Los recuerdos que tengo son sufriendo y descolgándome. Cuando deje el ciclismo me quedaré con lo de ir sufriendo y no aguantado el grupo de cabeza. Siempre digo que soy el peor del mejor grupo".

(Entrevista en El Diario Vasco)

La verdad es que si pensamos en una imagen de Mikel, el pobre siempre aparece luciendo dentadura:

(La foto es de NVJ).

Juanma Garate, ganador en el Mont Ventoux, que fue al Tour para ayudar a Menchov -desaparecido-, Freire -errante- y Gesink -caído-: "Esto lo compensa todo, los sufrimientos desde que eres cadete, los sueños desde que eres un crío. Soñé que llegaba con Contador. Me acuerdo que la segunda vez que gané en Gorla, en aficionados, también soñé que ganaba. No me suelo acordar mucho de los sueños, pero de éstos sí. Mi mujer me suele decir que se me olvidan".

(Entrevista en El Diario Vasco)

Estos dos han vuelto a casa felices. Pero hay uno que está avinagrado total: Lance Armstrong.

Leer texto completo »

Publicado el 29 de julio de 2009 a las 12:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Donde caben nueve, caben dix

Archivado en: Ciclismo, Tour de Francia, Mark Cavendish

El tremendo Mark Cavendish ganó cuatro etapas del pasado Tour y este año se ha llevado seis. Ayer, en los Campos Elíseos, certificó que donde caben nueve, caben dix. ¡Caven sos!

Además las ha ganado sacando de rueda una y otra vez a sus rivales, sin pasar ningún apuro ni tener que dar ningún golpe de riñón en el último metro. Sobrado, sobradísimo. Cómo lo hace: con las piernas explosivas de un pistard y con su equipo-locomotora Columbia, que le deja los esprints casi ganados antes de que le toque arrancar a él.

Este vídeo, en el que se ve de maravilla el esprint de ayer en París, debería incluirse en los manuales de ciclismo. Así se organiza un esprint perfecto:

00.20: Dos ciclistas del equipo Garmin tiran del pelotón a toda pastilla y llevan a rueda a su compañero, el esprinter Tyler Farrar (a esas velocidades, el ciclista gasta el 80% de sus fuerzas contra la resistencia del viento: por eso es fundamental pedalear lo más pegado posible a la rueda trasera del que te precede, todo el tiempo posible: ahí se juega una gran parte del esprint).

00.25: Empieza el festival del Columbia. En la pancarta del último kilómetro, George Hincapie arranca por un costado, llevando a rueda a sus compañeros Mark Renshaw y al propio Cavendish. Rebasa a los Garmin y destroza su estrategia. Los Garmin se ponen a rueda de los Columbia, pero Farrar ya va peor colocado que Cavendish.

00.52: Hincapie se aparta. Obliga a los Garmin a rodearle por la derecha y a salirse del rebufo. Mientras tanto, Renshaw tira a tope de Cavendish y traza perfectamente la última curva. El lanzador del Garmin, reventado por el esfuerzo extra para superar a Hincapie, pierde un metro en esa curva. Ahí ya se ha decidido el esprint, antes incluso de que comience. Farrar queda lejos de la rueda de Cavendish.

01.02: Imágenes espectaculares, con la cámara siguiendo el esprint desde un carril lateral. Renshaw lanza el esprint y Cavendish lo remata con una ventaja inmensa. Para quitarse la txapela.

Publicado el 27 de julio de 2009 a las 22:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD