domingo, 29 de marzo de 2020 12:06 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

El susurro de las rocas

Archivado en: Costa vasca, Zumaia, Flysch, Haitzen hitza, Asier Hilario, Alberto Gorritiberea

En la pasada primavera, dos docenas de científicos se reunieron en los acantilados de Zumaia (Guipúzcoa) para participar en la grabación de la película Flysch. Haitzen hitza (el susurro de las rocas). Formaban un equipo de relumbrón: desde Jan Smit, codescubridor del cráter del meteorito que extinguió a los dinosaurios, quien desarrolló su teoría a partir de las investigaciones hechas en Zumaia, hasta Bruce Runnegar, ex director del programa de la NASA para la búsqueda de vida extraterrestre, pasando por Thierry Juteau, descubridor de oasis de vida en los fondos abisales, el glaciólogo Adolfo Eraso, el biólogo Miguel Delibes, el experto en cambio climático Anil Markandya... (Podéis leer los resúmenes de las conferencias que dieron en San Sebastián por aquellos días).

Ayer asistimos en el Kursaal al estreno de la película, que en 71 minutos ofrece imágenes de belleza escalofriante de algunas mecas de la geología mundial como Zumaia, Islandia, Wyoming y el Yucatán. El documental es obra del geólogo Asier Hilario y el cineasta Alberto Gorritiberea, secundados por Iban Garate y Mikel Mendizabal. Y muestra los secretos que guardan los acantilados de Zumaia: en esa inmensa biblioteca rocosa se registra, capa a capa, página a página, la historia detallada de nuestro planeta desde hace 100 millones de años hasta hace 50 millones.

La película es una historia de detectives apasionante. Los científicos no estudian esas capas pétreas por la mera curiosidad acerca de un pasado muerto: en ellas encuentran las claves para entender cómo funciona el planeta, cómo evoluciona y se adapta la vida, y, sobre todo, entienden qué está pasando ahora mismo y qué peligros nos amenazan.

Los datos son abrumadores: estamos viviendo la sexta extinción masiva de la historia de la Tierra. Y la estamos causando nosotros.

De las cinco grandes extinciones anteriores, en las que desaparecieron porcentajes altísimos de especies en muy poco tiempo, cuatro están registradas en los acantilados de Zumaia. La película pregunta a los científicos si el ser humano sería capaz de sobrevivir a catástrofes de semejante calibre: ¿sobreviviríamos a un cambio de polaridad magnética, sobreviviríamos a la caída de un meteorito como el que extinguió a los dinosaurios, sobreviviríamos a un gran calentamiento como el del Paleoceno-Eoceno, que se parece peligrosamente a lo que estamos empezando a experimentar?

El erizo de mar, las extinciones masivas y los pastores del Baztán

Curiosas curiosidades: ayer, en el mismo día del estreno, Miguel Sánchez-Ostiz escribió esto en su blog, a propósito de los amuletos y las supersticiones del mundo rural: "Con los años he reunido algunos fósiles de erizos de mar que llevaban los pastores en el zurrón para protegerse del rayo".

La película explica que el erizo del mar es la única especie del flysch de Zumaia que ha sobrevivido a las cuatro grandes extinciones registradas en esos mismos acantilados. Qué tendrá el erizo de mar. ¿Buenos genes o buena suerte?, se preguntaba Miguel Delibes hijo, el biólogo, en el documental. Probablemente buena suerte, decía. O sea: lo que decía el pastor.

Y aquí, por fin, el tráiler de la película.

El 30 de diciembre la proyectarán en Zumaia en pantalla grande (ideal para quedarse boquiabierto con la espectacular fotografía de la película). Habrá dos pases gratuitos: a las 20 y a las 22 horas.

Tanto ETB como TVE también la emitirán.

Y a partir de marzo, en el Kutxaespacio de la Ciencia (San Sebastián) podrá verse una versión de 38 minutos.

No os lo perdáis. Si veis la película y no os quedáis con la boca abierta, os devuelvo el dinero que pagáis por entrar a este blog.

Publicado el 18 de diciembre de 2009 a las 12:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

"El cambio climático exige una transformación radical de nuestra sociedad" (Balairón y Markandya)

Archivado en: Haitzen hitza, cambio climático, Luis Balairón, Anil Markandya

El cambio climático causado por el hombre es un fenómeno innegable cuyas consecuencias resultan difíciles de predecir. Así lo explicaron el meteorólogo Luis Balairón y el economista Anil Markandya, miembros del IPCC (Panel Intergubernamental de Expertos en el Cambio Climático), en las jornadas Haitzen hitza. Los cambios futuros abarcan una horquilla de posibilidades muy amplia, pero en cualquier caso nos exigen un cambio radical de modelo energético, una sociedad que consuma menos y de manera menos contaminante que ahora. Los dos expertos coinciden en que el ser humano nunca se ha enfrentado a un reto de semejante calibre, pero ambos confían en nuestra capacidad de innovación para transformar la sociedad.

Luis Balairón recordó que nuestro planeta ha vivido cambios de clima constantemente, durante millones de años. Desde que se tienen registros sistemáticos (en el último siglo y medio), la temperatura ha ido subiendo de manera escalonada, un ascenso que no resultaba preocupante porque encajaba dentro de las oscilaciones naturales. "Sin embargo, a partir de los años 80 el calentamiento creció de una manera anómala. Es preocupante, pero tenemos muchas dudas sobre el comportamiento de la temperatura: sube más en unas zonas que otras (más en el Polo Norte que en el Ecuador, por ejemplo), hay regiones que en vez de calentarse se han enfriado (como algunas partes de Groenlandia o la Antártida...). El proceso no está muy claro. Lo que de verdad siembra temor no es la subida de la temperatura en sí, sino el aumento espectacular de las concentraciones de dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero". En los últimos cientos de miles de años, esa concentración de CO2 nunca ha rebasado las 290 ppm (partes por millón) pero a lo largo del siglo XX, como consecuencia de las emisiones humanas, subió por encima de las 300 y hoy en día nos acercamos a las 400.

La duda de los científicos es la siguiente: ¿cómo se va a comportar la temperatura ante una subida tan notable del CO2? Se sabe que si duplicáramos esa proporción de gas, la temperatura del planeta subiría 1,2 grados. Pero eso sería si en el sistema del clima no hubiera realimentaciones. Un ejemplo: si sube la temperatura, los océanos absorberán menos dióxido de carbono que ahora, con lo cual la concentración será mayor y la temperatura subirá aún más. El sistema climático mundial es muy complejo, por lo que resulta difícil precisar el efecto de esas realimentaciones, pero los expertos calculan que con una duplicación del gas las temperaturas no subirían 1,2 grados, sino entre 2 y 5.

"En realidad, el cambio climático no lo vivimos ahora, sino que ocurrirá dentro de unas décadas si la concentración de CO2 sigue subiendo, que va a seguir subiendo aunque frenemos ahora mismo. Y eso es lo que intentamos predecir", aclaró Balairón. El IPCC ha elaborado 40 modelos con los posibles escenarios del futuro. "En el peor de los casos, la población humana se dispara hasta los 15.000 millones de habitantes y sigue con un consumo desaforado, con el uso de combustibles fósiles, emitiendo mucho dióxido de carbono. En el mejor de los casos, la población se mantiene alrededor de 7.000 millones y se consigue una economía armónica, con transferencias de tecnología a los países pobres, con energías limpias...". Entre un extremo y otro, las predicciones varían: la temperatura subirá entre 1,8 y 4 grados (con un pequeño porcentaje de posibilidades de que suba hasta 8, lo cual supondría una catástrofe), el nivel del mar aumentará entre 18 y 55 centímetros... Esos cambios afectarán a la alimentación (caerá la productividad de las cosechas), al agua (faltará en las ciudades), al ecosistema (que sufrirán grandes daños y extinciones), a los desastres naturales (que serán más frecuentes...).

Medidas para mitigar el cambio

Leer texto completo »

Publicado el 11 de mayo de 2009 a las 07:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Delibes: "El ser humano está causando la sexta gran extinción"

Archivado en: Haitzen hitza, Miguel Delibes, biodiversidad

(Miguel Delibes, ayer en los acantilados de Zumaia. Foto de Gorka Zabaleta)

En la historia de nuestro planeta se han registrado cinco extinciones masivas. Según explicó el biólogo Miguel Delibes en las jornadas Haitzen hitza, hoy en día las especies desaparecen a un ritmo suficientemente alto como para pensar que estamos viviendo la sexta extinción. Y detrás de esta gran crisis de biodiversidad está la presión humana: la población se ha disparado y el consumo de los recursos está muy por encima de lo soportable.

El registro de los fósiles indica que en la historia de nuestro planeta se han registrado cinco grandes extinciones. La más brutal ocurrió hace 251 millones de años, cuando desaparecieron el 96% de las especies marinas y el 70% de los vertebrados terrestres. La vida estuvo a punto de perderse. Durante mucho tiempo la Tierra fue un páramo habitado principalmente por hongos. Pero entre los supervivientes quedó algún antecesor de los vertebrados, que resistió la catástrofe y permitió que ahora nosotros estemos aquí. La última extinción, registrada en el límite K/T de los acantilados de Zumaia, exterminó hace 65 millones de años a los dinosaurios y al 70% de las especies. Si los humanos existimos es gracias también a aquel asteroide que eliminó el mundo de los reptiles y dio paso al de los mamíferos.

Por eso, el biólogo Miguel Delibes explicó ayer que las crisis y los cambios en la biodiversidad son desastrosos para algunos pero beneficiosos para otros. "El meteorito de Yucatán fue malo para los reptiles pero ayudó a la expansión de los mamíferos. El mayor cambio en la historia del planeta, la oxigenación de la atmósfera, fue desastroso para los organismos anaerobios pero muy bueno para nosotros. Si ahora se derriten los hielos y sube la temperatura, es un desastre, pero los lagartos tropicales estarán muy contentos".

El cambio climático actual afecta directamente a nuestra especie. "Somos los humanos quienes precisamos de una naturaleza sana, no es ella la que nos necesita".

Un planeta domesticado

El ser humano ha transformado la Tierra. Lo viene haciendo desde que nuestros abuelos prehistóricos quemaron bosques para abrir cultivos. Hoy en día, la mitad de la superficie terrestre tiene un uso y un aspecto distinto del original. Además, cuatro de cada cinco bancos pesqueros están agotados. Una cuarta parte de las especies de aves se ha extinguido en los últimos dos milenios. Una cuarta parte de las plantas son invasoras, es decir, habitan lugares distintos al de su origen. El 60% del agua dulce disponible está manejada por los humanos. "Vivimos en un planeta muy humanizado. Nuestra especie ha introducido en el planeta un cambio tan grande como los cambios que marcan eras geológicas, sólo que nosotros no lo hemos hecho en millones de años sino en el último siglo y medio. Dada la magnitud del cambio, hay quien propone que vivimos en una nueva era geológica que debería llamarse Antropoceno".

"La humanización del planeta nos responsabiliza", dijo Delibes. Y recordó una frase que le dijo el zorro al Principito, cuando éste quiso despreocuparse de la rosa: "Eres responsable para siempre de lo que has domesticado".

Leer texto completo »

Publicado el 8 de mayo de 2009 a las 17:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Oasis en el fondo del océano: ¿el origen de la vida?

Archivado en: Haitzen hitza, Thierry Juteau, black smokers

Thierry Juteau vivió un privilegio estremecedor: fue la primera persona que vio un oasis de vida a 3.000 metros de profundidad bajo el océano Pacífico. Ocurrió el 21 de abril de 1979, cuando este experto en vulcanismo submarino descendió en un batiscafo y descubrió las black smokers o fumarolas negras. El lecho oceánico es un absoluto desierto biológico, pero Juteau comprobó que alrededor de estas chimeneas calientes se extendían unos oasis rebosantes de seres vivos. Ayer contó los detalles de su descubrimiento en la tercera jornada del ciclo Haitzen hitza, en San Sebastián, donde también proyectó algunas imágenes de ese fascinante mundo submarino.

(Thierry Juteau, ayer en la punta Algorri de Zumaia. Foto de Gorka Zabaleta).

Las profundidades del océano son muy hostiles para el ser humano: a partir de los 300 metros se entra en un mundo de oscuridad absoluta, de frío intenso (alrededor de cero grados: allí el mar no se congela gracias a la concentración de sal) y, sobre todo, de una presión aplastante (una atmósfera más cada diez metros, de manera que a 3.000 metros de profundidad se soportan presiones de 300 atmósferas).

En 1979, Juteau descendió a las profundidades del Pacífico en el interior del sumergible Alvin, una bola metálica de dos metros de diámetro, con la compañía de un piloto y otro científico. Se dejaron caer hasta el fondo "en una hora y media de descenso impresionante. El sonar nos indicó que nos acercábamos al fondo, y entonces el piloto largó lastre para poner el batiscafo en equilibrio flotante, encendimos los focos y empezamos a pasearnos sobre el fondo".

Pronto vieron una fumarola negra: la primera black smoker vista por un ser humano. Los científicos suponían que debía existir actividad hidrotermal en las dorsales submarinas, pero jamás habían visto esos chorros de agua caliente y negra que brotan con gran violencia y a una temperatura muchísimo más caliente de lo que esperaban Juteau y sus compañeros. Llevaron un aparato que podía medir hasta 35 grados, porque la máxima registrada en el fondo de un mar no superaba los 23, pero pronto comprobaron que el aparato, fabricado con pvc, se estaba fundiendo. Y el pvc se funde... a 280 grados. En inmersiones posteriores midieron temperaturas medias de 350 grados, con picos de 400.

El material expulsado por estas chimeneas ha modelado formaciones impresionantes en el fondo del mar: grandes murallas de lava solidificada, con columnas y arcos naturales, que se extienden hasta componer una especie de ciudad arruinada y hundida en las profundidades del océano. En ese entorno volcánico se precipitan grandes cantidades de cobre, hierro, cinc, oro, plata, níquel o platino, formando yacimientos polimetálicos de millones de toneladas. Juteau prevé que algún día bajaremos al fondo del mar a explotar esos inmensos campos de metales, igual que ahora extraemos hidrocarburos.

La verdadera sorpresa llegó un poco después.

Leer texto completo »

Publicado el 7 de mayo de 2009 a las 12:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

En busca del cráter de la muerte (Orue y Smit)

Archivado en: Haitzen hitza, Jan Smit, Xabier Orue-Etxebarria, dinosaurios, Chicxulub

En la segunda jornada de las conferencias Haitzen hitza, los geólogos Xabier Orue-Etxebarria y Jan Smit relataron uno de los episodios más apasionantes de la historia de la ciencia: la búsqueda del llamado "gran cráter de la muerte", cuyo descubrimiento en Chicxulub (México) hace unos treinta años confirmó que los dinosaurios se extinguieron por el impacto de un enorme asteroide.

(Foto: Xabier Orue-Etxebarria, durante el rodaje del documental Flysch, haitzen hitza)

Las rocas de la cuenca vasca constituyen uno de los mejores escenarios de la geología mundial para investigar las huellas de semejante catástrofe, y aquí se obtuvieron algunas de las pruebas clave para confirmarla. En el flysch de Zumaia, por ejemplo, se aprecia perfectamente una misteriosa capa de hace 65 millones de años: en la capa anterior abundan las especies de fósiles, pero en la capa posterior han desaparecido casi todos. La capa intermedia que marca esa extinción masiva es el famoso límite K/T (límite entre el Cretácico y el Terciario), presente en todo el mundo en afloramientos que datan de esa época.

Xabier Orue-Etxebarria, investigador de la cuenca vasca, explicó que ese estrato rocoso muestra la quinta y última extinción masiva que ha ocurrido en la historia de nuestro planeta (una extinción masiva es aquella en la que desaparece más del 50% de las especies en un periodo inferior a tres millones de años). En la del K/T desapareció hasta el 70% de las especies, incluidos los dinosaurios, que desaparecieron muy rápido, y podría decirse que gracias a esa extinción estamos nosotros aquí: en ese momento acabó el reinado de los grandes reptiles y empezaron a prosperar los pequeños mamíferos.

Jan Smit fue uno de los investigadores que en los años 70 empezó a buscar las razones de aquella extinción tan brusca y generalizada. ¿Fue por alguna epidemia, por una actividad volcánica descomunal, por una competencia entre especies? A principios de los 80, tanto él como otros geólogos demostraron que la misteriosa capa K/T presentaba una gran abundancia de iridio, cien veces mayor que las capas anteriores y posteriores. El iridio es un elemento muy extraño en la Tierra pero frecuente en los asteroides: tuvo que caer del cielo. También descubrieron la presencia de microtectitas en esa capa: unas gotas vítreas que salen despedidas tras el impacto de un meteorito, y en este caso con tanta violencia que algunas llegaron hasta la Luna y otras dieron hasta cuatro vueltas al mundo antes de posarse.

Según los cálculos de los científicos, aquel impacto tuvo que producirlo un asteroide de 10 kilómetros de diámetro y debió dejar un cráter de 180 kilómetros de diámetro. Smit relató ayer la emocionante búsqueda de ese gran agujero, que podía estar en el fondo del océano, o en tierra firme pero sepultado bajo miles de metros de sedimentos, o erosionado hasta ser irreconocible...

Leer texto completo »

Publicado el 6 de mayo de 2009 a las 12:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Runnegar: “Bizitza estralurtarra bilatzea katedralak eraikitzea bezalako lana da”

Archivado en: Haitzen hitza, Bruce Runnegar, astrobiología

(Runnegar, ex director de astrobiología de la NASA: "Buscar vida extraterrestre es una tarea parecida a construir una catedral". Por ahora el texto el resumen de la conferencia sólo está disponible en euskera. On egin).

NASAko astrobiologia zuzendari ohia da Bruce Runnegar, bizitza estralurtarra bilatzeko proiektuak bideratu zituena. Haitzen hitza zikloaren barnean, gure planetatik kanpo bizitza aurkitzeko aukerei buruz aritu zen.

Bizigarritasunaren kontzeptua azaldu zuen Runnegar-ek. Gure planetan bertan, bizitzarentzat ustez ezinezkoak ziren eremu askotan izaki bizidun bereziak aurkitu dituzte ikerlariek (Australiako barnealdeko zenbait eskualdetan, itsas hondotan, lurraren sakoneran...). Bizigarritasun eremu horiek uste baino zabalagoak direla frogatu dute, eta Lurretik kanpo ere baldintza zail horietan bizitza topatzeko itxaropena zabaldu da.

Leer texto completo »

Publicado el 5 de mayo de 2009 a las 12:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Anguita: viaje hasta el origen de la vida

Archivado en: Haitzen hitza, geología, Francisco Anguita

El geólogo Francisco Anguita abrió el ciclo de conferencias Haitzen hitza con un viaje a través del tiempo, en el que se remontó desde la época actual hasta los orígenes de la vida. "Podríamos pensar que la historia de la vida es sencilla, que surgió, se desarrolló y se fue haciendo más compleja. Pero el estudio del registro geológico, la historia de la vida grabada en las rocas, muestra que han ocurrido parones y retrocesos. La historia de la biosfera es en realidad una montaña rusa, con fases de diversificación y abundancia y fases de crisis y extinciones masivas". Anguita repasó los triunfos y las derrotas de la vida, en su camino de miles de millones de años.

El tiempo profundo

Charles Lyell, geólogo del siglo XIX, estudió fósiles cada vez más antiguos para rastrear la evolución de la vida. Y se topó con un muro: el límite K-T (el límite entre las eras sucesivas del Cretácico y el Terciario). Los fósiles de una capa rocosa eran completamente distintos de los fósiles de la capa anterior. Lyell no conseguía explicarse semejante transformación, y creyó erróneamente que le faltaban estratos de rocas, que se había perdido el registro de toda una época intermedia de evolución. Pero no faltaba nada: aunque él no lo supiera, acababa de toparse con la huella de una extinción masiva, la que hace 65 millones de años acabó con los dinosaurios y con la mayoría de las especies que habitaban nuestro planeta.

Otro de los fundadores de la geología moderna, James Hutton, aportó en el siglo XVIII uno de los grandes conceptos que han dado los geólogos a nuestra civilización: la idea del tiempo profundo. Un par de siglos antes, Shakespeare había escrito aquello de "el pobre mundo tiene casi 6.000 años". Hutton, al analizar un afloramiento de estratos rocosos en la costa inglesa, llegó a la conclusión de que aquellas capas verticales alguna vez habían sido horizontales en el fondo del mar, que una fuerza descomunal las había plegado y elevado, que la erosión las había modelado, que habían vuelto a sumergirse, que se les habían añadido otras nuevas capas, que habían vuelto a emerger... Hutton y sus ayudantes "se marearon al darse cuenta de que estaban asomándose a un impresionante abismo del tiempo". Ahora sabemos que algunos de esos estratos contaban con 500 millones de años.

"El espacio profundo es un concepto viejo", explicó Anguita. "Ahora sabemos que hay millones de años luz hasta las galaxias más remotas, pero nuestros antepasados más primitivos probablemente ya sabían que el cielo era un espacio inmenso, un misterio. Sin embargo, la idea del tiempo profundo es muy reciente. Shakespeare creía que el mundo tenía 6.000 años y ahora sabemos que tiene 4.600 millones".

Un planeta de ciencia ficción

Si redujéramos la historia del planeta a un solo año, el ser humano sólo aparecería a las diez de la noche del 31 de diciembre. En la inmensa historia que tenemos a nuestras espaldas se han vivido episodios que parecen de ciencia ficción. "Al estudiar los fósiles, reconstruimos especies y ambientes que nos cuesta creer que existieran en nuestro planeta", explicó Anguita. El geólogo proyectó imágenes de especies extrañas, como las que vivían hace 540 millones de años en la época que denominó "la batalla de los descartes": pequeños seres con patas como alfileres y apéndices dorsales increíbles, artrópodos, antecesores de los trilobites... La mayoría de estas especies no dejó herederos. "Son los momentos en los que la biosfera ensayaba formas anatómicas, adaptaciones al medio ambiente, hacía sus tanteos en un auténtico carnaval de animales".

Más atrás en el tiempo, hace 700 millones de años, se vivió la "batalla de la simetría". Los fósiles muestran la existencia de seres con estructuras helicoidales, simetrías radiales de varios niveles... Casi todos los seres vivientes de la actualidad tenemos un plano de simetría bilateral, pero la evolución hizo sus ensayos con otras estructuras que al final no prosperaron.

Leer texto completo »

Publicado el 5 de mayo de 2009 a las 00:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El origen de la vida y la búsqueda de vida extraterrestre

Archivado en: Haitzen hitza, Francisco Anguita, Bruce Runnegar

Hoy, 4 de mayo, comienzan las conferencias del ciclo Haitzen hitza.

El geólogo Francisco Anguita tratará el origen y la evolución de la vida en nuestro planeta, según las huellas que dejó en el registro geológico, en bibliotecas rocosas como el flysch de Zumaia. Bruce Runnegar, ex director de astrobiología de la NASA, explicará qué buscan las investigaciones que rastrean vida extraterrestre.

A las 19.30, en el salón Kutxa (calle Andía, San Sebastián). La entrada es gratuita.

Publicado el 4 de mayo de 2009 a las 11:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Haitzen hitza, el susurro de las rocas

Archivado en: Haitzen hitza, geología, flysch

Los acantilados de Zumaia constituyen un escenario geológico de relevancia mundial, porque en sus capas pétreas se leen millones de años de la historia de nuestro planeta. Una de estas capas, por ejemplo, muestra las huellas del último gran calentamiento climático; y en otra se perciben las trazas del gigantesco asteroide cuyo impacto, hace 65 millones de años, extinguió a los dinosaurios y a casi todo bicho viviente.

(Foto: Iñaki Mendizabal)

En los próximos días, dos decenas de científicos de relumbrón vendrán de todo el mundo para visitar este flysch. Son protagonistas de algunos de los mayores descubrimientos sobre la historia de la Tierra, expertos en el origen de la vida, en extinciones masivas, en la búsqueda de vida extraterrestre, en cambios climáticos, en exploración polar, en economía y medio ambiente... Vienen a participar en la grabación del documental Flysch, haitzen hitza (Flysch: el susurro de las rocas), escrito y dirigido por Alberto J. Gorritiberea y Asier Hilario.

Además, diez de ellos ofrecerán un ciclo de conferencias entre el 4 y el 8 de mayo en San Sebastián (dos conferencias diarias, a partir de las 19.30 en el salón Kutxa de la calle Andía, entrada gratuita). Repasarán los hitos más relevantes de la historia de nuestro planeta y, con esa perspectiva que da el pasado, analizarán en su justa medida las cuestiones ambientales de mayor actualidad, como el cambio climático, la crisis de la biodiversidad, las variaciones del nivel del mar, los modelos de desarrollo económico...

Sí, sí: trabajo en la organización de las conferencias.

Y os animo a asistir, si os pillan a mano, porque los ponentes son pesos pesados de la ciencia y divulgadores brillantes. Podéis encontrar información detallada en la página  de Haitzen hitza, donde colgaremos diariamente los resúmenes de las conferencias. También las iré publicando en este blog.

Empezamos la semana geológica. Nos vamos a quedar de piedra.

* * *

(Gracias a Dani Burgui, alias Caravinagre, por su ayuda imprescindible para construir la página web de Haitzen hitza).

Publicado el 30 de abril de 2009 a las 12:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD