jueves, 22 de agosto de 2019 23:29 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

Llamada desde 8.000 metros: "Azkenean!"

Archivado en: Viajes, Pakistán, Karakórum, Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo, Mikel Zabalza

En el campo base del Broad Peak, el 17 de julio fue el día de los walkie talkies mudos. Después de abrir la vía nueva y coronar la Cumbre Norte (7.550 m.), Iñurrategi, Vallejo y Zabalza pretendían seguir con la travesía de las tres cumbres. Esa madrugada iban a emprender la escalada de la Cima Central (8.013 m.). Yo me desperté a las seis y media de la mañana, ya esperando que en cualquier momento sonara la sirena del talkie, encendido 24 horas al día, para recibir noticias de los montañeros. Pensé que me llamarían hacia las nueve de la mañana desde la Cumbre Central, quizá a las diez, quizá a las once. Pero no hablé con ellos hasta las seis de la tarde.

Imaginad que estáis escuchando un partido de fútbol por la radio y que justo cuando vuestro equipo va a lanzar un penalti en el último minuto la transmisión se interrumpe. Y ahora imaginad que la angustia de ese silencio se prolonga con la misma intensidad durante doce horas. 

Quizá un poco menos: a las tres de la tarde, el talkie zumbó y escuché la remota voz de Juan Vallejo llamándome. Contesté pero él no me oyó y la comunicación se cortó.

Mientras tanto, otros tres montañeros vascos subían por la ruta clásica a la Cumbre Principal (8.047 m.) del Broad Peak. Habían sintonizado sus talkies en el mismo canal que los nuestros, de manera que yo también podía hablar con este trío. Ellos me mandaron alguna noticia sobre su ascensión a lo largo del día. Y por la tarde empezaron a darme referencias muy confusas de Iñurrategi, Vallejo y Zabalza. El montañero que llevaba el talkie bajaba agotado de la Cumbre Principal y empezó a decirme cosas bastante extrañas, a hacerme preguntas sin sentido, y sólo al día siguiente, al repasar los hechos con este otro trío, me di cuenta de que al hombre en esos momentos se le había ido la cabeza. Quizá fue un principio de edema cerebral, pero por fortuna bajó al campo base y se recuperó sin problemas.

Con los datos que este hombre me daba por el talkie, yo llegué a una conclusión muy clara: Iñurrategi, Vallejo y Zabalza estaban ya en la Cima Principal, después de haber atravesado la Central. Es decir: habían culminado la travesía de las tres cumbres del Broad Peak. Alegrón inmenso en el campo base, donde los pinches, el cocinero y yo saltamos y nos abrazamos como celebrando un gol. Por el horario, cuadraba: a esas horas, ya les tenía que haber dado tiempo a coronar las dos últimas cumbres. Así que escribí la nota de prensa anunciando la hazaña y la envié a Bilbao. Estuvimos a punto de divulgarla a los medios. Por suerte, decidimos ser prudentes y esperar hasta que nos lo confirmaran los montañeros.

Aquí tenéis el momento en el que, por fin ("azkenean!"), consigo hablar con Alberto Iñurrategi. Está en euskera. Le felicito, le pregunto qué tal han andado y me contesta que muy mal. Le pido que me confirme si han subido las dos cumbres: "Cómo, cómo que las dos cumbres", me responde. Bueno, las tres cumbres, digo yo, pensando que se refiere a la travesía completa de los tres picos. "Cómo que tres cumbres". ¿Cuántas, pues? Entonces me explica que todavía están bajando la Cumbre Central, que han necesitado ¡quince horas! para subirla porque se han encontrado una emboscada de nieve profunda (vídeo), la nieve más peligrosa que han padecido en toda su carrera, que consideran imposible subir en el mismo día a la Cumbre Principal, que no tienen tiendas ni sacos ni comida ni bebida y que van a bajar  por la ruta normal para buscar un sitio donde dormir.

-Audio: Iñurrategi llama desde el Broad Peak

Bajaron hasta los 7.100 metros y pasaron la noche en una tienda de campaña dejada allí por otra expedición, sin sacos. Con el amanecer, Zabalza y Vallejo, "rotos, agotados", decidieron seguir bajando hasta el campo base. Iñurrategi se había levantado a a las tres de la mañana y había salido montaña arriba. Arrastraba ya tres jornadas de esfuerzo extremo en altitud, especialmente las 17 horas de la batalla de la víspera, dos días sin comer sólido, sin apenas beber y sin apenas dormir. Pero fue capaz de remontar los 700 metros de desnivel que habían perdido la noche anterior, siguió escalando hasta la antecumbre del Broad Peak, atravesó la larga arista cimera como un funámbulo a 8.000 metros y culminó la ascensión de la duodécima montaña más alta del planeta: todo en apenas seis horas desde el Campo 3, menos tiempo que la mayoría de los alpinistas que suben frescos por la ruta normal. A las nueve de la mañana pisó la cumbre, no se lo pudo comunicar a nadie porque se había dejado el walkie-talkie en la tienda, y a la una del mediodía apareció en el campo base, justo a tiempo para pillar por sorpresa a todo el mundo y sentarse a comer. Bajó más de tres mil metros en cuatro horas (aquí, la noticia detallada de la hazaña).

De vuelta en el campo base, Mikel Zabalza y Juan Vallejo explican (en castellano) el suplicio de la Cima Central y la proeza de Alberto, que les dejó con la boca abierta:

-Audio: Mikel Zabalza explica la penosa Cima Central

-Audio: Juan Vallejo explica la penosa Cima Central

¿Y qué dice Iñurrategi? "Es que el camino hasta la Cumbre Principal ya estaba abierto por otros montañeros en días anteriores, así que debo agradecérselo a ellos. Al acostarnos la noche anterior, pensé que si dormía unas horas y bebía algo, recuperaría las fuerzas suficientes como para subir por la ruta normal: no es lo mismo abrir huella que aprovechar la de otros. En la primera hora me encontré bien, remonté bastante desnivel. Pero las energías del desayuno se me consumieron muy rápido y a partir de ahí fue un martirio. Después de dos días sin comer nada sólido y sin apenas beber, el cuerpo no tenía ninguna reserva y subí vacío. Iba muy lento, sufriendo mucho. Pero el camino estaba en muy buenas condiciones: pude subir gracias a la huella abierta por otros".

-Audio: Iñurrategi, Gailur Nagusiko igoera azalduz

Pronto publicaré un reportaje completo sobre la apertura de la vía nueva al Broad Peak y la travesía de sus tres cumbres.

Publicado el 9 de agosto de 2010 a las 11:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Que cómo es la vida en un campo base, preguntan

Archivado en: Viajes, Pakistán, Karakórum

Publicado el 5 de agosto de 2010 a las 11:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Waqar Yunus, porteador de altura

Archivado en: Viajes, Pakistán, Karakórum, Porteadores

Aquí va el fragmento de un futuro reportaje sobre los porteadores baltíes del Karakórum, en el que no todo serán viejillos doblados bajo el peso de bidones enormes.

"-Una vez en el Gasherbrum II me dejaron solo, exhausto, sin comida, y no podía ni moverme. Estaba tumbado en la nieve, pensando que iba a morir allí, cuando apareció un montañero japonés que me preparó una sopa de sobre. Con esa sopa ya pude ponerme en pie y empezar el descenso.

Ese fue el peor momento de la carrera de Waqar Yunus, un porteador de altura de 42 años que lleva desde los 19 abriendo huellas en la nieve, fijando cuerdas en los tramos más delicados y transportando las cargas de los montañeros a siete y ocho mil metros.

(Waqar Yunus, en el campo base del Broad Peak).

-Este año he decidido retirarme. Cuando era joven, subía desde el campo base hasta el campo 3 de tirón, con 13 kilos en la mochila, dejaba el material y bajaba seguido. Ahora ya no puedo. Es muy duro, es peligroso y además tengo negocios y tres mujeres: mucho trabajo -se ríe.

Los porteadores de altura como Yunus ganan mucho más que un porteador común, de los que transportan las cargas hasta el campo base: entre 12 y 15 euros diarios. Gozan de un notable prestigio social en sus valles natales. Y a veces, en su labor de apoyo, llegan hasta la misma cumbre de las grandes montañas. Así se van labrando un palmarés y un cierto caché:

-Empecé como pinche de cocina con 18 años, en una expedición al Broad Peak. Al año siguiente ya me vieron fuerte y me llevaron como porteador de altura al Gasherbrum II (8.035 metros). Esa montaña la coroné con 24 años, ayudando a una expedición catalana. También he subido tres veces al K2, en una de ellas llegué hasta los 8.100 metros. Y en otra ocasión, con una expedición japonesa, nos quedamos a 150 metros de la cumbre del Gasherbrum I (8.068 m.). Soplaba un viento terrible, hacía muchísimo frío y el hielo estaba tan duro que golpeábamos con el piolet y no se clavaba ni un milímetro. Además nos quedamos sin cuerdas, así que tuvimos que bajar.

Con el dinero ganado en los ochomiles, Yunus abrió el hotel Karakorum Inn en pleno bazar de Skardú (capital del Baltistán), un edificio de tres plantas y 35 habitaciones en el que se jacta de ofrecer comida pakistaní, china, inglesa y española. La prosperidad económica también le ha permitido tener tres mujeres, con las que se casó a los 25, 27 y 29 años: una en Kande, su pueblo natal, con la que tiene tres hijos y una hija; otra en el cercano Hushe, con la que tiene un hijo y una hija; y la tercera en Skardú, sin hijos.

-El montañismo es muy bueno para la región. En invierno, muchos hombres emigran a las ciudades, a Rawalpindi, a Lahore, a Karachi, porque en nuestros valles no tenemos ningún trabajo. Las familias apenas pueden sobrevivir con lo poco que cultivan y con alguna cabra. No tienen ingresos. Pero en verano llegan las expediciones, que necesitan cientos de porteadores, cocineros, guías... Es dinero para mucha gente".

El reportaje describirá las andanzas y los sufrimientos de los porteadores, los empeños de los habitantes de los valles del Karakórum para conseguir unas vidas más dignas, las experiencias y opiniones de algunos montañeros para aclarar si estamos ante un caso de explotación o un trato laboral justo...

Publicado el 3 de agosto de 2010 a las 16:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

¡Chun-tacatachún-chimpum! ¡Menudos tres!

Archivado en: Viajes, Pakistán, Karakórum

Algunas de estas imágenes dan escalofríos. Pero esos primeros tres segundos de apariencia relajada son los que a mí aún me remueven los nervios: yo veía cómo las tres hormiguitas se alejaban del campo base, pronto desaparecían glaciar adentro, y luego me pasaba el día con el walkie-talkie en el bolsillo, esperando durante horas a que por fin sonara la llamada, tirurí-tirurí-tirurí... Si alguien me explica cómo editar y colgar archivos de audio WMA, publicaré alguna de esas charlas tartamudas y confusas del talkie.

 

Publicado el 1 de agosto de 2010 a las 22:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

¡Y en casa preocupaus!

Archivado en: Viajes, Pakistán, Karakórum

Desde la puerta de mi tienda de campaña, con vistas a un diamante de rocas y hielo que se alza cuatro kilómetros en vertical, al que llaman K2. En las noches limpias, sobre la misma cumbre brilla la Estrella Polar.

Publicado el 1 de agosto de 2010 a las 21:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Reformas en el campo base

Archivado en: Viajes, Pakistán, Karakórum

No es un zigurat, una mastaba, una pirámide, un mausoleo ni un altar de sacrificio. Después de 24 días multiplicados por diez intestinos, Karim y Amín clausuraron el primer receptáculo de roca (que no de Roca) y construyeron el segundo. Podéis ver al fondo el K2 y en primer plano la tienda de las dos kas.

Publicado el 29 de julio de 2010 a las 09:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Volviendo

Archivado en: Viajes, Pakistán, Karakórum

Contaba un explorador africano, no recuerdo cuál, que durante una marcha forzada sus porteadores se detuvieron y se negaron a seguir. Llevaban tantos días caminando rápido, alegaron, que sus almas se habían quedado atrás y debían sentarse a esperarlas.

El lunes 19, unas pocas horas después de que los montañeros coronaran las cumbres, salimos del campo base del Broad Peak. Caminamos tres días y alguna noche cruzando glaciares y collados gélidos, alcanzamos la aldea de Hushé, nos montamos en un todoterreno, llegamos a la ciudad de Skardú, nos montamos en un autobús, recorrimos la criminal Karakorum Highway durante dos días, llegamos a Islamabad, volamos en avión, aterrizamos en Qatar, tomamos otro avión, llegamos a Madrid, condujimos un coche y el sábado 24 por la noche llegamos a casa.

Estoy en casa. Pero mi alma y cinco o seis kilos de mi cuerpo aún deben de estar en algún poblado de Baltistán, viniendo hacia aquí tranquilamente. A los pacientes, gracias. A los impacientes y atosigadores, que me busquen allá.

Publicado el 27 de julio de 2010 a las 13:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Vídeo: la emboscada de la Cima Central (8.013 m.)

Archivado en: Viajes, Pakistán, Karakórum

Aquí van unas imágenes: primero, la segunda subida de Iñurrategi, Vallejo y Zabalza por la vía que inauguraron hasta el collado a 7.300 metros. Luego, después del collado, se ve la "emboscada espantosa" de nieve hasta el cogote en las laderas empinadas de la Cumbre Central.

Publicado el 23 de julio de 2010 a las 20:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Expedición histórica en el Broad Peak: nueva vía y tres cimas

Archivado en: Viajes, Pakistán, Karakórum

-Iñurrategi, Vallejo y Zabalza culminaron ayer una nueva vía a un ochomil, la primera del alpinismo vasco, escalando la Cumbre Central (8.013 m.) en una durísima jornada de 17 horas.

-Hoy domingo Iñurrategi ha completado la travesía de las tres cimas del Broad Peak subiendo a la Cumbre Principal (8.047 m), tras escalar la Norte el viernes y la Central el sábado. Es la tercera vez que se logra en la historia.

Broad Peak (Karakórum), domingo 18 de julio de 2010. Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza han completado una expedición histórica: abrieron una vía nueva para subir al Broad Peak, la primera vía del alpinismo vasco a un ochomil; pisaron la Cumbre Norte (7.550 m.); ayer sufrieron una jornada atroz de 17 horas para escalar la Cumbre Central (8.013 m.), y hoy domingo Alberto Iñurrategi ha culminado la travesía íntegra subiendo a la Cumbre Principal (8.047 m.). Hasta ahora, sólo una expedición polaca en 1984 (Kukuczka y Kurtyka) y otra japonesa en 1995 (Hattori, Kitamura y Todaka) habían escalado las tres cimas de manera consecutiva.

El jueves 15 y el viernes 16, los tres montañeros de la expedición Naturgas Broad Peak 2010 subieron de nuevo por la vía que habían abierto la semana anterior hasta un collado a 7.350 metros. Ese mismo viernes, Iñurrategi repitió la subida a la Cima Norte (7.550) que ya habían coronado los tres montañeros siete días antes.

Ayer sábado, Iñurrategi, Vallejo y Zabalza llegaron al collado previo a la Cumbre Principal, a 7.800 metros, después de una travesía durísima de la Cumbre Central que les llevó 17 horas. Cuando llegaron al collado ya estaba oscureciendo y la apuesta arriesgada del estilo alpino les pasaba factura: los montañeros habían salido del campo base cargando comida para tres días, y la prolongación inesperada de la travesía les dejó sin provisiones. Decidieron bajar hasta el Campo 3 de la ruta clásica, a unos 7.100 metros, para buscar refugio nocturno y algo de comer y beber.

Los montañeros se acostaron a las 8 de la noche, y hoy domingo a las 3 de la madrugada (horario pakistaní) Iñurrategi ha reanudado la ascensión desde los 7.100 metros para volver al collado, seguir la escalada hasta la Cumbre Principal (8.047 m.) y culminar así la travesía. Ha alcanzado la cumbre a las 9 de la mañana y ha regresado al campo base a las 13.15: seis horas de subida y cuatro de bajada, un ritmo más rápido que el de la mayoría de los montañeros que suben frescos por la ruta normal, y eso que el guipuzcoano llevaba dos días sin comer, sin apenas beber, durmiendo muy poco y con una enorme paliza acumulada. "En los últimos tramos he sufrido dolores de estómago y me he sentido muy débil. Iba hecho polvo", explica Iñurrategi. "Pero por suerte la escalada de hoy iba ya por la ruta normal, siguiendo la huella que han abierto otros montañeros estos días, y gracias a eso he podido alcanzar la cumbre y bajar".

Iñurrategi ha completado la tercera travesía íntegra del Broad Peak de toda la historia y se ha convertido en el sexto montañero que la consigue, tras los polacos Kukuczka y Kurtyka en 1984 y los japoneses Hattori, Kitamura y Todaka en 1995.

Una emboscada "espantosa"
La travesía de la Cumbre Central se convirtió en una emboscada para los tres montañeros, que vivieron las horas más sufridas y peligrosas de la expedición. Salieron del collado (7.350 m.) a las tres de la mañana del sábado, pensando que para las ocho o nueve estarían en la cumbre (8.013 m.) y que para las once o doce ya habrían bajado al siguiente collado (7.800 m.), al pie de la Cumbre Principal.

Pero la subida se complicó muchísimo: "En las primeras dos horas superamos 400 metros de desnivel, las cosas iban bien. Pero para hacer los últimos 300 metros necesitamos ¡diez horas!, y otras dos horas para atravesar la larga explanada de la cumbre", explica Mikel Zabalza. "Hubo un tramo de 50 metros de desnivel en el que pasamos cinco horas. Nos encontramos con la peor nieve de nuestras vidas. Eran laderas muy empinadas con nieve muy profunda, nos metíamos hasta la cintura y avanzábamos braceando, con miedo de que se nos viniera todo encima. Fue espantoso. Algunas veces, justo después de hacer un largo decidíamos destreparlo y buscar otro camino, porque la ladera estaba fatal. También nos planteamos la posibilidad de volvernos atrás. Al final llegamos a la cumbre y descendimos al siguiente collado haciendo rápeles. Ya empezaba a oscurecer, así que decidimos bajar al Campo 3 de la ruta normal para pasar la noche".

La Cumbre Central del Broad Peak es apenas 34 metros más baja que la Principal pero constituye un reto alpinístico mucho mayor, que sólo unos pocos montañeros han podido resolver: alrededor de 400 personas han subido a la Cumbre Principal por la ruta clásica, pero hasta ahora sólo 14 habían pisado la Central. Con Iñurrategi, Zabalza y Vallejo, la cuenta asciende a 17.

Más información en la página de BAT: http://basqueteam.com/broad_peak/

Publicado el 18 de julio de 2010 a las 22:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Iñurrategi, Vallejo y Zabalza descansan en el Collado del Broad Peak para atacar mañana el ochomil central

Archivado en: Viajes, Pakistán, Karakórum

En su intento por atravesar las cimas del Broad Peak, Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza han alcanzado esta mañana el collado que se abre entre las cumbres Norte y Central, a 7.350 metros de altitud.

Los montañeros de la expedición Naturgas Broad Peak 2010 han subido por la vía que inauguraron la semana pasada: una inmensa rampa de 2.500 metros de desnivel que asciende desde el campo base hasta el collado, una ruta que nadie había completado hasta la ascensión de Iñurrategi, Vallejo y Zabalza del 8 y 9 de julio.

Más información en la página de BAT: http://basqueteam.com/broad_peak/

 

Publicado el 16 de julio de 2010 a las 18:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD