miércoles, 16 de octubre de 2019 17:42 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

Huella triple en el Broad Peak

Archivado en: Reportajes, Karakórum, Broad Peak, Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo, Mikel Zabalza

En el reportaje "Huella triple en el Broad Peak" relaté la impresionante expedición de Iñurrategi, Vallejo y Zabalza este verano en la cordillera del Karakórum. Acaba de publicarlo la revista Pyrenaica y copio aquí un fragmento (podéis leer la versión completa en pdf, con fotos)

"En el estilo alpino no hay más refugios que la propia fortaleza y la propia serenidad. Por ejemplo, en un collado a 7.800 metros, un rellano entre dos ochomiles: hasta allí llegaron los tres montañeros en el atardecer del pasado 17 de julio, con los cuerpos exprimidos, las horas del día agotadas y los cálculos hechos trizas.

Acababan de atravesar la Cumbre Central y les tocaba subir a la Principal para culminar la travesía triple del Broad Peak. Pero la Central les había atrapado durante 17 horas en un infierno de nieve blanda y profunda que estuvo a punto de ahogar su empeño. Bajaron al collado exhaustos, sin comida, sin agua, sin tienda, sin sacos. Y sin tiempo. Debían subir a la Cumbre Principal ese mismo día, porque habían apostado todas las bazas a una travesía en tres jornadas y no les quedaba ningún recurso para afrontar una cuarta. Allá arriba no había ningún campamento en el que descansar, ningún porteador que les arrimara una sopa, unas barritas, un hornillo, un saco de dormir. En las mochilas no quedaba nada. En los músculos, en el corazón, en los pulmones, tampoco.

Así que en el collado a 7.800 metros, con la Cumbre Principal tan tentadora y peligrosamente cerca, decidieron descender. A esas horas jugaban ya en el terreno de la supervivencia, así que la sensatez guió la decisión: abajo. Siguieron la ruta normal hasta los 7.100 metros, hasta el Campo 3, donde buscaron refugio en una pequeña tienda dejada por otra expedición, que ni siquiera tenía suelo: lo habían reventado los cuervos a picotazos, ansiosos por buscar la comida allí enterrada. A las ocho de la noche, Iñurrategi, Vallejo y Zabalza, sin sacos, se apiñaron en su interior para maldormir con frío, sed y hambre.

A las tres de la mañana, Iñurrategi se calzó las botas. Salió a oscuras de la tienda y consiguió poner el primer paso no en la huella que bajaba al campo base sino en la que subía a la cumbre".

*

Aquí, todas las entradas que escribí desde el campo base del Broad Peak y algunas posteriores.

Publicado el 11 de octubre de 2010 a las 18:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ruedas de prensa: antes y después del Karakórum

Archivado en: Viajes, Pakistán, Karakórum, Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo, Mikel Zabalza

Primera rueda de prensa: finales de mayo en Bilbao.

Segunda rueda de prensa: finales de julio en el campamento Hispam, a las siete de la mañana, después de cruzar de madrugada el collado de Gondogoro (5.690 m) en el camino de vuelta a casa, tras casi dos meses de expedición.

No hubo preguntas.

Publicado el 27 de septiembre de 2010 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

A por la cumbre, sin etiqueta en el calzoncillo

Archivado en: Mikel Zabalza, Broad Peak, Karakórum

He escuchado a varios alpinistas de segunda o tercera que se ponen épicos y místicos cuando relatan sus aventuras. Iñurrategi, Vallejo y Zabalza abrieron una nueva vía a un ochomil en el Broad Peak, encadenaron las tres cumbres de la montaña en estilo alpino, y para relatar esta hazaña Mikel Zabalza ha escrito una crónica muy divertida en la revista Desnivel, como si relatara una excursión por Urbasa.

Desde la ideación del proyecto, sin muchas pretensiones epopéyicas ("Oye, de paso podemos encadenar las tres cumbres; total, si lo hizo Kukuczka, que estaba regordete, no será para tanto...") hasta los momentos previos a la ascensión final:

"Preparar la mochila con Juan y Alberto para intentar escalar una ruta en estilo alpino puede ser bastante divertido.

-No metas latas de atún ni de sardinas como la última vez -dice Alberto.

-Pero algo habrá que comer. Con ese frasquito de sacarina y esos cereales ingrávidos que parecen tacos de serrín no pretenderás que subamos.

-Ya me dirás cuando acabemos de preparar la mochila. A ver cuánto pesa.

-Pero si he quitado las etiquetas a los calzoncillos, he cogido la cuchara de titanio para los tres y el saco de 600 gramos, que ya verás cómo voy a temblar por las noches.

Conseguimos meter todo lo necesario en la mochila para escalar y sobrevivir cuatro días en esta montaña con el resultado de 13 kilos por barba.

-Pues yo creo que el peso de la mochila debería ser proporcional al del alpinista.

Después de esta observación tengo que salir corriendo antes de que me lapiden o peor aún: me carguen más".

(La crónica de Zabalza: "La travesía del Broad Peak en estilo alpino").

*

En la edición digital de Desnivel también podéis leer una entrevista que le hicieron al majo de Zabalza, en la que yo encuentro otro titular con enjundia y con mucha actualidad: "No entiendo la montaña sin una relación de compañerismo".

*

Y en la portada de la revista titulan: "Centauros del Broad Peak". Dan en el clavo mucho más de lo que ellos creen: el día en que regresamos al mundo, Zabalza se torció la pata, se le puso el tobillo como una naranja y así recorrió la última jornada de marcha:

*

En la crónica de Zabalza: "Nos acompaña también el periodista Ander Izagirre, que además de darnos unas lecciones al mus...". Alguien tenía que decirlo. Llegado el momento, los grandes montañeros como Zabalza saben admitir la superioridad ajena.

Publicado el 3 de septiembre de 2010 a las 16:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Llamada desde 8.000 metros: "Azkenean!"

Archivado en: Viajes, Pakistán, Karakórum, Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo, Mikel Zabalza

En el campo base del Broad Peak, el 17 de julio fue el día de los walkie talkies mudos. Después de abrir la vía nueva y coronar la Cumbre Norte (7.550 m.), Iñurrategi, Vallejo y Zabalza pretendían seguir con la travesía de las tres cumbres. Esa madrugada iban a emprender la escalada de la Cima Central (8.013 m.). Yo me desperté a las seis y media de la mañana, ya esperando que en cualquier momento sonara la sirena del talkie, encendido 24 horas al día, para recibir noticias de los montañeros. Pensé que me llamarían hacia las nueve de la mañana desde la Cumbre Central, quizá a las diez, quizá a las once. Pero no hablé con ellos hasta las seis de la tarde.

Imaginad que estáis escuchando un partido de fútbol por la radio y que justo cuando vuestro equipo va a lanzar un penalti en el último minuto la transmisión se interrumpe. Y ahora imaginad que la angustia de ese silencio se prolonga con la misma intensidad durante doce horas. 

Quizá un poco menos: a las tres de la tarde, el talkie zumbó y escuché la remota voz de Juan Vallejo llamándome. Contesté pero él no me oyó y la comunicación se cortó.

Mientras tanto, otros tres montañeros vascos subían por la ruta clásica a la Cumbre Principal (8.047 m.) del Broad Peak. Habían sintonizado sus talkies en el mismo canal que los nuestros, de manera que yo también podía hablar con este trío. Ellos me mandaron alguna noticia sobre su ascensión a lo largo del día. Y por la tarde empezaron a darme referencias muy confusas de Iñurrategi, Vallejo y Zabalza. El montañero que llevaba el talkie bajaba agotado de la Cumbre Principal y empezó a decirme cosas bastante extrañas, a hacerme preguntas sin sentido, y sólo al día siguiente, al repasar los hechos con este otro trío, me di cuenta de que al hombre en esos momentos se le había ido la cabeza. Quizá fue un principio de edema cerebral, pero por fortuna bajó al campo base y se recuperó sin problemas.

Con los datos que este hombre me daba por el talkie, yo llegué a una conclusión muy clara: Iñurrategi, Vallejo y Zabalza estaban ya en la Cima Principal, después de haber atravesado la Central. Es decir: habían culminado la travesía de las tres cumbres del Broad Peak. Alegrón inmenso en el campo base, donde los pinches, el cocinero y yo saltamos y nos abrazamos como celebrando un gol. Por el horario, cuadraba: a esas horas, ya les tenía que haber dado tiempo a coronar las dos últimas cumbres. Así que escribí la nota de prensa anunciando la hazaña y la envié a Bilbao. Estuvimos a punto de divulgarla a los medios. Por suerte, decidimos ser prudentes y esperar hasta que nos lo confirmaran los montañeros.

Aquí tenéis el momento en el que, por fin ("azkenean!"), consigo hablar con Alberto Iñurrategi. Está en euskera. Le felicito, le pregunto qué tal han andado y me contesta que muy mal. Le pido que me confirme si han subido las dos cumbres: "Cómo, cómo que las dos cumbres", me responde. Bueno, las tres cumbres, digo yo, pensando que se refiere a la travesía completa de los tres picos. "Cómo que tres cumbres". ¿Cuántas, pues? Entonces me explica que todavía están bajando la Cumbre Central, que han necesitado ¡quince horas! para subirla porque se han encontrado una emboscada de nieve profunda (vídeo), la nieve más peligrosa que han padecido en toda su carrera, que consideran imposible subir en el mismo día a la Cumbre Principal, que no tienen tiendas ni sacos ni comida ni bebida y que van a bajar  por la ruta normal para buscar un sitio donde dormir.

-Audio: Iñurrategi llama desde el Broad Peak

Bajaron hasta los 7.100 metros y pasaron la noche en una tienda de campaña dejada allí por otra expedición, sin sacos. Con el amanecer, Zabalza y Vallejo, "rotos, agotados", decidieron seguir bajando hasta el campo base. Iñurrategi se había levantado a a las tres de la mañana y había salido montaña arriba. Arrastraba ya tres jornadas de esfuerzo extremo en altitud, especialmente las 17 horas de la batalla de la víspera, dos días sin comer sólido, sin apenas beber y sin apenas dormir. Pero fue capaz de remontar los 700 metros de desnivel que habían perdido la noche anterior, siguió escalando hasta la antecumbre del Broad Peak, atravesó la larga arista cimera como un funámbulo a 8.000 metros y culminó la ascensión de la duodécima montaña más alta del planeta: todo en apenas seis horas desde el Campo 3, menos tiempo que la mayoría de los alpinistas que suben frescos por la ruta normal. A las nueve de la mañana pisó la cumbre, no se lo pudo comunicar a nadie porque se había dejado el walkie-talkie en la tienda, y a la una del mediodía apareció en el campo base, justo a tiempo para pillar por sorpresa a todo el mundo y sentarse a comer. Bajó más de tres mil metros en cuatro horas (aquí, la noticia detallada de la hazaña).

De vuelta en el campo base, Mikel Zabalza y Juan Vallejo explican (en castellano) el suplicio de la Cima Central y la proeza de Alberto, que les dejó con la boca abierta:

-Audio: Mikel Zabalza explica la penosa Cima Central

-Audio: Juan Vallejo explica la penosa Cima Central

¿Y qué dice Iñurrategi? "Es que el camino hasta la Cumbre Principal ya estaba abierto por otros montañeros en días anteriores, así que debo agradecérselo a ellos. Al acostarnos la noche anterior, pensé que si dormía unas horas y bebía algo, recuperaría las fuerzas suficientes como para subir por la ruta normal: no es lo mismo abrir huella que aprovechar la de otros. En la primera hora me encontré bien, remonté bastante desnivel. Pero las energías del desayuno se me consumieron muy rápido y a partir de ahí fue un martirio. Después de dos días sin comer nada sólido y sin apenas beber, el cuerpo no tenía ninguna reserva y subí vacío. Iba muy lento, sufriendo mucho. Pero el camino estaba en muy buenas condiciones: pude subir gracias a la huella abierta por otros".

-Audio: Iñurrategi, Gailur Nagusiko igoera azalduz

Pronto publicaré un reportaje completo sobre la apertura de la vía nueva al Broad Peak y la travesía de sus tres cumbres.

Publicado el 9 de agosto de 2010 a las 11:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD