sábado, 26 de septiembre de 2020 02:01 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

Apaizac obeto: la película

Archivado en: Apaizac obeto, Cuidadores de mundos, Albaola, Terranova, Xabier Agote, Jon Maia

Remaron mil millas (casi dos mil kilómetros) por las costas de Labrador y Terranova en una chalupa ballenera, vestidos con pieles de cabra, comiendo habas, queso y nueces, bebiendo sidra y acampando en playas, como los balleneros del siglo XVI. Pero era el año 2006. Cuando llegaron a un puerto y desembarcaron, un canadiense curioso preguntó a estos remeros de la asociación Albaola de dónde eran. Vascos. ¡¿Vascos?! El hombre se quedó de piedra. De pequeño había oído hablar en su casa de los vascos, los primeros hombres blancos que vinieron a este continente desde el otro lado del océano, pero él siempre había creído que se trataba de unos personajes mitológicos. No sabía que existieran de verdad.

Un diario local publicó la foto de los remeros de Albaola llegando a puerto con su chalupa, a toda plana, con el siguiente titular: "500 años después... los vascos".

La historia de los vascos en Terranova es misteriosa y fascinante.

Cuando el explorador francés Jacques Cartier descubrió en 1534 la desembocadura del río San Lorenzo y bautizó aquellas costas como Canadá, reclamó esos nuevos territorios -esa Terra Nova- para la Corona francesa y anotó en sus diarios un hallazgo peculiar: en aquellas aguas remotas encontró a mil vascos pescando bacalao. Nadie sabe muy bien desde cuándo estaban allí porque, al contrario que los exploradores ingleses, portugueses y franceses de la época, que proclamaban sus descubrimientos, los pescadores vascos guardaron en secreto aquel fantástico caladero.

Llegaron a aquellas costas en busca de bacalao pero pronto descubrieron un negocio mayúsculo: las ballenas, cuyo aceite era el combustible más apreciado de la época, por el que se pagaban fortunas. Si en el Cantábrico cazaban 40 al año, en Canadá pronto capturarían más de 400. Y así se encendió la fiebre que revolucionó Terranova en el siglo XVI.

Todas las primaveras llegaban docenas de galeones vascos a Terranova, cientos de hombres desembarcaban en las playas, levantaban campamentos, almacenes, tonelerías y hornos para fundir la grasa de los cetáceos: fundaron la primera industria de la historia de América del Norte. Durante un siglo y medio capturaron 35.000 ballenas y dejaron restos hoy visitables de hornos, cabañas, cementerios de marineros muertos en campaña y unos cuantos galeones hundidos.

En 1978, unos arqueólogos canadienses descubrieron en Red Bay el galeón San Juan, construido en Pasajes, hundido en 1565, el barco del siglo XVI mejor conservado del mundo. Y debajo de él, una de las chalupas que usaban para acercarse a las ballenas y cazarlas, que se encontraba casi completa.

Xabier Agote y los carpinteros de Albaola construyeron en Pasajes una réplica de esa chalupa con los mismos materiales y las mismas técnicas que en el siglo XVI. Siete de ellos remaron durante varias semanas en esa chalupa por las costas atlánticas canadienses, en busca de la embarcación original, conservada en el museo de los balleneros de Red Bay, y visitaron a los descendientes de los mi'qmac, los nativos  que formaron una sociedad amistosa con los vascos y trabajaron para ellos a cambio de pan y sidra. Entre locales y foráneos hablaban un pidgin, es decir, un lenguaje rudimentario que mezclaba el euskera y las lenguas locales. A los misioneros y comerciantes europeos que llegaban en esas épocas, los nativos les saludaban con el término adesquidex (del euskera adiskide: amigo). Utilizaban con ellos docenas de términos como bacailos (bakailao: bacalao), kessona (gizona: hombre) o atouray (atorra: camisa) y a todos los extranjeros los llamaban souriquois (zurikoa: los de blanco). Según relató Lope de Isasti en el siglo XVII, cuando a los micmaq se les preguntaba en euskera nola zaude (cómo estás), ellos respondían apaizac obeto (los curas mejor).

Así se llamó la expedición, Apaizac obeto, y así se llama la película que estrenaron ayer en el Aquarium de San Sebastián, un documental muy hermoso y a ratos emocionante, escrito, dirigido (¡y remado!) por el brillante Jon Maia.

Aquí va un adelanto de cinco minutos (y aquí en inglés).

*

La historia de los constructores de Albaola y la expedición Apaizac obeto se cuenta en uno de los capítulos del libro Cuidadores de mundos.

*

La trainera vasca conquista Bretaña: el reportaje de cuando los chalaos de Albaola me llevaron una semana con ellos a un encuentro europeo de embarcaciones tradicionales en Vannes.

Publicado el 30 de octubre de 2010 a las 10:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Los curas mejor

Archivado en: Terranova, Red Bay, Albaola, Apaizac obeto

En 1978, unos arqueólogos submarinos canadienses rescataron el galeón vasco San Juan, hundido desde 1565 en el fondo de la bahía de Red Bay (Labrador). No existe ningún barco del siglo XVI mejor conservado: la Unesco lo escogió como símbolo del patrimonio subacuático mundial. En Red Bay también se encuentran los pecios de cuatro galeones, los restos de las chabolas y los hornos de un gran complejo ballenero y las tumbas de 140 marinos vascos. Aquello fue uno de los grandes centros productores de aceite de ballena, dentro de la red de estaciones que los vascos fundaron en las costas canadienses en el siglo XVI, donde cazaron más de 35.000 ballenas -así acabaron con ellas- y donde llegaron a juntarse dos mil vascos más cientos de colaboradores indígenas. Se estima que por un tonel de aceite llegaba a pagarse el equivalente de unos 5.000 euros. Y había galeones que todos los años transportaban mil, dos mil o hasta tres mil toneles.

Los canadienses, que consideran a los balleneros vascos como unos de los pioneros de su nación, les dedican una sala entera en el Museo de las Civilizaciones de Quebec. Y construyeron un gran museo del ballenero vasco en Red Bay.

(Foto: los miembros de Albaola descargan una chalupa ballenera en el puerto bretón de Vannes).

La embarcación que veis en la foto se llama Beothuk. Es una réplica de una de las chalupas balleneras del siglo XVI que se encontraron hundidas junto al galeón San Juan. La construyeron manualmente los carpinteros de Albaola, en el año 2006, y con ella remaron durante seis semanas por aguas de Quebec, Terranova y Labrador, vestidos con pieles de cabra, comiendo habas, quesos y nueces, bebiendo sidra y acampando en las playas.

Aquella expedición se llamó Apaizac Obeto (que significa "los curas mejor").

Durante las décadas en que los balleneros vascos trabajaron mano a mano con los nativos miqmac, se formó un pidgin vasco-algonquino (un idioma rudimentario, en el que se mezclan expresiones y palabras básicas de varios idiomas). Lope Martínez de Isasti, historiador de Lezo, relató esta historia en el año 1625:

"...en region tan remota como Terranova han aprendido los salvages montañeses con la comunicación que tienen con los marineros bascongados, que van cada año por el pescado bacalao, que entre otras cosas preguntándoles en bascuence: nola zaude, como estás: responden graciosamente: Apaizac obeto, los clérigos mejor: sin saber ellos, qué cosa es clérigo, sino por haberlo oído".

Publicado el 11 de junio de 2009 a las 08:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD