sábado, 23 de febrero de 2019 07:11 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javi Somoza

Camino de baldosas amarillas

Marty Feldman, ese curioso personaje

Archivado en: Marty Feldman, El jovencito Frankenstain, Monty Python, Mel Brooks, Gene Wilder

Marty Feldman

La verdad que no se muy bien porque he decidido hacer un post sobre este extraño actor. Quizá por su inolvidable papel de Igor en El jóvencito Frankenstein. Quizá por su innegable simpatía. Quizá por su exitosa y desconocida carrera como guionista cómico. Pero yo creo que lo he hecho por su físico, por su rostro y por sus expresiones. Pocos actores han conseguido impactar al espectador con su sola presencia. Marty Feldman fue uno de ellos, con sólo mirarlo provocaba la carcajada, pero si se lo propusiese también podría provocar terror.

Pero no, Marty Feldman nació y vivió para la comedia. Quiso explotar su físico todo lo posible. Exageraba sus gestos al máximo, era consciente de que la gente se moría de risa con tan sólo una mueca suya. Pero su humor iba mucho más allá de lo puramente físico, fue un intelectual de la comedia.

Nació en Londres en 1934, a los 15 años abandonó el colegio, ya sabía que quería hacer reir a la gente. Al principio se metió en la radio donde guionizó varios programas cómicos. Fue entonces cuando un Monty Python (John Cleese) se fijo en él y lo contrató para participar en un programa televisivo. Fue un éxito y se convirtió en un actor y guionista habitual. Allí conoció y colaboró con Graham Chapman, Eric Idle (otros dos ilustres Monty Python) y Rowan Atkinson que años más tarde se convertía en Mr Been. Llegó a tener su propio programa de sketches muy popular y a los pocos años cruzó el charco para probar suerte en USA donde repitió éxitos televisivos.

Aunque ya había participado en un par de films, sería en 1974 cuando se convirtió en una super estrella al coprotagonizar, junto a Gene Wilder, El jovencito Frankenstain. Esta gran comedia de Mel Brooks fue un triunfo de taquilla y sin duda, Igor fue la estrella de la función.
De repente Marty Feldman tenía millones de fans en todo el mundo. También de detractores, que sólo lo consideraban una extraña figura sin ningún mérito interpretativo.

Aunque padecía una extraña enfermedad tiroidea, Feldman moría de un infartó en México mientras rodaba su última película y con tan sólo con 49 años. Fue una pena, ya que estaba en lo más alto. Empezaba a ser un actor muy solicitado y le había pillado en gusto a la dirección.

Pocos fueron tan pintorescos como él, muy pocos llamaron tanto la atención. Feldman fue único, un capricho de la genética.

Publicado el 14 de junio de 2010 a las 16:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 1

1 | María (Web) - 15/6/2010 - 13:57

Un capricho de la genética y un genio de la comedia, todos sus papeles cómicos son geniales, manejaba el aspecto clown como un maestro y dominaba el lenguaje. En versión original es una delicia.

Es un icono, y la verdad es que no hay tantos!!

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javi Somoza

Javi Somoza

Desde este blog sólo pretendo dar mi humilde pero crítica opinión sobre todo lo que tenga que ver con el cine. Moderno o antiguo, americano o europeo, bueno o malo, comercial o independiente... También espero que todos los cinéfilos y no tanto se animen a compartir sus comentarios sobre estos posts.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD