lunes, 22 de octubre de 2018 07:01 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Mauro Enrique Martín

Balón dividido

No todo son baldosas amarillas

Archivado en: deporte, sufrimiento, atletismo, ciclismo, baloncesto, fútbol

Caida de Marta DominguezLa pasada semana hacía referencia a lo divertida que es la práctica de deporte desde que uno es niño hasta que se hace mayor o desde categorías amateur hasta  profesionales, y créanme que me resulta muy extraño que nadie haya rebatido esa opinión o al menos de forma directa... ¡sin miedo!, que sé que mis lectores son practicantes o seguidores de diversos deportes y seguro que también han sufrido. En fin, tendré que comenzar por rebatirme yo.

Son muchas las razones por las que se sufre cuando se practica un deporte, ya adelantaba en la entradilla el tema de las lesiones. Quién no conoce el caso del jugador del Real Madrid, Álvaro Benito a quien una triada le hizo retirarse con 27 años y un futuro prometedor... En una entrevista para su club en 2006 Álvaro destacaba que su mejor momento fue cuando marcó su primer gol en el Bernabeu (sin duda diversión y felicidad) y al preguntarle por el peor "todo lo relacionado con mi lesión" contestaba, y es que a nadie le divierte colgar las botas tan joven (menos mal que la guitarra no se toca con las piernas). Más recientemente tenemos el caso de Yao Ming, que podría tener que dejar el baloncesto por una lesión en su pie izquierdo, dudo mucho que el techo de la NBA esté disfrutando de su situación actual y volviendo al post anterior, seguro que ahora no piensa mucho en los dólares que va a dejar de ganar.

Otra de las razones que provocan un enorme sufrimiento es el fracaso, no conseguir los objetivos previstos o propuestos. Es realmente duro trabajar durante cuatro años para llegar a una olimpiada y justo cuando comienzas a saborear una medalla, a tan solo 200 metros de la plata te ves en el suelo, o sino que se lo pregunten a Marta Domínguez tras los pasados Juegos Olímpicos de Pekin. Aunque echando la vista atrás y promocionando a los grandes de mi tierra, no podemos olvidar a otra persona que ha sufrido mucho con el deporte, Pedro Delgado, quién rozó una y otra vez el éxito pero que por unas razones u otras pasó malos momentos en su carrera, es más, ante la satisfacción de conseguir un Tour de Francia tras perseguirlo varios años, van y te dicen que lo mismo te lo quitan por dopaje, y es que ni cuando ganaba le dejaban saborear la victoria... pero bueno, a pesar de todo siempre será uno de los ciclistas más laureados de nuestra historia.

Y por contar una experiencia personal y que desde luego también demuestra lo mal que se pasa con el deporte, hablar de los quebraderos de cabeza que ello te provoca. Algunos de mis amigos aún no comprenden (y creo que nunca lo comprenderán), como es posible que llegue el sábado y si el equipo que entreno hace un mal partido me vaya para mi casa en lugar de salir a dar una vuelta como todo hijo de vecino. Y he de reconocer que cuando un equipo no funciona, alguna razón tendrá. Si hay algo en el deporte que a mí me hace sufrir son esas noches dando vueltas y visualizando un partido que has jugado mal, ya no tiene solución, pero es inevitable y tal vez ayude en la próxima ocasión.

En fin, podría estar horas y horas escribiendo sobre casos de éste tipo aunque os dejo a vosotros que enriquezcáis mis conocimientos con otros casos similares gracias a vuestros comentarios, pero a pesar de todo he de reconocer que el deporte es síntoma de vitalidad y aunque haya momentos duros algunos estamos tan enganchados que no seremos capaces de tirar la toalla.

Publicado el 3 de julio de 2009 a las 04:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Consigue miles de euros divirtiéndote

Archivado en: deporte, diversión, ronaldinho,

Ronaldinho jugando con el BarçaEn el post anterior escribía de una de las connotaciones negativas que tiene el deporte como es la presión que se puede ejercer sobre niños para que lleguen a ser profesionales. En este nuevo post con título de anuncio clasificado, voy a dar una serie de apuntes sobre lo que ocurre cuando se llega a profesional, cómo se llega y ante todo demostrar que allí, en las altas esferas del deporte también está presente uno de los principios básicos como la diversión.

Cuando uno hace deporte se dice que juega y por tanto sus practicantes son jugadores, la Real Academia de la Lengua define jugar como "entretenerse, divertirse tomando parte en uno de los juegos sometidos a reglas, medie o no en él interés." Con esto quiero demostrar que uno de los fines principales a la hora de practicar deportes es la diversión, dejemos atrás las presiones a las que sometíamos a los niños en el post anterior invitándoles a que se diviertan en cualquier deporte, en cualquier modalidad, en lo que quieran, pero que se diviertan... esa es la clave para llegar arriba.

En la entrevista que recientemente hacía al jugador de ACB, Pedro Rivero, destacaba que "el día que dejes de divertirte te puedes volver a tu casa", y está claro que aunque haya mucho dinero en juego lo importante es que uno salte al campo y se divierta haciendo su trabajo de la mejor forma posible. Está demostrado que los deportistas cuando más bajan su rendimiento es cuando les falta motivación y por tanto no se divierten jugando. Claro ejemplo es el de Cristiano Ronaldo que a pesar de firmar un contrato millonario, en todos los medios a mostrado su satisfacción por poder jugar en el Real Madrid, sin duda alguna llega a nuestra liga para divertirse y hacer que la afición se divierta, que en el deporte también existe ese feedback.

Hace un par de semanas asistía a unas jornadas sobre psicología y rendimiento deportivo, allí el psicólogo Félix Alberto Sanz que ahora trabaja para el mundo de la natación, nos ponía como ejemplo a uno de los futbolistas más grandes de los últimos años, Ronaldinho, un jugador que saltaba al campo con una sonrisa en la cara y la mantenía durante todo el partido. Mientras hacía cosas inverosímiles y era uno de los responsables de que todo el mundo viera un Barça ganador. Pero ¿Qué pasó el día que Ronaldinho borró esa sonrisa de su cara? Casualmente en ese momento el Barcelona comenzó a jugar peor y cosechar derrotas y ello llevo a su salida del equipo, pero siempre quedará en el aire la pregunta de ¿El Barça perdía porque Ronaldinho dejó de sonreír, o Ronaldinho dejo de sonreír porque el Barça perdía?

Os dejo un vídeo de fútbol (con una edición excelente) en done se pueden ver innumerables gestos de diversión jugando al fútbol, si alguien se aburre que se ponga a sumar los millones de euros que ganan esos futbolistas y que después analice si se divierten o no, y es que ¿quién no se divierte haciendo esas virguerías?

Publicado el 26 de junio de 2009 a las 17:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El mejor del mundo mundial

Archivado en: baloncesto, Michael Jordan, presión, deporte

Marquise Walke ya es conocido como Jordan MontgomeryHace apenas una semana recibía en mi correo electrónico el vídeo que podéis encontraros más abajo junto a un titular escalofriante "La NBA descubre en un niño de 8 años al enésimo heredero de Michael Jordan". Y la primera sensación tras ver el vídeo es pensar "¡que crack el mocoso!", pero es cuestión de reflexionar sobre lo que significa que te etiqueten como el sucesor de Jordan con tan solo ocho años.

Este niño se llama Marquise Walker, más conocido ya como Jordan Montgomery, y se ha convertido en un ídolo gracias a los muchos vídeos que circulan por la red sobre su calidad, su corta historia, sus filigranas en la pista, sus encuentros con jugadores profesionales...

Se puede ser muy bueno en determinado deporte, se puede tener talento y se puede seguir aprendiendo para quizás algún día ser profesional, pero hasta ese punto hay que trabajar duro y son muchos los baches que van a interrumpir ese camino al cielo por el que lucharás toda una vida.

Con ocho años es normal que los niños quieran ser astronautas, toreros, y por qué no, Michael Jordan, Zidane, Fernando Alonso u otros ídolos del deporte, pero existen ocasiones en las que padres, familiares y entrenadores derivan esa ilusión infantil de los niños en presiones que pueden marcar el resto de sus decisiones.

No puedo dejar de pensar en el pobre Jordan Montgomery dentro de unos años, cuando se encuentre en esa recta final para conquistar su objetivo, si de repente una lesión aparece en el camino y lo impide volver a jugar al baloncesto, ¿qué pasará ahora con el sucesor de Jordan? Muy fácil, volverá a ser Marquise Walker, aparecerá otro Jordan, nos olvidaremos de la dura vida que le espera a un niño que nunca logrará el sueño que su entorno le ha creado y nos centraremos en los esfuerzos de ese "nuevo Jordan" que posiblemente viva otra situación con un final parecido.

Antes mencionaba la culpabilidad de padres, familiares y entrenadores y es que dudo mucho que un niño de 8 años sepa manejar un programa de edición de vídeo. Esa influencia de sus padres y de sus entrenadores inculcando al pobre crio esa mentalidad de "voy a ser igual que Jordan" comenzará con los años a convertirse en una presión con la que tendrá que cargar toda su vida pues se trata de objetivo al que es prácticamente imposible llegar.

En uno de los vídeos aparecen unas declaraciones del pequeño jugador afirmando "Quiero ir a la NBA para hacer dinero. Me muevo por el dinero, así soy yo". ¡Así soy yo! Con ocho años, y ¿Qué vas a hacer con tanto dinero? ¿Comprar chuches? ¿una montaña de Nesquik?... Pero la pregunta que deberíamos hacernos no es ninguna de éstas, sino ¿de dónde has sacado esas ideas?

Bien es cierto, que estoy hablando de un caso particular (aunque se trate del enésimo, como dice el titular), pero todos, entre los que me puedo incluir, alguna vez hemos pecado de ilusionarnos con que uno de nuestros chavales pueda llegar a lo más alto: los mimas, los tratas mejor, vendes que son muy buenos.... WARNING!! El consejo que lanzo es que dejemos a los niños que se diviertan, que se relacionen, que hagan amigos, pues el deporte es muy bueno para la salud y para la mente, y que si en algún caso los queremos motivar, se pueden utilizar afirmaciones del estilo "¡qué bien lo has hecho hoy!", "¡cómo te lo pasas cuando juegas!", "¡te has ganado la merienda!", etc., y siempre siendo conscientes de que nuestro hijo o nuestra jugadora tiene complicado ser lo mejor del mundo mundial.

Publicado el 22 de junio de 2009 a las 21:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Arrancando los motores de la formación

Archivado en: valores, deporte, blog, educación,

 ¡Nunca te acostarás sin saber una cosa más! Ésta podría ser una de las frases que ha marcado mi vida desde que estoy inmerso en el mundo del deporte. La interacción entre personas intercambiando puntos de vista y experiencias, unido a la enorme cantidad de estímulos que recibimos a través de nuestros sentidos, hacen que cada día, cada hora, cada instante podamos aprender algo. Pero... ¿que hacemos con ese algo?

La intención con la que he creado este blog es para convertirlo en un punto de intercambio de opiniones en torno al deporte, tratando todos aquellos valores que cada uno, desde niño, se puede encontar. Ante todo no pretendo que sea mi opinión la que prevalezca, es más, agradecería que no fuera así, todos tenemos algo que decir, todos tenemos experiencias positivas y negativas; ese "algo" con el que no sabíamos que hacer antes, se puede expresar aqui y abrir los ojos y las puertas de los lectores para que se pueda aplicar a cada una de nuestras vidas cotidianas con el fin de mejorar, especialmente en la formación/educación de deportistas.

Alguno se estará preguntando ¿y por qué sobre deporte y no un blog de educación?, pues porque personalmente considero que el deporte es el principal recurso de formación que todos tenemos desde niños, nadie se ha librado de jugar una pachanga, ir a ver un partido del equipo del pueblo, compartir unas cañitas viendo a "La Roja"... en éstas ocasiones nuestros receptores adquieren muchos valores de forma inconsciente que luego adquirimos como hábitos en otros momentos de nuestra vida.

Y que no se enfade la tele cuando digo que el deporte es el principal recurso formativo, ya que con el paso de los días iré demostrando como la televisión y el deporte unidos se convierten en una bomba educativa.

O O O El semáforo se pone en verde...

Publicado el 18 de junio de 2009 a las 00:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Mauro Enrique Martín

Mauro Enrique Martín

Se podría definir a Mauro Enrique Martín como "una persona del deporte" y es que de las veinticuatro horas que tiene un día dedica veinticinco al deporte". Este entrenador superior de baloncesto, licenciado en Publicidad y RR.PP. y con un master de periodismo deportivo se confiesa practicante de varias modalidades deportivas como fútbol sala, balonmano y voleibol, siendo seguidor de prácticamente todos los deportes. Actualmente es el máximo representante del baloncesto en Segovia, y colabora en formación tanto de entrenadores como de jugadores en la Federación de Castilla y León.

A través del blog, este entrenador, árbitro y aficionado pretende dar una visión general de los valores y las connotaciones intrínsecas del deporte buscando las opiniones y experiencias de todos con el fin de poder trasladarlo a las pistas, canchas y pabellones.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD