martes, 18 de septiembre de 2018 18:40 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Mauro Enrique Martín

Balón dividido

Mi deseo para el 2014

Archivado en: deseos, 2014, proposito, año nuevo, padres, deporte, educacion, formación, valores

Padre de deportistaFinalizamos el año 2013 y es tiempo de reflexión y análisis de lo acontecido durante los últimos doce meses. Es lógico que si hacemos esta reflexión tengamos propósitos de año nuevo que además vendrá cargado de nuevos deseos e ilusiones que puedan llevarnos a tener un nuevo año más gratificante.

Analizando todos los momentos vividos durante este 2013 en torno al deporte, me surge un deseo que aunque bien es cierto no depende de mí, si que conseguiría ahorrarme algún disgusto o malestar, y es que una de las cosas que más me ha molestado durante este último año en las instalaciones deportivas es la falta de colaboración de los padres de los jugadores en la educación y formación de sus hijos.

A día de hoy no puedo comprender como los padres y madres que supuestamente quieren lo mejor para sus hijos, y entre ese mejor estará ofrecerle la mejor educación posible y por ello eligen el deporte, por los valores que ahí se transmiten y de los que ya he hablado en varias ocasiones, no colaboren en esa educación.

Eligen un club u otro en función de los entrenadores, del nivel o de la calidad que estos ofrecen, y por suerte en el ámbito en el que yo me muevo (baloncesto principalmente), la mayoría de estos clubes tienen unos valores educativos y formativas que ayudan a los niños a crecer más que como deportistas, como personas.

Es por ello, por lo que acudir a ver un partido de niños en donde los padres se dedican a criticar decisiones arbitrales, a gritar e incluso a insultar, me crea una gran pena, ya que esa actitud la ven sus hijos y posiblemente la imitarán en el campo o en otros roles, como cuando vean un partido.

Más lamentable aún es ver a un padre levantarse en una grada para gritar a un árbitro y ver como a su lado un niño de apenas diez años repite el mismo comportamiento sin que nadie diga nada, lo que hará suponer al niño que su comportamiento es correcto y por lo tanto poco educativo.

Otra situación que he visto recientemente que también me entristece bastante, ha sido en un partido de minibasket (niñas de once años), donde el entrenador animaba a los padres a meterse con los árbitros, y así lo hicieron, llevando a esos árbitros a quitarles las ganas de volver a ser "deportistas", (si, los árbitros también son deportistas), o ofreciendo un ejemplo pésimo para esas niñas que disputaban el partido.
También es habitual que en todos los partidos haya algún padre o madre que tenga que dar la nota gritando y voceando a todo el mundo, es triste ver como otros padres se unen a esa actitud, mientras que aquellos que están en total desacuerdo no hagan nada por evitarlo, a fin de cuentas, ese comportamiento también les llega a sus hijos y les maleduca.

Por todo esto y otros muchos ejemplos que podría poner de situaciones vistas durante el año 2013, mis deseos para el 2014 van dirigidos a los padres, solicitando que colaboren en la educación de sus hijos cuando van a verles jugar un partido, que entiendan que es más útil animar y alentar al equipo en lugar de insultar a los árbitros, entrenadores o compañeros de sus hijos, y sobre todo, que si ven un comportamiento incorrecto y no educativo, que tengan valor para reprimirlos y frenarlos.

Creo que es labor de todos, trabajar en la educación de los niños y los padres son los primeros interesados y por ello, para este 2014 pido su colaboración.

¡Espero que en el próximo año se cumplan todos vuestros deseos! (El mío depende de vosotros).

¡Feliz 2014!


Publicado el 8 de enero de 2014 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Entrenador de formación o de competición

Archivado en: deporte, formacion, entrenador, cantera, competicion

Una charla a entrenadores de formación en SegoviaSon muchos los meses que llevamos disfrutando en Segovia de las jornadas de formación para entrenadores de baloncesto, unas jornadas en las que aparte de los fundamentos específicos del deporte en cuestión, se ven muchas pinceladas aplicables a todas las modalidades deportivas principalmente relacionadas con aspectos psicológicos, pedagógicos y formativos.

Si hay algo en lo que todos los ponentes han estado de acuerdo, es que tenemos que tener muy en cuenta la categoría que estamos entrenado y las posibilidades que tiene nuestro equipo, eso sí, siempre desde el punto de vista formativo. Tenemos que enseñar a nuestros jugadores los aspectos técnicos correspondientes a cada una de las categorías teniendo paciencia; no ha de importarnos perder balones, perder partidos, etc., porque debemos confiar en que nuestro trabajo se verá recompensando a medio/largo plazo. Además otro aspecto importante es conseguir buen ambiente en el grupo, que la gente permanezca unida y que además disfruten de cada entrenamiento, bien es cierto que las dinámicas ganadoras facilitan este trabajo, pero es ahí donde influimos nosotros planteando a nuestros jugadores objetivos que han de alejarse de lo meramente competitivo y centrarse más en las pautas que vamos marcando en el día a día.

Pero también existe otro tipo de entrenador que vemos frecuentemente en todas las competiciones de cantera, y se trata del que busca competir indistintamente de los recursos que utilice, es más, en ocasiones ese afán de competir no significa ganar, sino ir a perder por el mínimo posible, o lo que puede considerarse peor aún, utilizar los partidos como un trámite que han de pasar y prácticamente tirar ese tiempo de competición.

Con esto no quiero decir que no se pueda o deba competir, lógicamente si estamos en una competición debemos de utilizarlo para potenciar nuestro trabajo, pero a lo que me refiero es a que debemos competir con los recursos que necesitan aprender nuestros jugadores teniendo en cuenta factores de edad, sexo, condición física, aptitudes, etc.

Desgraciadamente cada fin de semana veo niños y niñas en edades de formación abusando de recursos tácticos lógicos en competiciones profesionales o categorías fuera de la formación, eso a la larga perjudica a la progresión del deportistas y en la mayoría de los casos acaba llevando al abandono del deporte, ya que todos aquellos que si han recibido la formación más adecuada en edades de crecimiento llegarán a un nivel que a determinada edad es prácticamente imposible de alcanzar por aquellos que se han limitado a competir.

Por ello, aprovecho para hacer un llamamiento a todos aquellos entrenadores de categorías de base para que traten de enseñar a sus pequeños deportistas lo mejor para ellos y para su futuro (y no hablo de llegar a profesional, sino de poder seguir disfrutando del deporte como hobbie durante muchos años), ya que la formación básica es necesaria, y esto no es una cosa que esté diciendo yo, sino que todos y cada uno de los entrenadores que conozco de  nivel lo afirman, al igual que reconocemos haber cometido en nuestros inicios los errores que aquí se están mencionando.

Publicado el 27 de marzo de 2011 a las 20:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Más sabe el diablo por viejo…

Archivado en: deporte, formación, formadores, entrenadores, aprendizaje

Una de las figuras más respetadas a lo largo de la historia en nuestra sociedad es la del profesor, aquella persona que enseña unos conocimientos que controla a la perfección y sobre la que ha recibido una formación específica. Sin embargo, en el mundo del deporte cada vez se asocia menos la figura del entrenador a la de un profesor, y eso es debido a varias razones que vamos a analizar:

En primer lugar, la edad a la que se comienza a entrenar suele ser muy prematura, un adolescente que lleva jugando apenas unos años cree que está preparado para enseñar a niños lo que él ha aprendido en su corta experiencia, sin embargo esa experiencia no suele ser suficiente.

En segundo lugar y relacionado con la temprana edad a la que se empieza a entrenar está que el hecho de convertirse en entrenador, a día de hoy, supone recibir unos ingresos económicos de forma sencilla que facilitan cubrir los gastos de ocio, incurriendo en el error de anteponer lo económico a lo formativo.

En tercer lugar nos encontramos con la falta de titulaciones entre los que enseñan determinados deportes, los cursos de entrenadores se ven más como un "saca-cuartos" de las federaciones deportivas que cómo la enseñanza de unas pautas comunes para poder transmitir conocimientos. De ahí que sean pocas las personas que se animen a realizar cursos de entrenador o asistir a clinics y conferencias.

También existe el punto de vista de que no se debería pagar por recibir esa formación, algo totalmente erróneo porque esa inversión económica que se realiza, muy posiblemente en un par de meses se vea cubierta y a la larga también recompensada. Además en el mundo del deporte no vemos el proceso formativo como algo necesario, esto es totalmente ilógico si lo comparamos con otros campos de la formación, ¿Cuánto cuesta nuestra formación académica a lo largo de nuestra vida? Esta pregunta es prácticamente imposible de contestar.

Con el paso de los años, la propia experiencia nos va transmitiendo conocimientos todo ello llega gracias a la interacción con deportistas y gente de su entorno, la corrección de errores, las charlas con otros compañeros entrenadores, etc. Pero bien es cierto que con el paso del tiempo si has acudido a actividades formativas tu experiencia habrá ampliado horizontes.

Por el contrario, la experiencia tiene una gran desventaja y es que se adquiere con el paso de los años, al igual que el transcurso de la vida y por lo tanto son muchas las personas que han de abandonar su carrera como entrenadores por una carrera laborar que les permita vivir el día a día, sin embargo, esas experiencias y conocimientos que han recibido con el tiempo podrán seguir siendo una fuente formativa cuando se habla con alguien del tema, o se recuerdan viejos tiempos hablando con los más jóvenes.

Por todo esto lo que me gustaría desde aquí es animar a todas aquellas personas que se encuentran inmersas enseñando a niños (y no tan niños) a practicar determinado deporte, que no dejen de lado su formación como tales, que no caigan en el error de tener una mentalidad de "si yo sé de sobra lo que hay que enseñar" (y créanme que lo veo cada día) por una mentalidad más profesional de "cuanto más aprenda mejor seré como entrenador y mejores serán mis jugadores", esta es la filosofía que nos han transmitido en los últimos años dos de los entrenadores más laureados en nuestros país, tanto Vicente del Bosque tras el campeonato del mundo como Pepu Hernández al conseguir el mundobasket hicieron declaraciones de "he aprendido más de estos jugadores, que ellos de mí", esta es una filosofía muy profesional y que si se está de acuerdo con ella las posibilidades de crecer como entrenador son mayores, porque el saber no ocupa lugar y como bien dice el título del post, más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Publicado el 19 de noviembre de 2010 a las 14:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Mauro Enrique Martín

Mauro Enrique Martín

Se podría definir a Mauro Enrique Martín como "una persona del deporte" y es que de las veinticuatro horas que tiene un día dedica veinticinco al deporte". Este entrenador superior de baloncesto, licenciado en Publicidad y RR.PP. y con un master de periodismo deportivo se confiesa practicante de varias modalidades deportivas como fútbol sala, balonmano y voleibol, siendo seguidor de prácticamente todos los deportes. Actualmente es el máximo representante del baloncesto en Segovia, y colabora en formación tanto de entrenadores como de jugadores en la Federación de Castilla y León.

A través del blog, este entrenador, árbitro y aficionado pretende dar una visión general de los valores y las connotaciones intrínsecas del deporte buscando las opiniones y experiencias de todos con el fin de poder trasladarlo a las pistas, canchas y pabellones.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD