jueves, 14 de noviembre de 2019 17:47 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Jim McGarcía

Bocados de Biagra

Bienvenido al mundo real

Archivado en: Jim McGarcía, Bienvenido al mundo real, Ruso, Irina,

Qué difícil es pensar con resaca. Me despierto desnudo, en una cama vacía. Las paredes son tan ocres como tópicas. Son las paredes perfectas para amanecer resacoso. Me siento como un recién nacido cuya madre se haya pasado con las copas. ¿Nacemos con resaca? Imposible recordarlo, pero después de que nos aplasten el cráneo contra las paredes vaginales de nuestra madre, creo que lo mejor sería que naciéramos borrachos. Puedo imaginarme a los bebés encerrados en las incubadoras diciendo entre sollozos a sus compañeros de fatigas: “sí tío… qué desagradable. Nuestras propias madres, ¿puedes creértelo? Joder, si al menos tuviera una maldita copa… Tranquilo muchacho, cálmate. Algún día, seremos capaces de olvidar esta mierda…).  Puto dolor de cabeza.

Alguien va a entrar en la habitación. La puerta se abre y, en efecto, es el ruso. El muy hijoputa me trae el desayuno a la cama. Mientras se acerca con una sonrisita de torturador vietnamita, me esfuerzo por aislar el dolor de cabeza y buscar daños en otros puntos conflictivos. Como es natural, empiezo por focalizar mi atención en el recto. Todo bien por aquí. Y como las buenas noticias nunca vienen solas, aún conservo diez deditos en los pies y otros tantos en las manos. Sólo espero que ese zumo de naranja que me trae no sea el preámbulo de un cachete en el culo a modo de bienvenida al mundo.

- ¿Cómo estás Jim? ¿Te duele la cabeza?

- Apenas. Algo imperceptible, nada que me haga olvidar la clase de cabronazo que eres. ¿Podrías decirme el motivo por el que estoy desnudo delante de ti en este antro?

- Porque me encanta tu culito respingón.

- … - Vaya, no tengo nada que alegar a eso sin quedar como un gilipollas.  – Vale, está bien. Sé que no te atraigo físicamente, por el motivo que sea, y no creas que no me alegra saber eso, pero ¿por qué estoy desnudo?

- Estás en casa de Irina Soloviova, la mujer que te besó ayer. Es guapa ¿verdad? No, qué digo… Está muy buena, ¿no? Te drogamos, te trajimos aquí. Te quitamos los pantalones y los calzoncillos porque te measte encima, un efecto de la droga. Te quitamos la camisa porque era imprescindible saber si eras un topo de la policía. Te acostamos en la cama porque nos parecía demasiado grosero dejarte tirado en el suelo.

De pronto, empecé a llorar. ¿Por qué cojones estoy desnudo en una habitación que no conozco, con este bestia? ¿Por qué un tipo del que estoy seguro de que tiene calaveras tatuadas en zonas en las que en mi cuerpo ni siquiera crece vello, me trae un zumo de naranja? ¿A qué se debe que hasta ayer yo llevara una pistola en el bolsillo? ¡Yo! El mierda de Jim McGarcía, un tipo que, si no fuera el más imprudente del mundo sería claro favorito para el título al más cobarde? No quiero tener problemas, quiero quedarme en mi casa, tranquilo. Sin rusos, sin paredes de motel veneciano,  donde lo más parecido a una mujer fatal es María. ¿En qué momento de mi vida tutear a la policía empezó a hacerme sentir bien?

¡Plas! Bofetón del ruso.

¡Plas, plas! Uno del derecho y otro del revés. Cada vez lloro más y más alto.

¡Umpf! Ya no lloro porque el intestino delgado está a punto de salírseme por la nariz. El nieto musculado de Rasputín acaba de  pegarme un puñetazo en la boca del estómago. No había tenido esta sensación desde los días en que jugaba al fútbol en gimnasia. Ya entonces no entendía por qué cuando me daban en la barriga me dolían los huevos y cuando me daban en los huevos me dolía la barriga 

- ¿Ves lo que me obligas a hacer? ¿Quiere hacer el favor de comportarte como un hombre? Estamos de mierda hasta el cuello, y no es momento de debilidades. ¿Me entiendes?

Mis futuros hijos, todavía agazapados en algún rincón de mis pelotas, me aconsejaron a gritos contestar que sí, que le entiendo. Aunque no consigo que ningún sonido comprensible salga de mi boca, me esfuerzo por asentir con devoción mariana. No quiero en ningún caso que mi falta de aire se pueda interpretar como un gesto de orgullo. En estos momentos de mi vida, creo que es mejor dejar el orgullo para las partidas de Trivial.

- Vale, ponte algo de ropa encima y acompáñame. Hay pijamas de Irina en el armario. Puede que no sean muy varoniles, pero tampoco lo son unos pantalones meados, ¿no te parece?

- Muy ingenioso Aleksandr (vuelve Clint, por lo que más quieras). Por favor, sal un momento mientras que me visto. Lo que acabas de ver es sólo un bajón por toda la tensión emocional que estoy pasando. Ahora mismo salgo.

- Tranquilo, ya te he visto desnudo y estás incluso peor de lo que se te adivina con la ropa puesta. No deberías tardar más de un minuto en estar fuera conmigo, y ya deberías saber que no te lo digo para cronometrarte. En un minuto pienso volver a entrar a hostias.

- No te preocupes. Tardaré menos de un minuto.

Con el sonido de la puerta al cerrarse, me levanto, me acerco corriendo al armario y cojo unos pantalones de algodón con ositos de colores. Sin saber por qué, pienso que Irina debe tener padres en alguna parte. Siempre es sorprendente tener esa clase de pensamientos sobre una tía buena y misteriosa. Si me hubieran preguntado antes, contestaría que Irina no sólo nació con resaca sino que vino acompañada de una talla cien de sujetador. 

Vale Jim, piensa rápido. Plan de fuga en treinta segundos. La ventana, claro, es la única opción. Esta mierda de piso, claro, está en un bajo. La ventana, claro, tiene verjas. Nadie en la calle. Peatonal, para más inri. Curiosamente, siempre pasan menos peatones por las calles peatonales que por las otras.

En fin, cerdos al matadero. Carrerita hasta la puerta, y a ver qué pasa.

- Ven Jim, buena decisión la tuya, y no me refiero sólo a los pantalones. Irina está preparando café en la cocina. Es el momento de que sepas la verdad.

 

Publicado el 22 de junio de 2009 a las 23:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 6

1 | Wishmaster - 23/6/2009 - 00:31

Je, je, así que llega el momento de la verdad, ¿eh? Bueno, que lo sea para el ruso no quiere decir que lo sea en realidad, sino todo esto perdería el rollo enigmático y no queremos eso tan pronto, ¿no? Bien por los pantalones de ositos, aunque a lo mejo no hace falta que el ruso haga el comentario de que los pijamas serán poco femeninos. Déjanos pensarlo a nosotros, y luego nos lo confirmas cuando Jim va al armario. Hala, la crítica de castigo por hacernos esperar hasta el lunes. :) Ah, y gran comentario: "donde lo más parecido a una mujer fatal es María"

2 | Calmado (Web) - 23/6/2009 - 14:01

Y cuando el gran Jim parecía haber perdido su poder, ¡PAM!, va y lo recupera gracias a unos pantalones de ositos. Tu creatividad no tiene fin, Jim. Si algo estoy aprendiendo contigo es que por muy bien que vayan las cosas, siempre hay que tener un plan de fuga en la chistera.

Por cierto, el blog está pidiendo a gritos nuevas fotos.

Un abrazo

3 | colega - 23/6/2009 - 16:00

Efectivamente, a ver si publicas alguna otra foto. ¿En qué puto lío se habrá metido Jim? nos tienes en ascuas y ya demandamos el siguiente capítulo. Creo que deberías escribir al menos tres veces a la semana...

4 | MalditosTacones - 23/6/2009 - 16:28

Tu imagen con unos pantalones de ositos y con un ruso esperando tras la puerta no tiene precio.
Tampoco lo tiene tu talento literario.

Salud Jim y gracias.

5 | Belén (Web) - 23/6/2009 - 22:05

Yo también lloraría...

Besicos

6 | Miguel Baquero - 24/6/2009 - 19:50

Je je je. Por lo menos no te obligaron a ponerte una camisa de amebas

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Jim McGarcía

Jim McGarcía

Me llamo Jim McGarcía. No es un nombre fácil. Intuyo que no ha sido una infancia fácil. Lo cierto es que aún no sé cómo ha sido mi niñez pero ¿quién con un nombre así puede haber tenido una infancia fácil?

Sé que vendo Biagra por Internet. Sé que soy raro porque los demás no son como yo. Y aunque no lo sé, tengo el presentimiento de que la voy a cagar.

Me verás por aquí los viernes.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD