viernes, 5 de marzo de 2021 22:06 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Inma Salazar

Noticias de Burgos

Libres de malos humos

Archivado en: Tabaco, hostelería, Sanidad, Ley Antitabaco

La tolerancia es elemento fundamental de convivencia y es la que, tras el endurecimiento de la Ley 28/2005 de medidas sanitarias frente al tabaquismo, popularmente conocida como Ley Antitabaco, debe caracterizar las relaciones entre la clientela de los establecimientos hosteleros, en los que desde el pasado 2 de enero está prohibido fumar.

Los conflictos que pudieran surgir entre ambos colectivos, fumadores y no fumadores, deben resolverse con el diálogo y la buena educación. Situaciones como la protagonizada, muy a su pesar, por el propietario de una bolera en la localidad cacereña de Montehermoso, que terminó con varios puntos de sutura tras resultar agredido por un cliente al que había pedido que apagara el cigarrillo, son muy lamentables y evidencian una falta de civismo y tolerancia por parte de un sector de la población, mínimo por suerte, que no acepta que frente a su libertad individual de fumar está el derecho colectivo al disfrute de espacios sin humo regulados por ley.

La prohibición de fumar en todos los espacios cerrados de uso público o colectivo conllevará un cambio de hábitos, de formas de socialización sin humos,  que a la larga, beneficiará al conjunto de la sociedad.
Habrá que esperar semanas, meses, para valorar el impacto económico que la nueva norma tendrá en el sector hostelero, el más reaccio a la medida, y cuya patronal ha cifrado en un 10% la caída de ingresos.

Está bien que la ley proteja a la población del humo ambiental del tabaco y a los trabajadores del mismo en sus centros y lugares de trabajo, pero la modificación de la Ley Antitabaco se quedará coja si no se trabaja con insistencia en el ámbito educativo para prevenir el inicio del consumo de tabaco, si no se facilita desde las instituciones sanitarias la deshabituación tabáquica y no se desnormaliza el consumo de tabaco en la sociedad.

Publicado el 12 de enero de 2011 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

‘Semana sin humo’

Archivado en: Tabaco, tabaquismo, sanidad, fumadores, Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), 'Semana sin humo'

Entre el 24 y el 31 de mayo se celebra la XI Semana sin Humo, que bajo el lema ‘Ponle fecha. ¡Juntos podemos!' organiza la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), de la que me considero fiel ‘embajadora' a la hora de dar a conocer sus objetivos e iniciativas en la materia que nos ocupa.

No es la primera vez que dedico esta tribuna a hablar del tabaco, de los fumadores, de los fumadores pasivos, de los ex fumadores, de la nueva Ley del Tabaco que ultima el Gobierno, etc., si bien en esta ocasión me limitaré tan solo a recordar los propósitos que la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria se ha marcado con motivo de una nueva ‘semana sin humo'.
Tomen nota:

* Sensibilizar a toda la población acerca de la importancia que tiene para la salud la no exposición al aire contaminado por el humo del tabaco o tabaquismo pasivo.
* Sensibilizar a los fumadores de la importancia del abandono del tabaco para su salud actual y futura.
* Motivar a los profesionales sanitarios para que realicen intervenciones sobre los fumadores y sobre la prevención del tabaquismo pasivo.
* Informar a los fumadores de que en su centro de salud les podemos ayudar a dejar de fumar.
* Divulgar la importancia de la función modélica de todos los profesionales que trabajan en los centros sanitarios.

Como problema de salud pública que es el tabaquismo, considero un acierto iniciativas como ésta, que no sé si tendrán algún efecto, pero al menos consiguen que se hable del tema.

Por cierto, les dejo el extenso ‘titular' con el que arranca el informe que ha elaborado semFYC en base a una encuesta realizada a 2.935 personas (fumadores, no fumadores y ex fumadores), que han acudido a su centro de salud durante los meses de marzo abril y mayo: "Nada menos que un tercio de los españoles (32,8%) asegura que visitaría más los locales de ocio si, tal como se contempla en el borrador de la nueva Ley del Tabaco, el cigarro estuviera completamente prohibido en bares, restaurantes o salas de fiestas. En cambio, sólo el 16,4% afirma que sus visitas se reducirían".

Garantizar que todos los espacios de uso público estén totalmente libres de humo es un derecho al que también aspiramos los no fumadores. Y no creo que una inmensa mayoría de españoles vaya a dejar de acudir a los locales de ocio si llega la prohibición total, tal como se afirma desde el sector de la hostelería. Simplemente, habrá que cambiar de hábitos y costumbres.

 

 

Publicado el 17 de mayo de 2010 a las 20:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Espacios sin humo, cuantos más, mejor

Archivado en: Tabaco, tabaquismo, sanidad, fumadores, Club de Fumadores por la Tolerancia

Recibo un mail del Club de Fumadores por la Tolerancia en el que se informa de la presentación el próximo día 8 en Valladolid de los resultados de la encuesta ‘Tolerancia y Cortesía 2010', realizada en Castilla y León por el citado club.

En dicho acto se analizará la opinión de los ciudadanos castellanos y leoneses ante la posible prohibición del consumo de tabaco en los lugares de ocio y se abordará desde esta óptica el debate social que se está generando ante el anuncio de la ministra, Trinidad Jiménez, de endurecer la actual Ley 28/2005 de medidas sanitarias frente al tabaquismo, previsto para el segundo semestre del año.

También se presentará la plataforma PROHIBIDO PROHIBIR www.prohibidoprohibir.org desde la que se están recogiendo videos con declaraciones de restauradores y profesionales de hostelería, así como firmas, en contra del endurecimiento.

Como no voy a poder asistir a dicha presentación y como tampoco he sido una de las personas a las que se les ha pedido su opinión para configurar la citada encuesta, me permito hoy apuntar algún que otro comentario al respecto, y vaya por delante que quien se dirige a ustedes es una persona no fumadora (a excepción de ese pitillo, ya no recuerdo cuándo, para probar y comprobar que aquello no me gustaba).

Comparto con este Club la opinión de que la tolerancia es elemento fundamental de convivencia, no así su pretensión de que no se limiten las libertades individuales de fumar, porque que yo sepa, nadie va a prohibir al fumador fumar, lo que se va a lograr endureciendo la Ley Antitabaco, vigente desde hace cinco años, es limitar los espacios en los que podrá hacerlo. Ni más ni menos. En otros países se ha hecho y nadie se ha rasgado las vestiduras. Es más, los bares, cafeterías, restaurantes y demás establecimientos de ocio que lucen el logotipo de ‘espacio sin humos', cada vez más numerosos, mantienen la clientela, e incluso la han aumentado con nuevos clientes.

Dice también este Club que entre sus objetivos prioritarios figura conseguir que la decisión de fumar o no fumar sea una opción libre y que se respeten los derechos de los adultos que libremente han decidido fumar, sin que sean discriminados por su condición de fumador. El Club pretende que los fumadores sean corteses con los que no fuman y éstos tolerantes con los que lo hacen y defiende que los conflictos que pudieran surgir entre ambos colectivos se resuelvan con el diálogo y la buena educación.

Diálogo y educación, por ambas partes, es una de las claves, si bien desde mi experiencia personal acumulo más de un intento fallido para que se respeten mis derechos a un espacio libre de humos, que todo sea dicho, ya reivindico sin complejos allí donde entiendo que se están vulnerando. Otra clave, un cambio de hábitos, de formas de socialización sin humos. Si otros países europeos lo han logrado, España no va a ser menos, o igual sí, por aquello de ‘Spain is different'.

Como en muchos otros asuntos, el debate llega tarde, cuando España estudia prohibir fumar en espacios de ocio (que no olvidemos son lugares de trabajo para miles de empleados, ¿dónde están sus derechos a respirar en ambientes saludables?), en otros países ya plantean prohibir fumar en los parques nacionales, en playas, en automóviles privados, etc. La Europa sin humos ya es mayoría.

Si tienen un ratito, ganas y el tema les interesa, visiten también www.porquenosotrosno.com XQNN

 

 

Publicado el 6 de abril de 2010 a las 19:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Tabaco, con prohibir no basta

Archivado en: Tabaco, tabaquismo, sanidad, José Luis Viejo Bañuelos, neumología

El 1 de enero de 2006 entró en vigor la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, ley que aplaudí a rabiar, porque por fin, el derecho de quienes no fumamos a respirar aire no contaminado por el humo del tabaco prevalece sobre el de las personas fumadoras.

Hoy me refiero en estas líneas al tabaco, porque este fin de semana Burgos acogerá el 35 Simposio de Neumología, donde se van a presentar nuevas estrategias en la lucha contra el tabaco. El tabaquismo es la primera causa aislada de mortalidad y morbilidad evitable y la evidencia científica sobre los riesgos que conlleva el consumo de tabaco para la salud de la población es concluyente.

El doctor José Luis Viejo Bañuelos, jefe del Servicio de Neumología del hospital General Yagüe, ha vuelto a recordar que el principal problema para los especialistas en las enfermedades respiratorias "sigue siendo el tabaco". A pesar de la Ley anti-tabaco, la población no ha dejado de fumar como se esperaba, ya que la tasa de fumadores no se ha logrado reducir en estos tres años de vigencia más allá del 2%. En España, la tasa de fumadores "es muy alta", se aproxima al 23%, de ahí que los neumólogos insistan en que hay que lograr reducir ese porcentaje, "porque lo de fumar no es un hábito social, es un hábito social muy nocivo y es la primera causa evitable de muerte que está en nuestras manos".

Pregunto al doctor Viejo si un endurecimiento de dicha Ley, como ya ha avanzado la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, en el sentido de aumentar los espacios sin humo y la prohibición total de fumar en establecimientos de hostelería y restauración, contribuirá a reducir el tabaquismo y responde con rotundidad que "indudablemente". El tabaco causa cada año en España 50.000 muertes, cifra a la que hay que añadir 3.000 personas que fallecen por ser fumadores pasivos. "Es un asunto muy serio, y sin embargo, en aras de una falsa tolerancia, tenemos que aguantar que en lugares públicos se siga fumando. Hay que dar la vuelta socialmente al asunto. En otros países que lo han hecho, la gente sigue reuniéndose en los bares, en las cafeterías, pero no se fuma, y no pasa nada... tenemos que separar lo que es relación social del hábito del tabaco, no tiene porque ir junto. La ley va a ayudar a que las personas se planteen dejar de fumar", comenta. Personalmente pienso que si la prohibición de fumar se extiende a bares y cafeterías, la gente va a seguir acudiendo a esos lugares.

Lo que hace falta, como también apunta el doctor Viejo, es que los tratamientos y terapias para aquellas personas que deseen dejar de fumar estén subvencionados por la sanidad pública y al alcance de quien lo precise en toda la red asistencial. Con prohibir, no basta.

He sido muchos, muchos años, más de la mitad de mi vida laboral, fumadora pasiva y no vean la satisfacción que me produjo la Ley 28/2005.

 

 

Publicado el 21 de octubre de 2009 a las 21:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Tabaco, no, gracias

Archivado en: Tabaquismo, tabaco

imagen

Infarto de miocardio, cáncer de pulmón, bronquitis crónica y enfermedades cardiovasculares. El consumo de tabaco representa el principal factor de riesgo de las patologías que acabo de enumerar. Aprovecho la celebración el domingo 31 de mayo del Día Mundial sin Tabaco para escribir unas líneas sobre un tema, el tabaco, respecto al que reconozco que no soy nada objetiva y si puedo llegar a resultar ‘pelín’ pesada en mi insistencia a que el fumador deje el hábito. Los fumadores que me conocen, amigos y colegas la mayoría, saben de lo que hablo y saben también que lo hago por su bien, por su salud, ni más ni menos. 

Han sido muchos años sufriendo los humos de los demás. Me declaro no fumadora, nunca he fumado –salvo algún pitillo de pequeña por aquello de probar y no me gustó–, y la intransigencia de muchos fumadores, no todos, con respecto a los no-fumadores considero que ha sido mayúscula hasta la aprobación de la LEY 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco. Ley cuyo nacimiento celebré con gran alegría. ¡Por fin se iban a empezar a respetar los derechos de los no-fumadores! Que sus disposiciones se cumplan o no es otro cantar.

No me voy a extender mucho, porque al fin y al cabo, fumar o no es una decisión personal que depende de cada uno, si bien no olvidemos que el derecho de la población no fumadora a respirar
aire no contaminado por el humo del tabaco prevalece sobre el de las personas fumadoras.
Texto de ley.

Les dejo algunos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la epidemia del tabaquismo. Con ellos solo pretendo de ustedes una pequeña reflexión sobre los riesgos que entraña el consumo de tabaco.

1.    El tabaco es la principal causa evitable de muerte en el mundo. Es el único producto de consumo legal que mata entre un tercio y la mitad de sus consumidores, cuando es usado como lo indican sus fabricantes. Estas muertes prematuras acortan la vida, en promedio, en unos 15 años.
2.    La epidemia de tabaquismo mata cada año a 5,4 millones de enfermos de cáncer de pulmón, cardiopatías y otras enfermedades. De proseguir esa tendencia, para 2030 la cifra aumentará hasta más de ocho millones anuales.
3.    Sólo el 5% de la población mundial vive en países que protegen como es debido a su población mediante alguna de las intervenciones normativas clave que han permitido reducir sustancialmente el consumo de tabaco en los países que las han aplicado.
4.    La aplicación de políticas que favorecen los lugares de trabajo libres de tabaco en varios naciones industrializadas ha permitido reducir su consumo entre los empleados en un 29% por término medio.
5.    Un aumento del 10% en los impuestos al tabaco disminuye su consumo en un 4% en los países con ingresos elevados, y en cerca de un 8% en los de ingresos bajos y medianos. Un aumento del 70% en el precio del tabaco evitaría hasta una cuarta parte de todas las muertes conexas entre los fumadores actuales.

Además, hay que insistir en el cumplimiento del artículo 12 del Capítulo IV de la citada LEY 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, que dice “ las Administraciones públicas competentes promoverán el desarrollo de programas sanitarios para la deshabituación tabáquica en la red asistencial sanitaria, en especial en la Atención Primaria. Asimismo, se promoverán los programas de promoción del abandono del consumo de tabaco en instituciones docentes, centros sanitarios, centros de trabajo y entornos deportivos y de ocio. La creación de unidades de deshabituación tabáquica se potenciará y promoverá en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud”. Así, quienes realmente quieran dejar de fumar lo tendrán un poco más fácil. Por su parte, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria ha solicitado que se financien en todas las comunidades autónomas los tratamientos para dejar de fumar.

Publicado el 27 de mayo de 2009 a las 20:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Inma Salazar

Inma Salazar

Inma Salazar es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco y desde septiembre de 2006 directora de Gente en Burgos. Su trayectoria profesional arranca en Radiocadena Española, continúa en Radio Nacional de España, se extiende por Diario 16 Burgos, se complementa con colaboraciones en diversas publicaciones y desde septiembre de 1999 se desarrolla en el periódico Gente en Burgos.
En este espacio, la periodista se asoma al mundo para compartir con los lectores sus puntos de vista sobre cuanto acontezca a orillas del Arlanzón o... en cualquier otro lugar de esta ‘aldea global'.

Enlaces

Burgosfera

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD