domingo, 29 de marzo de 2020 11:12 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Inma Salazar

Noticias de Burgos

La realidad más cruda de la crisis

Archivado en: Economía, paro, desempleo, Zapatero

Cuenta nuestra compañera Lidia en el reportaje que sobre la actividad del comedor social de Cáritas Diocesana le ofrecemos en este número (págs. 10 y 11) que quienes lo frecuentan constituyen ejemplos de una realidad que la sociedad no debe olvidar.

Y es que detrás del rostro de las personas que allí acuden cada día para satisfacer una de las necesidades más básicas de todo ser humano, como es la de alimentarse, hay una historia que merece salir de esas cuatro paredes, aunque solo sea para dar visibilidad a la complicada situación por la que atraviesan muchos de nuestros vecinos, obligados por razones económicas a recurrir a entidades de carácter social para subsistir, para poder comer, para poder pagar las facturas del agua, el gas y la electricidad y del material escolar de los hijos.

La crisis económica que estamos atravesando nos deja cada día titulares e imágenes que reflejan la cruda realidad de miles de hogares, más de un millón en España, en los que ninguno de sus miembros tiene trabajo.

El desempleo es la principal preocupación. Con una tasa de paro del 19,8% de la población activa, no hay lugar para el optimismo. Hasta el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reconocía el día 18 en su comparecencia en el Congreso de los Diputados para informar sobre la situación y las políticas de empleo que “la mejora es aún tan débil que no asegura un cambio irreversible de tendencia”.

En los últimos tres años, en España se han perdido dos millones de puestos de trabajo. Ésta es la realidad más cruda de la crisis, de ahí que la lucha contra el paro debe ser la prioridad de los gobiernos. Y esa realidad, como decía al principio, tiene rostro, nombres y apellidos, que el conjunto de la sociedad no debe ni puede olvidar.

Publicado el 19 de noviembre de 2010 a las 13:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Si yo fuera presidente...

Archivado en: Gobierno central, Zapatero, crisis, economía, 'decretazo'

Si yo fuera el presidente del Gobierno, y a la vista del resultado de la votación el jueves 27 en el Congreso de los Diputados del Real Decreto-Ley 8/2010, de 20 de mayo, por el que se adoptan medidas extraordinarias para la reducción del déficit público, me plantearía seriamente unas cuantas cuestiones antes de intentar conciliar el sueño, que dudo que lo conseguiría.

Y es que sacar adelante un decreto tan polémico como éste, ‘in extremis’,  con un solo voto de ventaja -les recuerdo que la votación fue 169 a favor, 168 en contra y 13 abstenciones- debería obligar a Zapatero a una reflexión seria y pausada sobre su ‘estado de fuerzas’ antes de sorprendernos con una nueva ocurrencia.

La oposición frontal a las medidas adoptadas crece cada día, y no solo entre las formaciones políticas, conforme lo hace la desconfianza de los ciudadanos hacia un Gobierno cuya credibilidad va camino de la quiebra.

Yo no sé que medidas podrían contribuir a la reducción del déficit público, para eso están los expertos, aunque algunas las intuyo con tan solo aplicar el sentido común. Los ciudadanos de a pie llevamos muchos meses haciéndolo para que nuestra economía doméstica no salte por los aires.

A simple vista, y sin entrar en el detalle de los efectos que en la economía de este país tendrá el Real Decreto-Ley 8/2010, reducir el poder adquisitivo de millones de ciudadanos, y con ello su capacidad de compra, va a provocar una retracción en el consumo, que a su vez ralentizará la actividad económica y productiva, y por consiguiente, frenará la creación de empleo. Esto es la pescadilla que se muerde la cola.

¿Por qué no empiezan a controlar más el gasto público y eliminar gastos superfluos? Es lo primero que yo haría si fuera presidente del Gobierno...

Publicado el 28 de mayo de 2010 a las 00:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

La recuperación, cuestión de “esfuerzo nacional”

Archivado en: España, crisis, Zapatero, Gobierno de la Nación

Pocas horas después de la comparecencia el día 12 del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Congreso de los Diputados, para hablar de los efectos de la crisis económica y financiera que estamos viviendo y en la que anunció un nuevo conjunto de medidas encaminadas a reducir el déficit público del 11,2 al 6 en dos años y contribuir con la estabilidad financiera de España a la estabilidad financiera de la zona euro y, entrar así, de lleno, en la senda de la recuperación, preguntábamos al alcalde de la ciudad, Juan Carlos Aparicio, cómo pensaba él que iban a afectar esos recortes a los proyectos que conciernen a la ciudad.

Zapatero anunció que entre 2010 y 2011 se prevé una reducción de 6.045 millones de euros en la inversión pública estatal. Mucho me temo que tras este anuncio viejos proyectos pendientes de ejecución o de solución en Burgos pasarán al fondo del último cajón ministerial.

En la conexión por autovía con La Rioja, por ejemplo, Aparicio recordó que “no se ha dado ningún paso significativo en los últimos tiempos”. No hay que ser muy listo para deducir que detrás de la ralentización de ciertas actuaciones, como la presa de Castrovido, y de la falta de respuesta y colaboración del Gobierno de la Nación en ciertos proyectos, como la financiación del Auditorio y Palacio de Congresos, se encuentra una incapacidad presupuestaria, que se verá acentuada tras el anuncio de las nuevas medidas, que llegan tarde y a nadie satisfacen. “Desgraciadamente van a incidir de manera negativa en las expectativas de esta ciudad”, indicó el alcalde.

En muy poco tiempo, España ha perdido la confianza de los mercados internacionales. Recuperarla no va a ser labor fácil, aún con ese “esfuerzo nacional” que a todos los ciudadanos nos ha pedido Zapatero.

Publicado el 14 de mayo de 2010 a las 10:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Y eligió el Deuteronomio

Archivado en: Desayuno Nacional de la Oración, Rodriguez Zapatero, EE UU, Obama, Deuteronomio, Biblia, The Fellowship

Podía haber elegido el Génesis, el Éxodo, el Levítico, algún libro histórico, sapiencial o profético del Antiguo Testamento. O podía haber optado por el Nuevo Testamento. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, invitado por cristianos conservadores, The Fellowship, al Desayuno Nacional de la Oración, celebrado en Washington, el pasado jueves, pasará a la historia, entre muchas otras cosas, por ser el primer español que ha intervenido en este acto. Siguiendo la tradición, durante su discurso de diez minutos (traducción incluida), Zapatero leyó un pasaje de la Biblia. Escogió el Deuteronomio 24:14-16.

¿Y por qué escogió este libro, este capítulo y estos dos artículos? Pregunto en mi entorno, y a nadie parecen importarle los motivos de la elección. Hay quien no sabía ni de su existencia.

El Deuteronomio es el quinto libro del Pentateuco, el Libro de la Ley para los judíos, y recoge las palabras que en forma de discursos dirigió Moisés a Israel antes de entrar en la tierra prometida, Canaán, pudiendo considerársele el testamento espiritual de Moisés. Palabra de origen griego significa ‘segunda ley'. Con un estilo peculiar, un lenguaje solemne, pero al mismo tiempo directo, cálido y amable unas veces y frío y distante otras, el Deuteronomio, dicen los estudiosos del tema, habla sobre todo al corazón.

Documentada previamente, me dispongo a comprobarlo. Abro la Biblia de Jerusalén, de la Editorial Descleé De Brouwer, S.A., 1998, y voy directamente al Deuteronomio. 34 capítulos. No son muchos, me digo. Comienzo su lectura... Observo que está lleno de enseñanzas, propuestas, prohibiciones, instrucciones, preceptos, normas y advertencias y resulta ciertamente persuasivo.

"No hagáis en el juicio acepción de personas, escuchad al pequeño lo mismo que al grande". "Si hay junto a ti algún pobre de entre tus hermanos, no endurecerás tu corazón ni cerrarás tu mano a tu hermano pobre, sino que le abrirás tu mano y le prestarás lo que necesite para remediar lo que le falta". "Establecerás jueces y escribas; ellos juzgarán al pueblo con juicios justos. No torcerás el derecho, no harás acepción de personas, no aceptarás soborno, porque el soborno cierra los ojos de los sabios y corrompe las palabras de los justos. Justicia, sólo justicia has de buscar"...

Salto al capítulo 24:14-15, el pasaje elegido por Rodríguez Zapatero: "No explotarás al jornalero humilde y pobre, ya sea uno de tus hermanos o un forastero. El mismo día le darás su salario, y el sol no se pondrá sobre esta deuda; porque es pobre, y de ese salario depende su vida..." Los puntos suspensivos que no leyó Zapatero y con los que concluye el versículo 15 dicen "Así no clamará contra ti a Yahvé, y no te cargarás con un pecado". "No serán ejecutados los padres por culpa de los hijos ni los hijos serán ejecutados por culpa de los padres..." Los puntos suspensivos que no leyó Zapatero y con los que concluye el versículo 16 dicen "cada cual será ejecutado por su propio pecado".

Zapatero puso el acento en el mensaje social del pasaje, pero bien se protegió del espiritual, aunque estaba en el Desayuno Nacional de la Oración.

 

 

Publicado el 9 de febrero de 2010 a las 23:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Acelera que algo queda

Archivado en: Política, Zapatero, Gobierno

Es hora de cambiar de ritmo. De sudar la camiseta al máximo. De trabajar duro, más que nunca. De acelerar. Lo dijo el pasado martes (santo) el presidente Zapatero, quien ya está pensando en “preparar las estructuras del país para la etapa que se abrirá cuando la fase aguda de la crisis que tenemos encima empiece a ceder”. Lo que no nos han dicho todavía, ni él ni nadie, es cuando va a ocurrir eso  y lo que se perderá por el camino. Y lo que digo yo es que eso de trabajar duro, de pisar el acelerador y de cambiar de ritmo, no nos lo tiene que pedir ni Zapatero ni Rajoy, pues ya somos mayorcitos para ver lo que acontece en nuestro entorno, lo que necesitamos y saber qué dirección tomar. Mucha retórica.

Para materializar ese cambio de ritmo en la lucha contra la grave crisis económica que vivimos, Zapatero ha cambiado de ‘peones’. Ha ‘jubilado’ de sus responsabilidades ministeriales a cinco de los 17 miembros de su Ejecutivo –algunos como Solbes lo estaban pidiendo a gritos– y ha encomendado a los nuevos ‘fichajes’, de sobra conocidos por la sociedad española, hacer de la lucha contra la crisis económica su máxima prioridad. ¿Acaso no lo ha sido hasta ahora? ¿Acaso no lo era de sus antecesores?

En la conferencia de prensa en la que Zapatero anunció la remodelación de su Gabinete, marcado ahora por un mayor peso político, el presidente señaló que la misión fundamental de la nueva Vicepresidenta Económica, Elena Salgado, “será desarrollar una dirección integral de la política económica teniendo en cuenta todos los elementos que forman parte del modelo de crecimiento futuro, lo que exigirá grandes dosis de iniciativa, de capacidad de diálogo, de coordinación y, en múltiples ámbitos, de la actividad del Gobierno y de la sociedad”.

Zapatero, ahora que vienen mal dadas, pidió remar en la misma dirección, “que todas las instituciones y todas las Administraciones Públicas, en cualquier nivel territorial, se incorporen de lleno a la lucha contra la crisis y encuentren formas de sumar y coordinar esfuerzos”, y que el Gobierno de España, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos colaboren intensamente.

Así que a nuestros representantes políticos más cercanos, sean del partido que sea, concejales en el Ayuntamiento, diputados en la Diputación Provincial, procuradores en la Junta de Castilla y León y senadores y diputados en el Parlamento, no nos queda más que exigirles que se pongan manos a la obra, olviden sus diferencias ideológicas, dejen de tirarse los trastos a la cabeza, reivindiquen allí donde sea necesario, y hagan de los intereses generales de Burgos un objetivo común. ¡Hasta igual me hacen caso! Las Europeas están a la vuelta de la esquina. Para unos habrá premio y para otros castigo.


---------------------------------------------------------------------------------

“Entre nosotros no se finge la virtud. El vicio tampoco. Ambos son naturales”.

El cuarteto de Alejandría. Justine. Lawrence Durrell

Publicado el 13 de abril de 2009 a las 18:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Inma Salazar

Inma Salazar

Inma Salazar es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco y desde septiembre de 2006 directora de Gente en Burgos. Su trayectoria profesional arranca en Radiocadena Española, continúa en Radio Nacional de España, se extiende por Diario 16 Burgos, se complementa con colaboraciones en diversas publicaciones y desde septiembre de 1999 se desarrolla en el periódico Gente en Burgos.
En este espacio, la periodista se asoma al mundo para compartir con los lectores sus puntos de vista sobre cuanto acontezca a orillas del Arlanzón o... en cualquier otro lugar de esta ‘aldea global'.

Enlaces

Burgosfera

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD