martes, 26 de mayo de 2020 13:12 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Jorge Carral

Butaca numerada

Tricicle, una receta efectiva para sentirse sano

Archivado en: Garrick, Tricicle, teatro, Teatro Compac Gran Vía, Madrid, Carles Sans, Joan Gracia, Paco Mir, Chicho Ibáñez Serrador

Joan, Carles y Paco manejan el humor gestual con una habilidad extraordinaria. Por eso llevan 30 años dando forma a Tricicle, su compañía teatral, y llenan los teatros allá donde van. Hasta el 21 de marzo, representan 'Garrick' en el Teatro Compac Gran Vía de Madrid y el público aguarda con ansiedad en la entrada del recinto la llegada de este instante en el que los tres salgan al escenario para ofrecer una de sus habituales sesiones de risoterapia. La sanidad española debería recomendar que los pacientes acudan a eventos como éste porque uno se muere de la risa ante ellos y sale más sano del teatro. De hecho, tengo entendido que algún médico lo ha hecho.

'Garrick' es el último montaje teatral de los siete realizados por Tricicle, se estrenó en mayo del 2007 y su currículum incluye más de 500 funciones. La obra supone una especie de homenaje a David Garrick, un comediante inglés del siglo XVIII convertido en el primer 'risoterapeuta' por los miembros de la compañía, y realiza un desternillante recorrido por la tipología de las bromas y las clases de humor, utilizando diversos ejemplos que adornan tales teorías, al mismo tiempo que ensalza el nivel artístico de Tricicle. Con una escenografía sobria, muy funcional y constantes cambios de vestuario, 'Garrick' se convierte en un viaje a la cotidianeidad, utilizando una metodología ingeniosa, picante.

El hombre es el único animal que se ríe, pero Joan, Carles y Paco serían capaces de transformar los sonidos onomatopéyicos de una oveja en la carcajada más potente que conozcan. Todas las escenas, sean propias del humor gráfico o de cuento radiofónico sensorial, se reducen a un 'gag' contundente, profundo, que entra por los ojos y se incrusta en el alma. Además, al término del espectáculo regalan un pequeño extracto que resume sus 30 años de carrera. Entonces, juegan como niños con un balón de playa, reparten periódicos como ostias en el patio de butacas y representan aquello de 'Soy un truhán, soy un señor' que decía Julio Iglesias. Entre nosotros, había un espectador de excepción: Chicho Ibañez Serrador. Los Tricicle, conscientes de su presencia, agradecieron al mítico realizador de cine y televisión (que nos hizo tan felices con creaciones como 'Un, dos, tres') su ayuda cuando todavía no eran nadie. ¿Quieren una receta contra la infelicidad? 'Garrick'. La medicina les saldrá muy barata.

Publicado el 15 de febrero de 2010 a las 10:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

'El Brujo', un testigo de excepción

Archivado en: Rafael Álvarez, El Brujo, teatro, El Testigo, Teatro Alcázar, Madrid, Fernando Quiñones, Miguel Pantalón

Rafael Álvarez, conocido artísticamente como 'El Brujo' (Lucena, 1950) se convierte hasta el 14 de marzo en 'El Testigo' dentro del Teatro Alcázar (Madrid), donde el público se rinde a los encantos interpretativos de un ser teatral infinito. En esta ocasión, adapta, dirige e interpreta un texto de su amigo gaditano Fernando Quiñones, que gira en torno al supuesto cantaor Miguel Pantalón.

Cuando uno observa a 'El Brujo', existe la posibilidad de sentir un impacto profundo. El de una persona que ha nacido para lo que hace y que disfruta, vive o sufre su trabajo como si fuera el pan de cada día. Vestido con un elegante traje negro que incluye unas rajas blancas, el hombre del bigote blanco sale a un escenario sobrio, compuesto por diversas mesas de madera oscura que emulan un posible tablao flamenco. Los juegos de luces y el sonido de una guitarra española marcan el ritmo de su monólogo dialogado. O el de un diálogo 'monologado'. Porque 'El Brujo' sale, se arranca y habla con el público como si éste le respondiese desde el silencio o la risa cómplice.

En esta ocasión, Rafael Álvarez ejerce de testigo. 'El testigo'. Se dice que un testigo es una persona que da testimonio de algo, o lo atestigua. Que presencia o adquiere directo y verdadero conocimiento de algo. Al menos, así lo considera la RAE. El testigo constituye un elemento clave en la cadena de la memoria histórica, de la memoria colectiva. Así sucede durante la función. El actor se mete en la piel de un compañero de aventuras y fiestas del tal Pantalón, un personaje que Quiñones utiliza para elevar el flamenco a la categoría del pensamiento. Porque el flamenco no sólo es un arte, sino también una forma de ser, de sentir y de contar las cosas que suceden.

'El Brujo' ha asegurado que el flamenco ha sido, en su caso, un ritual de iniciación al arte. Que a los tonos y gritos del ante les debe mucho como actor. Se nota. 'El Testigo' bebe un vaso de vino tras otro, cambia de postura constantemente sobre la silla y cuenta anécdotas sobre Pantalón de manera que uno le imagina, presente, ausente. 'El Brujo' tira de nervio gitano, de gracejo natural. De repente, detrás del esperento 'pantaloniano' se esconde el relato escénico de la vida, la creación del mito que constituye todo aquella persona a la que admiramos.

Publicado el 10 de febrero de 2010 a las 11:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

¿Cómo es eso de ver películas antes del estreno entre 'frikis'?

Archivado en: cine, periodismo cinematográfico, pases de prensa, Madrid, Barcelona, freakismo

Cuando uno trabaja en lo que le gusta, suele levantarse con ganas o al menos éstas aparecen habitualmente durante algún instante de su trabajo. Servidor de ustedes ejerce de periodista y tiene la posibilidad de ver muchas películas antes de que se estrenen para, posteriormente, comentarlas aquí o en otros rincones mundanos. "¡Qué suerte, ¿no?". Eso es que diría la mayoría de los ciudadanos si les realizas este comentario. Personalmente, estoy totalmente de acuerdo, aunque me siento un 'rara avis' en muchas ocasiones cuando veo las caras de mis compañeros de sala en los pases madrileños. Desconozco si será el madrugón (un punto que trataremos), la obligación de ver películas que uno desecharía si hubiese una elección personal o, simplemente, la consecuencia del cáracter propio lo que provoca cierta desidía o sensación de vacío emocional durante las citadas proyecciones.

En primer lugar, tengo que decirles que si quieren dedicarse a esto del periodismo en el ámbito del cine tienen que venirse a Madrid o tirar hacia Barcelona. Para ver los pases oficiales de las 'pelis' antes de su estreno comercial sólo tienes estas dos posibilidades, aunque la primera tiene más peso por la residencia geográfica de las productoras. Si viven en otros lugares, no les queda más remedio que aguantar hasta el viernes de turno para escribir su crítica o valorar el filme. Eso sí, los festivales de cine, cada vez más presentes en toda la península ibérica, permiten en alguna ocasión ver el título deseado antes de la fecha señalada.

La segunda particularidad de este mundillo reside en los horarios escogidos para la exhibición de las cintas. ¿Han visto alguna vez una película a las 10 de la mañana en su casa? Pues imagínense esta situación en un cine con las luces apagadas, la calefacción a todo trapo y el cerebro funcionando a toda velocidad porque las películas se proyectan en versión original con subítulos en castellano. Si el filme en cuestión les apetece muchísimo, perfecto. En caso contrario, cuidadín, cuidadín. Uno empieza el día de la mala leche, si no se queda dormido por el sueño que tiene pendiente de la noche anterior. Además, muchas veces la programación general provoca que se celebren dos pases seguidos en la misma jornada (10 y 12.30 normalmente). Por lo tanto, acabas una película y te mueves de lugar para llegar a la otra. ¡Qué ajetreo! Una gozada para algunos. Un 'coñazo' sublime para otros. ¿No podrían proyectar los pases de prensa por la tarde o a la noche? Estoy seguro de que muchas críticas ganarían enteros porque, al fin y al cabo, la sensación personal durante la proyección condiciona su valoración.

Con todos mis respetos hacia los periodistas cinematográficos, el tercer punto que deseaba tratar en este artículo aborda el 'freakismo' existente en las salas. Caras largas, miradas altivas, tendencia a quedarse con lo negativo de las 'pelis' o de cualquier aspecto vital, etc. Evidentemente, la percepción realizada en estos instantes puede ser incorrecta, pero la observación durante decenas de proyecciones sirve para algo. Estamos hablando de seres que aman el cine, que 'consumen' cintas a todas horas y saben muchas veces lo que se dicen. Sin embargo, un poco de alegría, optimismo y satisfacción por el hecho de hacer lo que les gusta transmitiría otra realidad al espectador que aguarda opiniones o comentarios para tomar la decisión final sobre cuál va a ser título que le lleve al cine el fin de semana. También les pido que utilizen un lenguaje más sencillo. No todos poseemos un sillón en la RAE.

 

 

 

Publicado el 8 de febrero de 2010 a las 11:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Yllana produce risas universales

Archivado en: Brokers, teatro Alfil, Madrid, teatro, Teatros del Canal, 666, Nueva York, Yllana

El teatro Alfil de Madrid es un reducto de teatro distinto, diferente al habitual. Apuestas arriesgadas e 'independientes' en el sentido creativo de la palabra forman parte de su programación. Allí habita Yllana, una compañía con gran prestigio y reconocimiento. ¿Y eso? Porque producen risas universales. El sello humorístico que ponen a sus obras, sea cual sea la temática, tiene un alcance global. Hagan lo que hagan, jamás causan indiferencia en el patio de butacas. Los Teatros del Canal (Madrid) acogen a los Yllana del 3 al 14 de febrero con 'Brokers', una de sus creaciones. Aquí, hablan de esta historia. Os dejo con el tráiler de 'Brokers'. Por cierto, en breve se marchan para Nueva York con '666'. Ya han estado allí y piensan establecerse en la ciudad neoyorquina de forma estable.

 

 

Publicado el 28 de enero de 2010 a las 09:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Quequé, un tipo engañoso

Archivado en: Héctor de Miguel, Quequé, Uno y trino, Chocita del Loro Senator, Madrid, Club Capitol, Barcelona

Si le conocen personalmente, se darán cuenta de que no es la misma persona que sale por la televisión. Es otra. Escúchenle. Bueno, es la misma, pero su personalidad difiere. Se dio a conocer en la tele con 'Noche Hache' y ahora está que trina. Sin ningún motivo. Como él dice, la ignorancia propicia el atrevimiento. Les presento el tráiler de su nuevo espectáculo, 'Uno y trino'. ¡Le deseamos todo el éxito del mundo! O un gran fracaso para que, como barrunta Héctor, no tenga que volver a la caja tonta. 

Por cierto, pueden escucharle todos los sábados en 'Abierto hasta las 2', el café-teatro o café-concierto que tienen en Radio Nacional de España (RNE). Allí, hace lo que sabe sin ninguna intención: hacer reír.

 

 

Publicado el 25 de enero de 2010 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Jorge Carral

Jorge Carral

Blog sobre cine, teatro, literatura y arte realizado por Jorge Carral. Aquí, publicaremos críticas, noticias y entrevistas relacionadas con estos tres ámbitos artísticos.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD