sábado, 20 de octubre de 2018 18:24 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de José Juan Taboada

De caza

Mas trampas de lazo en León

Archivado en: caza, castilla y león, furtivos, lazos

Agentes de la Fundación Oso Pardo retirando un lazo.El lazo fue localizado por un equipo del proyecto LIFE Corredores Oso, que pretende facilitar la comunicación entre los osos de las poblaciones oriental y occidental

Vigilantes de la Fundación Oso Pardo localizaron el pasado miércoles un lazo de acero ilegal en el transcurso de una salida rutinaria de seguimiento y vigilancia de la población de osos. El lazo, que se encontraba activado, estaba situado en el borde de un prado, por lo que se percibieron claras evidencias de la caída de un animal, recientemente, en ese lugar. Con éste, son ya 1.400 los lazos retirados por la FOP desde el año 1993 en la Cordillera Cantábrica.

Lazo realizado con cuerda. El lazo fue localizado por el equipo de campo del proyecto LIFE Corredores Oso, que opera principalmente en el ámbito del corredor interpoblacional y está financiado con fondos de la Comisión Europea, la Fundación Biodiversidad y la Obra Social de Caixa Catalunya. El proyecto, que cuenta con el apoyo de las administraciones autonómicas de Asturias y de Castilla y León, además de los 12 ayuntamientos en los que se ejecuta, tiene entre sus objetivos facilitar la comunicación entre los osos de las subpoblaciones oriental y occidental a través del corredor interpoblacional, lo que implica eliminar riesgos como el trampeo ilegal.

Oso herido por un lazo. Fotografía de la Junta de Castilla y LeónLos lazos se destinan habitualmente para cazar jabalíes, corzos o ciervos, pero también atrapan a los osos. Suelen colocarse en pasos en el bosque utilizados por la fauna o en el entorno de praderas, de siega y diente, y en cultivos. Su colocación es un delito que puede ser castigado con penas de cárcel de 14 a 24 meses, además de la inhabilitación para cazar durante un periodo entre dos y cuatro años.

Todos los cazadores deberíamos estar lo suficientemente en desacuerdo con aquellos que realizan estas prácticas como para denunciarlo cada vez que veamos alguno colocado. Es fundamental denunciar, de nada sirve que quitemos los que nos encontremos en nuestras salidas al campo si no lo denunciamos. El conocimiento de estos hechos por las autoridades hará que estén pendientes de vigilar más las zonas en las que aparecen y eso redundará en beneficio de todos. ¿A cuántos le han estropeado un corzo o un ciervo que llevas tiempo detrás de él para cazarlo en su momento adecuado y cuando has ido te encuentras el cuerpo en  un lazo y sin cabeza?

Publicado el 21 de febrero de 2010 a las 18:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

FICAAR 2010 contará con las grandes firmas de armas

Archivado en: caza, ficaar 2010, armas

La más importante feria del sector cinegético por su número de expositores, más de 200, superficie de exposición, 15.000 m2 y número de visitantes, más de 30.000 el año pasado, presentará en esta próxima edición, para satisfacción de todos los cazadores y visitantes, una gran muestra de armas nuevas y de segunda mano en la que estarán presentes la mayor parte de las firmas más importantes del sector armero.


Rifles Merkel, Blaser, Sauer, Franz Sodia, Carl Gustaf, Krico, Heym y escopetas Grulla, Ugartechea, Beretta, Benelli o Cesar Guerini-.

Además de poner al alcance de la mano de todos los cazadores todo tipo de armas de caza, asequibles a todos los bolsillos, la muestra contará con una exhibición de armas míticas africanas y centroeuropeas utilizadas por los grandes cazadores de nuestro país.

Dicha muestra conformará, junto con los distintos expositores, que presentarán las novedades del sector con marcas como Weatherby, Chapuis, Pentaflex, Rizzini, Armsan, Sabatti o Norinco, Pietta, Sharp, Molot e I. Zubillaga, entre otras muchas, una espectacular superficie de exposición que duplicará la de otras ediciones precedentes, logrando, de esta forma, poner al alcance de la mano de todos los aficionados una impresionante colección de armas para todos los gustos y, sobre todo, para todos los presupuestos.

 

Publicado el 20 de febrero de 2010 a las 10:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Gredos llora la muerte de Julio Chamorro

Archivado en: caza, castilla y león, gredos, julio chamorro

Julio Chamorro junto a la chimenea de su casa con un magnífico trofeo de cabra montesaJulio Chamorro fue Guarda Mayor de Gredos, Guarda Mayor con mayúsculas, y guía de tres de los últimos Jefes de Estado que España ha tenido: Alfonso XIII, Francisco Franco y Juan Carlos I. Julio decidió proteger su Sierra de Gredos desde el cielo durante la noche del miércoles, mientras dormía en su casa de Hoyos del Espino.

"Últimamente había perdido un poco de salud, estaba más débil, quizá, pero seguía paseando por las calles de Hoyos", señalaron desde el Ayuntamiento. "Cuando va al médico, en el consultorio local, le dice al médico, señalándose la garganta, que de ahí para abajo, todo está mal, pero que de ahí para arriba, está estupendo", señalaba hace un par de años el teniente de alcalde de la localidad, Rafael Gómez.

En la mañana de hoy, cuando las dos mujeres que lo cuidan fueron a despertarlo, se lo encontraron muerto en la cama. "Ha muerto de vejez". Julio Chamorro vivía con sus dos cuidadoras, madre e hija, y era visitado a diario por sus sobrinos, varios de los cuales también residen en Hoyos del Espino.

Los vecinos de esta localidad enclavada en el corazón de la Sierra de Gredos aseguran que se le podía ver a diario en su paseo rutinario, entablando conversaciones como uno más del pueblo, y mirando siempre con respeto y profundo cariño las cumbres de Gredos, donde y para las que ha vivido.

Era uno de los mayores conocedores de la sierra, y acompañó en sus senderos, cimas y cotos de caza al rey Alfonso XIII, a Franco, a Manuel Fraga y al entonces Príncipe Juan Carlos.
Con el Rey en su última visita a Gredos. La fotografía es de www.diariodeavila.es
Julio ha sido una institución en su localidad, hasta el punto de que se están planteando en el Consistorio decretar algunos días de luto en señal de duelo, una medida que deberá esperar al regreso del alcalde, Roberto García, quien se encuentra de viaje.

En 2007 y 2008, sus paisanos le rindieron un homenaje público coincidiendo con sus cumpleaños. Tras jubilarse como guarda, Julio Chamorro estuvo siempre pendiente de la Sierra de Gredos, y seguía con atención cualquier novedad. Incluso llegó a publicar hace seis años sus memorias, tituladas ‘Gredos, un siglo entre piornales y roquedos'.

Así, en los últimos años, se mostró siempre pendiente de los conciertos que la Fundación del Patrimonio Natural organizó en Hoyos del Espino, en la Finca Mesegosillo, y que atrajeron cada verano a más de 10.000 personas para asistir a los conciertos de Sting, Amaral, Miguel Ríos o Bob Dylan, entre otros. Le parecía lo más normal del mundo la atracción que genera este espacio natural.

"A Julio no le asombran los avances modernos, ni las nuevas tecnologías", dijo en una ocasión Rafael González, "tiene una capacidad de adaptación asombrosa para una persona de su edad".

Chamorro fue el guía oficial de la Sierra de Gredos desde finales de la Guerra Civil. En 1940 obtuvo el reconocimiento de Guarda Mayor y acompañaba en sus cacerías a personajes tan ilustres de la época como el rey Alfonso XIII, gran aficionado a la caza, quien inauguró en 1928 el Parador de Gredos, año en el que Chamorro ya trabajaba en la zona.

Julio con Enrique Marsans y Franco. La foto es de www.gredos-norte.com

También, guió y acompañó en sus cacerías por Gredos a Francisco Franco, Manuel Fraga, Don Alfonso de Borbón, Rainiero de Mónaco y al entonces Príncipe Juan Carlos I. "He atendido siempre con la misma amabilidad a un barrendero de Madrid que a los Jefes de Estado", afirmó en varias ocasiones.

Su relación con este espacio natural se inició mucho antes. Julio Chamorro recordó que subió por primera vez a la sierra a los seis años de edad, y su "primera escapada fue a los nueve años de edad, después de dormir en un chozo de pastores", cuando subió al Pico Almanzor, acompañado de un zagal que le ayudó a encontrar el ‘gusanillo' del amor a la montaña.

"Poco recuerdo de la primera cacería real, que se hizo en 1911; sin embargo, para mí fue una gran novedad la segunda cacería, en 1916, cuando tenía doce años, donde descubrí una gran afición por la caza de alta montaña", relataba Chamorro.

Cuando tenía sólo 14 años, ya trabajaba como porteador al servicio de los escasos visitantes que por entonces se adentraban en este macizo montañoso, y que por entonces eran principalmente cazadores, en busca de las codiciadísimas cabras monteses, o "científicos, principalmente biólogos y geólogos".

Fue testigo de cómo las poblaciones de la especie emblemática de la zona, la cabra montés, casi se extinguieron en los años 20 y de cómo Alfonso XIII, que acudía puntualmente a cazarlas, promovió la conservación de la especie creando el Coto Real de Gredos.

En numerosas ocasiones socorrió a personas que sufrieron accidentes en la montaña, "y entonces no había helicópteros como ahora, ni tampoco carreteras", manifestaba en una entrevista.
Machos en los roquedos. Fotografía de www.sierra-norte.com
En el año 2004, Julio Chamorro publicó sus memorias en un volumen titulado ‘Gredos, un siglo entre piornales y roquedos', que comienza con las siguientes palabras: "Hablar de mí mismo es como hablar de la Sierra de Gredos, por ello, cuando he decidido relatar mis historias, no tengo otra intención que hablar de lo sencillo y de lo cotidiano de la sierra, también de su dureza".

"Mi vida siempre ha estado unida a la Sierra de Gredos", aseguraba. Ha conocido a Manuel Azaña, y ha participado en cacerías reales con invitados como Alfonso de Borbón o Rainiero de Mónaco, y se esforzó en dar a conocer Greds, explorarlo y, sobre todo, protegerlo. Pero murió sin ver cumplido uno de sus sueños, que Gredos fuera declarado Parque Natural Europeo, con el fin de controlar el turismo y custodiar la naturaleza.

Publicado el 18 de febrero de 2010 a las 18:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Sin piedad contra los furtivos

Archivado en: furtivismo, lobo, zamora

Tras la lectura de una noticia publicada en 'laopiniondezamora.es' sobre la aparición de dos lobos atrapados en sendos lazos-trampa, no puedo dejar de mostrar mi repulsa más absoluta contra los furtivos que emplean éste tipo de 'malas-artes' en particupar y del furtivismo en general.

Paso a transcribir el artículo de Irene Gómez para que podáis juzgar vosotros mismos:

Varios cazadores que se disponían a concluir la jornada cinegética encontraron ayer a dos lobos macho atrapados al caer en lazos metálicos colocados ilegalmente en un paraje situado en las inmediaciones de Anta de Rioconejos. Los animales, de grandes dimensiones, fueron localizados al filo de las tres de la tarde, cuando los cazadores daban por concluida la montería y se disponían a recoger a los perros.

En ese momento alguien oyó un aullido que alertó a los perros y a los propios rehaleros. De inmediato se dirigieron al lugar encontrándose, para su sorpresa, a un soberbio ejemplar de lobo incapaz de moverse. De inmediato los cazadores alertaron a la Guardia Civil y al Servicio de Medio Ambiente de la Junta.
Un lobo atrapado en un lazo en las inmediaciones de Anta de Rioconejos. La fotografía es de L.O.Z
Pero ahí no había acabado la sorpresa. A unos cien metros se localizó otro cánido, también de grandes dimensiones e inmovilizado por la trampa ilegal que tenía amputada una de las patas delanteras. A juzgar por los cazadores que se encontraron tan lamentable imagen, pareciera que el lugar fuera un paraíso del furtivismo. Es unos cuatro mil metros cuadrados a la redonda se encontraron, al menos una veintena de trampas, algunas con restos de sangre. Incluso uno de los lazos metálicos conservaba restos de otros lobo que habría caído atrapado y se lo habían llevado.

La zona elegida por los furtivos es un robledal situado a unos cien metros del río Negro. Un paraje por donde campan, además de lobos, ciervos, corzos o jabalíes. De hecho, los restos de sangre encontrados corresponderían a ejemplares de algunos de estos animales, atrapados por las garras de los furtivos.

Hasta el lugar se acercaron agentes medioambientales de la Junta y una amplía dotación de la Guardia Civil, formada por una patrulla del Seprona de Benavente y otros llegados de Puebla y El Puente de Sanabria. La Benemérita ha abierto diligencias para investigar este impactante caso de furtivismo descubierto en un coto vedado de Anta de Rioconejos.

Publicado el 17 de febrero de 2010 a las 00:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El jabalí se expande en Madrid

Archivado en: caza, madrid, jabalí

Hasta hace poco las apariciones de estos animales se limitaban a las épocas de sequía. Algunos rompían o saltaban las verjas del Monte de El Pardo, se aventuraban a pasear por el hipódromo y llegaban a la M-30 o M-40 provocando situaciones de peligro. Otros bajaban a buscar agua junto a las urbanizaciones y era fácil verlos en calles de Las Rozas, Majadahonda o localidades cercanas.
Cartel avisador de la presencia de jabalíes. elmundo.es
"Siempre ha habido jabalíes, pero en los últimos tiempos se ha disparado el número", afirma Jesús Anchuelo, agricultor de la zona del Henares. Él ha sufrido en sus propias tierras los ataques de este animal que está considerado como un depredador. Además de en la zona del Guadarrama, donde hay cierta tradición, es normal verlos en la actualidad en puntos de la Sierra Oeste y en el Henares.

Anchuelo afirma que desde que se produjo hace dos años el macroincendio de Guadalajara los animales huyeron de Castilla-La Mancha y se han pasado a Madrid, donde han encontrado un buen hogar. "Como son muy listos han encontrado un refugio en el Parque Natural de los Cerros, donde tenemos dificultad por las restricciones que impone la Comunidad de Madrid", añade.

Actúan como depredadores y destrozan las cosechas. Esta semanas, poco después de la siembra, "se están llevando por delante todo lo que pueden", afirma Anchuelo. Dejan rastros inconfundibles y son un peligro además de para los agricultores para la salud.

"Son depredadores y comen incluso animales muertos y luego trasmiten todo tipo de enfermedades, como la brucelosis, la rabia y la triquinosis». Un guarda forestal que conoce bien los campos madrileños afirma que son como una plaga. Destrozan los sembrados, los pastos para la ganadería y los cotos de caza.

"Hay una plaga, es una bestialidad, hay que poner en marcha medidas excepcionales", afirma el agricultor, que propone que durante los próximos dos años se hagan descastes para regular el número.

2.645 ejemplares en 2008
El año 2008 se cazaron 2.645 ejemplares en la Comunidad de Madrid, lo que se calcula que es un 20% del número total que hay en la región. Es decir, por los campos madrileños hay unos 10.000 animales sueltos.
Magnífico ejemplar de jabalí.
Y también son un peligro para los automovilistas. El teléfono 112 de Emergencias de la Comunidad de Madrid ha notado el aumento de la presencia de los jabalíes.

El pasado mes de enero el servicio de Emergencias tuvo 885 llamadas por asuntos relacionados con los animales, de los que 26 expedientes fueron por la presencia de jabalíes. En diciembre las llamadas por animales fueron de 983, de las que 42 se referían a alarmas por jabalíes tanto en carreteras, donde pueden provocar choques, como cerca de núcleos urbanos.

"Los agricultores queremos que se agilice la autorización de caza fuera de lo que son los cotos, pues están destrozando nuestro trabajo", afirma Anchuelo.

La Consejería de Medio Ambiente reconoce que se ha producido un importante aumento, especialmente en la zona del Henares. "Vienen de Guadalajara y buscan comida y agua y los responsables son los dueños de los aprovechamientos cinegéticos", afirman.

Aseguran que se facilitan los permisos para esperas nocturnas. Afirman que se han dado en los últimos meses un total de 77 permisos para que los agricultores esperen a los animales en las zonas donde acuden a comer y les den caza. Se han permitido también 123 batidas para jabalíes y gamos.

Se calcula que uno de estos bichos puede hacer unos 60 kilómetros en una noche, lo que hace difícil su caza. El presidente de la Federación Madrileña de Caza, Nicanor Ascanio, señaló que hay poca presión cinegética y también falta de pastores, lo que es aprovechado por los animales que se encuentran más libres. Ya no les basta comer los matorrales y acuden a comerse el césped de las urbanizaciones. "No hay que darles nunca de comer y menos si van con sus crías. Un golpe puede ser mortal y si van con crías la madre se revuelve y puede morder armada de unos colmillos imponentes", añade.

El presidente de la Federación señala que si sigue manteniéndose esta presión cinegética en tres o cuatro años se acercarán más a las ciudades, "pues cada vez parece que tienen menos miedo". Es partidario de regular la población y alerta de la invasión que se está produciendo este año al que le quedan pocas semanas de veda.
El agricultor Jesús Anchuelo afirma que lo que no puede suceder es que se convierta en una plaga como la de los conejos, ya que en caso contrario arruinará a la agricultura y la ganadería.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Madrid (UPA) ha denunciado que la población de jabalíes está causando graves daños en las explotaciones agrícolas, principalmente en las fincas de cereales.
Según la asociación, "estos animales, cuyo número se ha incrementado notablemente en los últimos años, excavan la tierra y hacen grandes agujeros en busca de alimento en fincas en las que nunca ha habido problemas con la fauna salvaje".

La UPA señala que "actualmente son las fincas de cereal las que más sufren los daños, pero en otras épocas del año también se han registrado desperfectos en tierras dedicadas a las hortalizas, el viñedo e incluso en los prados de montaña, con el consiguiente problema medioambiental que ello supone porque esos prados se pierden para siempre".

Afirman que, "además de los perjuicios económicos derivados del descenso de rendimiento en las tierras, los grandes agujeros efectuados por los animales en las fincas causan graves averías en la maquinaria agrícola".

UPA Madrid ha pedido a la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio que tome las medidas necesarias para evitar que estos animales tengan que salir de las zonas protegidas a buscar comida.

La organización recuerda que la responsabilidad de gestionar la fauna salvaje es de las administraciones públicas, no de los agricultores y ganaderos. Pide que la Comunidad de Madrid establezca mecanismos para que cuando se produzcan estos daños se pueda peritar rápidamente y se agilicen medidas como la concesión de permisos a los cazadores.

Publicado el 15 de febrero de 2010 a las 18:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Cocinamos una 'liebre en caldereta'

Archivado en: caza, Castilla y León, recetas de cocina

Cualquier guiso que elaboremos con carne de caza estará mucho más sabroso si maceramos la carne antes de cocinarla. En esto si que es de aplicar el dicho popular que reza ‘cada maestrillo tiene su librillo. Por lo general, la mayoría de la gente utiliza el vino tinto, pero para nosotros esto conlleva una serie de inconvenientes. En primer lugar es que oscurece aún más la carne y en segundo que a nosotros nos gusta flambear el líquido para favorecer la pérdida del alcohol y la aparición de nuevos olores y sabores.

La patata acompaña de maravilla cualquier guiso de caza.Por todos es conocido que cualquier plato cocinado con liebre acaba teniendo un aspecto muy oscuro y para la gente que se inicia en la degustación de la cocina cinegética, la vista juega un papel esencial. Para ‘aclarar' un poco el aspecto general de los platos con liebre, nosotros maceramos la carne con orujo, lo que nos permitirá flambear el caldo resultante a posteriori.

Ya sabemos que es de Perogrullo decir que los guisos suelen estar mejor si se hacen de víspera, pero en este caso no sólo el guiso, sino también la maceración.

Tras haber ‘pelado' y limpiado la liebre, la trocearemos en porciones medianitas. En un cuenco colocaremos los trozos y añadiremos los siguientes condimentos para su maceración: orégano, tomillo, romero, una hoja de laurel, pimienta negra en grano, ajos machacados y cominos molidos. Cubriremos todo con aguardiente y lo removeremos para que se mezclen las especias con la carne. Una vez terminado lo dejaremos macerar toda la noche.

Al día siguiente colocaremos en una cazuela aceite con unos ajitos picados, cuando estos estén dorados, le añadiremos la liebre previamente escurrida para que se dore. Después  utilizaremos el ‘caldo' en el que ha estado macerado, en el momento en el que esté caliente lo flambeamos para que termine de perder el alcohol y aparezca el dulzor de la melaza del aguardiente.

Cubriremos todo con agua y lo dejaremos cocer aproximadamente dos horas para que la liebre se ablande. Mientras tanto, pelaremos unas patatas y las ‘escacharemos' para que durante la cocción suelten la fécula y nos espesen la salsa para darle consistencia. Con las patatas ya peladas y troceadas, las reservaremos para la parte final del guiso.

Haremos un sofrito de tomate, ajo y cebolla con pimentón agridulce si no somos muy amantes del picante y se lo añadiremos a la liebre para que cueza con ello.

A las dos horas pincharemos la carne para valorar su estado de elaboración y en función de la facilidad con la que ente y salga el tenedor añadiremos las patatas para que se hagan con el último hervor del guiso.

Dependiendo del orujo utilizado, quedará más o menos dulzón el plato, así que para contrarrestar el exceso, añadiremos un poco de vinagre ‘de yema'.

INGREDIENTES:

  • Liebre
  • Patatatas
  • Un litro de orujo
  • Tomate
  • Cebolla
  • Orégano
  • Tomillo
  • Romero
  • Laurel
  • Pimienta negra en grano
  • Ajo
  • Cominos
  • Vinagre de yema
  • Aceite de oliva
  • Sal

 

Publicado el 7 de febrero de 2010 a las 19:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Se acabó 'La General'

Archivado en: caza, Castilla y León, general

Perchas como ésta es lo que no ha habido en la mayoría de los cotos de la región. Fotografía de José Alfaraz LuengoLa termporada de caza 2009-2010 no pasará a la historia por haber sido buena, es más, de hacerlo por algo será por la escasez de perdiz tanto avistada como abatida. La mayor parte de los cotos de Castilla y León han centrado su actividad en el conejo y la paloma para entretener las jornadas dominicales. Da igual con quién hables, la conclusión es la misma: probablemente ésta haya sido la peor temporada cinegética de caza menos en muchos años. Lo ha sido desde dos aspectos bien distintos, tanto por el nefasto número de capturas de perdices como por el descenso de cazadores en el monte, aburridos de recorrer los cotos sin poder llevarse al morral una 'patirroja'.Fotografía de Raquel García Fraile publicada en el grupo 'Perdiz con reclamo' en Cazalia
 
Los vaticinios de la media veda se han cumplido con creces. Por aquella época ya se veían pocos bandos de perdices y las polladas habían sido cortas en número y en efecto, así ha sido. A la escasez de piezas se ha unido la escasez de recursos, o lo que es lo mismo, la crisis económica afecta a todos los sectores, y el de la caza no iba a ser menos. Este año no estaban las cosas para andar disparando cartuchos ‘a lo tonto modorro', ni para comprar pantalón o chaleco nuevo, ni tan siquiera para dar de baja las botas viejas que ya empiezan a dejar pasar el agua a los pies.

Recuerdo que la Federación de Caza de Castilla y León, viendo la que se nos venía encima, aconsejó a los gestores de los cotos que retrasaran el inicio de la caza perdicera y que adelantaran la fecha de prohibición de su caza para ayudar a mantener las poblaciones ante la escasez habida. Por suerte han sido muchos los cotos que han seguido estas directrices, ayudados por la abundancia de conejo y de paloma. La torcaz se ha convertido en la estrella esta temporada.

Fotografía de Pedro García publicada en el grupo 'Amigos de la caza de la liebre' en CazaliaDe la liebre mejor no hablar, utilizando la famosa frase de don Sabino Fernández-Campos durante el intento de golpe de estado del 23 F en referencia al general Armada, "ni está ni se la espera". Algunos albergan la esperanza de una pronta recuperación, pero la realidad es que "los brotes verdes" referidos a la liebre aún no aparecen.

Ojalá que lo que queda de invierno, la primavera y el verano ayuden a que las poblaciones de perdices y liebres se recuperen. Ojalá que los gestores de los cotos de la Comunidad aprendan de sus errores y amplíen sus miras cinegéticas más allá del tiempo que dura su contrato de explotación.

Publicado el 2 de febrero de 2010 a las 14:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Club de Monteros, monterías a la vieja usanza

Archivado en: caza, Castilla y León, monterías

El pasado sábado día 23 asistí a una montería organizada por el Club de Monteros en la localidad zamorana de Muelas del Pan. Hace cuatro años estuve cazando en el mismo municipio, la misma mancha (El Uno) pero con distinta organización. Muchas cosas han cambiado en estos cuatro años, -incluso la máquina de refrescos que hay frente al lugar de encuentro: Pepsi-Cola le ha ganado la batalla a Coca-Cola-, quizá la más importante de ellas sea que quien organizaba la montería era el Club de Monteros y que gracias a ellos se han producido una serie de cambios que hacen que la montería haya recuperado su esencia más primigenia.

El futuro de la montería está asegurado. Fotografía de Emilio Sanz Pastor.Sorprende en primer lugar la puntualidad horaria según el programa establecido. La hora de reunión estaba prevista a las nueve de la mañana y a esa hora ya estaban preparando el papeleo propio de este evento en el comedor del ‘La Tomasita'. Tras las migas de rigor, comenzó el sorteo de los puestos a las 10'45 horas con las pertinentes normas y explicaciones de la mancha a cazar.

Otro de los cambios fue que cada armada que se sorteaba, salía con su postor en ese momento para ocupar su puesto en el monte, en lugar de esperar a que se sortearan todos las armadas. El tercer gran cambio, que para mí supone además un salto cuantitativo en la calidad de una montería, es que a los puestos no se iba en remolques de tractores. Si por algo nos caracterizamos la mayoría de los monteros es por la posesión de vehículo todo terrero, así que fuimos al monte ‘como Dios (y la Guardia Civil) manda'. Aquí es donde se empieza a ver el espíritu sociable y amigable que singulariza a la montería, los cazadores no dudamos en poner nuestros vehículos a disposición del resto de compañeros, conocidos o no, para desplazar el menor número de coches al monte y agilizar el desarrollo de la jornada montera.

El número de piezas abatidas superó con creces a la montería de hace cuatro años, catorce jabalíes frente a los casi cincuenta abatidos el sábado.'Noviazgo' de un joven montero durante el fin de semana. Fotografía de Emilio Sanz Pastor.

El día amaneció tal y como la predicción meteorológica había vaticinado durante los días previos: lluvia. Pese a ello, la jornada cinegética estuvo marcada por la abundante caza observada y su variedad.

Durante el sorteo de los puestos había quedado suficientemente claro que sólo podríamos abatir al jabalí, el resto de animales estaba completamente prohibido tirarles, a excepción del zorro. Pese a ello, sólo se cazaron jabalíes, casi cincuenta, un buen número.

La mancha de 'El Uno' se caracteriza por estar pegada al embalse de Ricobayo, lo que hace que el terreno sea tremendamente escarpado con unas pendientes fortísimas. La vegetación arbórea está compuesta por encinas, roble y alcornoques con algún rodal de pino en alguna ladera. Sin embargo, el suelo está plagado de jara, lo que dificultaba tremendamente la visibilidad y obligaba a los monteros a estar concentrados en el asunto durante toda la jornada pues de no ser así, podías pasarte el día oyendo pasar a los animales sin conseguir divisarles. La falta de limpieza del monte propició el resguardo necesario para los suidos, lo que conlleva que además de obtener unos excelentes resultados, el número de cochinos que quedan en el monte sea el suficiente para asegurar una fantástica recuperación de la especie de cara a futuras monterías.

Respecto a los números hay que decir que de los 107 puestos ofertados se cubrieron 90 y que, para mover las reses que había en las 800 hectáreas de la mancha, se utilizaron 16 rehalas.

La típica 'alfombra de cochinos' tras la jornada. Fotografía de Emilio Sanz Pastor.En cuanto a la montería del domingo, se abatieron 25 cochinos entre 65 posturas en una mancha bastante distinta a la del sábado. La orografía era mucho más suave aunque con una vegetación muy similar.

No quiero terminar sin destacar un hecho formidable: el Capitán de la Montería se encontraba dirigiéndola en un alto en el centro de la mancha, por lo que podía controlar el recorrido de las rehalas para que todo el mundo disfrutara. Lo interesante e importante es que a mitad de montería se habían abatido ya 20  jabalíes y el Capitán tomó la decisión de recoger a las rehalas debido a que la mancha es "caliente de paridera y no quise seguir golpeándola para dejar madre para el año que viene", palabras de Emilio Sanz Pastor. Esta decisión fue alabada por los monteros participantes.

Desde este espacio quiero felicitar al Club de Monteros tanto por la excelente preparación y desarrollo de la montería, como por su afán de mantener este arte lejos de la comercialización pura y dura de la caza que hemos vivido en los pasados años de bonanza económica.Su padre estuvo el viernes hasta las tantas de la mañana en urgencias con su madre, pese a ello el sábado no faltaron a la cita.

Quizá la crisis haya servido para que los nuevos escopeteros coleccionistas de trofeos y las ‘orgánicas' cuyo único objetivo era lucrarse a costa de la caza y la seguridad en la misa, desaparezcan y este arte vuelva a recuperar la nobleza que siempre tuvo.

Publicado el 27 de enero de 2010 a las 12:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Los Medranos: muchos guarros y mucho frío

Archivado en: caza, Castilla y León, monterías, los medranos, SP Caza

Hago un alto en el camino de mi reflexión sobre lo que sucede en algunas monterías y lo que deberíamos exigir, para reporducir la nota enviada por SP Caza en la que nos explican cómo se ha desarrollado la montería organizada en Los Medranos.

Exposición de trofeos en la junta de carnes. La foto está realizada por SP Caza.Los Medranos, una finca situada en el término municipal de Porzuna, junto a la carretera que une esta localidad con Ciudad Real, ha vuelto a deparar unos grandes resultados cinegéticos con la gestión de SP Caza. El pasado nueve de enero los monteros disfrutaron de una jornada inolvidable de caza, quienes van a recordar más la cantidad y sobre todo la calidad de los guarros abatidos, que el intenso frío y el viento que también quisieron ser protagonistas.

Se cazaron 560 hectáreas de esta reconocida finca, para 25 puestos, con un cupo de cinco guarros y se soltaron 14 rehalas, para cobrarse 80 jabalíes abatidos por los cazadores, más 12 jabalíes de agarres con los perros.

Del total de guarros fueron 38 bocas, con 25 bocas de primera línea, de las cuales unas 15 homologables, siendo el resto de navajeros importantes aún sin llegar a ser medallas.Cuatro magníficas bocas. La fotografía es de SP Caza.

La climatología, con temperaturas muy frías y vientos muy fuertes, ocasionó que la caza se cargara hacia el lado este de la mancha, por lo que las dos armadas situadas en la zona oeste, de las siete en total que se colocaron, fueron las que menos oportunidades tuvieron.

Sin embargo, en armadas como la de Santa María y la de Cabezaparda los cazadores hicieron el cupo con relativa facilidad antes de la una de la tarde, observándose numerosos y vistosos lances, en una montería que se ha consolidado como una de las más importantes de guarros dentro del calendario cinegético español.

Publicado el 17 de enero de 2010 a las 18:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Tercera entrega de Monterías de Mentira

Archivado en: caza, Castilla y León, monterías

La segunda parte finalizaba con el tema de la puntualidad en las monterías. Tras una noche de ‘duerme vela' provocado por la emoción de la llegada de la montería, te presentas en el lugar establecido por la organización, llegas a tu hora, la marcada para todos, desayunas tus migas con huevos fritos, Plato de migas con su huevo fritocharlas con otros cazadores, das un paseo entre los carros y furgones de las rehalas para admirar a los perros y cuando has terminado de todo esto, te vuelves al centro de reunión para no retrasar el sorteo de los puestos. JA, JA, JA.

A casi todas las monterías a las que he asistido, siempre ha habido que esperar por alguien y esto es algo que no entiendo. Si se establecen unos horarios será para cumplirlos, pero para cumplirlos todos y el que no esté pues allá se las entienda con la organización a la hora de reclamar. Lo que es del todo inaceptable es que estemos el resto de ‘escopetas' esperando al listo de turno, que muchas veces coincide con algún amiguete de la organización.

En fin, que empieza el sorteo, aquí no voy a detenerme mucho porque esto es lo que es, nunca te toca el puesto deseado o esperado, así que de lo que no tiene remedio mejor no hablar.

Magínifico lance 'cochinero'. La foto es de Félix Sánchez Montes y puede verse la colección completa en www.cazalia.comCuando te dan tu plano de la mancha a batir y cuentas el número de puestos es cuando empiezas a asustarte y a rezar porque los compañeros que te tocan a derecha e izquierda sean serios y responsables, pues la conclusión que sacas es que los puestos no estarán colocados a más de 50 metros unos de otros. En los últimos años se ha adoptado como norma esta distancia y es algo completamente de locos por varias razones pero principalmente por dos: la primera por cuestión de seguridad entre cazadores y la segunda porque no se deja prácticamente oportunidad de salvación a ningún animal que intente atravesar el cerco. Con esta distancia es imposible asegurar suficientemente tanto la seguridad como la salida del bicho. Lo aconsejable es que la distancia entre puestos no sea inferior a 80 metros y la óptima es entre 150 y 200 metros.

Antes de llegar al puesto hay que escenificar la romería de las posturas. Como hay más escopetas que en la Guerra de la Independencia, la llegada los puestos se convierte en una procesión con más cofrades que el paso de la Esperanza de Triana  en la ‘Madrugá' sevillana. Hay que huir del transporte en tractores y vehículos agrícolas pues estos carecen de medidas de seguridad y su uso no es el transporte de personas. Si el paseo hasta el puesto es largo pues habrá que salir antes. Las posturas se deben montar empleando los mínimos vehículos y siempre en silencio, evitando todo tipo de ruidos, portazos y conversaciones...

CONTINUARÁ

Publicado el 14 de enero de 2010 a las 11:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

José Juan Taboada

José Juan Taboada

Nací en Salamanca en 1970 y me crié en Extremadura en el seno de una familia en la que nadie en absoluto cazaba. Pese a ello, me inculcaron el amor y respeto por la naturaleza y el mundo rural del que procedo. Viví en Villanueva de la Serena (Badajoz) hasta el verano de 1988, momento en el que me trasladaron a Valladolid. En la actualidad soy director de Castilla y León y de Valladolid del Grupo de Comunicación Gente.

Amante de la caza, pero sobre todo del tiro certero en justa lid. Me gusta cazar solamente lo que me voy a comer, en compañía o en soledad. Un día de caza es un día agradable de paseo por el monte, el páramo o la ribera, o bien un día que comienza con unas migas para, tras unas horas de quietud y silencio en el puesto, terminar con una fraternal comida con un buen guiso casero. Magnífico día si hay abate pero, si no ha sido así, la jornada no habrá desmerecido porque eso habrá querido decir que los animales han sido más listos o rápidos que uno mismo.

El blog pretende ser una zona de intercambio de conocimientos cinegéticos, así como de opiniones relacionadas con el mundo de la caza, abarcando todas las modalidades: caza menor, caza mayor, con galgos, cetrería, con arco y caza internacional, sin olvidar todo el mundo que rodea a esta actividad considerada deporte para algunos y entretenimiento para otros. Intentamos crear un espacio para conocer también los últimos avances en productos y materiales relacionados con las artes cinegéticas.

 

Enlaces

Revisión de estilo hecha por VERBA BONA

www.cazalia.com

www.cazaworld.com

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD