lunes, 3 de agosto de 2020 18:46 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de José Juan Taboada

De caza

Los cazadores pagan dos millones de euros al año por los daños de animales salvajes

Dos millones de euros al año. Es lo que cuesta pagar los daños que las especies cinegéticas ocasionan en Asturias cada año. De esta cifra, medio millón de euros corresponde a los pagos derivados de los accidentes de tráfico con animales salvajes.

El pago de estos dos millones de euros recae directamente en los cazadores, que tienen que hacer frente a estas indemnizaciones a través de los cotos de caza. Y es que aunque la ley de Tráfico estatal aprobada en 2005 dice en su disposición novena que los daños ocasionados por este tipo de accidentes pueden recaer en el conductor si conduce de forma indebida; en el cazador, si el siniestro se produjo como consecuencia de la acción de cazar o de la mala gestión del coto, o en el gestor de la vía, lo cierto es que en la mayoría de los casos, al menos en Asturias, el juez resuelve el caso imputando la culpa a los cazadores, que llevan tiempo alertando que el hacer frente a estas indemnizaciones les está llevando a la ruina.

El Principado tiene otra ley, vigente desde 1989, en la que se dice que los cazadores son los responsables de los accidentes de tráfico con especies cinegéticas. Pero si en algo coinciden los biólogos, cazadores, la Administración y los letrados es en asegurar que las leyes tienen muchas incongruencias y que es necesario modificarlas para que no siempre sea el cazador el que tenga que hacerse cargo de los pagos.

La Consejería de Medio Ambiente del Principado de Asturias, a través de la Dirección General de Biodiversidad y Paisaje, organizó días atrás unas jornadas para debatir sobre este tema y algunos de los ejemplos que se expusieron en las jornadas no dejan lugar a dudas sobre supuestas incongruencias de las leyes vigentes. Un ejemplo expuesto fue el siguiente: si un avión despega del aeropuerto de Santiago del Monte y una bandada de palomas se introduce en sus motores y provoca un accidente, sería el coto de caza de la zona el que tendría que hacerse cargo del pago de las indemnizaciones porque las palomas están catalogadas como especies cinegéticas en Asturias. «Esto no tendría ningún sentido», asegura Carlos Nores, biólogo de la Universidad de Oviedo, que participó en este debate. Parece difícil que ocurra este caso pero en enero del año pasado un Airbus con 155 pasajeros terminó amerizando en el río Hudson, en Nueva York, por culpa de una bandada de pájaros que, al entrar en los motores, causó una pérdida de altura.

De momento la Administración regional tiene las manos atadas pese a que, según manifestó Félix García Gaona, director general de Biodiversidad y Paisaje, reconocen que «siempre recae la culpa sobre el cazador». Francisco Cuenca Anaya, decano del Colegio de Notarios de Sevilla y experto en temas cinegéticos, insistió en que «un accidente provocado en la carretera no es nunca una acción de caza, es una cuestión de leyes de tráfico, donde tiene competencia exclusiva el Estado». Pero a pesar de que ninguna de las partes está conforme con que el cazador siempre se haga cargo del siniestro, las estadísticas revelan que sí que ocurre. Mientras tanto, los cazadores aseguran que una de cada cuatro sociedades cinegéticas de Asturias están en quiebra técnica

Publicado el 7 de marzo de 2010 a las 21:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

José Juan Taboada

José Juan Taboada

Nací en Salamanca en 1970 y me crié en Extremadura en el seno de una familia en la que nadie en absoluto cazaba. Pese a ello, me inculcaron el amor y respeto por la naturaleza y el mundo rural del que procedo. Viví en Villanueva de la Serena (Badajoz) hasta el verano de 1988, momento en el que me trasladaron a Valladolid. En la actualidad soy director de Castilla y León y de Valladolid del Grupo de Comunicación Gente.

Amante de la caza, pero sobre todo del tiro certero en justa lid. Me gusta cazar solamente lo que me voy a comer, en compañía o en soledad. Un día de caza es un día agradable de paseo por el monte, el páramo o la ribera, o bien un día que comienza con unas migas para, tras unas horas de quietud y silencio en el puesto, terminar con una fraternal comida con un buen guiso casero. Magnífico día si hay abate pero, si no ha sido así, la jornada no habrá desmerecido porque eso habrá querido decir que los animales han sido más listos o rápidos que uno mismo.

El blog pretende ser una zona de intercambio de conocimientos cinegéticos, así como de opiniones relacionadas con el mundo de la caza, abarcando todas las modalidades: caza menor, caza mayor, con galgos, cetrería, con arco y caza internacional, sin olvidar todo el mundo que rodea a esta actividad considerada deporte para algunos y entretenimiento para otros. Intentamos crear un espacio para conocer también los últimos avances en productos y materiales relacionados con las artes cinegéticas.

 

Enlaces

Revisión de estilo hecha por VERBA BONA

www.cazalia.com

www.cazaworld.com

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD