lunes, 22 de abril de 2019 19:02 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Enrique Hormigos

Demasiada letra

Fidelizando al Cliente.

imagen

Como fino detalle con los 4,3 lectores habituales de este exigente y muy intelectual blog, he pensado colgar las viñetas que aparecen los viernes en tiempo real, según las vaya perpetrando. Esto tiene múltiples ventajas, aunque bien es cierto que, en este momento, no me viene al coco ninguna de ellas.

Y de regalo, una noticia divertida:
La semana pasada, durante la fiesta de Halloween en un colegio de Savannah (EEUU), un niño de diez años se curró de manera tan tremebunda la típica calabaza, que su profesora lo envió rápidamente a que le hicieran una evaluación psiquiátrica.

No; si al final va a ser verdad que las carga el diablo.

p.d. Por cierto, espero no equivocarme, pero creo que sobre la misma ciudad de Savannah y sus peculiares habitantes escribió John Berendt el excelente libro "Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal", que después llevó al cine Clint Eastwood (Muchísimo mejor el libro. Compradlo y leedlo, no seáis perros...)

Un libro que, en mi opinión, debería leer 30 o 40 veces cualquiera que intente escribir crónica social.

+ tonterías en ehormigos.blogspot.com

Publicado el 5 de noviembre de 2008 a las 13:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Enrique Hormigos

Enrique Hormigos

Desde que me metí en el lucrativo negocio del humor con la idea de hacer una fortuna en un par de semanas y retirarme a vivir de las rentas en una hermosa finca en la Toscana, hay una escena que se repite de manera exacta cada vez que busco echarle el lazo a un nuevo cliente.

La cosa empieza en el despacho de la víctima, dónde me presento generalmente sin avisar (soy un fan del "Efecto Sorpresa"). Una vez que el director se da cuenta de que no me sacará de su despacho sin la ayuda de un revolver del 45, suspira resignado y abre mi viejo carpetón (Viejo desde el día en que lo compré. Lo até mal a la baca de mi motocicleta y, recién salido de la tienda, lo arrastré durante 200 metros por el asfalto. Pero bueno; no lo iba a tirar).

Silencio sepulcral. El tío estudia el material y, después de un rato sin decir ni pío, se rasca la barbilla y murmura: "Mmmm... Demasiada letra..."
Fin de la entrevista.

Y aunque nunca he entendido porqué la gente no se rasca la barbilla y murmura "Mmmm... Demasiada letra" cuando lee los chistes de Forges o de El Perich, espero que, en este caso, mi asqueroso defecto no os desanime demasiado.

De cualquier manera, gracias por sintonizar este canal.
Un saludo.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD