jueves, 21 de marzo de 2019 05:35 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Enrique Hormigos

Demasiada letra

Gin-Tonic

imagen

Con motivo de una huida urgente de la sala de la filmoteca dónde proyectaban "2001, Una Odisea del Espacio" terminé la tarde visitando una bonita exposición apadrinada por Javier Mariscal: "Bombay Shappire- Design Exhibition by Mariscal", en la que se mostraba una selección de 50 objetos que, según el diseñador, habían marcado de alguna manera el diseño o habían influido de manera notable en nuestra vida cotidiana a lo largo del siglo pasado.

Como iba con mi hijo, y todas esas cosas de cuando sólo había dos canales de televisión, la música se grababa de la radio en cintas de 60 y no existía la pleiesteison le intrigan con morbo casi arqueológico, ni que decir tiene que la visita fue todo un éxito.

La primera cafetera express de Bialetti, vasos de Duralex, la primera Vespa diseñada por Corradino Diascanto en el 46 (aquí casi lloro), ceniceros apilables "Copenhague", la primera máquina de escribir de Ettore Sottsass para Olivetti, los primeros compact disc de Philips/Sony, portadas de Saul Steinberg para "The New Yorker"... todos ellos acompañados por textos bastante graciosos en los que se adivina que la selección ha sido hecha con el corazón y desde los recuerdos y sensaciones que esos objetos dejaron en el artista quien, en un arranque de modestia, no se priva de incluir 6 diseños propios en una exposición curiosa y divertida de ver (y leer).

 Ignoro si la muestra es itinerante, pero si resulta serlo y en algún momento para cerca de donde estéis, no lo dudéis.

 Además, si vais el día de la inauguración, os invitan a un Gin-Tonic de Bombay.

En vaso de Duralex, mezclado (no agitado) con una cucharilla Caccia de 1938, eso sí...

 

Publicado el 26 de noviembre de 2008 a las 20:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Enrique Hormigos

Enrique Hormigos

Desde que me metí en el lucrativo negocio del humor con la idea de hacer una fortuna en un par de semanas y retirarme a vivir de las rentas en una hermosa finca en la Toscana, hay una escena que se repite de manera exacta cada vez que busco echarle el lazo a un nuevo cliente.

La cosa empieza en el despacho de la víctima, dónde me presento generalmente sin avisar (soy un fan del "Efecto Sorpresa"). Una vez que el director se da cuenta de que no me sacará de su despacho sin la ayuda de un revolver del 45, suspira resignado y abre mi viejo carpetón (Viejo desde el día en que lo compré. Lo até mal a la baca de mi motocicleta y, recién salido de la tienda, lo arrastré durante 200 metros por el asfalto. Pero bueno; no lo iba a tirar).

Silencio sepulcral. El tío estudia el material y, después de un rato sin decir ni pío, se rasca la barbilla y murmura: "Mmmm... Demasiada letra..."
Fin de la entrevista.

Y aunque nunca he entendido porqué la gente no se rasca la barbilla y murmura "Mmmm... Demasiada letra" cuando lee los chistes de Forges o de El Perich, espero que, en este caso, mi asqueroso defecto no os desanime demasiado.

De cualquier manera, gracias por sintonizar este canal.
Un saludo.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD