sábado, 7 de diciembre de 2019 10:24 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Luisgé Martín

El infierno son los otros

El esperpento

Archivado en: Partido Popular, RTVE

Soy escritor y no encuentro el adjetivo. Tengo dos diccionarios de sinónimos y en ninguno encuentro lo que busco. Obsceno, indecente, escandaloso, deshonesto, repugnante, mendaz, desvergonzado, pornográfico. Ninguno me vale, ninguno me basta, nimguno alcanza. ¿Soy un mal escritor? Probablemente, pero deberá convenirse en que calificar al Partido Popular requiere en estos tiempos el talento de un Proust, de un Kafka, de un Cervantes. Y aún me cuesta creer que ellos supieran.

Mi oficio de escritor me sirve, eso sí, para reconocer la estrategia narrativa: la hipérbole, la desmesura, el sindiós. Cuando se construye un relato descomedido o esperpéntico tendemos a pensar que es metafórico, que deforma la realidad. A nadie se le ocurre decir: "Valle-Inclán es malo porque lo que cuenta es inverosímil y exagerado". Por eso tanta gente en estos días tiende a creer que el Gobierno del Partido Popular es metafórico, que tiene que haber alguna moraleja que no hemos acabado de comprender (como cuando lees a Valle-Inclán sin tener mucho hábito de lectura). "No puede ser que recorten las becas, suban las tasas, reduzcan los profesores, aumenten los alumnos por clase, supriman las subvenciones para ordenadores y digan que nada de esto afecta a la calidad de la enseñanza", nos decimos. "Algo muy profundo se me está escapando, voy a volver a leer los parlamentos de Max Estrella". O bien: "No es posible que tomen a mano armada RTVE y digan que es por el bien de la libertad de información".

A Valle-Inclán no se le entendió del todo bien en su época. Ha sido luego cuando hemos visto la verdadera dimensión de su literatura. Como a Mussolini. Yo sigo buscando el adjetivo. Si lo encuentro, se lo haré saber.

 

Publicado el 21 de abril de 2012 a las 14:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 6

1 | Fernando J. López (Web) - 22/4/2012 - 10:38

Como profesor de la pública, llevo ya un par de cursos viviendo la particular visión/metáfora del esperpento según el PP. Dos años ya dando clase en aulas de 40 alumnos -donde no hay, a veces, ni sillas suficientes-, viendo cómo se condena al fracaso escolar a los alumnos con más dificultades y cómo se subvencionan los centros concertados religiosos -sí, esos que enseñan una moral afín al Gobierno- con el dinero que se quita -impunemente- a los públicos.
El asalto a la televisión pública, el desmantelamiento de la sanidad o los pasos hacia atrás en el aborto son solo unos cuantos pasos más en su programa. Ese que se ha instalado en nuestras vidas gracias a los votos de unos y a las abstenciones y silencios de otros.
Ahora nos queda -de momento- la palabra y la lucha en la calle, hasta que decidan que se puede volver a tiempos mejores y "regulen" (a su esperpéntico modo) nuestro derecho a la huelga y la manifestación.
Son tiempos oscuros... Y de una oscuridad predemocrática y, a ratos, medieval. Y esto, me temo, solo es el principio.

2 | Cristina - 23/4/2012 - 23:39

Luisgé, te has dejado nauseabundo e inicuo.

Soy también profesora en la enseñanza pública. Yo creo que Fernando ya lo ha expuesto magníficamente. Pero me gustaría incidir en que son más de dos años lo que llevamos en la Comunidad de Madrid recibiendo el ataque de la Consejería de Educación encaminado al exterminio de la enseñanza pública. Esto de poner al lobo a guardar las ovejas es lo que tiene. Los profesores apretamos los dientes en una doble tensión: por una parte, nuestro amor propio como profesores, nuestro esfuerzo denodado por minimizar los efectos que esta agresión pueda tener sobre nuestros alumnos, y, por otra, nuestra dignidad como trabajadores, nuestras protestas, huelgas, nuestra lucha. En ambas tensiones late la defensa de la subsistencia y de la calidad de la enseñanza pública (lo que más daño les hace a ellos, su enemigo a batir).

Y este último aspecto casa perfectamente con el otro tema, el de RTVE. Hay que comprender que les tiene que resultar insufrible comprobar el liderazgo informativo de una televisión pública, profesional, independiente, autoexigente, no clientelar y con sensibilidad social (los adjetivos que deben ser propios de un servicio público). ¿Recordáis a Urdaci y su lectura de la sentencia por la que tenían que resarcir a "ce ce o o"? (No sé ni cómo narrarlo: es inenarrable) Pues a ese modelo querrán volver. Mi hija que, a la sazón, era pequeña, me recuerda ahora que yo lo llamaba el NO-DO (claro, ella me preguntaba qué era eso...).

Sí, nos quieren llevar a la oscuridad medieval. No debemos consentirlo.

3 | Milonga - 06/5/2012 - 12:30

Estoy de acuerdo con vuestras opiniones, pero creo que faltan algunos elementos y un enfoque más amplio para entender mejor la situación que estamos viviendo. En primer lugar el PP no ganó las elecciones, las perdió el PSOE al colocarnos, con su nefasta gestión, un paso más allá del precipicio. Lo que hicieron los electores y además es muy comprensible, fue un acto de supervivencia motivado por la desesperación. Sin negar las diferencias de intereses y, sobre todo, de estilos (especialmente en lo concerniente a RTVE y al tratamiento de la cultura) de ambos partidos,no tengo claro que uno sea intrínsecamente mejor que el otro. Pienso que lo que mejor les define es que ambos luchan, sobre todo, por mantener sus privilegios. Pongo un ejemplo:a estas alturas de la deforestación del Estado, sus cotos privados siguen estando indemnes. Se calcula ( nadie ha querido hacer un censo oficial) que existen unos 80.000 altos cargos ocupados por políticos con sueldos superiores a los 100.000 euros brutos por año. Mientras se recortan de manera indiscriminada partidas dedicadas a educación, sanidad y servicios sociales, los responsables del despilfarro y la mascletá en que se convirtió España los 10 o 15 años anteriores de la crisis, siguen de rositas. ¿Existen adjetivos en la historia universal de la infamia para calificar esta desvergüenza?¿Debemos seguir perfeccionando nuestra sociedad con las normas y una dialéctica política que parece agotada y solo sirve para alimentarse a si misma? A veces las crisis sirven para progresar en la historia, aunque hasta ahora nadie haya acertado a ver hacia dónde vamos, y lo que es peor: si progresamos o retrocedemos.

4 | Luisgé - 07/5/2012 - 02:51

Milonga, no estoy del todo de acuerdo con algunas de tus opiniones. Sobre todo, me parece un error virar hacia los salarios políticos, de los que se ha dicho mucho y casi todo mentira. 80.000 altos cargos es materialmente imposible que existan. Ni aunque consideraras alto cargo a un asesor, que no lo es. Pero más allá de eso, un ministro gana unos 70.000 euros brutos. Es decir, lo que ganaba yo hace seis años siendo directivo de gama baja en una editorial. O lo que ganaban, euro arriba euro abajo, muchos de mis amigos, que no eran tampoco precisamente consejeros de un Consejo de Administración. Y algo parecido es lo que gana un diputado, por ejemplo. Los políticos, en España, están no mal, sino pésimamente pagados. No repitamos lo que no es, porque no es.

Dicho esto, deberíamos reflexionar, sí, sobre por qué en 2008, antes de la crisis, no teníamos todavía guarderías públicas y teníamos en cambio museos de arte moderno en muchas capitales de provincia.A lo mejor llegamos a alguna conclusión.

5 | Milonga - 08/5/2012 - 11:52

Luisgé: el dato no es mío, y reconozco que no lo puedo comprobar ni contrasta;creo recordar que lo dio en televisión el director de una escuela de negocios. A mi me sorprendió porque 80.000 altos cargos no caben en mi pueblo -y no es de los pequeños-, pero el resto de sus contertulios, todos ellos economistas o abogados, lo dieron por válido. Bueno, a lo que íbamos, es escandaloso que el PP quiera domeñar a los periodistas de un Ente público (donde, como sabes, existen programas como Gente y los telediarios dedican la cuarta parte de su tiempo a las naderias del fútbol, vamos que tampoco es la BBC) pero me parece mucho más ofensivo que ninguno de los dos partidos principales haya hecho nada por simplificar y mejorar la administración para hacerla más eficaz y transparente y creo que esa desidia se debe a que son sus propios pares quienes se incrustan en ella, haciendo un auténtico alarde de imaginación creativa de nuevos puestos de trabajo y , a la postre, convirtiéndola en una auténtica neoplasia.Si a esto añadimos que el Estado está fragmentado por barreras internas que tienen "autonomía creativa", pues contad a ver cuántos salen. Me da igual si son galgos o podencos,si ladran o están callados, si se creen su ideología o simplemente la usan como hubieran usado el franquismo si hubieran nacido unos años antes (algunos han conseguido ser franquistas y luego se pasaron no solo al PP, sino a partidos de izquierda o separatistas). Solo un ejemplo de la ignominia en que vivimos:¿recuerdas el escándalo de las Cajas de Ahorro quebradas e intervenidas mientras su directivos se ponían el sueldo y la indemnización que iban a cobrar de por vida?¿Recuerdas con qué desparpajo lo hacían y cómo se enojaban si alguien les afeaba su conducta? Bueno, pues ahí siguen casi todos, gozando de su jubiloso retiro.

6 | Mario Ferreiro (Web) - 04/6/2012 - 17:33

Muy buenooo!!!!

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Luisgé Martín

Luisgé Martín

Un blog con olor a azufre y a carne quemada. Ciberllamas en las que arderán todos: no habrá ningún títere al que le quede la cabeza sobre los hombros. El convencimiento es claro: el infierno existe y son los otros. Basta con abrir los ojos y mirar el mundo alrededor. Hablaré de libros, de películas, de canciones y de paisajes extranjeros, pero siempre con el tridente desenvainado.

· En Facebook: facebook.com/luisgemartin

· En Twitter: twitter.com/luisgemartin

Biografía: Madrid, 1962. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Gerencia de Empresas. Autor de los libros de relatos Los oscuros (1990) y El alma del erizo (2002), la colección de cartas Amante del sexo busca pareja morbosa (2002) y las novelas La dulce ira (1995), La muerte de Tadzio (2000), ganadora del Premio Ramón Gómez de la Serna, Los amores confiados (2005) y Las manos cortadas (2009, publicada, como la mayor parte de su obra, por Alfaguara). Ganador del Premio del Tren 2009 "Antonio Machado" de Cuento, que convoca la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, con el cuento Los años más felices.

 

La mujer de sombra Las manos cortadas Los amores confiadosAmante del sexo busca pareja morbosaEl alma del erizoLa muerte de TadzioLa dulce iraLos oscuros

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD