domingo, 26 de mayo de 2019 04:04 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Luisgé Martín

El infierno son los otros

El castellano como lengua muerta

Archivado en: Lenguas, Esperanto

El médico polaco Ludwik L. Zamenhof estaba convencido de que las disputas, las discordias y las guerras que salpican la historia de la Humanidad tienen como causa fundamental las diferencias religiosas y lingüísticas que existen entre los pueblos. Por eso dedicó todos sus esfuerzos a crear el esperanto, una lengua artificial que ayudara a los hombres a entenderse. Si se nos permite decirlo de forma castiza, Zamenhof, como el refrán, creía que "hablando se entiende la gente", de modo que bastaría con resolver los problemas de comunicación para alcanzar la fraternidad universal.

Hoy puede asegurarse, sin necesidad de ser marxista, que los conflictos humanos tienen sobre todo una causa económica y que, aunque todos habláramos esperanto y adoráramos al mismo dios, seguiría habiendo pendencias, enemistades y batallas. Pero es cierto, sin embargo, como advertía Zamenhof, que las lenguas separan y enfrentan a los hombres y que muchas veces no sirven para resolver sus desavenencias, sino para atizarlas. Hay dos formas básicas de sentir la lengua que uno habla: como un mero instrumento de comunicación o como una seña de identidad. Cuando esta última forma se engorda mucho, las palabras acaban convirtiéndose en balas, pues lo importante no es ya transmitir a través suyo un pensamiento o una emoción, sino mostrar la pertenencia a un clan, a un pueblo o a una etnia.

Yo estudié Filología Hispánica y me convertí luego en escritor, pero si me ofrecieran un utópico mundo monolingüe en el que todos habláramos inglés o chino o esperanto no derramaría ni una sólo lágrima por el castellano. Me parecería una excelente lengua muerta. Deseo la paz mundial y bendigo el ecumenismo, pero mis motivaciones son más prosaicas que las de Lamenhof: me gusta conversar con la gente cuando viajo a otros países y leer a los escritores en el idioma en el que escribieron; me sabe mal perderme una parte de la expresividad de los actores mientras atiendo a los subtítulos de una película (que detestaría ver doblada); cuando navego por internet o deambulo por la televisión digital no puedo leer los periódicos alemanes ni entender lo que se cuenta en los canales de Rusia; y, en el ámbito laboral, acabo arruinando casi todos los negocios que me veo obligado a tratar con individuos extranjeros que no saben castellano.

Los lingüistas, los antropólogos y los diletantes hacen alabanza siempre de la grandeza del plurilingüismo, pero las razones que exponen me parecen más folclóricas que juiciosas. Invocan, en primer lugar, la inefable diversidad, convertida desde hace tiempo en un bien supremo: hay que preservarlo todo, desde el mosquito anófeles hasta un dialecto hutu, para que el mundo sea más diverso. Gastronomía, costumbres, religiones, fiestas populares: todo múltiple, infinito. Y en ese gusto por la variedad sin fin, el mito de Babel no amedrenta ya a nadie: lo que hizo Dios allí no fue un castigo, sino una recompensa: nos dio riqueza, colorido.

El mito que amedrenta, en cambio, es el de la uniformidad, ese terrible mundo feliz de Huxley: a cada alma, según se dice, le corresponde una lengua diferente; cada forma de pensar tiene un correlato lingüístico. Y como prueba de ello, algún semiólogo sabio explica con delectación que en el idioma de cierta tribu mesoamericana no existe la palabra ‘soledad' porque todo se hace comunitariamente. O que en un dialecto eslavo hablado por un pueblo de moral muy rígida se designa con el mismo término al ‘adulterio' y al ‘asesinato'. Son sólo chascarrillos de ateneo científico. Porque la primera tribu podría seguir ignorando siempre la palabra soledad y el segundo pueblo podría seguir llamando ‘killers' a los ‘adulterers'. ¿Tenemos la misma alma los españoles, los argentinos y los colombianos? Parece disparatado sostenerlo, pero incluso aunque así fuera, aunque el idioma diera un aire de familia, ¿no es justo ese aire de familia fraternal lo que buscamos en nuestras mayores utopías? Bernard Pivot dijo hace algunos años que el mejor escritor español era Jorge Semprún. "Lástima que escriba en francés", añadió. ¿Se le puede negar a Semprún su esencia hispánica, si es que algo así existe? Y, en todo caso, ¿no sería bueno ir quebrantando poco a poco ese tipo de esencias? El talento literario reside en la glándula pineal del escritor y trasciende el idioma que éste emplee (por eso podemos emocionarnos con un autor traducido), aunque su belleza sea, necesariamente, la de las palabras.

Siempre he encontrado un poco ridícula esa vanagloria con que algunos hablan de la propia lengua. Sentirse orgulloso de escribir en la lengua de Cervantes es casi igual, desde mi punto de vista, que sentirse orgulloso de los triunfos deportivos de Nadal o de Fernando Alonso. Gregarismo, mesianismo, patriotismo flaco. ¿Qué lengua tiene más premios Nobel de literatura? ¿Cuál se extiende más rápidamente en el mundo? A veces escuchamos comentarios jactanciosos de individuos que alardean de que el uso del español crece geométricamente y de que su influencia en Estados Unidos es imparable, ignorando que eso es así porque muchas mujeres latinoamericanas siguen pariendo como conejas y porque los movimientos migratorios arrastran todavía hacia el norte a los pobres del sur. ¿Es eso lo que deseamos para que la lengua de Cervantes domine el mundo? ¿Una legión de desharrapados conquistando los suburbios?

Tal vez en la época de Blade Runner -un futuro que no veremos- todos los hombres hablen inglés, chino o incluso androide, pero mientras llega ese momento convendría al menos empequeñecer en lo posible las babeles que nos rodean. El concepto matemático del mínimo común denominador me parece un buen comienzo: si varias comunidades humanas comparten una lengua -vascos, catalanes y andaluces, por ejemplo-, deben usar justamente esa lengua en cualquier foro privado o público en el que convivan. ¿Estamos seguros de que ver Avatar en catalán hace al catalán más fuerte? ¿Estamos seguros de que explicar en euskera las medidas de seguridad aérea antes del despegue de un vuelo Sevilla-Bilbao sirve para fomentar o fortalecer el euskera? No consigo entender cómo. ¿Estamos seguros de que sirve para algo, aparte de para engordar identidades? En las ruedas de prensa, en las cabinas de los aviones, en los parlamentos y en los foros multinacionales, sean cuales sean, no se puede andar usando mil lenguas sólo para recordar que existen. Es una niñería, uno de esos exhibicionismos perturbados con que los adolescentes tratan de mostrarles a los demás lo formada y sólida que es su personalidad. Hay una diferencia fundamental entre el castellano, por una parte, y el catalán, el euskera y el gallego, por otra. No es el número de hablantes. No es el encono nacionalista y paleto que defiende a uno o a otros, con la eñe o con la barretina de estandarte. Es el hecho simple de que en el mundo hay doscientos o trescientos millones de personas que sólo pueden comunicarse en castellano y no hay seguramente ya ninguna que sólo pueda comunicarse en catalán, en euskera o en gallego. Para lo que de verdad se inventó el lenguaje, éste es el único dato relevante. El resto son banderas.

Publicado el 1 de febrero de 2010 a las 15:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 46

1 | Tony Sar - 01/2/2010 - 18:17

Las mismas motivaciones políticas que silenciaron la vos de Naciones Unidas y de Unesco, cuando en 1954 se pronunció en favor del esperanto, son las que ahora intentan ahogar al español y dar vidilla a las lenguas regionales como el gallego,vasco o catalán.El esperanto fue prohibido por Hitler, Estalin o el General Macarthi.Bueno y por muchos otros políticos que llamaban al esperanto "la lengua peligrosa". Seguramente por aquello de divide y vencerás y porque sentían miedo ante una comunicación global y democrática. Cuando un diplomático suizo, E.Privat, propuso al Presidente de EE.UU. el fomento del esperanto, el presidente americano tomó la idea pero para fomentar el inglés y así tener más influencia sobre los restantes países. Cualidad sine qua non de un idioma Internacional ha de ser su NEUTRALIDAD.Todos en pie de igualdad en las relaciones internacionales. Usar un idioma nativo es quedar en inferioridad ante sus hablantes nativos.Aparte de sus caprichosas irregularidades, cosa que no tiene un idioma planificado cuya principal característica es su precisión y facilidad. Idioma regional (gallego) Idioma nacional (EspañoL), Idioma Internacional:Esperanto. Por curiosidad buscar en Google, YouTube o Wikipedia. Sorprendente. Aprenderlo en: www.lernu.net

2 | Jaume - 01/2/2010 - 18:46

Siempre acabamos igual. Lo que empieza siendo amor por la humanidad termina siendo odio por el catalán, vasco y gallego. Al empezar a leer he pensado: "Hm, Savater". Y sí. Pues vale, uno más. Sois mayoría, como bien recuerdas. Así que nada, el baile de los elefantes y a chafar, eso sí, en nombre del bienestar de la humanidad y sin bandera ninguna.

3 | Nando J. López (Web) - 01/2/2010 - 19:27

No estoy totalmente de acuerdo con el artículo, pero sí me gusta la reflexión y, sobre todo, la reivindicación de la lengua como un vehículo de comunicación y no de diferenciación. El nacionalismo lingüístico -sea del tipo que sea- siempre es una muestra de provincianismo y de cerrazón cultural. De momento, y mientras esperamos un gran idioma común futuro..., la única opción es abrir la mente al máximo y continuar estudiando idiomas que, como filólogo, me parece una pasión de lo más contagiosa y recomendable.
P.S. Cada día me gusta e interesa más este blog. Enhorabuena por los artículos

4 | Tony Sar - 01/2/2010 - 19:27

El Esperanto fomenta el uso y aprendizaje de todos los idiomas y actúa como ONG de las lenguas minoritarias.Sólo se presenta como propuesta de idioma neutral en las relaciones entre persona de lenguas diferente. Cada uno con su idioma y el Esperanto para todos. Y todos en paz y armonía.Saludos Jaume (Qué bien los esperantistas catalanes en la peli "La Ciudad Quemada"!

5 | Luisgé - 01/2/2010 - 20:29

Jaume, si lo único que te ha quedado del post es el "odio por lo catalán, vasco y gallego", no me siento con fuerzas para añadir nada. Lo siento. Y me siento frustrado como escritor: ya ni en castellano, que es la única lengua que hablo, soy capaz de expresarme bien.

6 | esther (Web) - 01/2/2010 - 22:04

Totalmente de acuerdo, Luisgé. Puedo aportar algún dato que complementa tu post. No sé si sabes que en Catalunya para ser médico de la seguridad social los pretendientes a la plaza han de tener un nivel "C" de catalán; la gran mayoría de mis amigos (incluso yo misma, que tengo el catalán como lengua materna) no pasaría ese examen. ¿Es normal esto? ¿El médico ha de saber catalán y demostrarlo ante las autoridades en un país donde todo el mundo entiende el castellano? Es una locura. O como diría Reig chiripitifláutico.

7 | Luisgé - 01/2/2010 - 22:07

Chiripitifláutico lo decían Locomotoro y el Capitán Tan, que eran mis ídolos de niños. Así he salido, claro.

8 | Luci Soto - 01/2/2010 - 22:13

En Cataluña No hay democracia. El pueblo está oprimido y tiene que obedecer a un dictador cordobés,casi otro Hitler.Son los peores ya que siendo de otro lugar quIeren ser mas papiStas que el Papa. En cualquier país del mundo cualquier persona manda en su empresa y pne los rótulos que quiere.Incluso en la peli de Charlot El Gran Dictador hay un barrio en el que todo está rotulado en Esperanto. El Montilla Dictador permitiría rotular en Esperanto? Jajajaja, parece una pesadilla lo que está pasando en esa región de España y los políticos chupándonos la sangre mientras hacen de España particiones para que todos tengan retazos de popder.

9 | Toño (Web) - 01/2/2010 - 22:38

Yo creo que sí te expresas bien. Lo que pasa es que la gente lee lo que quiere leer, lo que ya habían pensado antes. En términos nacionales nadie les va a introducir un matiz. Creo que ni quien te critica ni quien te da la razón se han parado a pensar si lo que tú dices es algo distinto a lo que están acostumbrados a leer y oír todos los días. Una pena

10 | Tony Sar - 01/2/2010 - 22:45

Tienes mucha razon,Toño.

11 | david - 01/2/2010 - 23:08

Querido Luisge, no sabes lo que comparto contigo esta reflexión... como vasco en el 'exilio', que sé cómo una lengua divide y enfrenta. (Y no hay manera de que los y las ultras se den cuenta de que el idioma o une o no sirve...). Enhorabuena por este blog. Cada artículo es un soplo de viento, no sólo una bocanada de aire fresco

12 | Jaume - 02/2/2010 - 08:57

Sí, bien, si aquí nadie es racista, *pero*... como siempre, los moros en su tierra y los catalanes, en castellano. Señalo el matiz de diferencia entre "odio por el catalán" (como he escrito) y "odio por lo catalán" (como se ha entendido). Lo segundo, no sé qué es. Mi diatriba va contra el falso internacionalismo que (vaya casualidad, no lo será tanto) siempre pone al castellano por encima del catalán y deja el catalán como lengua con derecho a hablarse en casa o lo que se pueda pagar. No se prohíbe, pero sí se prohíbe fomentarlo. En nombre de la mayoría, supongo, que es como esa bonita ley del mercado por la que los bancos son de sus dueños cuando ganan dinero y de todos cuando lo pierden. Porque si en un pueblo de España hay una mayoría de alemanes, ¿pondremos la escuela en alemán o exigiremos el castellano? Eso sí. El catalán, no, que es un capricho. Lo primero no sería una dictadura. Lo segundo, sí. Ay, el embudo, qué bonito es visto por el lado gordo...

13 | Joshua Tico - 02/2/2010 - 09:34

Yo soy de San José, Costa Rica en América Central y estoy en total desacuerdo en cómo ustedes quieren "pintar" el cuadro hispano en Estados Unidos (Yo mismo he estado ahí en varias oportunidades) y lo que el artículo "olvidó" mencionar es que las familas más acaudalas de toda latinoamérica se instalan en Miami o Los Ángeles y la segunda y hasta tercera generación (efecto que no pasa con la mayoría inmigrante) conservan el Español (soy del otro lado de Atlántico me rehuso en llamarlo castellano) como lengua meterna, ustedes los españoles NO LLORARÍAN por la muerte del español pero nosotros los verdaderos hablantes, la mayoría ya que ustedes son minoría en el mundo hispano, nosotros los que sí amamos este idioma y nos sentimos identificados haríamos lo imposible por conservarlas. Ustedes los españoles!!!! ya estamos cansados de ustedes, sus ideologías, lo único bueno nosotros los descendientes de todos ustedes fue precisamente eso...... el idioma. Hagan una encuesta en este lado del mundo, se sorprenderían con los resultados y mientras nosotros existamos el español podrá desaparecer de Europa pero para nosotros los verdaderos hablantes seguirá siendo nuestro motivo de orgullo.

14 | Luisgé - 02/2/2010 - 10:55

¿Ves la nota de Joshua, Jaume? También odio "lo español". Aunque apenas hablo el inglés, debo de ser anglófilo. De todas formas, en un parlamento en el que todos entienden castellano, o español, hablar en distintas lenguas y contratar traductores simultáneos sí me parece un capricho, lo siento. No creo que en defensa de ningún internacionalismo, pero un capricho. Y colegios en catalán creo que hay, ¿no? Justo lo que se discute es si puede haberlos en alemán o, aún peor, en castellano. Vaya por delante (aunque no era el tema del post) que soy partidario de la inmersión lingüística, pero me cuesta entender que en París pueda estudiar el bachillerato en castellano y en Gerona no.

15 | Jaume - 02/2/2010 - 11:52

Desde luego, lo de los traductores en el Parlamento no me parece un "capricho", no a mí; pero sí de lo más inoportuno en tiempos de crisis brutal. En mi modo de ver, las diversas lenguas del Estado deben estar en plano de igualdad, lo que no supone dejarlas a todas por igual, sino ayudar a las minoritarias. Sabemos que muchos hombres cobran más que las mujeres por el mismo puesto, que un negro o alguien que se llame Mohamed tendrá más dificultades para encontrar trabajo, y apoyaremos en especial a los que parten en desventaja, ¿no? Pues eso. Como tú mismo has dicho, en Cataluña todo el mundo habla y entiende el castellano, y la mayoría no lo escribe peor que en el resto del estado, así que ¿qué hace falta proteger? ¿Qué es lo que está en peligro? Cómo y hasta dónde y quién lo paga, todo es hablable. Pero chico, si te aplauden los que ven en Cataluña una "dictadura", cuando es la comunidad en la que más partidos han subido al gobierno en fecha reciente después de elecciones democráticas (o al menos, tan democráticas como en cualquier otro sitio)... ¿No será que has quedado muy cerca del ABC, que critica por sistema los presupuestos del Institut Ramon Llull a la vez que denuncia por insuficientes los del Instituto Cervantes? Yo lo siento, habré respondido mal, pero como catalán que lleva muchos años dando vueltas por España, estoy harto de prejuicios y de tener que defender todos y cada uno de los apoyos al catalán.

Lo de Joshua, no sé qué ha bebido.

16 | Fernando - 02/2/2010 - 12:14

Luis, enhorabuena por tus magníficos artículos, en ocasiones estoy de acuerdo con ellos y en otras menos, pero bueno supongo que pasa como casi con todo en esta vida. Lo que de verdad me encanta y en cierta forma me fascina en ti es esa capacidad que tienes por, sin ánimo de buscarlo, sacar en algunos (Jaume, no sé lo que habrá bebido Joshua, pero tú desde luego has tenido que dejar el minibar tiritando) lo "mejor" de ellos mismos. Cuántas veces hemos, es cierto que ya hace años, cuando nos frecuentábamos más, bueno el más sobra, discutido sobre este tema y resulta que al final te tildan de haberte quedado muy cerca del ABC, ¡Dios!, entonces a mi este me afilia a la Falange directamente.

17 | Luisgé - 02/2/2010 - 13:03

Se cuenta que durante la Guerra Fría, los presidentes soviéticos y sus ministros de Asuntos Exteriores hablaban perfectamente inglés, pero aún así, a las reuniones con los norteamericanos llevaban siempre un intérprete para que tradujera. Es decir, Ronald Reagan decía algo que Chernenko estaba comprendiendo bien, pero luego el intérprete lo traducía al ruso para que Chernenko lo entendiera "oficialmente". Que cada uno opine lo que quiera, pero entre eso y los noviazgos ñoños de la adolescencia no encuentro ninguna diferencia.

18 | Eva Truel - 02/2/2010 - 13:27

Ya va siendo hora de que el mundo tenga su propio idioma planificado y neutral. Parece mentira que en el siglo XXI y rodeados de tanta tecnología, aún nuestros mandamases no hayan cogido ese toro por los cuernos. ¿Tanto cuesta una lengua igualitaria y democrática? Además y según leo en este sitio, ya hay una que es el Esperanto y que sólo necesita un empujoncito. Me encantaría poder vivir en una sociedad con el problema lingüístico ya resuelto.

19 | esther - 02/2/2010 - 14:07

Es ante opiniones delirantes como la de Luci Soto que los catalanes nos soliviantamos y escoramos hacia el paletismo. "En Cataluña No hay democracia. El pueblo está oprimido y tiene que obedecer a un dictador cordobés,casi otro Hitler". ¿Has bebido, Luci?

20 | Juan - 02/2/2010 - 15:59

Hola, Luis. Bueno, lo de "hablando se entiende la gente" no parece un refrán, al menos en el sentido más corriente de la palabra refrán. Refrán o no, lo considero una muletilla falsísima. Cuanto más hablamos-y en la misma lengua- más confuso se vuelve todo. Tu entrada me resulta "un vaso de agua clara", pero, ya ves, siempre habrá alguien que perciba insultos o menosprecio.Y se acabe mentando a Hitler. No hay solución

21 | Jaume - 02/2/2010 - 18:47

@Fernando: He bebido discrepancia, que es sano. ¿No es este un blog para no dejar títere con cabeza, según la descripción del autor? Pero imagino que el honor no corresponde solo al dueño, salvo que los demás debamos ser autómatas del aplauso.

Ah, la mayoría crece (crecemos, supongo, me temo) hacia la derecha. Así que el pasado de postal no garantiza ningún futuro, uno debe reexaminarse en el espejo sin parar. Y para eso he propuesto la imagen de hablar y ver en qué zona arrancas los aplausos. Puede haber sorpresas en los nuevos compañeros de viaje.

22 | Joshua Tico - 02/2/2010 - 21:02

Esto es lo que yo he bebibo "Deseo la paz mundial y bendigo el ecumenismo, pero mis motivaciones son más prosaicas que las de Lamenhof: me gusta conversar con la gente cuando viajo a otros países y leer a los escritores en el idioma en el que escribieron; me sabe mal perderme una parte de la expresividad de los actores mientras atiendo a los subtítulos de una película (que detestaría ver doblada); cuando navego por internet o deambulo por la televisión digital no puedo leer los periódicos alemanes ni entender lo que se cuenta en los canales de Rusia; y, en el ámbito laboral, acabo arruinando casi todos los negocios que me veo obligado a tratar con individuos extranjeros que no saben castellano." El artículo menciona este "complejo" del autor, les doy un consejo: En mi país (país hijo de España) hablamos español como lengua materna y apartir del momento en que llegamos a la escuela ya la inmersión en inglés es obligatoria. En Costa Rica se tiene la visión de que el Español se está convirtiendo en mayoritaria por número de hablantes inclusive por deltante del mismo inglés pero que el inglés es la lengua internacional por excelencia y si sumamos el número de hablantes como primera y segunda lengua entre ambas (español + inglés) es igual a más de la mitad de la población mundial. Irónico! irónico que lo diga Costa Rica un país que es el único que no desciende de castellanos y andaluces sino de Vazcos, gallegos e Italianos ¿Irónico no? Y por lo visto les dolió que les dijera la verdad, SU VERDAD, ustedes en el mundo hispano son minoría, son la fracción más pequeña, incluso tiene más hispanos Estados Unidos que la "gran madre patria" Ustedes que hablan de la muerte del castellano, de las lenguas regionales (pleitos que llevan siglos) Ustedes que corren más riesgo de ver cómo desaparece el Español de sus tierras repito nuevamente: España podrá ver el español desaparecer de sus tierras por la poca visión de sus habitantes que en este lado del mundo, Aquí el español seguirá sin importar lo que pase allá en esa tierra de nacionalismos y pleitos sin fin. Y por si acaso: I don't really care what Spain has to say in regards what hispanic people from the American Spanish wants to do with their own herency live. Adiós!

23 | Luisgé - 03/2/2010 - 00:48

Jaume, tú sabes que algunos compañeros de viaje se apuntan a un bombardeo. De todas formas, creo que en este caso los aplausos (y los insultos) vienen de todos lados. Además, tratemos de razonar las cosas en sí mismas, no viendo quién las elogia o quien las censura.

Joshua, es verdad que estoy acomplejado. Si hablara diez idiomas seguramente no habría escrito este post. Lo que no le quita ni le da verdad. Y respecto al dolor que nos produce ser minoría en el castellano, sólo puedo decirte que no has debido de venir nunca a España, y si lo has hecho no has hablado con nadie, desde luego. O, dicho en español castizo: que no tienes ni puta idea de lo que hablas.

24 | Fernando - 03/2/2010 - 10:40

Joshua, en líneas generales me gusta tu discurso, es más me gustaría que fuera reflejo de la realidad, pero desgraciadamente no es así. El castellano que no el español, porque aparte de él, hasta la fecha al menos, tanto el euskera, como el galego o el catalá son españoles, no tiene ni de lejos la fuerza que le presupones; la fortaleza de una lengua no viene dada tanto por el número de hablantes como por su importancia económica (la idea marxista de que la economía es el telón de fondo de todo es acertada) y sí, es cierto en Los Angeles, por ejemplo, hay más de tres millones de hispanohablantes, pero en una ocasión, hablando del tema, un wasp hundió mis orgullosas ideas lingüísticas neoimperialistas diciéndome que no veía la utilidad de aprender castellano cuando su único uso práctico sería hablar con la mucama. Es cierto que en la América hispana hay muchos más habitantes que en España, pero también es cierto que practicamente todos esos países forman (en términos de renta per capita) parte del tercer mundo, excepción hecha de Chile, incluso la muy europea Argentina.

25 | Joshua Tico - 04/2/2010 - 02:55

Llamen al español como quieran pero seguirá siendo español para 400 millones de habitantes y castellano para ustedes allí en España. Ah!!! yo no estoy estoy en España! (valga la aclaración) Y euskera, galego y el cáncer del catalán seguirán siendo eso lenguas pequeñas, poco importantes y si el español es "menos" importantes esas lo son aún más y ya que ustedes ahí en España no les interesa el Español pues PIÉRDANLO! Favor que nos hacen, algún día verán como nosotros hijos de emigrados españoles repartidos por el mundo nos hacemos fuertes con él y ustedes....... ahí hablando su galego y catalán y nosotros? Español! Español y a las cosas por su nombre ¡¡¡Español!!!

26 | Ana - 04/2/2010 - 13:01

Estoy con Joshua Tico. Los españoles estamos totalmente desorientados en todas las cuestiones de la vida social

27 | Luisgé - 04/2/2010 - 13:09

Sin duda, el infierno son los otros.

28 | David - 04/2/2010 - 13:58

sí, son los otros y están muy cerca....

29 | Fernando - 04/2/2010 - 14:04

No vamos a eternizarnos en esta contienda dialéctica, y mucho menos utilizar el blog de Luisgé para ello, pero Joshua, no sabes hasta qué punto encuentro reconfortante tu defensa a ultranza del "español", pero por favor, déjanos a los españoles decidir qué es y qué no es "español". No soy catalán, ni gallego ni vasco, soy castellano, pero no ya como español, que también, pero sobretodo como ser racional me ofende que tildes de "cáncer" a una lengua con una tradición cultural tan importante como el catalán, que representa a una cultura tan rica como la catalana y que ha aportado tanto al ser español y por ende a la América hispana.

30 | Luisgé - 04/2/2010 - 14:06

¡Viva el guaraní!

31 | Trencavel - 05/2/2010 - 14:29

He aquí el tradicional razonamiento del monolingüe que no ve constamente violados sus derechos lingüísticos. Es muy fácil asegurar que la lengua común es la de uno, es muy pretencioso asegurar que los demás la conocen a la perfección por lo que no es necesario hacer cine o dar las normas de seguridad de un avión en sus idiomas de segunda categoría.

La diversidad lingüística se mantiene donde hay buena voluntad. El ejemplo de Papúa es quizá el ejemplo más claro: un pequeño territorio donde aun se conservan 300 lenguas, el secreto es en que nadie es monolingüe sino que todos saben 2, 3 o más lenguas.

En España siempre son los mismos los que tienen que saber dos o más lenguas, y siempre son los mismos los monolingües que se pasean como Pedro por su casa dando por sentado que los demás hablarán como ellos, violando así derechos lingüísticos que son, al fin y al cabo, derechos humanos. Y esa es la principal causa del conflicto.

Si un avión da las instrucciones de seguridad en euskera, ¿dónde está el problema? Si en un cine de Cataluña se proyectan películas en catalán ¿dónde está el problema?.

Para ejercer de médico en Lisboa hay que saber portugués, lo cual no ha destapado queja alguna. ¿Por qué es un problema que los médicos que curan a catalanohablantes deban saber catalán?

Por suerte, el movimiento esperantista lucha por un mundo lingüísticamente sostenible, en donde todas las lenguas vivan en plena igualdad y equidad. Ni monopolio de una lengua dominante ni oligopolio de unas cuantas lenguas dominantes. Un mundo lingüísticamente sostenible en el que un vasco y un catalán puedan entenderse sin tener que usar la lengua de la etnia dominante, de la misma forma que un portugués y un polaco puedan entenderse sin tener que usar la lengua de la primera potencia mundial.

32 | Pepe - 05/2/2010 - 14:57

Joshua, has leído un artículo de un español y ya crees conocer a todos los españoles. Yo no cometeré ese error, no voy a creer que todos los costarricenses están mal de la olla.

33 | Luisgé - 05/2/2010 - 14:58

Trencavel, me pillas ya cansado en este debate, pero no lo rehúso.

1. Ni siquiera he pedido que la lengua común sea la mía. He soñado (para un mundo futuro) con un mundo monolíngüe, en abstracto, y dando por supuesto que la lengua no será la mía. Era un ejercicio de ciencia ficción lingüística.

2. No es pretencioso dar por supuesto que en un vuelo Bilbao-Madrid todos conozcan el castellano (excepción hecha de extranjeros, a quienes las normas internacionales dedican el inglés). Es simplemente lo que es: la verdad. Si quieres seguir mareando la perdiz con disquisiciones, hazlo, pero las cosas son así.

3. Los problemas: la ley de economía, que rige en la lingüística, en la física, en la economía... Y la ley de eficiencia: si hay que dar las instrucciones en euskera obligadamente, habrá que contratar a empleados que hablen el euskera, desviándose (a veces, sólo a veces) la búsqueda de las virtudes profesionales verdaderamente importantes en cada caso.

4. Para ejercer de médico en Lisboa hay que saber portugués porque si no los pacientes no ten entienden. Este mismo silogismo no se cumple en Cataluña. Yo en ningún momento he hablado de los médicos, pero si preguntas respondo. Es fácil de entender la diferencia, ¿no? Sobre todo si uno sabe para lo que sirve un médico.

5. Los derechos lingüísticos no son derechos humanos. No figuran en la Declaración Universal. O sea que no los elevemos de rango para hacer propaganda.

Y por último: Papúa desde luego no es el sitio donde yo viviría, y creo que tengo derecho a opinar así. Si se hablan 300 lenguas, la comunicación tiene que ser terrible, aunque cada uno hable dos y tres lenguas. Y con la cantidad de cosas que hay que aprender, y leer, y ver... Pero, como no podía ser menos, repeto que Papua (la Nueva o la Vieja) te parezcan el paradigma.

34 | David - 05/2/2010 - 15:06

Soy vasco y me fui de aquel paisito por muchas razones: una el aburrimiento supremo que me producía el ombliguismo de creer que "lo nuestro es lo mejor (en algunos casos, lo único bueno)" (algo típico de TODOS los "paisitos" por lo que he podido comprobar a posteriori) y en ello el tema eterno, inacabable, imposible (como se ha visto con este post) de la lengua...

Por favor, Luisge, escribe otro post pronto que me va a dar algo...

35 | Luisgé - 05/2/2010 - 18:42

Estimado Trencavel, le agradezco enormemente lo de desfachatez: estos calificativos son la razón de mi existencia.

Estudié lingüística (con cierta pasión juvenil, además). No sólo sé de qué me habla, sino que dediqué un párrafo de mi post a rebatir ese tipo de argumentos, aunque tal vez usted no lo haya leído, por apresuramiento, o yo, con mi torpeza, lo haya escrito toscamente. Le recuerdo (por poner otro ejemplo) que en Chile y en Cuba hablan el mismo idioma, y no son personalidades ni territorios parecidos en nada. Simplemente han moldeado el idioma a su realidad.

Decir que el 95% del planeta es no-monolingüe es un desatino casi tan grande como mi desfachatez. Supongo que ha querido decir que viven en países no-monolingües. Incluso los chinos que hablan cantonés se entienden mal con los que hablan mandarín, y sólo los chinos bastarían para desautorizar esa cifra.

Lo voy a intentar una última vez: "El estudiante lingüísticamente sostenible [...] sabe que la libertad implica no renunciar a ser quien eres". Está sacado de uno de los opúsculos que usted me ha recomendado y que yo obedientemente he mirado. Pues bien, yo creo que no es la lengua lo que define quien soy, que no es la lengua quien talla la identidad de las personas ni de los pueblos. Lo que talla la identidad de las personas es poder entenderse con su nietos, justamente.

36 | David - 05/2/2010 - 19:32

Es curioso, pero a propósito de eso de entenderse con los nietos, conozco de primera mano multitud de casos en los que los padres (que inscriben a sus hijos en colegios en los que se enseña en euskera, lengua que ellos no conocen, y modelo educativo "cuasi-obligado" en aquel paisito) hablan con sus hijos como los indios, en un euskera rácano, incorrectísimo y pobre, para que se habitúen a esa lengua, siguiendo las recomendaciones de los profesores, aun al precio de perder la capacidad comunicativa con sus propios hijos. ¿No es eso triste?

37 | Trencavel - 05/2/2010 - 20:36

Ruego disculpe el término "desfachatez" si le ha ofendido. A veces las interferencias de mi occitano materno al escribir en una lengua que no es la mía juegan malas pasadas. Le aseguro que en Esperanto mi discurso sería mucho más claro y entendedor que en castellano. El vocablo correcto hubiera sido "despropósito".

No tenga usted la menor duda que he leído su post, con detalle y detenimiento; e incluso releído ciertas afirmaciones que me han parecido baratas o simplemente gratuitas. Es muy fácil para usted asegurar que renunciaría a su castellano en favor de una homogeneización lingüística, ya que de sobras sabe que su lengua es de las pocas que tienen asegurada su pervivencia en el siglo XXII.

Por lo que concierne a rebatir sus afirmaciones, creo que no hay más que discutir y que nuestros puntos de vista han quedado claros. Permítame sin embargo, comentarle que me sigue sorprendiendo que se presuponga a un colonizado el hecho de saber la lengua del colono. Y es que ciertas afirmaciones de supremacía lingüística me suenan a un discurso darvinista que la humanidad debería tener ya superado en el siglo XXI.

38 | Luisgé - 05/2/2010 - 20:50

No presupongo a un colonizado que conozca la lengua del colono: fíjese que yo ni siquiera sé latín.

No sé cuándo he hablado yo de supremacía lingüística. No obstante, no creo que Darwin esté precisamente superado en el siglo XXI.

No me había ofendido. Lo decía en serio: esas cosas me estimulan. Para desgracia de mi hígado. Está claro, en cualquier caso, que partimos y llegamos a lugares distintos. Si le sirve de consuelo (no lo creo), en la universidad, aparte de lingüística, estudié catalán dos años.

39 | Joshua Tico - 05/2/2010 - 23:06

Ustedes lo que no entienden (Respuesta para Fernando) es que lo español no es algo que sòlo le concierne a ustedes, ahh ahh! ya no es así, le concierne a 21 países y 2 terriotorios estadounidenses (Puerto Rico y Nuevo México) que lo tenemos en nuestras constituciones así no más "español" y dejó de ser de ustedes para ser herencia nuestra, si usted les incomoda, detesta o descalifican lo que esta lengua significa, ni falta que hacen (són sólo 41 millones entre más de 400) y los pocos españoles que sí les interesa su defensa estarán de mi lado. Y por supuesto que los costarricenses no estamos "mal de la olla" sino ustedes!!!!! y para muestras un ejemplo: En el momento de la colonia en mi país habían sólo detenidos de guerra vascos y agricultores gallegos muy tarde se unirían los Italianos y junto con la población indigena que había (mucho pueblos con pocos habitantes -Algunos no más de un par de centenares-) ¿En qué lengua se comunicaron? Español!!!! ¿En qué lengua se redactó la consitución? En español ¿Por qué no se formó una mini galicia o un mini pais vazco? Por que el español fue la lengua franca y de mayor entendimiento. Les guste o no el español y "lo español" dejó de ser algo de ustedes. SUPÉRENLO! Accotación: Portugal independiente desde 1640, la mayoría de América en 1810-1821, Filipinas, Puerto Rico y Guam perdido a manos de Estados Unidos, Guinea Ecuatorial independiente en 1968, Cuba independiente en 1898 (su famoso "desastre del 98") y ¿Los Catalanes y Vazcos siguen sin decir que NO SE SIENTES ESPAÑOLES? Señores!!1 màs seriedad siempre han sido parte de España por màs maquillajes que le quieran hacer a la historia y disculpen no me interesa meterme con ellos pero si van hablar de mi lengua se habla parejo por que al fin y al cabo es un asunto que ya no les compete sólo a ustedes.

40 | Trencavel - 05/2/2010 - 23:41

No hablé de Charles Darwin. Dije darvinismo y no me refería precisamente a la teoría de la evolución de las especies. Creo que he sido suficientemente claro. Creo que en su respuesta (que si Darwin, que si no saber latín, que si estudiar dos años de catalán) usted se va por los cerros de Úbeda.

El hecho que le estimulen las ofensas responde a una práctica muy utilizada por los de su escuela en diversos grados. Se trata de herir susceptibilidades, meterse con el más débil y hurgar en sus heridas. En definitiva conseguir la provocación sin faltar el respeto y en nombre de la razón ("que se note el resultado y sin que se note el cuidado"). Una vez han conseguido alterar el estado de ánimo de aquellos a los que ustedes tildan de anomalías (básicamente a los defensores de la discriminación positiva del débil), esperan su reacción y aprovechan cualquier salida de tono o respuesta del ofendido, para presentarse como víctimas de una agresión y así legitimizar sus postulados. Y ahí no sólo me refiero a Ud. sino a unos cuantos tertulianos de esta discusión.

Viendo que no hay debate fructífero posible, no voy a entrar más en este blog. Bastante tengo en casa como para ocuparme de cuestiones ajenas. Con su pan se lo coman.

41 | Trencavel - 05/2/2010 - 23:41

No hablé de Charles Darwin. Dije darvinismo y no me refería precisamente a la teoría de la evolución de las especies. Creo que he sido suficientemente claro. Creo que en su respuesta (que si Darwin, que si no saber latín, que si estudiar dos años de catalán) usted se va por los cerros de Úbeda.

El hecho que le estimulen las ofensas responde a una práctica muy utilizada por los de su escuela en diversos grados. Se trata de herir susceptibilidades, meterse con el más débil y hurgar en sus heridas. En definitiva conseguir la provocación sin faltar el respeto y en nombre de la razón ("que se note el resultado y sin que se note el cuidado"). Una vez han conseguido alterar el estado de ánimo de aquellos a los que ustedes tildan de anomalías (básicamente a los defensores de la discriminación positiva del débil), esperan su reacción y aprovechan cualquier salida de tono o respuesta del ofendido, para presentarse como víctimas de una agresión y así legitimizar sus postulados. Y ahí no sólo me refiero a Ud. sino a unos cuantos tertulianos de esta discusión.

Viendo que no hay debate fructífero posible, no voy a entrar más en este blog. Bastante tengo en casa como para ocuparme de cuestiones ajenas. Con su pan se lo coman.

42 | Luisgé - 06/2/2010 - 01:37

Me quedo disgustado de perderle como lector, Trencavel, no se crea que no. Siempre me ha interesado esa forma jesuítica de debatir, poniendo en tu boca una cosa que no has dicho para inmediatamente rebatirla.

Perdone mi ignorancia en temas (también en éstos, sí) científicos. Pero cuando se habla de darwinismo doy por supuesto que se habla de la "teoría según la cual la evolución de las especies se produce por selección natural de los individuos, y se perpetúa por la herencia", como señala el diccionario de la Academia Española y como señala el uso común. Como además coincidía contextualmente con lo que usted hablaba (la selección natural de las lenguas, la pervivencia de las más fuertes), creí atinar. Veo que no. Le podría decir que voy a leer a Darwin buscando una explicación alternativa, pero le mentiría.

Yo creo que usted sabe que hay susceptibilidades que no necesitan agresores, que se hieren solas. Ha sido, en todo caso, un gusto tenerle en este post.

43 | Fernando - 08/2/2010 - 14:03

Luis, no dejo de admirarme ante tu capacidad innata de exacerbar tanto al cielo como al infierno, tanto a tirios como troyanos o costarricenses y occitanos (me alegra descubrir que estos últimos existen y que no son sólo un cómodo topónimo para completar crucigramas), tanto es así que he releido el blog, más que nada para asegurarme que no me perdí en él ese espíritu de monolingüismo imperialista que te achaca el del crucigrama o de desdén a la lengua del Imperio del cual te acusa nuestro primo de allende los mares. Vano intento, no lo he encontrado. Por otro lado y para descargar los malos humores que la estrechez de miras ajena me produce "viendo que no hay debate fructífero posible", te preguntaría qué consideras como tal, la claudicación, el reconocimiento universal de tu posesión de la verdad... debe ser realmente interesante eso de mirarse el ombligo constantemente y de ocuparse exclusivamente de cuestiones propias

44 | Fernando - 08/2/2010 - 14:05

Claro está que la pregunta anterior se la formulaba a Trencavel, no a ti

45 | José Manuel - 01/3/2010 - 20:47

Hitler, dictadura en Cataluña, occitanos ofendidos, resurrección del esperanto, Darwin y la selección natural de las lenguas, Babel en Papúa, hijos-ticos ofendidos por el dispendio de la herencia lingüística de los padres, miniGalicia... Hacía mucho que no me divertía tanto con los comentarios de un blog.
El amor a las lenguas (como el amor a la respiración pulmonar frente a la branquial, dónde va a parar) siempre da para estos chascarrillos de dolores identitarios: desde luego, esto no pasa en Suiza. Alguna ventaja debería tener no haber constituido una república federal...

46 | Joshua Tico - 17/3/2010 - 23:14

Jose Manuel vos sos mucho "BLA, BLA, BLA, BLA" más me rio yo de vos de ver que sos un "Don nadie" sin identidad ni cultura.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Luisgé Martín

Luisgé Martín

Un blog con olor a azufre y a carne quemada. Ciberllamas en las que arderán todos: no habrá ningún títere al que le quede la cabeza sobre los hombros. El convencimiento es claro: el infierno existe y son los otros. Basta con abrir los ojos y mirar el mundo alrededor. Hablaré de libros, de películas, de canciones y de paisajes extranjeros, pero siempre con el tridente desenvainado.

· En Facebook: facebook.com/luisgemartin

· En Twitter: twitter.com/luisgemartin

Biografía: Madrid, 1962. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Gerencia de Empresas. Autor de los libros de relatos Los oscuros (1990) y El alma del erizo (2002), la colección de cartas Amante del sexo busca pareja morbosa (2002) y las novelas La dulce ira (1995), La muerte de Tadzio (2000), ganadora del Premio Ramón Gómez de la Serna, Los amores confiados (2005) y Las manos cortadas (2009, publicada, como la mayor parte de su obra, por Alfaguara). Ganador del Premio del Tren 2009 "Antonio Machado" de Cuento, que convoca la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, con el cuento Los años más felices.

 

La mujer de sombra Las manos cortadas Los amores confiadosAmante del sexo busca pareja morbosaEl alma del erizoLa muerte de TadzioLa dulce iraLos oscuros

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD