sábado, 17 de agosto de 2019 17:27 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Luisgé Martín

El infierno son los otros

La ingenuidad de David Grossman

Archivado en: Israel, David Grossman

David Grossman es un escritor judío que está en España presentando su última novela, La vida entera, y un libro de ensayos -una recopilación de conferencias, en realidad- titulado Escribir en la oscuridad. Grossman es una de esas mentes lúcidas que saben elevarse por encima de la realidad para mirarla. De la realidad terrible.

La siguiente cita es de una conferencia titulada "Reflexiones sobre la paz". Él habla del conflicto árabe-israelí, pero lo que dice puede servir para cualquier situación de conflicto en el mundo. Yo, al leerla, me acuerdo mucho de España y de sus profetas.

Debo admitir que soy un gran partidario de la "ingenuidad adquirida". Es decir, de la decisión firme y consciente de ser un poco ingenuo precisamente en una situación casi descompuesta debido a la sobriedad y el cinismo que desde hace años nos están conduciendo a la ruina. Se trata de una ingenuidad que sabe y conoce bien lo que tiene delante, frente a ella, pero que también sabe que la desesperación crea más desesperación, odio y violencia, mientras que lo que lentamente puede provocar la esperanza -aunque sea fruto de esta misma "ingenuidad adquirida"- son mecanismos de expectación, de creencia en una posibilidad de cambio, de escapatoria de un sentimiento de sacrificio permanente.

Yo, como él, soy partidario de esa ingenuidad adquirida. No le había puesto nombre, pero éste que le pone Grossman me parece excelente. Porque quienes reinan en el infierno son los cínicos.

Publicado el 15 de marzo de 2010 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 8

1 | José Manuel - 15/3/2010 - 14:27

Ojalá (vaya, qué palabra tan paradójica en este contexto) consiguiera arrastrar a una mayoría en su país a su lucidez y a esa "ingenuidad adquirida". Es la prueba de que no es cierto que ya no hay intelectuales, sino que ya no se les atiende o se les menosprecia intencionadamente.

2 | esther - 16/3/2010 - 13:47

Lo siento, no estoy de acuerdo, ni contigo ni con Grossman. ¿Y eso no es decir lo mismo que las cosas no son como son sino como deberían ser? Eso no es ingenuidad, es irresponsabilidad. No debería haber corrupción, pero la hay; no debería haber guerras, pero las hay; no debería haber estafas, pero las hay; no debería haber injusticia, pero la hay. Si lo ha habido toda la vida, ¿por qué deberíamos pensar que puede cambiar? Es posible, pero no es probable. Es una actitud más responsable tener en cuenta las probabilidades, pues, a la hora de actuar. No obstante, aclaro, si se trata sólo de teorizar, yo también lo suscribo.

3 | Luisgé - 16/3/2010 - 20:59

La verdad es que no sé de qué hablas, Esther. No sé qué tiene que ver lo que dices con lo que dice Grossman y yo gloso. Se trata solamente de tener una actitud menos prevenida y menos preventiva. De juzgar, no prejuzgar. De mirar el mundo sin el aire resabiado con el que lo miramos. De no dar por supuesto que los palestinos son unos hijos de puta, si eres israelí, y viceversa, aunque tengas razones para creer que es así. De no vivir permanentemente para defenderte y para protegerte. De no sospechar anticipadamente de los demás. De no convertir la desconfianza en un estilo de vida. De mirar el mundo con una cierta bondad, en suma.

La injusticia ha existido siempre y va a existir siempre. Pero tú vives en España con placidez y él, sus compatriotas y los palestinos en Israel sin ella. O sea que las cosas son diferentes y pueden serlo. Si tú a eso lo llamas irresponsabilidad, yo predico, como Grossman, la irresponsabilidad.

4 | esther - 16/3/2010 - 22:52

OK. Está bien que lo hayas aclarado, no se entendía bien lo que querías contar (al menos yo no lo entendía).

5 | PC - 17/3/2010 - 17:05

Recomiendo a este respecto una película: The Bubble de E. Fox

6 | Omar Magrini (Web) - 17/3/2010 - 18:38

Hola LuisGé, buenas tardes, solamente quería felicitarlo por la charla de otro día en la Fundación Mapfre, la del escritor frente a los fantasmas, fue de lo mejor que se escuchó en todas las charlas a las que asistí. No había leído nada suyo, pero ya tengo arriba de mi escritorio Los Oscuros, que hoy mismo comenzaré a leer.
Solo me quedó una pregunta por hacerle, si me permite; ¿cuando usted le pone el punto final a una novela, los fantasmas se van de la habitación o se quedan ahí?, suspendidos en los relojes y vuelven cuando comienza a escribir la próxima novela.
Desde ya muchas gracias por responder y felicitaciones nuevamente.
Omar Magrini

7 | Luisgé - 17/3/2010 - 22:37

Omar, muchas gracias, me alegro de que le gustara la charla. Y mil gracias por leer uno de mis libros, espero que no se arrepienta.

Los fantasmas se van, pero siempre regresan. Es verdad que al escribir un libro se los exorciza de alguna manera, pero nunca desaparecen del todo. Rondan y rondan. A veces con sábanas más nuevas, pero son los mismos.

Un abrazo grande

8 | Omar Magrini - 19/3/2010 - 20:36

Muchas gracias Luisgé por su respuesta.
El libro está muy bueno.

Un saludo.
Omar Magrini

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Luisgé Martín

Luisgé Martín

Un blog con olor a azufre y a carne quemada. Ciberllamas en las que arderán todos: no habrá ningún títere al que le quede la cabeza sobre los hombros. El convencimiento es claro: el infierno existe y son los otros. Basta con abrir los ojos y mirar el mundo alrededor. Hablaré de libros, de películas, de canciones y de paisajes extranjeros, pero siempre con el tridente desenvainado.

· En Facebook: facebook.com/luisgemartin

· En Twitter: twitter.com/luisgemartin

Biografía: Madrid, 1962. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Gerencia de Empresas. Autor de los libros de relatos Los oscuros (1990) y El alma del erizo (2002), la colección de cartas Amante del sexo busca pareja morbosa (2002) y las novelas La dulce ira (1995), La muerte de Tadzio (2000), ganadora del Premio Ramón Gómez de la Serna, Los amores confiados (2005) y Las manos cortadas (2009, publicada, como la mayor parte de su obra, por Alfaguara). Ganador del Premio del Tren 2009 "Antonio Machado" de Cuento, que convoca la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, con el cuento Los años más felices.

 

La mujer de sombra Las manos cortadas Los amores confiadosAmante del sexo busca pareja morbosaEl alma del erizoLa muerte de TadzioLa dulce iraLos oscuros

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD