sábado, 19 de octubre de 2019 07:44 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Luisgé Martín

El infierno son los otros

La economía, las matronas y los sietemesinos

Archivado en: Economía, Alemania, España,

El martes cené con unos amigos entre los que se se encontraban dos o tres ministros de Economía, varios subsecretarios de Hacienda y un vicepresidente para Asuntos Económicos que pugnaba conmigo por el puesto. Al cabo de unos minutos, los dos postulantes a la vicepresidencia estábamos discutiendo sobre la fiscalidad alemana. Mi oponente decía que la fiscalidad alemana era mucho más justa que la española y controlaba mejor la defraudación de impuestos y yo decía que ambas fiscalidades eran muy parecidas. Por supuesto, ni que decir tiene que ni mi oponente ni yo teníamos ni idea de fiscalidad alemana, pero en los fragores de las sobremesas estas cosas pasan.

En realidad estábamos hablando de lo de siempre, de si España es todavía un país bananero en algunos aspectos fundamentales o si es homologable (aunque sea para mal) con cualquier país europeo y, como paradigma, con Alemania. Yo tengo la sensación, que ratifico siempre que viajo, de que no hay muchas diferencias. El espectáculo belga de estos días no es muy edificante, por ejemplo. Los tejemanejes del ministro de Exteriores alemán de los que me enteré hace unos días gracias a mi corresponsal centroeuropeo José Ovejero (escritor al que hay que leer, por cierto) no pasarán precisamente a la Historia de la Honestidad Política. El bochorno de los gastos privados que los parlamentarios británicos cargaban a la cuenta de los erarios públicos no será quizá superado nunca en España. Y de las arenas movedizas italianas no sabría elegir un ejemplo, de entre los miles que hay, para darles aquí. Los españoles, desde los presidentes del gobierno hasta los albañiles, somos bastante parecidos a los franceses o a los alemanes. Y las estructuras en las que nos movemos igual de perfumadas o de fétidas.

Mi amigo vicepresidente ponía un ejemplo que siempre me escandaliza y que me hizo dudar. "¿Tú crees que en Alemania", me preguntó, "cuando estás haciendo una compraventa de una casa los notarios se salen de la sala para que las partes puedan intercambiar el dinero negro sin estorbos?" No lo creo, la verdad. Me acuerdo que una vez, en un pueblecito cerca de Frankfurt, fui a cruzar una carretera que tenía un semáforo y después de mirar a un lado y a otro, viendo que en los horizontes no había ningún coche, comencé a atravesarla a pesar de la luz roja, acompañado de los amigos que me acompañaban. Una señora que estaba esperando pacientemente la luz verde nos echó una bronca terrible por violar las reglas, a pesar de lo absurdo de su espera. Si esa señora fuera notario y me ve intercambiando un sobre de dinero no contemplado en las escrituras de compraventa, me manda a prisión sin dudarlo. No sé si en Alemania se maneja dinero negro en la compraventa de inmuebles. A lo peor en lugar de intercambiárselo en la sala del notario se lo intercambian en el portal o en la salchichería de la esquina.

Pero las cosas, a la hora de gobernar, son siempre más poliédricas. Mi amigo vicepresidente decía que lo que había que hacer era atajar ese dinero negro que se defrauda en vez de bajar el sueldo a los funcionarios. Si damos por bueno que en Alemania, a pesar de que ese dinero negro está atajado, también les han bajado el sueldo a los funcionarios, el problema se complica. Si añadimos el hecho incontestable de que muchos de los que compran pisos -es sólo una metáfora, entiéndanlo- son funcionarios, el enrevesamiento es colosal, porque muchos de ellos preferirán una bajada de sueldo a tener que tributar por lo que han hurtado a la vista del notario. Y si, por último y sobre todo, nos preguntamos cómo demonios (por no usar palabrotas) se ataja eficazmente el dinero negro, el fraude fiscal de las empresas, el IVA de las reformas y de las chapuzas que no se paga y todos esos fraudes, pequeños y grandes, que encadenamos, entonces el cisco ya está montado. A mi amigo vicepresidente le estaba jaleando una amiga subsecretaria de Hacienda y de Asuntos Sindicales que normalmente se lleva la factura de las cenas que celebramos para dársela a una amiga autónoma -y pobre, según dice como disculpa- para que se la desgrave. Creo que este ejemplo es un buen retrato del país o del mundo en el que vivimos.

A veces, cuando nos sentamos a arreglar el mundo, no nos damos cuenta de que el mundo que tenemos que arreglar es éste en el que vivimos, no uno que nos inventemos. Yo estoy de acuerdo con todo lo que se me ponga a la firma. Con acabar con el fraude fiscal, con retirar las subvenciones a la iglesia, con gravar a las grandes fortunas y con subir las pensiones mínimas el doble. Pero hay que saber cómo se hace eso con los ciudadanos que uno tiene y con el patrimonio material e intangible que se administra. No digo que no se pueda hacer nada, pero resulta descorazonador escuchar soluciones que exigirían, para poder implementarse de verdad, el exterminio de tres cuartas partes -al menos- de los lugareños.

Todo esto ha sido un preámbulo para llegar al asunto central, que lo ilustra a la perfección. A la mañana siguiente, después de esa cena de ministros y altos cargos de la economía mundial, me enteré de que al parecer hay ya en España clínicas que están ofreciendo fórmulas para adelantar el parto a las mujeres embarazadas que salen de cuentas después del 1 de enero, cuando el Gobierno dejará de pagar los dos mil quinientos euros por bebé. Si con un pase mágico de fórceps nos ganamos ese dineral, aunque el niño salga con la cabeza un poco apepinada, vamos a por ello sin vacilación. No he tenido tiempo de llamar a mi compañero vicepresidente para preguntarle cómo solucionaría él esto. ¿Quitándole la paga a los sietemesinos, por si acaso? ¿Mandando inspectores a los paritorios? Tampoco sé qué pasaría en Alemania en una situación semejante, lo confieso. Pero de lo que sí estoy convencido es de que esto es una casa de putas, y no porque las madames del Gobierno se empeñen. Y digo esto a pesar del tremendo error que ha cometido Zapatero ayer: en un partido como el que jugábamos, con una defensa cerrada de jugadores muy altos, lo sensato habría sido sacar a Llorente en lugar de a Torres.

[Una postdata al post: mi amiga María, experta en asuntos natalicios, me informa de que, como yo sospechaba, en Alemania los embarazos tienen una duración muy parecida a la española, pero a la inversa. Allí las clínicas trataban de alargar los partos para que el bebé naciera después de la fecha en que el Gobierno empezaba a poner un pan debajo del brazo de cada niño. Está claro que si Zapatero hace una crisis de Gobierno el ministro de Hacienda tendrá que ser un ginecólogo].

Publicado el 17 de junio de 2010 a las 02:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 11

1 | L. - 17/6/2010 - 22:50

Muy bueno, ministro.

2 | SOR Na - 18/6/2010 - 21:39

¿Acepta usted en sus cenas Ministros de Vivienda? ¿Y de in-Equidad?

He pulsado en el click de su ministro gay de Relaciones exteriores germano. He leído su artículo de justos por pescadores en el Chan-Gay. En particular este parágrafo:

"Una de las mayores lacras que todavía tenemos es la violencia de género, el maltrato físico y psicológico a las mujeres. Para combatirlo se han desarrollado leyes y se han implementado políticas precautorias, invitando a las mujeres a que denuncien sin miedo a sus parejas. Algunas de ellas han hecho denuncias falsas para aprovechar las ventajas jurídicas, económicas y sociales que se brindan a las maltratadas: mayor protección, entrega de la custodia de los hijos, resoluciones lucrativas en el reparto del patrimonio, etcétera. Otras lo hacen incluso por mera venganza, para destruir a su pareja. Son un porcentaje ínfimo de mujeres -un 0'19 %, según datos oficiales-, pero el daño que causan es desproporcionado: cada vez se extiende más en la sociedad la convicción de que existen denuncias falsas generalizadas. Las víctimas de esas denuncias son, antes que nada, los hombres que las sufren, pero en segundo lugar, y de modo indiscriminado, los miles de mujeres maltratadas de verdad, que se convierten de repente en sospechosas y en apestadas."

¿Estaría usted dispuesto a un debate intelectual en torno a esas sus, gratuitas y malintencionadas afirmaciones, o, como buen seguidor de la necia de la BIBI y el MAL (Miguel Ángel Lorente), no admite usted discrepancias, como le está ocurriendo en los últimos días al pobre Juez Serrano?

Un 0'19 dice el indocumentado Luisgé... ¿se creyó usted esa mierda de estadística de verdad? Es falsa. Por favor no la propague.

Hágaselo mirar, haga el favor.

3 | Luisge - 19/6/2010 - 02:22

Querida Sor Na:

En realidad es usted más bien Sar Na, que con gusto no pica pero que sin gusto aburre. No le acepto a usted ningún debate intelectual por tres razones:

1. Porque ya hemos tenido veinte y me los sé
2. Porque no sería debate
3. Porque sobre todo no sería intelectual

Las gónadas tienen tratamiento clínico. Y la gonorrea también, según me dicen.

Sor, cómprese un disco duro externo y enchúfeselo en la toca. A lo mejor sirve. Y no pierda nunca la ironía, que terapéuticamente le viene bien.

Suyo atentísimo

4 | Ángel (Web) - 19/6/2010 - 17:36

Con Jaime nos quedamos sin 2.500 € porque se le ocurrió nacer antes de tiempo. Me gustaría echar le culpa a ZP, de veras que me gustaría, pero no puedo :)

5 | Sar Ta de argumentos - 19/6/2010 - 20:13

Ángel, no hable en plural de no ser que sea sociativo o mayestático ("nos quedamos"). Se quedó la madre de Jaime sin cheque-bebé.

El chueque-bebé solo lo podían/pueden cobrar las madres. (Véase art. 14 de la CE)

La madre de mi hermano mayor murió en el parto. Con esta ley de cheque-bebé, mi padre se hubiera tenido que gastar más dinero en abogados para reclamarlo que lo que hubiera obtenido por el propio cheque bebé.

¡Gracias a Ángela Merkel que obligará a que desaparezca el sexista cheque-bebé!

Lamento, Luisgé que no quiera usted debates intelectuales, pero en ciertos temas la visceralidad también tiene consecuencias.

Recuerdo perfectamente, sí, su principal argumento: "Si hubiera tantos hombres víctima de violencia doméstica (no es aplicable lo de de género) saldría en los periódicos..."

6 | Luisge - 20/6/2010 - 00:40

Hermana, como usted sabe o debería saber bien (vid. el diccionario REDES, de su admirado Ignacio Bosque), las Sar Tas nunca son de argumentos, sino de tonterías y de cosas por el estilo. Contextualice, hermana, contextualice.

Respecto a mis argumentos (principales) , ya veo que recuerda (perfectamente) sólo lo que le interesa. No la culpo por ello. A veces para salvar la conciencia hay que perder la razón.

7 | Madre priora en Canada - 20/6/2010 - 23:08

Más respeto y, sobre todo, más paciencia Don Luisgé. Ya se lo he dicho más de una vez, ese ego, ese ego travestido de humildad....

8 | Luigé - 21/6/2010 - 01:22

Humildad a lo mejor es otra Sor, hermana, pero no me compete. Y de los egos, ocúpese primero del suyo, que lo tiene un poco desestructurado, y luego, cuando lo arregle, vienen a arreglarme el mío. Mientras tanto, rezaré.

9 | En las orillas del Sor (de Marina Mayoral) - 21/6/2010 - 21:25

Lo miré, claro. En Redes, en el apartado D, sotto voce Sarta, se ampara el uso de sarta acompañado de sustantivos abstractos muy indefinidos, (esto últmo, es fruto exclusivo de creación y memoria).

Luisgé, si hay un, según usted, escasísimo 0'19% de denuncias falsas según un improvisado y apresurado estudio de Inmaculada Montalbán y el futuro Magistrado elegido por Margarita Robles para liberar a Camps de responsabilidades por la Gürtel...

¡Ay, que me lío con el uso de la prótasis y la apódosis en las condicionales..!

(Aburrido, dice, el que no cesaba de reclamar el, justísimo, derecho de la homosexualidad a casarse)

CUSTODIA COMPARTIDA, YA !!!

10 | esther - 29/6/2010 - 21:49

¿Puedo asistir al debate en calidad de testigo?

11 | Madre priora en Canada - 30/6/2010 - 23:34

La cosa esta muy fria... no veo yo mucho debate, Luisge debe estar de vacaciones o en huelga en apoyo de los del Metro. Yo, por el momento, tratando de estructurar ese yo tan desestrucurado, pero es que, reconozco humildemente que ser priora en tres paises -Canada, Suiza y Espnya- tiene sus costes. (Perdon por las erratas, que son erratas conscientes porque tengo un teclado ingles)

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Luisgé Martín

Luisgé Martín

Un blog con olor a azufre y a carne quemada. Ciberllamas en las que arderán todos: no habrá ningún títere al que le quede la cabeza sobre los hombros. El convencimiento es claro: el infierno existe y son los otros. Basta con abrir los ojos y mirar el mundo alrededor. Hablaré de libros, de películas, de canciones y de paisajes extranjeros, pero siempre con el tridente desenvainado.

· En Facebook: facebook.com/luisgemartin

· En Twitter: twitter.com/luisgemartin

Biografía: Madrid, 1962. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Gerencia de Empresas. Autor de los libros de relatos Los oscuros (1990) y El alma del erizo (2002), la colección de cartas Amante del sexo busca pareja morbosa (2002) y las novelas La dulce ira (1995), La muerte de Tadzio (2000), ganadora del Premio Ramón Gómez de la Serna, Los amores confiados (2005) y Las manos cortadas (2009, publicada, como la mayor parte de su obra, por Alfaguara). Ganador del Premio del Tren 2009 "Antonio Machado" de Cuento, que convoca la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, con el cuento Los años más felices.

 

La mujer de sombra Las manos cortadas Los amores confiadosAmante del sexo busca pareja morbosaEl alma del erizoLa muerte de TadzioLa dulce iraLos oscuros

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD