sábado, 7 de diciembre de 2019 10:25 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Luisgé Martín

El infierno son los otros

Anonymous

Archivado en: Anonymous, Piratería, Sinde

Ya se sabe que en la historia de la humanidad la mayor parte de los abusos y de las tropelías se han cometido en nombre de la libertad. No hay palabra que tenga más utilidad para los rufianes. Como no podía ser de otra manera, los gorrones culturales de nuestros días, que son una de las frutas de temporada y que dentro de unos años serán recordados con estupor y con perplejidad, cometen todos sus desafueros en nombre de la libertad. De la libertad de expresión, en este caso. Y por supuesto no se llaman a sí mismo gorrones o caraduras, sino revolucionarios.

Todo lo que llevan haciendo y diciendo estos años, en contra de la ley Sinde y de cualquier legislación similar, está tan carcomido por la demagogia y por la ignorancia que sería imposible dar respuesta no ya en un post, sino en un libro entero de mil páginas. Internet es un universo que plantea continuos problemas de convivencia, de progreso e incluso metafísicos. El derecho al olvido, por ejemplo, es un asunto fascinante: ¿tenemos o no tenemos derecho a que datos o informaciones nuestras que en un determinado momento fueron colgadas en la Red, incluso por nosotros mismos, sean retiradas si lo deseamos? ¿Tenemos derecho a publicar en nuestro perfil de Facebook (o donde sea) una fotografía que le hicimos a Fulano de Tal borracho o medio desnudo un día? ¿Podemos crear una empresa ciberespacial de juego on line que no tribute en ninguna parte (o lo haga en un paraíso fiscal) y que no se someta a las mismas leyes sobre el juego que rigen en los casinos? ¿Podemos abrir una página web que defienda la homofobia, la pederastia y el antisemitismo?

Unas cosas son delitos tipificados por el Código Penal y otras simples reglas de convivencia razonables en una sociedad avanzada, pero a nadie se le ha ocurrido quejarse de que los poderes públicos, el Estado, intervenga en Internet para regular estos asuntos. A todos nos parece lógico que exista el derecho al olvido y que yo pueda exigir que se retire una foto mía o una información que, sin ser falsa ni difamatoria, me afecta. Al mismo tiempo que se debatía la Ley Sinde, el gobierno socialista aprobó una ley del juego en Internet que pasó inadvertida, sin protestas de internautas, sin que David Bravo, Enrique Dans y compañía se rasgaran las vestiduras, y sin que Anonymous organizara manifestaciones delante del Casino de Torrelodones para protestar. Esa ley, por supuesto, permitía cerrar páginas webs que inflingieran las normas. A nadie se le ocurrió decir que eso era censura o que lo que buscaba era atacar la libertad de expresión.

¿Por qué entonces las leyes antipiratería despiertan tanta ira e infunden tanto fervor revolucionario? Por gorronería. Por dinero. Porque esas sí que nos tocan el bolsillo. Nada más. Ni un ápice más. Todo lo que se añada a eso es charlatanería, a veces pagada por las empresas de telecomunicaciones y a veces simplemente elaborada por la mala conciencia de quien quiere seguir haciendo algo que está mal y a la vez dormir bien.

¿Se va a cerrar alguna web por razones ideológicas cuando entre en vigor la Ley Sinde? ¿Se van a cerrar webs arbitrariamente? Todos saben que no. Se cerrarán equivocadamente una de mil, como pasa por otra parte con todas las leyes, analógicas y digitales, y esa una cerrada injustamente volverá a abrirse enseguida sin problema. Dentro de tres o cuatro meses, cuando entre en vigor, veremos que nadie puede decir que se cierra su web por lo que decía en ella, por censura, sino sólo porque incluía contenidos de otros para los que no tenía derechos. Se acabará la posibilidad de esgrimir la libertad de expresión: será evidente que lo que se ventila ahí no tiene nada que ver con eso. Y entonces esa gran furia social que dicen que existe desaparecerá. Nadie se atreverá a hablar ya de libertad y de revolución para defender lo que sólo es gorronería y comodidad.

Por eso los cabecillas emboscados están tratando de acelerar las acciones. Anonymous anuncia un marzo negro, pero como aperitivo, y sobrepasando todas los límites de la infamia, han difundido estos días datos personales de algunas personas partidarias de la Ley Sinde, empezando por la propia exministra de Cultura y por el actual ministro de Educación y Cultura, y siguiendo por gente que pasaba por allí, como el hermano de Ángeles González-Sinde, quien ha cometido el tremendo error de compartir con ella padres. El método es viejo, y no será la última vez que se use: la intimidación, la amenaza, la búsqueda del miedo. Achantar, asustar, decirle a alguien: "Sé dónde vives, sé el colegio al que va tu hija, sé dónde encontrarte si lo necesito". No lo inventaron los nazis, pero lo llevaron a un estado de depuración inigualabre. La Mafia también ha hecho contribuciones valiosas: pueden ustedes descargarse El Padrino, si no lo han hecho ya, y comprobarlo.

Si Anonymous es quien va a defender mi libertad de expresión, pido la esclavitud y el destierro. Han cruzado todas las líneas de la dignidad y de la respetabilidad. Son matones y además cobardes. Niñatos -tengan la edad que cada uno tenga- consentidos y maleducados. Nazis que no saben que lo son. Pandilleros que se ríen de sus gracias con babas largas sin saber que alguien les está usando.

Quiero cerrar con una nota de confianza. Wikipedia es una institución prestigiosa e insustituible. Es un ejemplo de cooperación y de altruismo generoso y voluntario (hay que explicarles a los matones que el altruismo tiene que ser siempre voluntario, si no es pura humillación). A pesar de las dudas, su fiabilidad va creciendo y todos la usamos para una u otra cosa. Se ha acuñado la expresión ‘espíritu wiki' para denominar a esa forma colaborativa de trabajar, en la que creo y que aliento.

Hace algunos días, Axier, mi marido, aprendió a editar en Wikipedia (cosa nada fácil, debo decir) y nos ofreció a mí y a algunos amigos escritores que tenemos allí una entrada la posibilidad de incluir una fotografía en la página por coquetería. Yo le di una fotografía que me hizo hace poco el gran fotógrafo Germán Gómez y mis amigos le dieron fotografías de otros fotógrafos, no sé si profesionales o aficionados. Axier metió las fotografías en las páginas correspondientes y, por cortesía y por justicia, puso en cada una el copyright, es decir, el nombre del fotógrafo que las había hecho. Ni que decir tiene que ninguno estábamos colgando fotos de las que no tuviéramos derechos, entre otras cosas porque, siendo nosotros mismos los retratados, algún mínimo derecho tendríamos ya. Sin embargo, pocos días después Wikipedia las retiró todas, puesto que el editor registrado, Axier, no era el fotógrafo ni podía certificar que tuviera derechos sobre las imágenes. Le emplazaron a hacerlo, a demostrar que los tenía. Las fichas siguen hoy sin fotografías. ¿Exceso de celo? ¿Ciberburocracía? ¿Escrupulosidad desmedida? Es posible, pero así hay que hacer las cosas. Así se construye internet. Así se teje el colaboracionismo verdadero. Ese es el espirítu wiki, no el que tiene por único objetivo ver Transformers 4 por el morro.

Si Guy Fawkes (que tampoco era un santo, todo hay que decirlo) levantara la cabeza, se haría protestante.

Publicado el 30 de enero de 2012 a las 23:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 22

1 | Cristina - 02/2/2012 - 23:20

Me ha parecido una exposición magnífica, valiente y...pedagógica. En efecto, no hay nada más contrarrevolucionario que la demagogia. Soy votante de I.U. (no, por favor, Luisgé, no seas muy duro conmigo, yo no soy tan fuerte como Agi). Y lo cierto es que no salgo de mi asombro cuando, en algún caso, oigo comentarios de personas que "pretenden" estar en esa posición ideológica y, sin embargo, defienden posturas como las de Anonymous (incluidas las últimas acciones filofascistas con que han obsequiado al personal). Hay que decirlo: con correligionarios así, ya no hace falta enemigos. No puedo entender que alguien se diga de izquierdas y no defienda algo tan elemental como que el trabajo, en cuanto tal, se paga. Otra cosa es, ciertamente el espíritu wiki y la contribución altruista, que, desde luego, son la sal de la tierra. Pero es el autor quien decide si se trata de una cosa o de otra.

De todas formas, como el mejor escribano echa un borrón, si acudimos a Wikipedia podemos leer: "El fenómeno de Internet Anonymous, que lucha contra la censura en Internet y en favor de la transparencia política...". Como vemos, la sensatez no lo tiene nada fácil. Y es que el trasfondo de la libertad de expresión y de la democracia no es tan sólo poder decir lo que se piensa, sino también poder pensar lo que se dice...

2 | Luisge - 07/2/2012 - 17:58

Cristina, tengo muchos amigos votantes de IU. Incluso en algún tiempo lo fui y podría volver a serlo, si tuviera en la dirección gente con la cabeza amueblada, como Joan Herrera y a veces Llamazares.

Y en lo que se refiere a este post, no creo que te sorprendas si te digo que, junto a la demagogia irresponsable que hace IU acerca de la propiedad intelectual y la cultura libre, está la demagogia y el populismo igual de estúpido de la mitad del PSOE, que no saben si el sol sale por el este o por el oeste. Entre esa mitad, más de uno de la dirección elegida el sábado.

3 | Agi - 14/2/2012 - 23:18

Gracias Cristina por tu "valoración". Seguramente no soy fuerte sino obstinada que suena más bonito que "tozuda". Yo no voto a IU, y menos ahora, pero me parece estupendo que otro lo haga. Cada uno tiene sus convicciones y preferencias. A mi tampoco me gusta Anonymous, ni me podría gustar incluso desde una posición de "izquierdas". De todas formas éste es otro caso de cómo el mundo está cambiando tanto, igual que las formas de luchar, de vivir de disfrutar... Las nuevas tecnologías es para mi lo más revolucionario para nuestra vida cotidiana, para la política, para los negocios y creo que hay que buscar nuevas formas de aprovecharlas y de enfrentarse a ellas. importaneslo han cambiado todo.
Bueno, hoy me toca ser buena. Tus comentarios y tu estilo me aplacan.

4 | Agi - 14/2/2012 - 23:19

PD. Como siempre se me ha escapado un gazapo al final de mi comentario. Luis no digas nada, es que escribo muy deprisa.

5 | Luisgé - 14/2/2012 - 23:36

No digo nada. Y por seguir siendo yo también bueno, añado que sí, que todo está cambiando mucho, pero que quizá no tanto como a veces suponemos. Antes escuchábamos las canciones en un tocadiscos y ahora en el iPod, pero seguimos escuchando canciones. Hay que adaptarse, vale, pero eso no quiere decir nada más que eso. Nadie lo niega, y menos yo. Me parece magnífico que haya nuevas formas de crear y de distribuir y de compartir. Y voy a participar de ellas, ya lo hago.

6 | Cristina - 19/2/2012 - 18:20

Agi, de nada. Nobleza "proletaria" obliga. Y, desde luego, me refería a fortaleza. En tozudez sí que a mí no me gana nadie. Sí me superas, en tu comentario, en elegancia. Debo confesar que a mí no me parece estupendo que tantas personas voten en este país ... lo que votan. Más bien me subo por las paredes, me rasgo las vestiduras, me meso los cabellos y cualquier otra figura que me proporcionéis. Lo siento. Creo firmemente (es la base de mi opción ideológica) que los seres humanos son iguales. Las ideas, no.

7 | Cristina - 19/2/2012 - 18:29

Luis, no me sorprende, ciertamente. El problema es que esa porción de PSOE (lo dejaremos así) más bien está "con el sol que más calienta", nada que ver con el sentido de la realidad ni menos con la defensa de lo que "deberían ser" las propias ideas. Con perdón.

Cambiando de tercio, no puedo resistirme a comentar que ya he visto que no se titula "Dos mujeres" sino "La mujer de sombra". Y que ya falta poco para que la podamos tener entre las manos...

8 | Luisgé - 19/2/2012 - 18:32

¿¿¿Y cómo te has enterado??? Todavía no he empezado mi campaña de autopromoción.

9 | Cristina - 19/2/2012 - 18:50

Bueno... La policia, que no es tonta... Es broma, no es mi cuerpo. Soy de la marea verde, aunque no de Lengua y Literatura.

Hasta he leído ya el fragmento que Anagrama ha puesto en su página, para que vea Agi que también manejo un poquitín las tecnologías. Por cierto, me costó un sindiós, que dirías tú, abrirlo.

10 | Luisgé - 19/2/2012 - 19:07

Y tan sindiós. He tenido que descargarme el programa e instalarlo. Y ya he encontrado dos errores que me tienen furioso.

De todas formas, sigo sin saber cómo has llegado hasta ahí, porque yo, sabiendo que existía, he tecleado el título. Gracias en cualquier caso, inspectora.

11 | Cristina - 21/2/2012 - 17:56

Por cierto, no sé qué hacer. ¿Lo encargo ya en mi librería habitual o vas a hacer una presentación? Porque en ese caso, esperaría a esa ocasión para adquirirlo, si puedo ir. Como ves, entro a saco en tu agenda de inciativas de autopromoción...

¡Ah! Una pista. Las novelas, salvo "El Lazarillo de Tormes" y alguna más, además de título, tienen autor.

12 | Agi desde Berna - 23/2/2012 - 17:47

Veo que vamos a poder disfrutar de nuevo con uno de tus títulos... Me gusta el nombre, ya empieza a intrigarme, ya me entra el gusanillo por disfrutar de tu literatura, de su ritmo...aunque tus ideas aquí me llevan al infierno, el resto es diferente y me hace olvidar ...nuestras desavenencias, llamemos lo así. Cristina no se si decirte que eres una digna amiga de Luis, si lo digo no es en plan irónico. Luis a mi tambien me gustaría disfrutar de tu presentación (si estoy en España) prometo ser buena por la cuenta que me trae...! Por cierto Berna esta preciosa, con nieve y tan pacífica. No debería gustarme, verdad?

13 | Luisgé - 23/2/2012 - 23:43

Agi, mis ideas te lleven al infierno a ti. Tus ideas, en cambio, nos llevan al infierno a todos, como se puede comprobar con abrir cualquier periódico europeo. Es una diferencia notable.

La ironía de Berna (si es que lo es) se me escapa. Salvo que sea, probablemente, uno más de esos clichés derechistas de judío converso. En parte te envidio (no por lo de judío converso ni por lo de los clichés, sino por lo de Berna). Hace unos días un amigo joven se ha ido a Lucerna a hacer un Erasmus y le hablábamos de Berna con entusiasmo de turista que jamás podría vivir ahí. Me pareció una ciudad hermosísima pero muerta, y creo que en la sangre llevo un poco de urbanismo distinto. Ya sabes que la adjetivación es una forma de mirar el mundo: lo que unos llaman pacífico otros lo llaman aburrido. Pero te envidio igual, porque echo de menos a ratos el aburrimiento. Da recuerdos a los osos de mi parte, por favor.

En principio no va a haber presentación, pero es posible que acabe habiéndola. De todas formas, si la hay seréis avisadas convenientemente, y antes de que salga el libro. Agi (y aquí no hay tampoco ironía), me interesará mucho tu opinión sobre la novela no tanto en el aspecto literario, que también, sino en el moral. Porque (y lo digo sin maldad, lo juro), estoy tratando de averiguar si realmente estamos volviendo a vivir en la Edad Media. Y creo que me sirves como termómetro, porque en asuntos morales no sé si discrepamos. Porque la novela es una cosa que no debería escandalizar a nadie pero ya ha escandalizado. Y hasta aquí puedo leer.

14 | Agi dese Alsacia - 24/2/2012 - 14:37

Muchas gracias Luis, me halagan tus palabras. Nunca pensé que podría llevar al infierno a tanta gente. Lo tuyo es mas selectivo. Apuntas y disparas sin cesar, muchas veces alpianista.
No suelo visitar altos osos, me gustan los de Canadá que veo libres junto a las carreteras y los bosques. Otro día hablaremos sobre Berna. En cuanto a tu novela, como eres un provocador y eso te gusta, creo que te sentirías muy desencantado si yo no me escandalizara y a mi, algunas ve es me gusta complacerte.
Estoy a la espera de que Cristina diga algo en mi defensa, por que no hay cosa que escriba con buena o menos buena intención, si es posible que mi pobre capacidad logre alguna vez dejar ver mis malas intenciones, que no despierte una serie interminable de diatribas por tu parte. Amén.

15 | Luisgé - 24/2/2012 - 15:37

"Serie interminable de diatribas" me parecería una exageración si no viniera de ti. Todo hay que ponerlo al compás de la fuente, que dijo Covarrubias.

No soy un provocador, mal que te pese. Simplemente vivo tiempos en los que provocar es demasiado fácil. Y (espero no decepcionarte) no necesito que te escandalices. Incluso me calmaría que no lo hiceras.

En el fondo creo que tú no serías capaz de llevar a tanta gente al infierno. Pero las ideas que compras sí. Insisto: no necesito muchas más pruebas. Pero tú persevera, persevera.

De osos también hablaremos otro día.

Cristina, miéntele, dile que la quieres.

16 | Cristina - 25/2/2012 - 00:50

´Me disponía a elegir las palabras con cuidado, asumiendo mi metamorfosis de zorrilla a defensora, cuando me he encontrado con la noticia del cierre de la edición de papel de "Público". Estoy furiosa, furiosa, furiosa. Lo que en este momento siento es que las llamas del infierno nos cercan un poco más.

Agi, iba a mencionar la admiración que me causa tu "fidelidad" a Luisgé por encima de todas las categorías (la mía no tiene mérito: es precisamente a través de esas categorías). Y lo iba a hacer con una cálida sonrisa en la boca. Pero se me ha escarchado...

Y, lo reconozco, yo también soy urbanita madrileña que antepone el ser a la calma.

17 | Agi - 26/2/2012 - 16:50

Estoy esperando un post que hable de la ética, digamos de la ética de los negocios, en este caso no de nuestro amigo dueño de Zara, sino de la del progresista defensor de los autores, nuestro querido Teddy que se lleva del ala 23.000 eruditos al mes de una pensión gestionada por no se que firma del màs allá. Este debe ser creo yo de los que se ponen "donde el sol que mas calienta". Cristina, estoy realmente furiosa, furiosa, furiosa. lo de Público supongo que le pasa porque le falta lo que su nombre indica. Esos que se han pasado al sunny side of the street, Ay qué vida, Zorrilla o Defensora, cada vez me caes mejor. Qué peligro.

18 | Agi - 26/2/2012 - 17:10

He vuelto de Alsacia con fuerzas renovadas después de degustar buenos vinos y buenos quesos y besos en el país de Sarkó. Luis, lógicamente haciendo honor a mi nombre, mis fuentes son muchas, por lo menos cien, así que entiendo que lo dices en ese sentido, no podría ser de otro modo viniendo de ti. La palabra comprar es gratuita, aunque la frase suena perfecta. Las ideas ni las compro ni las vendo! Esto no es de Covarrubias claro, algo parecido dijo Manolo Escobar que esconde un hombre dentro de otro hombre, como tantos. Y, en fin, esperemos el resultado de esas ideas, que quizás a través del purgatorio nos lleven... Quien sabe dónde. El resultado de las anteriores, al menos en un fiifty fifty (y lo digo siendo buena) ya lo tenemos.

19 | espeonza aguirre - 26/2/2012 - 21:58

Espeonza Aguirre‏@EspeonzaAguirre





cierra "público", que con ese nombre lo raro es que haya durado tanto. ahora el único diario rojo que os queda es el de ana frank.

20 | Cristina - 27/2/2012 - 00:14

Verás, Agi, creo que Luis tiene razón: como musa eres insuperable. Necesitaba enzarzarme para dar rienda suelta a mi rabia. Y me proporcionas el medio. No me importa terminar sobre el asfalto, con la cara ensangrentada (ahora tus mentores han vuelto a esas prácticas con el "enemigo"; espero que no localicen el ordenador y con él mi domicilio antes de terminar de enviar el comentario)

La cuestión no está en el número de lectores (de compradores más precisamente). Ahí tenemos a la "segunda marca" del ABC para desmentirlo. La supervivencia de un periódico depende de otros factores. Ninguno de ellos, con la publicidad a la cabeza, jugó en el sentido que tantos hubiésemos deseado.

No debemos olvidarlo, España es diferente. ¿Por qué iba a haber aquí un diario de izquierdas, como ocurre en otros países de Europa? ¡Qué aspiración más desquiciada!

Tú tranquila, Agi. Ya no se van a exponer de forma rigurosa, clara y documentada, todos los jueves, los entresijos de la crisis, en los artículos de Vicenç Navarro. Ni van a aparecer ciertas noticias, ciertas opiniones. El diagnóstico certero y preciso de la realidad cotidiana de Ignacio Escolar. Las firmas, Isaac Rosa, Luis García Montero... La cuidada sección de divulgación científica.

Todo seguirá como es debido, querida Agi (al final lo has conseguido, Luis). Ya lo han dicho los que imagino que son tus amigos de Intereconomía: ¡Hasta nunca, Público!

21 | Luisgé - 27/2/2012 - 19:32

Agi querida, lo malo es que con vosotros nunca es posible hablar de algo en serio, con una cierta consistencia, porque o bien mentís o bien no se sabe de qué habláis. Con lo cual cualquier conversación se queda sin sustancia, como los caldos sin hueso.

Mira, más allá del hecho científicamente comprobado de que Zapatero es el culpable no sólo de la muerte de Manolete, sino de la del propio Islero, y de todo lo terrible que ha ocurrido en España desde entonces (menos de las cosas de las que es culpable Rubalcaba, algunas compartidas), más allá de ese hecho contrastadamente cierto, yo hablaba de ideas. Y las ideas que nos han traido hasta donde estamos son las tuyas, no las mías. Aunque muchas de ellas las haya consentido o amparado Clinton, son las ideas de Bush y de los que creeis que todo el monte (sobre todo el especulativo y el fiscal) es orégano.Y las ideas que después de un poquito de alivio nos han devuelto al desastre sin paliativos son las tuyas, no las mías, aunque desde mayo de 2010 las aplicara Zapatero, ese gran demonio. Las mías, si se tienen que parecer a algunas, se parecen más a las de Obama, que según dicen están dando un resultado un poquito mejor que las de Merkel, de Rajoy y de Agi.

Yo creo que es bueno defender las propias ideas si se quiere discutir en serio y llegar a alguna conclusión. Si no, lo único que se hace es hooliganismo. Que es lo que haces tú normalmente.

Pero además de no saber cuáles son tus ideas o de esconderlas cuando te conviene, pasándoselas al contrario, tampoco sabes cuáles son las ideas de los demás, aunque te las expliquen. ¿De verdad puedes creer que yo puedo defender a Teddy Bautista y su pensión? Teddy es, ante todo, y antes de su pensión, un chorizo redomado. No sé si es progre, facha o mediopensionista (tú parece que sí lo sabes), pero da igual. Es un delincuente y donde tendría que estar es en el trullo. Sin que eso estorbe en nada la tarea que hizo en la SGAE durante muchos años.

Pero por lo demás, cansa un poquito ya ese soniquete rancio (es de la época de la transición y del sector literalmente facha facha, de los de bigotito cano que leían El Alcázar) de que para ser rojo o progresista hay que ser pobre de solemnidad y franciscano. Yo creo que después de tantos años (y tú especialmente) deberíais estudiar un poquito de historia europea y dejar de ser infantiles.

De Público no digo nada, ya lo ha dicho todo Cristina. Analiza cuántos años lleva en pérdidas La Razón.

22 | Luisgé - 27/2/2012 - 19:37

Anuncio, eso sí, que mi novela finalmente se presentará, en una fecha por determinar entre el 20 de marzo y final de mes. Agi, me encantaría que vinieras, pero la va a presentar una ministra socialista y ya sabes que dan radioactividad. Sin contar con la que emito yo, claro. Si vienes, te consigo un traje aislante inmunizador.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Luisgé Martín

Luisgé Martín

Un blog con olor a azufre y a carne quemada. Ciberllamas en las que arderán todos: no habrá ningún títere al que le quede la cabeza sobre los hombros. El convencimiento es claro: el infierno existe y son los otros. Basta con abrir los ojos y mirar el mundo alrededor. Hablaré de libros, de películas, de canciones y de paisajes extranjeros, pero siempre con el tridente desenvainado.

· En Facebook: facebook.com/luisgemartin

· En Twitter: twitter.com/luisgemartin

Biografía: Madrid, 1962. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Gerencia de Empresas. Autor de los libros de relatos Los oscuros (1990) y El alma del erizo (2002), la colección de cartas Amante del sexo busca pareja morbosa (2002) y las novelas La dulce ira (1995), La muerte de Tadzio (2000), ganadora del Premio Ramón Gómez de la Serna, Los amores confiados (2005) y Las manos cortadas (2009, publicada, como la mayor parte de su obra, por Alfaguara). Ganador del Premio del Tren 2009 "Antonio Machado" de Cuento, que convoca la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, con el cuento Los años más felices.

 

La mujer de sombra Las manos cortadas Los amores confiadosAmante del sexo busca pareja morbosaEl alma del erizoLa muerte de TadzioLa dulce iraLos oscuros

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD