jueves, 6 de agosto de 2020 17:31 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Luisgé Martín

El infierno son los otros

La planta 13

Archivado en: Superstición, Abusos, Torre Espacio

VidrieraMe acaba de llegar en un correo electrónico esta imagen. No trae indicaciones ni señas, de modo que no puedo indicarles la iglesia a la que pertenece para que peregrinen a ella. Existe incluso la posibilidad de que, en estos tiempos de photoshop, sea una imagen adulterada, aunque no lo parece. En cualquier caso, resulta divertida y elocuente. Quién sabe si incluso se trata de una burla diabólica. Es verdad que los vidrieristas (o como se llame esa profesión) modernos no tienen mucho arte y que su dominio de la perspectiva y de la composición es escasa. Podría haber sido simplemente una torpeza arcangélica del artista. Pero no me extrañaría que detrás de todo estuviera, como siempre, la mano del Maligno.

En otro orden de cosas -pero en el mismo orden, en realidad-, hoy he estado comiendo con mi amigo Alberto en la Torre Espacio, una de las cuatro torres de Chamartín que se han convertido en el desmirriado sky line de Madrid. Antes de comer, me ha estado enseñando la torre. Hemos subido a una capilla que hay en la planta 33 para que si uno tiene un apuro espiritual en horario de trabajo o si uno quiere compatibilizar la vida laboral con la vida religiosa, lo haga cómodamente. En la misma planta hay un restaurante -al parecer bueno-, de modo que en la hora de comida puedes alimentar el cuerpo y rezar tres padrenuestros casi sin moverte. Y además las vistas son espectaculares.

Al subir en el ascensor, Alberto me ha recordado algo que yo ya sabía por algún viaje a Estados Unidos pero que, como casi todo en estos últimos tiempos, había olvidado: que los estudios de arquitectura norteamericanos -esta torre está proyectada por Henry N. Cobb- no construyen planta número 13. Mejor dicho: construyen planta número 13 (exactamente la que está encima de la 12), pero la llaman 14. Si pudieran abrir un espacio de aire en medio de las plantas 12 y 14, justamente donde debería ir la 13, yo entendería tal vez la superstición. Pero tal como está la ingeniería en estos momentos, incapaz aún de esos lances virtuosos, me parece un escrúpulo infructuoso. A la mala suerte se la combate de verdad o no se la combate. Además, teniendo una capilla más arriba (bendecida ni más ni menos que por Rouco Varela), ¿qué más conjuros se necesitan? Las Torres Gemelas no tenían planta 13, pero como no había capilla pudieron ser destruídas. He estado buscando ristras de ajos en los vestíbulos, pero sorprendentemente no he encontrado ninguna.

A veces salgo al mundo y no entiendo nada. Entro a una torre inteligente, en la que los ascensores casi hablan y las persianas se abren o se cierran a medida que les da la luz del sol, y no hay planta 13. Voy un rato a comer al futuro y me encuentro de repente en la Edad Media, con sus capillas, sus horarios de misa y sus plantas escamoteadas para contentar a la Providencia.

Claro que no necesito ir a la Torre Espacio ni siquiera salir a la calle. Basta con mirar un poco a mi cabeza: soy un hombre leído, mundano, razonador, y sin embargo me comporto cada vez más como un gañán maniático, fóbico y colérico. Esto es la vida. Siempre hay una planta 13 que quitamos.

Publicado el 21 de abril de 2010 a las 17:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Dios juega a la lotería

Archivado en: Steiner, Superstición, Lotería

Hoy les dejo con George Steiner: «Pero el hecho general es claro: en términos de dinero y de gasto, del número de hombres y mujeres implicados en mayor o menor grado, en términos de la literatura generada y de las ramificaciones institucionales, nuestro clima psicológico y social es el más infectado por la superstición y el irracionalismo de todo tipo desde el declinar de la Edad Media y, quizás, desde la crisis del mundo helenístico. [...] Haciendo un cálculo aproximado, el número de astrólogos en ejercicio en los Estados Unidos es el triple del número total de hombres y mujeres inscritos en el colegio profesional de física y química. La intensidad de la credulidad individual modula todo el panorama, desde la obediencia total -seres humanos adultos que se abstienen de ir al trabajo y se meten en la cama cuando las estrellas están en una configuración amenazante- hasta el murmullo suavemente desconcertado y desaprobador de las almas elegantes que "realmente no creen en todo eso" pero sienten que podría haber algo de verdad en ello».

Esta cita forma parte del libro Nostalgia del absoluto (Siruela, 2001), que está escrito en 1974. El panorama, hoy, sería más desolador. La semana pasada pasé por la Puerta del Sol de Madrid y vi, entre las muchedumbres diversas, una larga cola que serpenteaba frente a una administración de lotería. Hacía mucho frío y llovía. Dos manzanas más allá, detrás de la calle Espoz y Mina, había un despacho en el que se podía comprar la misma lotería sin esperar más de cinco minutos. Los números que allí vendían, al parecer, estaban también en los bombos y tenían las mismas probabilidades de salir. ¿Por qué entonces soportar la ventisca madrileña y engordar las varices? Podríamos darle muchos nombres, pero sólo hay uno atinado: imbecilidad.

Nos hemos pasado toda la vida repitiendo que somos hijos de la Ilustración, pero a lo mejor en realidad sólo somos hijos de puta. Y, sin duda, imbéciles consumados.

Por cierto, el librito de Steiner es una joya.

Publicado el 7 de enero de 2010 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Luisgé Martín

Luisgé Martín

Un blog con olor a azufre y a carne quemada. Ciberllamas en las que arderán todos: no habrá ningún títere al que le quede la cabeza sobre los hombros. El convencimiento es claro: el infierno existe y son los otros. Basta con abrir los ojos y mirar el mundo alrededor. Hablaré de libros, de películas, de canciones y de paisajes extranjeros, pero siempre con el tridente desenvainado.

· En Facebook: facebook.com/luisgemartin

· En Twitter: twitter.com/luisgemartin

Biografía: Madrid, 1962. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Gerencia de Empresas. Autor de los libros de relatos Los oscuros (1990) y El alma del erizo (2002), la colección de cartas Amante del sexo busca pareja morbosa (2002) y las novelas La dulce ira (1995), La muerte de Tadzio (2000), ganadora del Premio Ramón Gómez de la Serna, Los amores confiados (2005) y Las manos cortadas (2009, publicada, como la mayor parte de su obra, por Alfaguara). Ganador del Premio del Tren 2009 "Antonio Machado" de Cuento, que convoca la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, con el cuento Los años más felices.

 

La mujer de sombra Las manos cortadas Los amores confiadosAmante del sexo busca pareja morbosaEl alma del erizoLa muerte de TadzioLa dulce iraLos oscuros

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD