martes, 16 de octubre de 2018 13:18 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

De la serie negra al policiaco español

Archivado en: Inéditos cine, sobre el policiaco español de los 50

imagen

            Con un entusiasmo equivalente al encono con que ahora la rechazo, hace treinta años descubrí la novela negra en la biblioteca que le dedicó la queridísima colección Libro Amigo, de la entrañable Editorial Bruguera. En paralelo, asistí a mis primeras proyecciones de los filmes que eran sus pares, casi siempre de la Warner. Aquellos títulos marcaron uno de los primeros parámetros de mi experiencia cinéfila. Por aquel entonces, estos relatos criminales, tanto en la pantalla como impresos, eran objeto de una merecidísima reivindicación. El Cine y la Literatura, con supuestas mayúsculas, los denostaban como al resto de las ficciones de género. De ahí que en el folleto que acompañaba las primeras entregas de El Club del Misterio -una colección que agrupaba a la novela detectivesca en su más amplio concepto- se recordaran los elogios que dedicó Borges, entre otros nombres incuestionables, a estas narraciones.

            Ése era el telón de fondo cuando leía a Raymond Chandler -El sueño eterno (1939), La dama del lago (1943), El largo adiós (1954)-, Horace McCoy -¿Acaso no matan a los caballos? (1935), Di adiós al mañana (1949)- o a mi queridísimo Chester Himes -Por amor a Imabelle (1957), Corre, hombre (1960), Empieza el calor (1966)-. Dashiell Hammet nunca ha despertado mi interés. Pero descubrí la serie de Ripley -personaje que por su condición de estafador y asesino objetivo siempre me pareció mucho más verosímil que el clásico detective privado- de Patricia Highsmith con avidez. Aún recuerdo el placer que me causaba enumerar sus adaptaciones cinematográficas. René Clément llevó a la pantalla El talento de Ripley (1955) con el título de A pleno sol (1960); Wim Wenders, La máscara de Ripley (1970) y El juego de Ripley (1974) en El amigo americano (1977). Sé que luego han venido más. Pero el cine negro ya había dejado de llamarme la atención. Atrás habían quedado esos años en que visionaba por primera vez las maravillas de Raoul Walsh -The Roaring Twenties (1939), El último refugio (1941), Al rojo vivo (1949)-, Howard Hawks -Scarface (1932), su adaptación de El sueño eterno de 1946- y el gran Robert Siodmak -Forajidos (1942), El abrazo de la muerte (1947), Una vida marcada (1948)-.

            Si no fuera porque leí las propuestas del gran Boris Vian -Escupiré sobre vuestras tumbas (1947), Todos los muertos tienen la misma piel (1947), Con las mujeres no hay manera (1948)- por aquellos mismos años. Al ser unas parodias, diría que fueron éstas las que pusieron punto y final a mi interés por el relato criminal.

            Pero hubo un momento posterior -probablemente con el boom de la serie Carvalho de Manuel Vázquez Montalbán- en que la novela negra, en lo que a España se refiere, pasó del defecto al exceso. Fue entonces cuando a mí dejó de llamarme la atención. Antes muerto que gregario. De ordinario, cuando las cosas se masifican, me dejan de gustar.

            Así que cuando el relato criminal se convirtió en una suerte de cosmovisión desde la cual es posible enjuiciar la totalidad del universo -como antaño lo fuera el marxismo o poco menos-, mis lecturas empezaron a ser otras. James Ellroy, al igual que el paquete de autores escandinavos que tanto gustan ahora, me son desconocidos.

            En lo que a la pantalla respecta, cuando tuve experiencia cinéfila suficiente como para comprender que toda esa nostalgia del cine negro clásico se remonta a Chinatown (1974) -una de las mejores cintas de Polanski, por cierto-, los supuestos homenajes a aquellas maravillas de los años 40 llegados con posterioridad empezaron a pacerme auténticas faenas, incapaces de ir más allá del mimetismo de la estética de las obras maestras de Hawks, Walsh y Siodmak. Me di cuenta de todo esto con la sobrevalorada L.A. Confidencial (Curtis Hanson, 1997). Incluso comencé a considerar la posibilidad de que tuvieran razón los apólogos del Cine y la Literatura con mayúsculas.

            Esa monomanía con la serie negra, que la llamábamos en mis tiempos, ha ido en detrimento del cine y la literatura en general. Sé de varias editoriales españolas que al día de hoy sólo publican novela negra y el género prima en los criterios de edición en general. Tampoco es eso, cabe apostillar. Que la historia de un asesino -cuanto más brutal mejor, sea verosímil o no- o un policía implacable -corrupto o incorrupto-, tenga muchas más posibilidades de ir a la estampa que una novela costumbrista, de entrada, supone que se está privando a la posteridad de una crónica de nuestro tiempo.

            A mi juicio, dar noticia de nuestros días a las generaciones venideras es una de las misiones más elevadas de la literatura. Y desde luego que, por más que se pretenda su apego a la realidad, la novela negra suele estar más alejada de ella que la ciencia ficción. En el submundo del crimen, las mujeres fatales son tan infrecuentes como los perdedores románticos, dos de los prototipos del género. De hecho, su protagonista por antonomasia, el detective privado, es un remedo para no molestar a la policía. El detective privado, tanto en España como en Estados Unidos, suele ser un hombre discreto que no va más allá del huroneo en asuntos de infidelidades conyugales o espionaje comercial. Mucho más cerca de Plinio, el policía municipal de Tomelloso de Francisco García Pavón, que de Philip Marlowe o Sam Spade.

            Aun admitiendo que policías y criminales sean como nos los presenta la novela negra, si sólo fueran éstas las páginas de nuestro infausto tiempo legadas a los días venideros, sería como si en las hemerotecas sólo existiera El Caso para consultar la prensa del franquismo.

            Volviendo al cine, la monomanía con la serie negra hay que entenderla dentro del adocenamiento de la producción actual. Tengo en el western uno de los pilares de mi cinefilia. Quiero decir con ello que no me molesta la violencia en pantalla. A no ser que sea un subterfugio para la precariedad argumental. Verbigracia, La dalia negra (Brian de Palma, 2006), filme deslavazado donde los haya.

            En otro orden de cosas, pero no muy lejano, estoy ahíto de cintas sobre la mafia. En los cuarenta años transcurridos desde el primer Padrino de Coppola, las he visto hasta el hartazgo. De modo que decidí cerrarme a estas realizaciones tras certificar el agotamiento de Scorsese en Infiltrados (2006). Con todo, saludé con alborozo el revulsivo que supuso Gomorra (2008), de Matteo Garrone. Mucho más próxima a ese falso documental, que tanto estimo, que al manierismo de las películas sobre la mafia del Hollywood actual.

            Y es que mi desinterés por el cine negro, el thriller y el cine de acción en general -a diferencia de mi desinterés por la novela negra, que es universal-, sólo obra sobre la producción del Hollywood actual. Muy por el contrario, siempre que tengo oportunidad de ver un buen relato criminal pretérito, no la dejo pasar por alto.

            Dentro de la impagable parrilla de 8 Madrid, de un tiempo a esta parte vienen programando algunos de los títulos más notables de ese brillante cine policiaco español, que en líneas generales se produjo entre Brigada criminal (Ignacio F. Iquino 1950) y A tiro limpio (Francis Pérez-Dolz, 1963). Rodado casi siempre en Barcelona, constituye uno de los capítulos más brillantes de la historia de la pantalla autóctona. A la par que un retrato fidedigno -y esto sí que es encomiable- del crimen en un tiempo y un país donde era complicado dar cuenta de estas cosas: la España de los años 50.

            De antiguo era consciente de que A tiro limpio es una obra maestra. No obstante, apegado hasta épocas aún recientes a ese prejuicio ante el cine español que tienen la mayoría de los españoles, nunca quise saber que, con anterioridad a la maravilla de Pérez-Dolz, se habían estrenado un buen número de títulos de los que era culminación. Que la primera de esas películas, Brigada criminal, fuese una realización de Iquino, a mí ya me echaba para atrás. En los comienzos de mi experiencia cinéfila no había más Iquino que el de La caliente niña Julieta (1980), título sin más valor que el de los encantos de las intimidades que mostraban sus actrices.

            Pero los treinta años largos transcurridos desde entonces me han dado la amplitud de miras necesaria para apreciar la creación cinematográfica también por la nostalgia, no sólo por su calidad. Así, estimo el landismo por devolverme una imagen prístina de la España en que crecí, no por su valor artístico. Desde esta nueva perspectiva, he descubierto que el verdadero Iquino es el que funda en 1934 Emisora Films, con la que acabará produciendo una buena parte de ese excelente policiaco español. Si me he perdido su Brigada criminal en su último pase en la nunca bien ponderada 8 Madrid fue porque la confundí con la impersonal Brigada homicida (1969), de Don Siegel.

            A la espera de poder verla en una nueva emisión, di cuenta hace unas semanas de A sangre fría (Juan Bosh, 1959). Aunque plásticamente se me antoja deudora del polar en blanco y negro del gran Jean-Pierre Meville, hay en el A sangre fría español una impronta de la realidad del país en aquellos días indiscutible. Su asunto trata sobre la degeneración de Carlos. Incorporado por Carlos Larrañaga, el Carlos de la ficción es un muchacho que quiere "salir de pobre". Como tantos jóvenes de la España de aquellos días, también aciagos, que para enmendar su destino desdichado soñaban con triunfar en el ruedo o en el cuadrilátero. Pero Carlos, en lugar de intentar hacerse torero o boxeador, como el Young Sánchez de Ignacio Aldecoa -brillantemente llevado a la pantalla por Mario Camus en el 63-, prefiere pasar a formar parte de una banda de atracadores.

            Atracadores son también los protagonistas de la cinta homónima de Rovira Beleta del 61, la primera película que mostró un ajusticiamiento por garrote vil. Si bien Los atracadores sólo toca tangencialmente el ciclo que me ocupa -se pierde sobremanera en sus moralinas y en su didactismo-, es asaz representativa en un aspecto: la colaboración de la policía en estas producciones. Basado en una novela de Tomas Salvador, este inspector barcelonés no fue el único "secreta" que participó en la redacción de estas cintas. De hecho, no es baladí que en Los agentes del 5º grupo (Ricardo Gascón, 1953), una de las producciones de Iquino, uno de sus miembros sea un novelista. Anécdotas a un lado, tengo el convencimiento de la frecuencia con que la policía está detrás de estos guiones y argumentos es un factor muy a tener en cuenta para comprender lo poco que el policiaco patrio topó con la férrea censura de la época.

            Apartado de correos 1001 es otra de las joyas de Emisora Films. Dirigida por Julio Salvador en 1950 cuenta con un guión de Julio Coll y Antonio Isasi. Si bien este último, ya en los 60 y 70, derivara hacia las coproducciones internacionales de acción y ajenas al ciclo, Coll será el responsable de otro de los grandes títulos del paquete que nos ocupa: Distrito Quinto (1957). Su trama, en la que algunos comentaristas han ido a ver un precedente de Reservoir Dogs (Quentin Tarantino, 1991), gira en torno a la espera de unos atracadores de la llegada de su jefe. El capo, de quien se han separado en la huida, también tiene el botín que acaban de sustraer de una fábrica. Todos ellos son rateros y carteristas de poca monta a quienes el golpe les viene grande. Construida en base a distintos flash back, en los que cada uno de ellos evoca la forma en que Juan (Alberto Closas), el jefe, entró en su vida, la cinta está localizada íntegramente en un piso de realquilados del Distrito Quinto de la Ciudad Condal. Esto la da un aire teatral que me molesta, la contaminación teatral es una de las cosas que más aborrezco en el cine. Pero pesa más la inteligencia de su asunto. Por momentos me ha hecho recordar la espléndida La casa del juego (1987), de David Mamet.

            A Coll también debemos Un vaso de whisky (1958). Más próxima al drama a decir de algunos estudiosos, según otros fue la primera cinta en la que su músico, José Solá, introdujo el jazz en estas producciones. Vistas ya la mayoría, mi favorita, junto con A sangre fría, sigue siendo A tiro limpio. Lo más curioso es que tras el golpe de Martín (José Suárez) y sus compañeros, quienes se van matando entre sí a medida que se ven acorralados por la policía, resuenan unos atracos muy sonados en la Barcelona de los años 50: los llevados a cabo por miembros de las Juventudes Libertarias venidos a tal fin desde Francia.

            Y si dichas resonancias fueron insólitas en la España de la época, no lo fue menos el tiroteo final, en la estación del metro barcelonés de Lesseps. Toda una Secuencia con mayúscula que hoy consta en los anales. Lástima que A tiro limpio pusiera fin a todas aquellas películas.

Publicado el 12 de junio de 2012 a las 10:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 4

1 | Interrobang (Web) - 12/6/2012 - 19:42

Uf! muchísima información has volcado de golpe y un poco descoyuntada para mi entendimiento, pero te voy a recoger algunos de los films recomendados que nunca pasaron por mi retina.
Coincido con tu opinión sobre el adocenamiento pero creeme: aún hay novela negra y policiaca buena (tengo un post "Cuando llueve, diluvia" que reconviene esta venta lujuriosa y obscena que buscan las editoriales poniendo etiquetas)
Gracias por el festín.
Slds.

2 | Javier Memba - 13/6/2012 - 11:25

Leeré con mucho interés tu blog. Un saludo y gracias a ti.

3 | Jose Luis - 14/6/2012 - 11:51

Sigue gozando de buena salud la novela negra, pero las películas mejores parecen seguir siendo las de Bogart, Chinatown ... actualmente hay una serie con guión de Elmore Lealand Justified que aúna el cine negro y el oeste bastante aceptable.
En España lejanos ya los tiempos del poli glorioso de Tomelloso, existen muy buenos escritores como L. Silva o Alicia Gimenez Bartlet (?), pero el cine es otro cantar, la aproximación de No habrá paz para los malvados me decepcionó bastante (parecen los Coen españolizados y cañis) aunque me gusta más Coronado que Bardem.
Saludos y gracias por el post que aumenta mi conocimiento del cine español de este ramo

4 | Javier Memba - 15/6/2012 - 11:46

Me alegro de que te guste el post, José Luis. Un saludo.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD