lunes, 24 de septiembre de 2018 08:54 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Conduciendo a ciegas de Ray Bradbury

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "Conduciendo a ciegas"

imagen

                   Leí Conduciendo a ciegas, una de las últimas antologías de relatos de Ray Bradbury, en septiembre de 1999. Dos años después de la edición estadounidense original. Hace unos días, con motivo de un par de artículos que he publicado tras el fallecimiento del autor, tuve oportunidad de volver sobre las notas  de aquella lectura que tomé en su momento. Son las que reproduzco a continuación.

                   Mi teoría, después de comprobar en los relatos aquí reunidos la maestría de Bradbury, es que se impone apuntar que el autor, más allá de la ciencia ficción a la que se le adscribe, es uno de los grandes cuentistas norteamericanos. Tras la buena impresión que me dejará La hora cero, su pieza incluida en Joyas del cuento norteamericano, la lectura de este espléndido volumen, más grata que de la de Fahrenheit 451 grados, me ha confirmado que el mayor registro de Bradbury se encuentra en la narración corta.

                   Las reunidas en Conduciendo a ciegas, fieles a esa paradójica nostalgia de un escritor futurista como Bradbury, demuestran mucha más preocupación por el pasado que por el futuro. Así, Qué habrá sido de Sally es una de las mejores creaciones referidas al envejecimiento de una mujer a través de los ojos del hombre que la quiso en su adolescencia: el narrador. Éste, al ir a su encuentro al cabo de los años, la ve tan demacrada que prefiere no darse a conocer, aunque ella le reconoce.

                   La rama más alta de un árbol también alude a un encuentro entre dos personas que se conocieron en el colegio. El protagonista (Harry Hands) era el primero de la clase, si bien se nos explica que algunos de sus triunfos no eran tales. Sus compañeros le odian por ser el menor. De modo que un día deciden quitarle los pantalones y arrojárselos a un árbol. Cuando el muchacho sube a por ellos, aprovecha para orinarse encima de sus agresores.

                   Al cabo de los años, Harry se encuentra con uno de ellos y le descubre los urinarios de su empresa, bajo los que hay un gran árbol. Entonces le confiesa que el día de la famosa micción fue el más feliz de su vida. He creído entender que fue entonces cuando aprendió a medrar.

                   El robo del siglo nos propone la sustracción de las cartas de amor que una anciana recibiera en su juventud y Ta ti to teja aúna el interés por la senectud con lo que podríamos llamar la "sorpresa", otra de las constantes que he venido observar en esta selección. Se trata en suma de la experiencia de una mujer, ya senil, que vive obsesionada con que su yerno la quiere tirar al triturador de basuras. Finalmente será ella quien procure semejante destino al marido de su hija mientras al lector se queda sin saber si la obsesión era infundada o no.

                   A esa misma línea que hemos dado en llamar de "sorpresa", podemos adscribir Tren nocturno a Babilonia. Es la historia de un viajero que, convencido de que el crupier que dirige una partida de cartas hace trampas lo denuncia a los jugadores, quienes acabarán echando al entrometido del tren.

                   En Si matan a la MGM ¿quién se quedará con el león? se nos refiere, a través del enfado de un ejecutivo de la Metro al tener que cambiar de despacho, cómo el famoso estudio se hace pasar por una fábrica de aviones de cara a posibles bombardeos de los japoneses. Se evitará así que el enemigo destruya la verdadera fábrica de estos aparatos de Howard Hughes.

                   En Hola, tengo que irme un tipo recibe la visita de un amigo muerto, probablemente la pieza menos lograda de este espléndido tomo.

                   Madame et Monsieur Gancho -donde resuena Un artista del hambre de Kafka- da noticia la experiencia de un hombre empleado como gancho en la cristalera de un restaurante. Su trabajo consiste simplemente en comer con distinción. Sus problemas empezarán cuando se enamora de su compañera de mesa. Automáticamente, ésta desaparecerá y sólo la volverá a ver al cabo de un tiempo, trabajando tras el cristal de otro restaurante.

                   Una de las cotas más altas de la antología es Nada cambia. Su protagonista es un tipo que descubre casualmente -consultando las fotografías de las orlas de las diferentes promociones de estudiantes-, que las caras de todos ellos se repiten exactamente igual en todas las generaciones. El espejo, otra de las piezas más sobresalientes, cuenta la experiencia de dos hermanas gemelas. La que nació primero -nueve minutos-, Coral, tiraniza a la menor: Julia. Cuando ésta comienza a vestirse de diferente forma e independizarse, Coral la abandona convencida de que Julia le acabará por llamar. Muy por el contrario, al cabo de un tiempo, Julia se casa. Cuando su hermana, que la cree abocada a la soltería como ella asiste a la boda para dar crédito al anuncio del enlace, Julia no la reconoce.

                   Casa dividida y El final del verano pueden ser adscritos a cierto erotismo poético. El primero cuenta el descubrimiento de la sexualidad por parte de unos primos mientras se entretienen contando cuentos de desaparecidos; el segundo, la liberación sexual de una pacata maestra que, la última noche del estío, abandona en secreto su casa para ir al encuentro del hombre que le excita sexualmente y entregarse a él sin permitirle que llegue a verle la cara.

                   El resto de las narraciones incluidas en Conduciendo a ciegas, apenas me llamaron la atención.

Publicado el 18 de junio de 2012 a las 14:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Jose Luis - 19/6/2012 - 13:08

Todo lo que he leído de Bradbury me ha gustado, especialmente Crónicas Marcianas, con su ambiente finalista y su lirismo. Añadir que en cambio la adaptación del Farenheit 451 al cine me pareció soporifera por contraposición a la novela.
De este libro no tenía noticia pero tal y como escribes bueno será leerlo
Gracias

2 | Javier Memba - 20/6/2012 - 07:54

Si tienes oportunidad no dejes de leerlo.
Un saludo.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD