jueves, 15 de noviembre de 2018 02:02 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

El cine en miniatura

Archivado en: Inéditos cine

imagen

            Ahora se ven más películas que nunca. De eso no hay duda. Es tanta la demanda de cine que todas las semanas se recuperan en DVD cintas cuya vida comercial se dio por concluida hace años. Gracias a ello me he podido hacer con joyas arqueológicas como El hombre de las figuras de cera (Paul Leni, 1924), una de esas maravillas anheladas desde que tuve noticia de ellas, de la que sólo pude ver, a finales del pasado siglo, en la bienamada Filmoteca, una copia con el metraje sensiblemente reducido.

            Pero no es todo epifanía en esa eclosión del cine a la que asistimos. Eso de ver películas en cualquier sitio, a todas horas, ha hecho que el cine haya dejado de ser la maravilla de los sábados y, lo que es peor, ha demediado el visionado hasta la miniatura.

            Desde que en el 84 comencé a atesorar los filmes a los que rindo culto, empecé a verlos con asiduidad en televisión, algo que antaño no acostumbraba. Todavía es ahora, cuando al hacerlo aún echo de menos la gran pantalla. Ni que decir tiene que sigo yendo al cine, a la primera fila invariablemente. Incluso al día de hoy, que las nuevas estrecheces me han privado del espléndido Kinépolis, donde daba cuenta de las contadas novedades que me interesan, frecuento más que nunca la Filmoteca -su nombre sea por siempre alabado-.

            Sin embargo, la gran pantalla es una de mis múltiples nostalgias. Crecido en la edad gloriosa de los grandes formatos de proyección -Cinerama, Todd-Ao, 70 mm.-, cuando lo normal eran los scope y el 35 mm. puro y duro se reducía a las películas antiguas, desde que empecé a ver el cine en la pequeña pantalla, vengo añorando la grande de los antiguos palacios de la exhibición y de los humildes y entrañables programas dobles, en sesión continua desde las cuatro de la tarde o las diez de la mañana.

            Todo es acostumbrarse, tampoco cabe duda. A tal fin me dije que si John Ford, Raoul Walsh y Fritz Lang, los tres grandes tuertos del cine clásico, rodaron algunas de las cintas que venero con su visión mermada, yo también debía acostumbrarme a verlas en la pequeña pantalla. No faltan títulos -quiero recordar Barry Lyndon (Stanley Kubrick, 1975)- con los que no hay voluntarismo que valga. En la televisión se resienten sobremanera. Pero, en líneas generales, me he acostumbrado a ver el cine en la pequeña pantalla.

            Guiado por mi nostalgia de los grandes formatos, acaba de adquirir una televisión de dimensiones considerables cuando los primeros DVD me cogieron sin el debido reproductor. Me obligaron así a verlos en el monitor del ordenador, con lo que volvieron a demediarme la pantalla. Recordé entonces mis días de auxiliar de montaje, cuando veíamos las películas en la moviola. Consideré al punto que la calidad del monitor del ordenador es mucho mayor y que yo me pongo mucho más cerca -como al escribir esto- y así me di por satisfecho.

            Ya puesto a los nuevos usos, incluso me acostumbré a interrumpir la proyección -reproducción sería mejor decir aunque la nostalgia del viejo procedimiento me pierda- cuando me vence el sueño para retomarla a la mañana siguiente, antes de poner en marcha el día. Excuso decir que el sueño sólo me vence con las películas malas. Pero como mi necesidad imperante de ver cine me pone frente a ellas con frecuencia, me pasa. A tal fin me acuerdo de aquella sesión continua, a la que se solía llegar con la película empezada y, tras el final, te quedabas a ver el principio. Era como reestructurar el argumento.

            En fin, me he acostumbrado a todas las nuevas formas de exhibición cinematográfica. A todas menos a ver esas cintas que reproducen en los medios de transporte. Lo intenté en uno de mis primeros viajes a Gijón con Los puente de Toko-Ri (Mark Robson, 1954). La pantalla era pequeña y estaba tan lejos como llena de reflejos. Total que, desde entonces, cada vez que viajo y empieza la película, abro el libro que siempre me acompaña.

            Pero fue que el otro día, al volver a Gijón, el autobús llevaba una moderna tableta en la parte de atrás del asiento delantero, donde antaño se encontraban el cenicero, la redecilla y una fotografía con un paisaje turístico. Entre la oferta multimedia del invento había varias películas. Una de ellas era El capitán América (Joe Johnston, 2011).

            Aunque aborrezco lo que ahora se llama "cine de acción" en la misma medida que admiro el cine grave, lento y preferentemente antiguo, siento auténtica debilidad por las películas de superhéroes. De modo que la entrega de Johnston fue la primera que vi en miniatura, pues eso, una reproducción a escala de una pantalla de cine, es lo que me pareció aquella tableta. Ciertamente, la calidad de su alta definición ayuda a paliar las pequeñeces y la obra de Johnston, digno acólito de Lucas y Spielberg, es para comer palomitas antes que para esas reflexiones a las que, espero, me lleven las películas. Con todo, la reproducción se resintió considerablemente con los reflejos. No obstante lo cual, di por cumplido el deseo de ver la historia del primer vengador, insatisfecho el pasado verano en Kinépolis por falta de presupuesto. Eso sí, para el viaje de regreso, decidí ver la película ya anochecido, como revelé mis fotografías durante casi treinta años.

            De entre todas las sagas del superheroísmo me quedo con los Batman de Tim Burton, los Spiderman de Sam Raimi y los X-Men. De esta última serie estimo especialmente las entregas de Bryan Singer, aunque ya como productor ya como realizador él mismo, todas las aventuras de los mutantes del profesor Charles Xavier tienen detrás a Singer.

            Así pues, fue toda una sorpresa que entre las propuestas de la tableta del viaje de vuelta se encontrara X-Men: Primera generación (Matthew Vaughn, 2011), para la que tampoco me llegó el presupuesto el verano pasado. Imaginando lo que hubiera sido ver todos esos prodigios en la inmensa pantalla de Kinépolis, di cuenta de los orígenes de los mutantes con deleite, demediado pero deleite al cabo. Observé que, en buena medida, estas reproducciones de cine en miniatura magnetizan al espectador por el sonido, que escucha en alta fidelidad, con reductor de ruidos e íntimamente, a través de unos auriculares. A su modo, es algo semejante a mis grabaciones de video aficionado de los viajes de principios de siglo, cuya imagen, falta de definición en la televisión de proporciones considerables, se ve beneficiada por el fidedigno sonido y ese olor a Formentera, veranos bellos y buenos tiempos que aún creo sentir al coger las cintas de Video 8.

            Todo lo que en el cine, que es la exaltación, la epifanía de la imagen, llegue por el sonido, es, como poco, dudoso. Pero tampoco ha de ser muy malo ver a los X-Men demediados. De hecho, aunque menor, tuvo su encanto. Como el que aún tienen esas canciones, grabadas rudimentariamente, para discos de pizarra acaso. La diferencia entre el cine en miniatura y el cine en la gran pantalla, la que le corresponde, es inversamente proporcional a la existente entre el perfume y la colonia a granel. La gran pantalla sería el perfume, la excelencia; la miniatura, el aroma de batalla.

Publicado el 17 de agosto de 2012 a las 15:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Lady Gwynplaine - 29/8/2012 - 20:46

Cuantísima razón tenéis. Lástima que esos títulos "arqueológicos", como los llamáis y por los que servidora también se pirra, no siempre sean editados como es debido. Hoy no sólo se ve más cine que nunca, sino que se ve en maneras, lugares y formatos absolutamente insospechados hace sólo unos cuantos años.

Vuestro libro sobre el cine de terror de la Universal me abrió un mundo.

2 | Javier Memba - 30/8/2012 - 11:44

Muchas gracias. Me alegro de que te gustara. Un cordial saludo.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD