domingo, 18 de noviembre de 2018 20:42 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Sven Hassel se ha ido al encuentro de los que vio morir

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre Sven Hassel

imagen

 

            La reciente muerte de Sven Hassel, sobre la que llamó mi atención el pasado martes mi amigo David Gutiérrez, me ha devuelto a las lecturas de mi preadolescencia. Aquellas que sucedieron a las aventuras de Los Cinco, de Enid Blyton. Siempre atento a mi obra, David me recordaba que Kid Valencia -el protagonista de mi segunda novela- se reconocía un apasionado lector de Hassel.

            Ese afán de mi personaje por los textos del antiguo soldado de la Wehrmacht no era sino un trasunto del interés que dichas páginas suscitaron en mí recién despertado de la niñez. Tenía trece años cuando me hice con Los panzers de la muerte (1958). Como todas las novelas de la entrañable colección Reno, de Plaza & Janés, me atrajo por la ilustración de su sobrecubierta, que mostraba a unos soldados ateridos.

            Ya avanzando en la lectura, encontré lo que esperaba: una historia de guerra como las de aquellas películas que proliferaban en la cartelera de mis primeros días, mis favoritas junto al siempre amado western, o como las que se contaban en Hazañas Bélicas. Eran estos últimos unos tebeos apaisados, escritos y dibujados Boixcar algunos años antes de que yo los leyera. Mi madre me compraba uno al salir de misa, en los domingos de mi más tierna infancia, cuando aún la acompañaba a la iglesia. Como se ve, todo era muy apacible. Entonces los niños jugábamos a ser soldados sin mayor problema. El pacifismo a ultranza aún estaba por llegar. Esa visión del Apocalipsis que ofrecía Hassel ejercía sobre sus lectores el mismo magnetismo que, aún ahora, sigue ejerciendo sobre tanta gente la contemplación en la distancia de la violencia. Esos cuarenta o cincuenta millones de ejemplares, entre los que se cifra el montante total de ventas mientras brilló su estrella, confirman ese interés por la violencia de buena parte del personal.

            Recuerdo que en las solapas de sus novelas se apuntaba que, salvo en el del Norte de África -y en los asiáticos, se sobreentendía-, Hassel había peleado en todos los frentes donde se desarrolló la Segunda Guerra Mundial. Como ya digo, en Los panzers de la muerte yo leí sus aventuras en la campaña de Rusia. Durante el invierno del 73 las escondía entre las páginas de los libros de texto para que se creyeran que estudiaba mientras me deleitaba con las gracias y desgracias de Porta, El Legionario, Hermanito... Aquellas novelas, junto con la contemplación fascinada del milagro que la biología iba obrando en las formas mis compañeras de clase, fueron mi válvula de escape al tedio del valor de π y las declinaciones latinas. Liquidad París (1967) supuso mi lectura durante una gripe que me tuvo en cama en las Navidades del 73-74. Después llegaron Monte Cassino (1963), Batallón de castigo (1962), Los vi morir (1975)... Y así casi todas.

            Luego empezó a resultarme mucho más interesante el rico universo surgido en torno al rock -una auténtica sedición juvenil en mis días- que seguir jugando a la guerra. Me hice freak. Mis lecturas y alegrías comenzaron a ser otras, radicalmente opuestas. Aunque tampoco tan "constructivas" como mis mayores hubieran deseado. De modo que vendí mis novelas de Sven Hassel en la primera ocasión que me hizo falta dinero y me olvidé de aquel autor con las mismas que de Enid Blyton y las Hazañas bélicas.

            Muchos años después, en 1987, cuando empezaba a publicar, buscando en la mesa de novedades de una librería descubrí una edición conmemorativa de La legión de condenados (1953). Comencé a ojearla con cierto cariño. Allí se decía que aquella novela había sido uno de los veinticinco grandes éxitos de la historia de Plaza & Janés, más de 250.000 ejemplares despachados. Yo, que ya estaba atento a estas cosas, comencé a darle vueltas a la indiferencia que la crítica dedicaba a Hassel. Ésa fue la causa de que volviera a comprar La legión de los condenados, Camaradas del frente (1960) y Batallón de castigo (1962), las tres novelas de este autor que desde entonces atesoro con el mismo primor que el resto de mis libros. Ése también fue el motivo de que Kid Valencia se declarara lector de Hassel en medio de aquel Madrid patibulario, por donde pululaba al final de los años 80. Incluso llegué a dedicarle un relato en Textos del desastre (1988) sobre el que correré un tupido velo.

            Recuerdo que la primera vez que exalté al danés fue hablando con mi padrino de bautismo, un diplomático de la vieja España, antiguo combatiente en la División Azul. Fue la única ocasión en que le vi crispar esa sonrisa que invariablemente me dedicaba, ese gesto suyo, conmigo siempre afable, que junto a Natura Viva (Éxito, Barcelona, 1963) -una "enciclopedia sistemática del reino animal", que me obsequió en una de las fabulosas visitas a su casa- guardo entre los recuerdos más felices de mi siempre dichosa infancia. El padrino, que conocía el frente ruso, me reprochó tanto la falta de rigor histórico como literario de Hassel.

            Supongo que, como en el caso de Blyton, Hassel se ha muerto con sus novelas olvidadas porque en su momento fueron consideradas mera literatura de consumo, sin valor alguno, como esa comida que engorda sin alimentar. Habrá que recordar a este respecto que su capacidad de entretener -y él lo hacía sobremanera- ya es todo un mérito en una obra narrativa. Por otro lado, su retrato de la supervivencia entre la barbarie no va a la zaga del de otros autores que hoy se aplauden dentro de ese boom de la dichosa novela negra, de los géneros de acción, del que yo, particularmente, ya estoy ahíto.

            Esperemos que a todos esos cultivadores del relato criminal de nuestros días, que por satisfacer ese afán de violencia de sus lectores se dan a una tan inverosímil como los desvelos de los protagonistas de Hassel por salvar a los judíos de las SS, la posteridad les sea tan adversa como lo fue -y lo será aún más sin duda- para el antiguo soldado de la Wehrmacht.

 

            No hay ni que decir que dicha inquietud, como la de los millones de alemanes que eligieron a Hitler democráticamente porque se creían de una raza superior -aunque ahora lo nieguen-, es un deseo de redención de las antiguas filias. Sin dar pábulo a esas historias que cuentan de Sven Hassel los mismos que niegan el holocausto, pese al velo que siempre gravitó en sus noticias biográficas, cabe suponer que el futuro escritor, danés de nacimiento, se alistó voluntario en el ejército del terrible Reich que quiso durar mil años. Luego, al ser testigo de las atrocidades perpetradas por la mayor máquina de matar que la historia registra, desertó.

            Capturado por sus antiguos compañeros de armas, fue destinado a esas unidades de castigo, a esa legión de los condenados que protagoniza todas sus ficciones. Acaso el mayor logro de la obra de Sven Hassel sea ese recorrido, que en cierto modo simboliza el de cuantos apoyaron a Hitler y luego, cuando vieron el Apocalipsis que habían desatado siguiendo a su führer, se arrepintieron. Puede que todo fuera oportunismo. Como hacer que un personaje se llamara Barcelona y fuera un antiguo soldado republicano español -alistado a la fuerza con posterioridad en la División Azul- cuando el danés, nacionalizado alemán para seguir en la Wehrmacht, se afincó en la Ciudad Condal que le ha visto morir en estos días. Si hubiese fijado su residencia en Bélgica, pongo por caso, el personaje de Barcelona hubiese sido un belga alistado en la Legión Valona.

            Oportunista o no, cuando dejaron de gustar los juegos y lecturas de guerra, la oportunidad de Sven Hassel pasó y le sobrevino ese olvido en el que ha muerto.

            Me consta que hay escritores que han sintetizado ese mismo arrepentimiento de haber sido cómplices de una u otra manera de la barbarie nazi -que a la larga fue uno de los espíritus que gravitaron en el milagro alemán- con mayor calidad literaria. Pero no formaron parte de mis últimos juegos de guerra, de aquellas lecturas de mi preadolescencia, que a la larga es lo que vengo a evocar aquí, por encima de cualquier otra consideración, con todo el cariño de lo que se sabe inexorablemente perdido.

            Ya de antiguo vengo diciendo que hay películas que estimo, aun siendo consciente de que no son buenas, porque, como su carencia de dirección artística es absoluta, me muestran Madrid tal y como era en el momento de la filmación, devolviéndome así a tiempos pretéritos que conocí. Con las novelas de Hassel me sucede algo muy parecido. Las estimo por entrañables, porque me devuelven al preadolescente que fui, no por su calidad literaria.

            Pero antes de que el olvido eclipse totalmente su obra, como fue el caso de la Henri Charrière y otros autores de best-sellers de antaño, vengo a dejar aquí constancia del gusto con que leí a Sven Hassel. Todavía es ahora, ya más cerca de la ancianidad que de de aquellas primeras novelas, cuando aún hay algo que me conmueve, como al ver a un forajido galopar contra la muerte en el amado western, al abrir Batallón de castigo y leer: "Me confesó que se sabía condenado en breve plazo, lo que no me causó el menor efecto. ¡Eran tantos los que debían morir al cabo de poco tiempo! Todo el regimiento...".

            El viejo soldado se ha ido al encuentro de todos sus camaradas a los que vio caer.

 

Publicado el 2 de octubre de 2012 a las 10:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 8

1 | Luis - 02/10/2012 - 11:21

Javier, a mí me pasó lo mismo al leer el otro día la noticia de su muerte -pensaba que estaba criando malvas tiempo ha- y me vino a la memoria el papel rugoso de Reno y esas ediciones tan manejables.Mi padre los tenía todos y los leí en las mismas edades que tú y,recuerdo,fueron compañeros de alguna gripe.
Estupendo artículo.
Besos a Cristina que hago extensibles a tu persona (estais muy bien en el ascensor).

2 | Javier Memba - 02/10/2012 - 14:29

Muchas gracias Luis. De la colección Reno, si cabe más entrañable que la Libro Amigo de Bruguera, porque duró más tiempo y fue anterior, también habría que recordar a Lajos Zilahy, Pearl S. Buck o Knut Hamsun, entre otros autores hoy totalmente olvidados.

3 | Jose Luis - 02/10/2012 - 18:50

Tardé en darme cuenta de la imposibilidad física de haber vivido lo que dijo que vivió, pero en aquella época pareció verosimil, fue un escritor leido, muy leído y no solo un one hit wonder como Papillon.
Harold Robbins y a nivel nacional Vizcaíno Casas han sido muy lédos y hoy yacen en los cmapos del olvido.
Como iniciación a la lectura no estuvo mal, más ahora los textos parecen infumables

4 | Javier Memba - 03/10/2012 - 10:57

Toda gloria es efímera.

5 | Alfonso - 03/10/2012 - 11:53

Yo los leí TODOS hace más de 20 años, sacándolos de la biblioteca. Lo que mejor recuerdo es el cambio de mi visión o idea de la guerra que tenía, que me daban las ñoñerías (la mayoría) de películas bélicas americanas. Me hizo ver la sangre, el dolor y el absurdo.

6 | Javier Memba - 03/10/2012 - 23:24

La visión de Hassel de la guerra era mucho más realista que la del cine americano de la época. No hay duda.

7 | Javier Memba - 04/10/2012 - 08:52

Leeré ese post con mucho interés.

8 | Carlos - 15/11/2012 - 03:28

Olvido ? No creo, Hassel ha sido tan influyente en varias generaciones....ha sido ? En realidad sigo viendo sus viejos y descascarados libros en manos de los nuevos adolecentes.
Por algo será.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD