miércoles, 19 de septiembre de 2018 12:15 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

El libro de Lovecraft

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "El libro de Lovecraft"

imagen

 

                   Durante quince años, los que se fueron entre 1990 y 2005, reseñé con cierta regularidad novedades editoriales. Fue en la Esfera de los libros, primer suplemento literario del diario El Mundo, y posteriormente en el mundolibro.es, suplemento electrónico de este mismo periódico, donde di cuenta -casi semanalmente- de algunas de las muchas novedades que gentilmente me obsequiaban sus editores.

                   He de insistir en que lo mío eran reseñas porque, convencido de que nadie alumbra un texto mal deliberadamente y dolido por las críticas negativas dedicadas a mi obra por otros comentaristas -a menudo por cuestiones extraliterarias-, jamás denosté ninguna de aquellas publicaciones. Ésa es una de las muchas satisfacciones que aún guardo de entonces. Otra es que de aquellos días -se miren por donde se miren, dichosos-, proceden un buen número de los volúmenes que atesoro en mi biblioteca con el mismo celo que el necrófago Gollum su Anillo Único con anterioridad a la guerra.

                   Entre los más preciados, de los innumerables tesoros que me proporcionaron mis reseñas -y también entre los más numerosos-, cuentan los títulos de Valdemar, cuyo catálogo era uno de mis favoritos de aquellos días. Original de Richard A. Lupoff, El libro de Lovecraft destaca entre ellos por su singularidad.

                   Publicado originalmente por Arkham House en 1985, la particularidad del texto radica en ejemplificar el que sin duda fue un deseo de cuantos descubrieron la obra del outsider de Providence en medio de ese interés que despertó en ciertos sectores de la sedición juvenil de los años 60 y 70. Hablando en plata, en cuantos sintonizaron con Lovecraft a raíz de las analogías que su universo presenta con la experiencia alucinógena. Creo que incluso alude a aquellos psiconautas del ácido alguno de los introductores de algunas de las diversas antologías de relatos de este escritor que vengo leyendo desde que, hace treinta y cuatro años, se convirtió en uno de mis favoritos.

                   Aquellos lectores alucinados de Lovecraft desearon que el autor no hubiese sido un claro simpatizante del incipiente fascismo que asolaba Europa en los años 30 del pasado siglo, un escritor que concibió las monstruosidades que pueblan su universo en base a la repugnancia que le inspiraban los mestizajes, la simple proximidad de individuos pertenecientes a otras razas que no fueran la anglosajona más pura. A sus primeros acólitos, los conocidos como el Círculo de Lovecraft -Robert Bloch, August Derleth, Robert E. Howard, Henry Kuttner, Clark Ashton Smith, Donald Wandrei y Frank Belknap Long-, únicos conocedores de las filias de su maestro ya que éste, guiado por su timidez, no se las expresaba a nadie por más que se perciban en sus textos, éste era un asunto que les traía sin cuidado. De ahí que sea un dato significativo que fueran Arkham House -la editorial fundada por August Derleth, para difundir debidamente la obra Lovecraft- la primera que llevó a la imprenta este texto que a mí, como ya digo, me fue obsequiado en su primera edición española (Valdemar, Madrid, 1992).

                   No hay duda de que cuando Arkham lo dio a la estampa lo hizo imbuida por ese nuevo espíritu de los admiradores y acólitos de Lovecraft que hubieran preferido que el outsider de Providence ni esos odios ni esos amores. El mismo que inspira a The H. P. Lovecraft Historical Society, impulsores de la espléndida adaptación de La llamada de Cthulhu (Andrew Leman, 2005), en la que soslayan las fobias del escritor. Ese es un sentir generalizado desde el renacimiento -o comienzo del culto- a Lovecraft en los años 60. A excepción de autores como T. E. D. Klein quien, queriendo ser más papista que el papa, incide y ahonda en el racismo del outsider llegando incluso a ser ofensivo con el gran saxofonista John Coltrane en El negro con una trompeta, por otro lado una de las mejores piezas incluidas en Cthulhu 2000 (La factoría de Ideas, Madrid, 2000).

                   Lejos de esa animadversión, cuando el escritor de ciencia ficción Richard A. Lupoff concibió El libro de Lovecraft lo hizo desde las nuevas perspectivas, puestas en marcha con el nuevo entendimiento surgido tras la contestación juvenil de los años 60, que condenaron las fobias y filias de Lovecraft. Surge así un texto, con trazas de novela histórica, que viene a ser un recorrido por el catálogo de fascismos presentes en los Estados Unidos en los años 20.

                   George Silvester Viereck -el impulsor del nazismo estadounidense- es un pariente lejano del káiser que quiere hacer llegar las ideas de Hitler al nuevo mundo. Paralelamente, planea montar una serie de bases submarinas a los largo de toda la costa norteamericana para, cuando llegue la hora, invadir el país. Cuenta para ello tanto con rusos blancos, anhelantes del retorno de los zares, como con miembros del Ku Klux Klan. Tras convocar a Lovecraft a una reunión, le pedirá que escriba el Mein Kampf americano a cambio de ver debidamente publicados sus relatos, todavía dispersos en revistas como Weird Tales y el resto de los pulps en los que vieron la luz por primera vez. A raíz de este encuentro, Lovecraft comenzará a pedir informes sobre Viereck a sus más allegados. Ése es el asunto de la novela.

                   Me ha llamado la atención el capítulo referido a Robert E. Howard. Por más que venerara a Lovecraft, no me imagino al creador de Conan el Bárbaro, tan puritano como su Solomon Kane, investigando entre sus vecinos a algunos dirigentes del Klan a indicación del outsider de Providence.

                   Cumple también dar noticia de Sonia, la ex mujer del escritor, quien todavía le sigue queriendo, tal y como le hace saber. Si son verdad, como así parece, tal vez sean los apuntes concernientes a ella -una judía rusa, emigrada - lo más interesante del texto. Hace ya diez años, cuando lo leí por primera vez, fueron la primera noticia que tuve de la difícil relación de Lovecraft con su mujer.

                   Será Sonia quien le presente a Hardeen, ahora su novio. Siendo éste un escapista hermano de Houdini, sabe salir de los lugares más insólitos y su ayuda será de vital importancia a lo largo de toda la investigación.

                   Pero el gran valor de El libro de Lovecraft es su decidido interés por intentar justificar las filias y fobias del outsider de Providence, asuntos que siempre nos chirriaron a quienes descubrimos a este gran escritor de cuentos de terror desde las perspectivas de esa sedición juvenil ya aludida, aunque no por ello le dejamos de leer con admiración y avidez.

 

Publicado el 8 de octubre de 2012 a las 10:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD