lunes, 19 de noviembre de 2018 07:17 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Explicando las instantáneas (III)

Archivado en: Entre la imagen y las mil palabras

imagen

 

Paisanaje III (la gente)

            Ya va para treinta años que reúno algunos de los clichés de los que me siento más orgulloso bajo el lema de Paisanaje. No hace falta ser el doctor Freud -o el doctor Jung que al representar la heterodoxia frente a la ortodoxia de Freud reviste un mayor interés, ahora que ya empezamos a estar de vuelta de esos dos pilares del siglo XX que fueron Marx y Freud- para comprender la estrecha relación que guarda mi misantropía con mi afán de retratar a los paisanos, a la gente, sin que ellos lo adviertan.

            Ése fue el caso del parisino que espera la llegada de un coche bajo la lluvia en la imagen que abre este asiento. Fue el primer tipo al que retraté en mi tercera visita a mi amada París, allá por el año 2000. Yo estaba sentado en el autobús que nos llevaba a Cristina -cuyo reflejo aparece en el espejo retrovisor- y a mí al hotel.

            Podría decir que ese disimulo por mi parte, puesto a fotografiar a desconocidos como estos que observan pasar la trashumancia por la Puerta del Sol de mi ciudad en noviembre del año 2001, es debido a que busco ese instante sublime del que nos habla Henri Cartier-Bresson en el gesto espontáneo de los protagonistas de mis fotos. Y sí, después de más de treinta años retratándoles ahora obedece a esto. Pero no siempre fue así.

            En realidad, como tantas otras cosas -empezando por el muy noble y siempre improductivo oficio de escribir- se debe a la timidez de mi adolescencia y primera juventud. Recuerdo que cuando comenzaba a impresionar mis primeros negativos con afán de trascendencia, me daba tanta vergüenza que los desconocidos me sorprendieran haciéndoles fotos que hice una costumbre de una necesidad. De modo que encontré esa espontaneidad tras un tortuoso camino. Como parecen las escaleras que baja este visitante del Caixa Forum de Madrid en 2011.

            

            No sé si esto tendrá algún valor para el espectador de mis fotos, pero cuando retrato al paisanaje, lo hago sin la más mínima puesta en escena, sin ninguna indicación a los protagonistas de mis instantáneas, que pasan por mi objetivo ignorantes de que me he quedado con un instante de su vida para dar forma a un recuerdo de mi propia existencia. Si no creer en nada puede entenderse como una desesperada forma de creer en todo, esa falta de voluntad de estilo es el único estilo de mi mirada puesto a fotografiar a gente que no me ve.

            Ante este panorama, busco en mi toma de vistas al despistado respecto al objetivo de mi cámara. De modo que me son especialmente gratos quienes miran abstraídos hacía algún otro lado. Los de aquí abajo lo hacen hacía un suerte de carillón que pusieron en el Sanatorio de Muñecas de la calle Preciados. Hablamos del 85, un buen año para mí. Viaje a Grecia haciendo fotos y gané un concurso con una novela que me permitió comprarme mi Yashica Mat de medio formato.

            Me gusta que entre los mirones, entre la grey atenta a un mismo punto, haya alguien que se desmarque. Tampoco hace falta ser el doctor Jung para ver en ello un símbolo de mi individualismo. En esta foto de Preciados, tomada por cierto con vieja Yashica Mat, ese personaje que se alza contra los demás es el niño que tira de su madre, ajeno a los autómatas del carillón, en el primer término de la foto de abajo.  En esa misma imagen, si el lector se fija, observará que en último término hay una chica mirando a cámara, como preguntándose qué estaba haciendo yo. Esa mirada inquisitiva que ella me dedica era mi gran temor. Afortunadamente, no la advertí hasta que positivé el negativo por primera vez.

            Superados por completo los antiguos rubores, sigo fotografiando a la gente sin que lo adviertan. Si les pidieran que posaran para mí -o ellos se dieran cuenta de que les estoy fotografiando- se negarían o, en el mejor de los casos, perderían esa naturalidad que busco. A mi juicio, estos londinenses, que paseaban por Argyll Street la tarde del 21 de septiembre de 2010 cuando yo les fotografié, tienen esa naturalidad de la indiferencia ante el objetivo.

            A la espontaneidad de estos peatones, que avanzan por la Gran Vía en uno de los últimos clichés que tomé con mi Yashica de formato medio, hay que unirle el encanto de esa iluminación del ocaso que los directores de fotografía cinematográficos conocen como "hora mágica". Sé que quienes desprecian las imágenes en blanco y negro no entenderán que estas emulsiones puedan captar la belleza de esa luz crepuscular con una emoción mayor a la de sus pares en color. Otro hombre de cine, el realizador galo Georges Franju, sostenía que las emulsiones ortocromáticas -aquellas que no son sensibles al rojo- podían llegar a ser más artísticas que las pancromáticas -las sensibles a todos los colores del espectro- al reproducir una visión alterada de la realidad. Por un procedimiento semejante, el blanco y negro, que retrata la realidad a través de una gama de grises y sin embargo da a lo que fotografía un tono documental, testimonial, mucho mayor que el color, reproduce mejor esa "hora mágica" -tan próxima al rayo verde del que nos habla Julio Verne- que una escena con los colores supuestamente poéticos de ese momento del anochecer.

            

            Aunque los fundamentos del cuarto oscuro, las emulsiones, los químicos y demás asuntos de la fotografía analógica ya se han quedado tan obsoletos como tantas otras cosas de mi amado siglo XX, las técnicas de la toma de vistas siguen siendo las mismas en la fotografía digital. Así que aún me valgo de las velocidades de obturación lentas -aunque no más de 30- para obtener el movimiento de los vehículos que pasan por detrás de mis protagonistas. Verbigracia, el autobús que cruza a espaldas del parisino de la primera foto de este asiento.

            Esta imagen de abajo, que muestra unos coches de choque de la verbena de las fiestas de Aluche del año 2003, al estar esos vehículos en movimiento en primer término, puede entenderse como una exaltación de dicho efecto.

            Como protagonista de mis instantáneas también estimo sobremanera al solitario, en medio de la gente. Verbigracia esta joven que se disponía a convertirse en una estatua humana entre los soportales de la Plaza Mayor cuando yo la retraté en 2003. O esa mujer, que salía de un aparcamiento subterráneo, cubriéndose de una leve lluvia con su paraguas cuando yo la fotografié. Fue en el año 2001.

 

            El paisano que parece caminar atribulado por las prisas es un malagueño al que fotografié desde la terraza de mi hotel en abril de 2004.

 

Publicado el 28 de noviembre de 2012 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD