sábado, 20 de octubre de 2018 13:56 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Vistas de Formentera

Archivado en: Entre la imagen y las mil palabras

imagen

 

            Puesto a fotografiar paisajes, como al común de los mortales, me interesan los que obedecen a un orden que considero estético. Pero también los que lo hacen a mi orden mítico. Formentera -cuya plaza de San Francisco muestro en la primera vista, fechada en agosto del 98- forma parte de mi mitología personal desde que, allá por el remoto año 73, escuché por primera vez Formentera Lady, la pieza que King Crimson dedicó a la Pitiusa menor en su álbum Islands (1971).

            Ya en el 76 tuve oportunidad de leer en mi queridísima revista Star la serie que Pau Malvido dedicó al underground barcelonés bajo el título genérico de Nosotros los malditos. Sí señor, la misma que en 2004 Anagrama dio a la estampa en forma de libro. Tiempo habrá para hablar de todas las iniciativas de Producciones Editoriales -que amén de responsables del Star, que se llamaba, fueron los primeros editores españoles de Jack Kerouac, William Burroughs y Hunther S. Thompson en su inolvidable colección Star Books- recogidas al cabo de los años por el sello de Jorge Herralde.

 

            Quedémonos de momento con esta estampa del faro de La Mola en 2008 y aquella serie de Malvido, uno de los textos que más me impresionaron en mi adolescencia porque, hablando de la bohemia surgida en torno al rock, me demostró que había una literatura más allá de los academicismos y los premios, los poetas cursis con sordina y la conciencia social. Una literatura maldita, heterodoxa y alucinada que fue determinante para que yo me dedicara al muy noble y siempre improductivo oficio de escribir. En una de aquellas entregas, Malvido -entonces no tenía ni idea de que era hermano de Pascual Maragall- hablaba de la Formentera de Pau Riba y Gabrielet, del cura que les cortaba el pelo a los hippies y de los estragos que causaba entre ellos la Ley de Peligrosidad Social.

            Con estos antecedentes, cuando en 1993 Cristina decidió que fuéramos de vacaciones a Formentera y subí por primera vez a bordo de La joven Dolores -el barco que antaño te llevaba a la isla desde Ibiza- lo hice con una especial disposición del ánimo. La misma que experimente en el 85, cuando conocí Hydra, ese pequeño paraíso del Egeo donde el gran Leonard Cohen vivió uno de sus legendarios retiros.

            Con todo, sabía que del antiguo enclave contracultural que fue Formentera en los primeros años 70 no había de quedar ni el recuerdo. Tras las catarsis que supuso el punk al rock en el 77 y la modernidad de los 80, ¿Quién iba a acordarse de los hippies? De hecho, el Blue Bar -cuya parte trasera muestro en la foto de arriba en una imagen de agosto de 2008-, que antaño fuera el bar donde se abastecían los peludos -que llamaban los payeses a los hippies-, ya era ese chiringuito para turistas que aún sigue siendo.

            

            Lo que no imaginaba, ni por asomo, era que en el antiguo limbo freak de Formentera habría de vivir algunos de los momentos más felices junto a Cristina, que en la imagen anterior retrato en La Mola, en la mañana del seis de agosto de 2008, abstraída en ese mar que tanto la magnetiza. Mirar a mi alrededor y no encontrarla, me desasosiega en la misma medida que me reconforta que aparezca de pronto en medio de mi visión. Concretándome a aquella mirada, yo acaba de rendir el debido tributo al monolito a la memoria de Julio Verne.

            Alzado allí por la colonia francesa residente en la isla, viene a recordar que en Héctor Servadac -el viaje extraordinario que el maestro publicó en 1877-, tras colisionar La Tierra con un aerolito gigante, Formentera y esa parte de Argelia, a la que llegaría alguien que se arrojara al abismo que se extiende al final de La Mola y tras el salto empezara a nadar, se separan de nuestro planeta para recorrer por su propia cuenta las inmensidades del sistema solar. También habrá tiempo para hablar de la estela de Héctor Servadac que el lector atento observa proyectada en La balsa de piedra (1986), la novela de José Saramago en la que la  Península Ibérica se separa del resto de Europa y comienza a navegar a la deriva.

            

            De momento, me ceñiré a ese tributo que, siempre que vuelvo a La Mola, rindo a quien, junto con Herbert George Wells, considero el padre de mi amada ciencia ficción.

            Algo en apariencia fantacientífico, pero tan real como la atracción del abismo, ha de obrar sobre todos esos visitantes de La Mola que gustan retratarse junto al precipicio. Los de la estampa de arriba lo hacen en el ocaso del 9 de agosto

            Los mejores veraneos de mi vida, fueron los que pasé en Formentera entre 1993 y 2009. Así que no es de extrañar que la isla -juro por estas líneas que cuando las cosas vuelvan a serme favorables hemos de regresar-, tras Madrid, donde vivo, haya sido el lugar donde más vistas he tomado. La de abajo es un paisaje del camino que discurre entre las salinas y lleva a la playa de Illetas. Data de agosto del 98 y, aunque muestra unas bicicletas, algo que abrorezco porque considero todo un símbolo del buenrollismo, la evocación que suscita en mí la imagen puede más.

            

            Por lo común, prefiero el blanco y negro. Porque me recuerda al cine antiguo, porque lo relevé durante treinta y seis años y porque mediados los años 70, cuando dio comienzo mi afición a la toma de vistas, el color que se positivaba en los laboratorios comerciales dejaba mucho que desear. Tanto que, cuando no quedaba más remedio que disparar en color, se recurría a las diapositivas, que proporcionaban mejores tonos.

            Pero en Formentera, donde todo es dicha, como estas vistas demuestran, me reconcilié con la fotografía en color. Como la mayoría de imágenes digitales aquí traidas, la que sigue a estas líneas está tomada con Fuji 800 y muestra un atardecer en la Playa del Mediodía, antes de que se llenara de embarcaciones, cuando aún la animaban Las Guarachas, el chiringuito más alegre de los años 90. Hablamos de agosto del 96.

            

            Ya anochecido, solíamos visitar el mercadillo del puerto de La Savina antes de que yo me fuera a emborrachar a la Fonda Pepe, en San Ferran, uno de los pocos bares de los hippies que aún quedan. Aquel era un momento sublime, diría que ya imbuido por la inminencia del ánimo exaltado que me iba a proporcionar el ron. De vuelta ya de la supuesta lucidez del alcohol y otras insensateces de otrora, al cabo de mi vida ebria me quedo con imágenes como ésta que sigue del Bellavista al ponerse el Sol. El Bellavista es el primer hostal que ve el viajero, apenas desembarca en Formentera. En el verano de 2001, cuando lo fotografié en esta ocasión con mi vieja Yashica de formato medio, lucía así.

            

            Los paisajes nunca son instantáneas .El paisajismo es la toma de vistas por excelencia. Esta que sigue está fechada en 2003 y muestra el baluarte del Cap de Barbaria. Ya sé que no guarda relación alguna, pero al leer ese fragmento de Ulises (1922), en el que Joyce nos habla de la Torre Martello de Dublín, yo la imaginaba así.

            

            Una vez tuve ocasión de ver uno de los famosos documentales de La 2 dedicado al último farero de Formentera. Ahora, como casi todo, los faros de la isla están informatizados. Tras abandonarla y permanecer alejado de ella durante un tiempo, el tipo volvía a Formentera sintiendo que volvía a encontrarse con algo de su pasado muy especial.

            Nuestro regreso ha de ser así. De momento me conformo con evocar el faro del Cap de Barbaria en esta estampa del 2009. Como todas las fechadas en aquel verano, es una foto totalmente digital.

            

            En Es Pujols se encuentra la calle que Formentera dedicó a King Crimson cuarenta años después de la canción sobre la que cimenté el mito que la isla aún sigue siendo para mí. También es allí, en uno de los solares convertidos en aparcamientos que le salen al paso a la entrada del pueblo al conductor que viene de San Ferran, donde tomé esta imagen en el verano de 2005.

            Cuando la fotografía era analógica -como es el caso- y se trabajaba con luz de tungsteno, lo suyo era colocar el filtro correspondiente -o usar un negativo equilibrado al efecto- para evitar esa dominante amarilla que provocaba esta iluminación en las emulsiones de color. Ahora basta con acceder a un menú del programa de la cámara. Pero, entonces, a mí me gustaba así, con esta extraña tonalidad.

 

Publicado el 20 de diciembre de 2012 a las 09:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 3

1 | Jose Luis - 22/12/2012 - 18:25

En mi opinión es mejor guardar recuerdo de los lugares visitados donde se ha sido feliz que volver a visitarlos con el afán de reencontrar lo que hemos dejado allá y no volverá a ser nunca
O mora o tempores... en fin

2 | Javier Memba (Web) - 26/12/2012 - 02:17

Estoy de acuerdo. Lo bueno es recordar sin el afán de revivir. Aunque pudiera, no volvería a ser joven ni a revivir el más mínimo instante de los muchos recuerdos a los que me entrego.

3 | Jaime Mora - 28/8/2018 - 11:54

La playa se llama Migtjorn, no playa del mediodía. Un articulo muy naif y simple del que descubre Formentera a los 50. Que desde luego no es lo que fue, ni mucho menos.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD